Vida y costumbres de los indígenas araucanos en la segunda mitad del siglo XIX

Ernesto Wilhelm de Moesbach

1930 (elicited 1924-1927)

Santiago de Chile, Imprenta Cervantes

Anales de la Universidad de Chile Tomo XCVII

Ethnographic texts DIALECT: Lafkenche (Central Mapudungun) INFORMANT: Pascual Coña TRANSCRIBER: Ernesto Wilhelm de Moesbach LOCATION: Lake Budi (place of residence of informant)

Corpus of Historical Mapudungun ORIGINAL DOCUMENT: Biblioteca Nacional de Chile id: 232322 DOCUMENT SCAN: Memoria Chilena (MC0008879) http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-8190.html TEXT OCR: Gertrudis Payás https://benmolineaux.github.io/bookshelf/ ADDITIONAL FORMATTING: Benjamin Molineaux

PRÓLOGO DEL NARRADOR PASCUAL COÑA

Kuifike mapuche yem chumŋechi ñi admoŋefel eŋn. Vida y costumbres de los antiguos araucanos.
Kiñe dëŋu pian: Deu füchan iñche, doi pura mari tripantu nielu trokiuwn. Fei tëfachi fentren ñi moŋemum kimyepafiñ ñi chumkefel kuifike che yem, kom ñi kakeume admoŋefel kimnieken; kümeke adŋefuiŋn, weshake ad káŋefuiŋn. Itrokom tëfá nütramafiñ feula: konünpaiafiñ chumŋechi ñi tremmum iñche ka chumŋechi ñi moŋefum füchake l·aku em. Feula kalewetui moŋen; tëfachi weche mëtewe wiŋkatuiŋn; allwe ŋoimarpuiŋn taiñ küpal ñiŋülam ka ñi dëŋu; kalli rupape kiñe mufü tripantu, fei meu epe kimwerpulaiai ñi mapu dëŋun eŋn. Fei meu, dëŋulpe tëfachi lifro eŋn kiñeke naq rume! Piken mai ta tëfá. Pascual Coña. Una cosa diré: Estoy viejo ya, creo que tengo más de ochenta años. Durante esta larga vida llegué a conocer bien los modales de la gente de antaño; todas las diversas fases de su vida tengo presentes; tenían buenas costumbres, pero también malas. De todo esto voy a hablar ahora: contaré el desarrollo de mi propia existencia y también el modo de vivir de los antepasados. En nuestros días la vida ha cambiado; la generación nueva se ha chilenizado mucho; poco a poco ha ido olvidándose del designio y de la índole de nuestra raza; que pasen unos cuantos años y casi ni sabrán ya hablar su lengua nativa. Entonces, ¡que lean algunas veces siquiera este libro! He dicho. Pascual Coña

Capítulo I.- Recuerdos de la Infancia Lo que me contaba mi madre: Naufragio del buque «Joven Daniel»; inculpación de dos caciques; llegada del P., Constancio; astucia de un cacique nortino. Mi primer recuerdo: Fui robado por una tribu cercana en calidad de rehén. Mi familia: Mis padres y abuelos; mis hermanos y sus descendientes. Juegos y ocupaciones en la niñez: En el manzanal; juego de las habas; el columpio; carreras a pie; juego de la chueca.

1 Kuifi ñi pichikael nütramkakefeneu ñi ñuke yem. Wëne fei pieneu: Tripauyei nafiu tëfachi Puauchu ( 1) ñi playa meu. Feichi mu eimi kupülwe meu miawëleyu yu pemeafiel tëfachi nafiu; fei tripalu traforkei; « Joven Daniel» piŋefui ( 2). Triparkei fei meu werá weshakelu: itrokom ropa, fentren rëŋotrapilen; kom playa kelükefui trapi meu; keyü pülku ŋmchemchi kake weshakelu kai. Antes, cuando yo era chico todavía, mi finada madre me contaba muchas cosas, en primer lugar me dijo lo siguiente: Hace tiempo encalló un buque en la playa de Puauchu (1). Entonces te llevaba en la cuna y fui contigo a ver el navío; se había partido al salir; tenía el nombre “Joven Daniel” (2). Salieron de él muchísimas cosas; géneros de toda clase, gran cantidad de harina con tanto ají, que la playa estaba toda colorada; hasta bebidas alcohólicas y una infinidad de otras especies.
2 - Ká triparkei kiñe ülmen wiŋka moŋen, ka pu chiñura, moŋen kiñeke, kakelu l·a, ka kiñe füchá trewa. Feichi trewa anüñmaniekefui ñi ñidoltrewakeeteu. L·aŋémŋei, piam, feichi kafalleru meu, l·aŋëmeyeu pu mapuche. Feichi chiñura, moŋentripayelu, yeŋei, piam, Forowe. Fei meu wimpui, yepatufeyeu ñi pu moŋeyeel, piam, pilai ñi amutual eŋn, mëlekai pu mapuche meu. ( 3) Feichi nafiu meu tripalu werá weshakelu ŋëlëmi pu lonko, keyü kon·a tui feichi kom weshakelu. También salió vivo un caballero extranjero y varias señoras, unas vivas, otras muertas, y un perro grande que se echaba al lado de su patrón. Según se cuenta lo mataron los indígenas justamente con el caballero. Las señoras que habían salido vivas, fueron llevadas a Boroa, según se dice. Allí ellas se acostumbraron de modo que cuando más tarde sus parientes vinieron a llevarlas, no quisieron irse; quedaron viviendo con los indígenas (3). Las mercaderías que había en el buque, las juntaron los caciques y aún los mocetones de todo se apoderaron.
3 Mëlefui kiñe lonko Malalwe ( 1), Kuriñ piŋefui, Pedro Paineñ ñi chau em. Fei, piam, anümuwi kiñe lolo kura meu ina lil. Fei, piam, wiñamelŋei tëfachi weshakelu, kom apolfi, piam, feichi lolo kura fentrén kakeume weshakelu meu. Ká tëfachi kake mapuche ká fei fenten wiñami weshakelu, apoli, piam, ñi ruka yeŋn. Tëfachi pülku pütufiŋn, fentéŋolliŋn, piam, kiñeke l·ayeiŋn trëfŋollilu; fenté kütral femŋefui ñi newenŋen tëfachi pülku. Fei meu l·ayelu eŋn, « pütuwelaiafiiñ feichi pülku», piaŋn kiñeke ñóm « tëfá nierkei funapue», pikeiŋn. Fei meu wëtrunentufiŋn, piam. En Malalhue (1) había un cacique de nombre Curín, padre de Pedro Painén. Este se arregló en una gruta de piedras, junto a los riscos, y se hizo traer toda clase de cosas hasta llenar la gruta con ellas. Los demás mapuches hicieron otro tanto, llenaron, según se dice, sus casas con las mercaderías tomadas del buque. Bebieron el licor que había y se emborracharon de tal manera, que algunos murieron asfixiados por la bebida, que tenía fuerza como fuego (2). Entonces algunos grupos dijeron: "No tomemos más de ese licor; tiene veneno". Entonces lo botaron, dicen.
4 Feichi tripachi nafiu meu werinelŋei pu lonko. Fei meu yeŋepai Kuriñ piŋechi Pedro Paineñ ñi chau em. Ká yeŋepai Werapill, mëlelu Raukenwe. Valdivia pële rulŋemeiŋu, fei tëkuŋeiŋu nafiu meu, nentuŋepui Valparaíso eŋu. Fei meu ká puwëlŋeiŋu Santiago trokikelu meu. Feichi mu mëlefui kiñe ñidol- lonko Kollil·eufü meu, Wakiñpaŋ piŋefui. Mëtewe shakiŋefui fillpële tëfachi mapu meu; kom Troltren pële ka Forowe pële ŋëneniefui ñi pu lonko . Por la pérdida del buque encallado fueron culpados dos caciques. Fue llevado Curín, el padre de Pedro Painén. Además buscaron a Huerapill de Rauquenhue (3). Los pasaron en dirección a Valdivia; allí los embarcaron. En Valparaíso los sacaron a tierra y los llevaron a Santiago, a disposición de las autoridades. Había en aquel entonces en Colileufu un cacique principal de nombre Huaiquinpán. Era muy respetado de todos y en todas partes; daba órdenes a los caciques desde Toltén hasta Boroa.
5 Fei tëfachi Wakiñpaŋŋënaiturkei tañi epu lonko amulu Santiago. Fei inarkefi eŋu, puwi Santiago, dëŋupui tëfachi Presidente. « Inapan tañi epu lonko ; chem werin kam niepeiŋu?» pipufi. Fei meu mai fei piŋefui: « Eimn mn mapu meu inautupui kiñe nafiu; fei meu kom nüfimn ñi weshakelu; feichi werin nieimn", piŋei Wakiñpaŋ. Este tenía compasión con sus dos caciques, llevados a Santiago, y les siguió. Llegando a la capital obtuvo una audiencia ante el presidente y le dijo: «He venido acá siguiendo a mis dos caciques. ¿Cuál será el delito que han cometido?» El presidente le contestó: «En vuestra tierra naufragó un buque; entonces os apoderasteis de toda su carga, ese es el delito que tenéis».
6 Fei meu, piam, fei pi Wakiñpaŋ lonko : « Iñchiñ kam chem mu werinŋeafuiñ, iñchiñ kam ŋënefiiñ feichi l·afken· ka feichi kürëf? Fei mai entueyeu tëfei ina playa meu; fei meu trafoi. Fei meu kam iñchiñ chumiñ tëfei meu? - Felei ñi nüŋen feichi weshakelu, kom kam ŋënampraiafulu piŋei mai, deuman·ümüŋei. Mëtewe mai rume werinŋelaiñ iñchiñ. Fill inautukan mëlekelu, fei meu mai inautui feichi nafiu». Fei meu eluŋetui ñi epu lonko , wallŋënaituŋetuiŋu. El cacique Huaiquinpán replicó: “nosotros ¿cómo tendríamos culpa en eso? ¿Mandamos también nosotros al mar y al viento? Estos mismos echaron el buque a la playa donde se rompió. ¿Qué teníamos que hacer con eso? Es cierto que se han tomado las mercaderías, porque decíamos que todas se perderían; ya se les sentía el mal olor. Nuestra maldad, pues no era grande. Suele haber desgracias, y así le tocó la mala a ese buque”. Entonces le entregaron sus dos caciques; fueron indultados.
7 Fei ká piŋeiŋn: « Fantén meu mai ñi ŋenoam wesha dëŋu eluwaiñ kiñe Padre; yeyeafimn tëfachi Padre. Nielmn pu fotëm kimelelŋeaimn, papeltuaiŋn, itrokom kümeke dëŋu kimelŋeaiŋn; eimn ká fei kimaimn. Fei meu kümeleaimn, chem dëŋu rume ŋelaiai», piŋerkeiŋn. Fei meu feyenturkei feichi ñidol- lonko Wakiñpaŋ. Deuma yemefilu ñi Padre- P., Constancio piŋefui- fei ñidolpoyeniefui ñi Padre; ŋen·padre ŋefui. Femŋechianümpafi rulu meu, feula Puerto Saavedra piŋei feichi mapu. Al mismo tiempo se les dijo: "Para que en adelante no haya cuestiones, os daremos un Padre, que llevaréis con vosotros. Si tenéis hijos, os serán enseñados; sabrán escribir y leer y aprenderán todas las cosas útiles; hasta vosotros mismos aprenderéis algo. Entonces os irá bien y no habrá más cuestiones". Al cacique principal Huaiquinpán le pereció bueno eso. Después de haber traído a su Padre –se llamaba P., Constancio– le tenía especial aprecio; se hizo responsable por él. Lo estableció en la vega que se llama Puerto Saavedra hoy día.
8 Deuma mëlepatulu eŋn rupan ŋemeuma Santiago pichin meu ká tripapai kiñe lonko mëlelu Paikawí, fël Cañete, Nekulpaŋ Zúñiga piŋefui. Fentreŋei, piam, akui Bajo Imperial; fei meu anümuupai. Femlumekepai, piam, ñi pleitun feichi nafiu meu tripachi weshakelu meu. Llükai, piam, pu lonko , pleituŋepaiŋn, wülyetuiŋn, piam, feichi kom weshakelu ñi tuñmufel eŋn nafiu meu, keyü milla, plata, fei ká tripafui nafiu meu. Kiñeke kon·a ŋillarëtrafuiŋn feichi plata rëtrafe meu, deumafui, piam, ispuela; fei ká komwëltuiŋn. Algún tiempo después de su regreso de Santiago apareció aquí un cacique de Paicaví, cerca de Cañete, se llamaba Neculpán Zúñiga. Llegó a Bajo Imperial con mucha comitiva y sentó allí sus reales. Después abrió un juicio por las mercaderías que habían salido del buque. Los caciques procesados tuvieron miedo (1) y devolvieron todas las cosas de que se habían apropiado, hasta el oro y la plata que habían sacado del buque. Algunos mocetones habían hecho labrar su plata por el platero que les había confeccionado espuelas; estas también las entregaron todas.
9 Fitukulliŋenolu ñi trokiuwn feichi lonko Zúñiga ká kulliŋei, piam, waka ka manshun. Itrokom lonko keyü kon·a trürëmi, piam, tëfachi kulliñ. Fei meu ŋëlëmpai, piam, werá waka, tuntenchi, patakachi, kimfal- lai, itrokom ché kam kullillu. Ká iŋche ñi chau wëli, piam kiñe manshun. Femŋechi ŋëlëmpalu ñi kulliñ, fei amutui, piam, tëfachi lonko , amutulu fei ŋewelai dëŋu. Feichi mu iñche pichikael kimlafuiñ tëfachi dëŋu. Ká ñi akun feichi P. Constancio ká kimlafuiñ, ŋellu- ŋellu wëla kimrumen. Como el cacique Zúñiga juzgaba que todavía no se le había pagado lo bastante, hizo entregarse además vacas y bueyes. Todos, caciques y mocetones sin distinción, le compensaron con ellos. De esta manera el hombre juntó buen número de animales, un ciento o más; no se pudo saber, porque toda la gente pagó; mi padre también dio un buey. Habiendo reunido los animales, el cacique se fue y el asunto se acabó. Como yo era chiquillo todavía en ese tiempo, no supe estas cosas ni la llegada del P., Constancio; sólo más tarde llegué a saberlo.
1 Kiñe naq nücheŋeparken, fei lliwafiñ. Akui werá ché iñ wël·ŋiñ ruka meu. Fei meu iñche ñi ñuke metanenturukaeneu wekun pële, yeniefeneu kadil ruka meu. Fei meu katrütuŋemei, lefentuñmaŋemei ñi pëñeñ metanielu lipaiŋ meu. Femel iñche, fei wirarkawi ñi ŋüman ñi ñuke yem, deu nentuñmael ñi pëñëñ. Kimlafiñ iñche chem dëŋu mu felechi tëfá. Fei wëla yeŋepan wente kawellu. Kimlafiñ cheu ñi rulŋemefel, pichi lliwalan rume. Una vez fui tomando preso; de eso tengo recuerdo. Llegó gran tropel de gente a la puerta de nuestra casa. Mi madre me sacó en brazos hacia fuera, alcanzó conmigo al costado de la ruca; allí la atajaron y le arrebataron su hijo del brazo. Hecho esto conmigo mi pobre mamá lloró a gritos por habérsele robado su niño. El motivo de tal proceder lo ignoro. Luego me llevaron a caballo, sin que sepa ni siquiera confusamente por cuál parte pasaron conmigo.
2 Ká antü anülerken raŋi werá ché kiñe lelfün meu. Fei meu che pepurkeeneu ñi chau em, yelërkeeneu pichi mürke, fei ifun. Iñche ñi man pële anülerkei kiñe ñidol- lonko : fei tëfachi Wakiñpaŋem ërke. Fei düngurkeingün. Pichin meu wëla ŋillatumeturkeeneu ñi chau em, fei yemeturkeeneu; welu iñche lliwalafiñ cheu ñi rulpatufeteuchi. Ká ñi akutun ruka meu ka ñi peputun ñi ñuke yem, ká fei kimlafiñ; mëtewe pichi perkelafun, fei meu lliwalan tëfachi dëŋu. El otro día me hallaba yo sentado en una pampa en medio de mucho gentío. En eso vino a verme mi padre; me traía harina tostada, me la dio y yo la comí. A mi derecha estaba sentado un cacique principal; era nuestro ya nombrado Huaiquinpán. Luego discutieron. Duró poco y mi padre me libró a fuerza de ruegos y me llevó consigo. No recuerdo qué camino hizo conmigo en la vuelta, ni la llegada a la casa ni el encuentro con mi buena madre; era pues, un chiquillo todavía y por eso ningún detalle me quedó en la memoria.
3 Feichi pu lonko ñi nüchepaeteu, kiñe Lefimañ piŋefui, kaŋelu Kallfümañ, kaŋelu Kayull; werá chéŋëlëmërkeiŋn ñi nüchemeaeteu iñche eŋn; Kal·of ( 1), Katrümalal fei pële tuuchi pu lonko eŋn tëfá. Wenen- dëŋu meu piŋefui ñi konümpaŋekefel, welu iñche kimlafiñ ñi chumletufel, turpu ŋewerkelai tëfachi dëŋu, kimpramen. Los caciques que me habían hecho prisionero se llamaban el uno Lefimán, el otro Calfimán, el otro Cayul; venían con mucha gente para apoderarse de mí; desde Calof (1) y Catrimalal habían salido. Oí decir, cuando se recordaba el suceso, que era represalia por causa de un robo pasado. De fijo no sé cómo era el asunto, y, desde que me doy cuenta, no hubo otro caso semejante.
1 Deuma ñi kimprameel pepafiñ kiñe trem ché, fente kusheŋefui, niepefui doi pataka tripantu. Fenten ñi kushen aŋkürkefui ñi kuralŋe yem, ká niewelafui foro, re ürüm mëten ŋefui. Ká allküwelafui, piluŋewefui; welu nütramkaŋei ina pilun; fei mëte küme nütramkakefui. Feichi kushe Picholl piŋefui, iñche ñi furi rüŋkoi yem. Wechuñpaŋ piŋerkefui ñi fëta yem, iñche ñi yom l·aku. Cuando ya tenía conocimiento de las cosas, llegué a ver a una anciana de edad muy avanzada; tendría más de cien años. Por tanta vejez sus ojos se habían secado, dentadura ya no tenía: las puras encías le quedaban. Tampoco oía, era bien sorda; sin embargo, si se le hablaba al oído, conversaba lo más bien. Esa anciana se llamaba Pichol y era mi bisabuela paterna. El marido de ella, por consiguiente mi bisabuelo, se llamaba Huechunpán.
2 Feichi Wechuñpaŋ nierkefui fotëm, Aillapaŋ piŋerkefui, iñche ñi l·aku tëfa, kureŋerkefui, welu feichi kure, iñche ñi kuku, fei kimpalafiñ. Feichi Aillapaŋ ñi fotëm Tomás Coña piŋefui, iñche ñi chau em tëfá, lleqfui tëfachi ina l·afken meu Reukenwe piŋei tichi mapu. Iñche ñi ñuke yem lleqërkefui Wapi, cheu mëlei tëfachi kapilla feula, Kolwe piŋei feichi mapu; ñi chau em Paillau piŋerkefui. Fei tëfachi füchá wentru ñi chau em ñi ñuke yem, ka iñche ñi cheche. - Dicho Huechunpán tuvo un hijo de nombre Aillapán, mi abuelo paterno. Este estaba casado; pero a su mujer, mi abuela, no la alcance a conocer. El hijo de Aillapan se llamaba Tomás Coña y ese era mi padre. Nació cerca del mar, en el lugar denominado Rauquenhue. Mi finada madre nació en Huapi, en el lugar donde está actualmente la capilla, Colhue se llama esa región. Su padre era Paillau. Ese anciano era, pues, el padre de mi mamá; luego mi abuelo materno.
3 Ni ñuke yem ñi ñuke, iñche ñi chuchu, Wentér piŋerkefui; mëlerkefui Maiai, cheu mëlei feula Marta, l·antu Pichipainemill em ñi domo. Nierkefui kiñe lamŋen ërke Painekeu em, welu feichi ŋen·ñawe, iñche ñi yom cheche, kimpalafuiñ. Feichi Paillau ñi ñawe, tañi ñuke yem, Wentér ñi pëñeñ, ŋapitupei ñi chau; « deuma niefilu mafün», pikelu kam. Femŋechi nieufuiŋu Raukenwe piŋechi mapu meu. La madre de mi mamá, o mi abuela materna, se llamaba Huenter; vivía en Maiai, donde está ahora la viuda Marta, mujer del finado Pichipainemilla. Tenía un hermano, el finado Painequeu. Al padre de ella, a mi bisabuelo materno, no lo alcancé a conocer. A la hija de Paillau, madre mía e hija de Huenter, la había robado mi padre para mujer; pues solía decir: “Después de tenerla hice el pago tradicional” De tal modo casados vivían ellos en Rau-quenhue.
4 Ñi ñuke yem fenté küdaufeŋefui, chofüŋelafui; deumakefui, ŋëpüñ makuñ, al·ün ŋëpüñ kimniefui. Ká küme piuke ŋefui, rëkülŋelafui; mëtewe ŋënaituchen ŋefui, illkunŋlafui, fenté küme piuke ŋefui yem. Ñi chau em fei pichi illkunŋefui; kiñeke mu kewakefui ñi kure, welu rupalu ñi lladkün kümelkaukëlekatukefuiŋu. Fei kimpafiñ iñche ñi tremel. Mi mamá era muy hacendosa, no era nada floja; hacía mantas con dibujos y sabía muchas labores finas. De carácter suave, no era mezquina sino muy atenta con todos; nunca se enojaba, tan buen corazón tenía. Mi padre, sí que era algo irascible; a veces pegaba a su mujer, pero después de habérsele pasado la rabia volvían a tratarse bien entre sí. Esto lo observaba yo en mi niñez.
5 Feichi mu kom ché kristiano üiŋelafui. Feyeŋu ká felefui, morolefuiŋu. Welu ñi ñuke yem admarkefui kristiano üi, fei meu Juana piŋefui; ñi chau em ká femŋechi admarkefui kristiano üi, fei meu Tomás piŋefui. Fei nieulu eŋu choyüiŋu, fenté yalliŋu; niei wentru yall eŋu ka domo yall. En aquel tiempo los mapuches en general no eran bautizados. Mis padres estaban en el mismo caso, no eran cristianos. Pero mi madre tenía por suerte un nombre cristiano, pues se llamaba Juana; así mismo mi padre que tenía el nombre cristiano Tomás. Ya casados, ellos tuvieron familia, hartos hijos alcanzaron a tener, hombres y mujeres.
6 Wëné yall- lu eŋu, fei ta iñche. Ká inapai Felipe. Kiñewn tremiyu, welu ñi peñi konlai chem escuela meu no rume, fei meu kimlai chillkatun. Wëne kureŋei, Panchilla pinŋefui feichi domo. Fei meu yalli, niefui küla fotëm ka meli ñawe, welu ñi l·ayelmum kake yall pichikelu. - 1 Tëfachi kiñe fotëm Segundo Coña wëne kasarafi, iglesia meu Isafel Wenchuleu; fei meu wëla wedwedkechi adentufi kuifike ché yem ñi moro- dëŋu, ŋëlëmfi küla kake domo kure femŋelu. Feichi Segundo mëten moŋelewei, kakelu l·aiŋn. Primogénito fuí yo. A mí me siguió Felipe. Nos criamos juntos; pero mi hermano no entró en ninguna escuela, por eso no conoce las letras. Se casó en primeras nupcias con una mujer de nombre Panchilla. Tuvo familia en ella: tres hijos y cuatro hijas; pero otros niños se le murieron de chicos. -1 Uno de los hijos Segundo Coña, se casó primero con Isabel Huenchuleo por la iglesia; después, loco como estaba, siguió la costumbre mora de los antepasados y se buscó otras tres mujeres más como esposas. Sólo este Segundo vive todavía; los otros dos han muerto.
7 Kiñe ñawe María Coña piŋei, kaŋelu Carmelita. Fei moŋelei Wapi meu; Domingo Paillañ piŋefui ñi fëta yem, ürfilu l·ai weŋen wëla. Ká epu ñawe moŋelei; fei kimeñmalafiñ ñi üi, ká mapu mëlei. Felipe l·antui. Fei meu niefui ká kiñe domo; fei pëlletu kishu l·aŋëmuwi, allwe wedwedŋefui, ko meu ürfiluupurkei. Feula kiñelewei ñi peñi, deumalkeeyeu ñi ial ñi l·aku, Daniel em ( Felipe ñi fotëm) fei ñi ñawe tëfa, Clorinda Coña piŋei. Una de las hijas se llamaba María Coña, la otra Carmelita. Esta vive en Huapi; estaba casada con Domingo Paillán, que murió ahogado hace poco (2). Dos hijas más están vivas; pero no conozco sus nombres; viven lejos. Felipe enviudó. Después tomo otra mujer, la cual se suicidó poco después; estaba algo turbada, se hechó al agua y se ahogó. Ahora mi hermano quedo sólo. Una nieta suya Clorinda Coña, hija de su finado hijo Daniel, le hace la comida.
8 Kakelu inapalu, fei kimlafiñ ñi üiyeŋefel kam ñi üiyeŋenofel fenté pichikelu l·ayei melichi kechuchi newe kimwelafiñ. Kakelu füchake tremfui; feyeŋn küme kimpafiñ. Wëne l·ai ñi lamŋen em, María piŋefui. Niepefui mari pura tripantu, kauchulekafui; kimlafiñ ñi deuma kristianoŋefel kam ñi morolefel; l·ai cólera kutran meu. De otros hijos (de mis padres): que seguían a nosotros dos no sé ni siquiera si tenían nombre o no; eran cuatro o cinco, ya no me acuerdo bien. Otros se criaron y murieron grandes; a esos los conozco bien. Como primera murió mi hermana María de unos diez y ocho años; era soltera todavía. Ignoro si ya era cristiana o sin bautismo; murió en la epidemia del cólera (1884).
9 Ká lamŋen Carmelita piŋefui, fëtaŋefui Mañiu pële; Kadiñ piŋefui feichi wentru niefeyeu; fei wëdatui wëla. Niefui kiñe pëñeñ, Zenón piŋei, iñche ñi chokëm, küme wentru ŋefui, welu feula wëñotui, kiñe wesha mapuche ñi duam. Wëdatulu Carmelita, fei niefeyeu Ignacio Melillaŋ, Kechukawiñ piŋechi mapu meu; fei l·apui, kristianoŋefui. Otra hermana de nombre Carmelita estaba casada en Mañiu; su marido se llamaba Cadín; se apartó de ella. Tenía un hijo Zenón, que es sobrino mío; era muy buen hombre; pero después volvió atrás por el influjo malsano de un mal mapuche (1). Habiénsose separado Carmelita de su primer marido, la tuvo Ignacio Melillán de Quechucahuin; allí murió; era cristiana.
10 Kaŋelu kál·ai iñaŋemu ( 2), Fidel Coña piŋefui, moŋelefui Kallfükeu, mapuche ad kureŋefui. Niefui kiñe fotëm Domingo Coña; fei kamel l·ai allfen meu. Witrañprampefilu kiñe kareta wechun meu, witrafi furitrekanlu. Fei meu mëtrorüi ka pail·anaqi; feichi faral trañmaeyeu wente pütra; fei meu tui ñi kutran. Mëtrëmelfiñ Padre, konfesañmuwi ka kasarafi ñi domo ñi niefel. Fei meu pëlletu l·akai; küme weche ŋefui. Otro (hermano mío) murió también hace algún tiempo; se llamaba Fidel Coña, vivía en Calfuqueu, donde se casó a la usanza araucana. Tenía un hijo Domingo, que murió el año pasado (1926) por un accidente. Había levantado una carreta por la punta de los barales y, andando por atrás, la tiró. Entonces tropezó y cayó de espaldas; los barales le aplastaron el vientre; de ahí vino su dolencia. Yo mismo le busqué al Padre; se confesó y se casó ritualmente con la mujer con quien vivía. Poco después entró en agonía; era un buen joven.
11 Ñi af lamŋen Clorinda Coña piŋei. Fei fëtaŋefui ma puche ad meu Juan Marifil eŋu Kudiko piŋechi mapu meu. Niei kayupëñeñ tremlu, pu n·an· eŋ ka pu llalla ka al·üke pu chuchu ŋu kuku. L·alu ñi piñom welunieyeu Waikill Flanku. Chumël allfülewei kiñe ŋollin wesha wiŋka ñi kawell meu, fei meu kasai Padre meu. Llafi wëla. Feula ( 1) iñ külaŋen meu moŋeleiñ: Iñche Pascual Coña, ñi inan peñi Felipe Coña ka ñi af lamŋen Clorinda Coña. Mi hermana menor se llama Clorinda Coña. Se casó a la usanza mapuche con Juan Marifil de Cudico. Tiene seis hijos adultos, nueras y yernos y muchos nietos de hijas e hijos. Después de la muerte de su marido la tomó Huaiquil Blanco por mujer. Cierto día quedó herida por el caballo de un insolente chileno ebrio; entonces se casó por el padre. Sanó después. Actualmente (1) somos tres que vivimos: Yo, Pascual Coña, el hermano que me sigue Felipe Coña y mi hermana menor Clorinda Coña.
1 Deuma Kimrakiduamlu moŋelerkefun ñi chau em ñi ñuke yem eŋu tëfachi ina l·afken meu, Raukenwe piŋei tichi mapu. Fei meu tremn. Nierkefui ñi chau kiñe füchá welta (= huerta) manshana; fill manshana mëlefui ka mëtewe fën·kefui. Amukefuiñ iñ pichicheŋen tëfachi welta manshana meu. Iñ yemeal kochi manshanás ŋëneltuiaukefuiñ feichi aliwen- manshanás. Fei meu iñ ayüñmafiel ñi fën·ŋen meu ñi chodn meu deuma, re mëtrüfuiñ mamëll meu. Kiñeke meu kamputukefuiñ pichike mamëll meu, kaŋen meu wimolütuprakefuiñ feichi aliwen. “ Doi naqai” iñ pifiel ŋeikukefuiñ feichi fën·ŋechi chaŋ. Fei meu fulfulikefui ñi naqn tëfachi manshanás ka üŋarkëtuyekefiiñ iñ ifiel. Cuando desperté al uso de la razón, vivía con mis padres a orillas del mar, en el lugar que se llama Rauquenhue. Allí me crié. Mi padre tenía un gran manzanal; había toda clase de manzanas y cargaban mucho. Allí solíamos dirigirnos con otros niños. Para proveernos de manzanas dulces nos fijábamos en los árboles andando de uno al otro El que nos gustaba por la abundancia y por la madurez de los frutos, lo vareábamos con palos. También tirabamos aveces trocitos de madera o subíamos gateando al árbol. Mientras que gritábamos, “Van a caer más”, sacudíamos las ramas cargadas. Entonces llovían las manzanas y nosotros mascábamos y comíamos a todo gusto.
2 Ká awarkudekefuiñ. Fei meu ŋëlëmŋekefui pura awar, chafŋekefui kiñepële aŋe meu ka kuyul meu kurükernoyeñmaŋekefui ñi chafŋemum eŋn. Deu felelu káŋëlëmŋekefui epu mari kou: külwi, ka alfid, ka awar, ka pichike maméll, kiñelketu. Deuma kudealu elŋekefui kiñe ültu- ŋëtantu pülli meu. Fei wëla anüi feichi epu weche lüqalu puñmawiŋu; kiñeke niei ñi epu mari kou kiñepële afkadi meu. Femlu eŋu “ kudeaiyu mai” piwiŋu. “ Chem pilelaen?” pifi ñi kaiñe feichi kiñeŋelu. “ Tëfachi lashu ranelayu”. “ Eimi ká, chem pilelaen?” “ Tëfachi lama, kuchillo rume, tuchiŋenke ayülmi, ranelayu”, pi. “ Lama ayün”.- “ Kümei”. También jugábamos a las habas. Para este fin se buscaban ocho habas que se pelaban en una cara, tiñéndolas en seguida de negro en la misma cara pelada con carbón. Ya arreglado eso se reunían veinte fichas; servían de tales unos porotos o arvejas o habas o palitos: cualquiera de estas cosas. Antes de empezar el juego se ponía en el suelo una frazada por tablero. Luego se sentaban frente a frente los dos muchachos que querían jugar a las habas; cada cual tenía sus veinte fichas a un lado. Listos se invitan uno al otro diciendo: “Juguemos, pues”. “¿Qué cosa dirás que tienes para mí (=¿Qué apostarás? )” Pregunta el uno a su adversario. “Este lazo te pondré de premio”. “Y tú, ¿qué cosa apuestas en mi favor? ”. “Esta lama o este cuchillo, cualquiera de las dos cosas que prefieras, te destinaré de premio”. Contesta el otro. “La lama me gusta”.- “Bueno”.
3 Fei koni ñi kuden eŋu. Feichi pura deuman awar kudewe piŋei. Fei tui kiñeŋelu, wëne man kuq meu trunafi, patrünakëmfi wëla wente ŋëtantu. Tëfachi awar- kudewe meli pail·anaqlu ( 1) ka meli lëpünaqlu ( 2) fei “ paro” piŋei; fali kiñe kou. Entonces empiezan el juego. Las ocho habas preparadas son las piezas con que se juega. Un jugador las toma, las empuña con la derecha y las desparrama en seguida sobre el tablero. Si cuatro habas caen de espal- das (1) y otras cuatro de barriga (2), hay los que se llama “Paro”; vale una ficha.
4 Welu feichi pura awar kom pail- anaqlu, kom lëpünaqlu rume, fei “ kurü”, “ liq” rume, piŋei; fali epu kou. Tulu paro rulpai ñi kiñe kou ñi kañpële lipaŋ meu; kurü kai tulu liq rume, fei epu rulpai ñi kou kañpële afkadi meu cheu ñi rulpamum feichi wënetu. Tunielu paro, kurü nune, fei afel- lai ñi ütrëfnien. Deuma tunolu kurü, paro rume, fei ütrëfwalai, fei koni ñi kaiñe; fei ká femŋechi kudekei. Pero si todas las ocho habas caen de espaldas o todas de barriga, hay lo que se llama “negro” o “blanco” respectivamente; vale dos fichas. El que ha alcanzado paro, pasa una ficha al otro lado de su cuerpo; más cuando hace todo negro o todo blanco, pasa dos fichas a ese mismo lado. El que ha hecho paro o todo negro (o blanco) continúa sus tiradas hasta que ya no hace negro ni paro; entonces toca al adversario que juega de la misma manera.
5 Feichi kudekelu petu ütrëflu ñi kudawe eŋu, ülkantulkefi: “ amuyu! kudewe; fërenean! kudewe; kurü meu amuaiyu! kudewe”, pikei ñi ül eŋu. Femŋechi kudelekei feichi epu kaiñe. Tuchi wëne apëmlu ñi kou ñi rulpanien kañpële lipaŋ, fei weukei. Welu petu lloulai ñi wewaelchi ran; raŋiñkei mëten kuden, epu naq femŋekei. Mientrasque los jugadores tiran sus piezas, cantas así: “¡Vamos, juego! ¡Favoréceme, juego! ¡Al negro, juego! ” De esta manera siguen los dos adversarios con su juego. Quien en primer lugar acaba con sus fichas, habiéndolas pasado al otro lado, ese es el vencedor. Sin embargo, todaví no recibe el premio; el juego sólo está medio hecho; exige dos tantos.
6 Fei meu ká yechiltukeiŋu, ka femŋechi amulei ñi kuden. Ká wëne apëmkalu ñi kou feichi wënetu apëmuuma fei wëla afi kuden; welu traftuŋelu aflai, mëlei ñi inakudeal eŋu. ( 1) Tuchi inau- inau apëmlu epu naq ñi kou, fei küme weukei, fei nükei ñi ran. Kuifi “ lüqn” ( 2) piŋekefui tëfachi awarkudeken Por eso ahorta empiezan de nuevo, procediendo completamente de la misma manera. Si ahora el mismo que en la prinera tanda acabó en primer lugar con sus fichas, acaba con ellas otra vez el primero, entonces el juego esta terminado; pero no, si el otro le hace empate; en este caso tienen que continuar el juego (1). Aquél que dos veces continuas acaba el primero con sus fichas gana definitivamente y es acreedor del premio. En tiempo pasado el juego de las habas se llamaba “lüqn” (2).
7 Kiñeke mu piuchillkantukefuiñ. Iñ aukantuael meu amukefuiñ lelfün meu cheu ellolechi füchá rou mawida meu. Fei meu ütrëfrumekefuiñ kiñe lashu. Këllwadülu deuma, fei chaqëñmakefuin ñi epu wechun fei përokënukefuiñ. Felelu ñi përolen, elelkefuiñ pichike takun, iñ anüam feichi wente përon lashu meu. Fei meu anüel piuchillkantualu pichi wiŋkulkëlechi mapu meu eluumei al·üpu, küme tuniewi epuñpële nëtrëŋkëelechi lashu meu; fei witrañprami ñi epu n·amun, ka müchai mëten piuchillkantui. A veces nos columpiábamos. Para llevar a cabo ese juego íbamos a la pamapa donde había un árbol con rama gruesa horizontal. Sobre tal gancho echábamos un lazo. Cuando colgaba, igualábamos sus dos extremos y los uníamos por un nudo. Al nudo le sobreponíamos algunas piezas de ropa para preparar allí un asiento. Luego se sentaba el que quería columpiarse, se aliastaba retirándose cuesta arriba en un terreno algo inclinado, se agarraba bien en ambos ramales del lazo estirando, recogía sus pies y al momento tenía en vaivenes su columpio.
8 Kaŋen meu notukalefkefuiñ; kuifi ñi pichike cheŋeel rumenka aukantuniefuiñ. Fei meu epu pichike ché lefalu kiñewn kënuukeiŋu. Fei wëla « ya!» pikeiŋu. Fei amukei ñi lefn eŋu. Feichi doi leflu wëne tripapukei cheu ñi tripapuam. Fei « weweyu» pikefui; iñaŋe tripapulu weuŋekefui. En otras ocasiones hacíamos carreras de a pie; tuvimos, pues, en nuestra niñez los más diversos juegos. Para ese fin dos muchachos que querían correr se ponían en línea. Al grito ¡ya! se pusieron a correr. El que corría más ligero llegaba el primero a la meta. ¡Te gané! dijo al otro; quien llegaba atrasado era el vencido.
9 Ka kiñeke naq palikefuiñ. Trauukefuiñ mari pichike ché, kom kishuke niekefui ñi wëño, küme trëfëlkëleu ñido meu. « Paliaiñ mai», piukefuiñ. Fei meu wëne adkënoŋei paliwe, küme liftuŋekei. Fei wëla wariŋekei epuñpële wif, trürŋei ñi, fentenn, katrülwe piŋei tëfa, lashu meu küme norëmŋekei feichi katrülwe. Feichi epuñpële wechun katrülwe meu deumaŋekei ká seña: katrütëkupülliŋekeicheu ñi tripapuam feichi pali; tripalwe piŋeitëfachi epu lonko paliwe. Feichi katrülwe ñi epuñpele wif doi füchakënoŋei, tripalwe doi pichi rupai. Epuñpële tripalwe meu elŋekei pichike rewe, Paliwe ñi raŋiñ meu kënuŋekei pichi lolo, shëŋëlwe pinei. Otras veces jugábamos a la chueca. Nos juntábamos unos diez niños, cada uno con su palo de chueca, bien encorvada en uno de sus extremos. “Vamos a jugar a la chueca”, decíamos entre nosotros. Ante todo se arregla la cancha, se la limpia completamente. Luego se tiran las rayas del largo a ambos lados; tienen dimensiones iguales y se llamam rayas atajadoras; salen bien derechas con ayuda de un lazo. En ambos extremos de las líneas atajadoras se hace otra señal: se abre un surco atravesado, por donde ha de salir la bola; por eso estas dos cabezas de la cancha se llaman salidas (tripalhue). El largo de las rayas atajadoras queda mayor que el ancho de las salidas. En cada salida se planta un pequeño rehue y en el medio de la cancha se escava un hoyo chico que se llama senguelhue.
10 Kom pepikawel kishuke kintukei ñi konyewalu; femŋechi kechu konwen mëleweiñ; kaiñewen piŋei kai. « Iñchiu konuwaiyu», piukeiŋu. « Ya mai», pi kaŋelu « tëfachi pañu ranelayu». « Iñche kai tëfachi witruwe», pi kaŋelu. Ká femŋechi fei piukei feichi kechu konwen ( 1). Fei meu wëla fei pikei feichi kiñe kelluwen: « Iñchiñ fapële entuaiñ». « Kümei mai», pi kaŋelu iŋkawen, « iñchiñ fapële», wichuke dullikei ñi tripalwe, cheupële nentual ñi pali eŋn. Hechos estos preparativos cada niño se busca su rival; así quedamos cinco pares o parejas de competidores. «Vamos a ser rivales», se dicen los dos. «Bueno pues» contesta el uno, «apostaré en tu favor este paño». «Y yo esta honda», replica el otro. De la misma manera tratan entre sí los cinco pares de muchachos, cada uno con su rival (1). En seguida dice un partido de luchadores: «Nosotros sacaremos (la bola) por esta salida.» «Sí; está bien», dice la otra banda, «nosotros entonces por la opuesta», escogiendo cada partido su meta por donde quiere sacar la bola.
11 Kom trürlu ñi felen eŋn fei konkei kiñe konwen shëŋëllafilu feichi pali shëŋëllwe meu mëlelu. Feichi epu shëŋëllfe ñidolŋeiŋu kom paliñ meu. Feyeŋu tëkulelfi ñi wëño, raŋiñmaŋei pali wëño meu, küfinentual pali cheu ñi tripaiam. Tuchipële tripalu nükeeyeu feichi kake pu konwen afkadiŋelu shëŋëllfe meu. Fei mekekei ñi palifiel eŋn; kiñe kelluwen rëtrekei pali ñi tripalwe pële, kaŋelu iŋkawen katrütupalikei. Femŋechi palituli eŋn tripachi pali kiñepële tripalwe meu, fei « kiñeliiñ», pikei feichi iŋkawen entuyelu. Fei ká koni ñi shëŋëllŋen pali. Welu feula kañpële kaiñewen tripakalu pali, fei meu traftuwiŋn; ñamtui wëne tripalu; ŋelai kuden. Ka koni. Furi katrülwe tripalu pali, fei falilai; « katrüi» piŋei. Cuando todos están listos y en iguales condiciones, una pareja de rivales empieza a desalojar la bola del hoyo en que está guardada. Esos dos hoyeros son los árbitros que dominan el juego. Entrambos meten sus palos en el hoyo tomando en medio de la bola e intentando hecharla con fuerza hacia cada uno quiere que salga. Habiendo salido por cualquier parte la reciben los demás pares, colocados al lado de los hoyeros. Ellos están luchando; un partido de coadjutores empuja la bola hacia su meta, el otro partido trata de atajarla. Sale durante el juego la bola por la meta de uno u otro lado, entonces dicen los aliados que la sacaron: «hemos ganado un punto». Luego hay que lanzar de nuevo la bola del hoyo. Si ahora sale por el lado del partido opuesto entonces hay empate; se pierde el primer punto; el juego hecho se anula. Empieza otra vez. Pasa la bola por la barrera (o raya atajadora); entonces no vale la jugada; «cortó por el lado,» dicen.
12 Femŋechi afkentu mekekei ñi paliñ eŋn. Meli naq inau- inau tripachi pali kiñepële iŋkawen meu, fei wëla mëten mëlei wewn; welu traftuniekale, fei meu awe ŋekelai ñi wewn eŋn. Femŋechi paliñ kudekefuiñ iñchiñ; fei tëfa pichi paliñ piŋei, palikantun ká piŋei. Ká mélei fücha paliñ; fei paliñkawiñ piŋei. Fei meu deukei fentren pülku ka pepikaŋekei kulliñ iloal. En la forma descrita sigue la lucha largo rato. Sólo si la bola por cuatro veces seguidas sale por el lado de un mismo partido sólo entonces hay victoria: pero si se hacen continuamente empates los dos partidos, en este caso no hay decisión tan luego. Esta clase de chueca practicábamos nosotros; es lo que se llama chueca menor o simulacro de chueca. Hay además otra clase, llamada palín mayor o fiesta de chueca. Para la celebración de la última se hace mucha chicha y hay grandes preparativos respecto de los animales que se carnean.
13 Fei meu kiñe lof trawi fücha lelfün meu; përukeiŋn, fill dëŋulkei ñi ayekawe ñi niel eŋun: pifëlka ka rali ka trutruka, itrokom. Fei meu konuukeiŋn palialu, raneluukeiŋu kishuke konwen; deu raneluulu konkei ñi paliñ eŋn. Para la chueca grande se reune toda una tribu en una pampa grande; allí bailan y hacen sonar todos sus instrumentos musicales: flautas, tambores, trutrucas y todos los demás. Luego escoge cada uno su rival para el palín; las parejas hacen sus apuestas y empiezan en seguida la lucha.
14 Feichi pu domo ŋen·ke paliñ mekekei ñi deuman challa- korü iaqel eŋn, ñi ial feichi palife rupan palilu eŋn. Kake pu domo kiñepële tripalwe mëlekeiŋn ina rewe. Fei mekekei ñi përum eŋn. Ká mëtrëmkefi feichi pali eŋn. « Küpape pali weupe iñ pu wentru», pikei ñi ül, petu shëŋllelchi pali. Kañpüële tripalwe kake pu domo ká femŋechi palilülkantulekeiŋn. Las mujeres de los organi- zadores del palín se ocupan en preparar las cazuelas y comidas para servirlas a los jugadores termiando el troneo. Otras mujeres toman posición en la meta cerca del rehue. Allí efectúan sus bailes y llaman la bola mientras que los hoyeros luchan para sacarla cada uno en su favor; cantan así: «Ven bola; que ganen nuestros maridos». Mas también en la meta del lado opuesto hay mujeres que hacen otro tanto cantando canciones de chueca ellas también.
15 Rupan palilu eŋn fei anümuukei trëlke meu pontro meu rume, kishuke konwen. Komikeiŋn kapütukeiŋn ka ŋollikeiŋn. Kuifi pu mapuche mëte poyekefui feichi paliñ. Kiñeke naq re paliñ meu trürëmkei ñi dëŋu eŋn. « Iñchiñ téfachi dëŋu ‘ feleai’ pikeiñ; eimn ‘ felelaiai’ pikeimn; fei meu ‘ paliaiñ’; tuchi weule fei feleai» pikeiŋn. Femŋechi femuyei kuifi Purulón mëlechi Misión meu. Kiñe naq ayüŋefui ñi l·aŋëmŋeafel feichi Padre Octaviano, welu kakelu ‘ l·aŋëmfal- lai’ pifuiŋn. Fei meu feichi üdepadrelu ‘ paliaiñ’ piŋn; iñchiñ ‘ l·aiai’ piaiñ weuliiñ. Feichi ñi paliael eŋn, paliŋn, piam; wewi Padre ñi pu kellu. Femŋechi montui tëfachi Padre ñi Misión eŋu. ‘ Nënechen ñi adel tëfá’ pikeiŋn. Terminado el juego toman asiento sobre pellejos o frazadas, cada uno junto con su rival. Luego comen, beben y se emborrachan. Antes los mapuches tenían mucho apego a la chueca. Mediante este juego decidían a veces sus asuntos. Decían: «Nosotros juzgamos que este asunto debe ser así: pero vosotros decís no, al contrario. Haremos un palín; el asunto será conforme a lo que diga el partido que gane.» Así pasó una vez, hace tiempo ya, en la Misión de Purulón, Había quienes deseaban la muerte del Padre Octaviano; otros decían que no se debía matarlo. Entonces los que aborrecían al padre propusieron: «Haremos un palín; si ganamops nosotros, nuestra voluntad se ciumplirá: morirá”». Luego resolvieron efectuar la chueca; la llevaron a cabo. Ven- ció el partido que estaba a favor del Padre. Así escapó él y su Misión. «Es esta la disposición de Dios», decían.

CAPÍTULO II.- ALIMENTACIÓN DE LOS INDÍGENAS EN MI NIÑEZ Vegetales silvestres y cultivados: Escasa siembra en aquel tiempo; lo que prestaba la naturaleza sin cultivo; cosecha de productos verdes cultivados. Los mariscos: Su recolección; modo de preparar y comer algunos. Pescados: Pesca con red barredera; con anzuelo; con tridente. Caza de aves: la trampa y su construcción.

1 Iñche pichikalu kellukefuiñ ñi chau em. Fei küdaukefui mapu meu, ketrakefui, ŋan·kefui pichin kachilla, pichin kawella, alfid, liñu, uwa, awar, küllwi, poñü; re pichike konkerkefui: newe adëmlafui küdau kuifike ché yem. Fei meu deuma dipachi pramuwnŋen kom pramyetukefui tëfachi ketran. Welu müchai mëten aftukefui iŋen meu; fei meu wëla mëletukefui füchá filla. Ñewenolu ñi moŋeam ta ché, kintukaukefui lelfün meu ñi moŋeñmuam tañi pu el ché. Kintumekefui feichi kakeume kachu, feichiŋëdoñ, napur piŋei kai, ka llaqe kachu, ka ilfafen, koleu rume, ka troltro, kaŋalka, ka añpe. Cuando yo era chico todavía, ayudaba a mi padre. El trabajaba en los cultuvos del campo, sembraba un poco de trigo, otro poco de cebada, de arvejas, linaza, maíz, habas, porotos, papas; solo pco entraba de cada especie; los antiguos tenían poca práctica en esos trabajos. Llegada la época de la cosecha, se recogían todos estos productos: pero luego se acababan y seguía otra vez gran escasez de alimentos. No habiendo ya de que vivir, la gente buscaba en los campos lo necesario para mantener a los miembros de sus familias. Fueron a buscar diferentes yerbas, como yuyo, llamado también nabo, la yerba mora, la yerba buena, que tienen también el nombre coleu o menta, los cardos, las nalcas y los rizomas del helecho ampe.
2 Mëleyüm pukem lleqfui feichi pëke, ka chaŋdi, ka loyo, ka llonko no, funa folil mamëll meu tripakefui tëfa; ká mëlefui feichi pitro kake kai; fei pülli meu tripai. Tëfachi weshakelu korúŋekefui, ká poñü eŋu reyükénoŋekefui; afülu fei iŋekefui. Kom ché ká poyekefui feichi diweñ tremlu koyam mamëll meu. Afüyün ká yemekefuiñ mëchai, ka mullwëŋ, ka kelleñ, ka lawü, ka doka, ka nüyu, ka mulul, ka maki, ka fol·o, ka pëcha, ka kowël, ka kopiu, ka üñü, ka manshanás. Deqiñ meu ká yeŋemekei feichi kümeke ŋëlliu. En tiempo de invierno nacían las callampas como piques, chandis, loyos, llonconos, los cuales crecen en los troncos podridos de los árboles. Además había los pitros y otros que salen del suelo. De estos hongos se preparaba un caldo; también los acompañaban con papas; cocidos se los comía. Todos apreciaban además los dihuenes, que crecen en los robles. En tiempo de su sazón traíamos también los frutos de los michayes, del mulhuén y las frutillas; además la cebolleta del campo, la doca, los chupones, la parrilla silvestre, las bayas del maqui, las drupas del boldo, las pichas, los cóguiles, los pepinos (del copihue), las murtas y manzanas. De la cordillera se buscaban los muy apetecidos piñones.
3 Akuyün feichi pichi walëŋ, ( 1) mëleyüm karü ketran, fei amukefui pu domo, tualu ñi awar eŋn, alfid rume; yekei ñi külko eŋn keyü chaiwe. Apolu ñi yewëlchi weshakelu eŋn ayüwnkechi amutukefuiŋn. Ruka meu shollkiŋekei feichi karü awar; rupan shollkiel fei anümtëkuŋei pu kütral kiñe füchá challa meu, apolen; fei meu wadkümŋekei. Küme afülu nentuŋekei pu kütral meu challalen. Fei widpünentuŋekei kiñe fuchá chiñü meu. Iŋnen meu ká deukei korü: kachu- korü kiñeke mu, ŋëdoñkorü, kaŋen meu lua- korü, kollof- korü, kuram- korü ká. Al acercarse la cosecha chica (1) cuando ya hay productos verdes, las mujeres iban a recoger sus habas o arvejas; llevaban consigo canastos y chaihues. Los llenaban y volvian después alegremente a sus casa. En su ruca desgranaban las habas traídas y las ponían al fuego en una olla grande, llena hasta arriba; allí las hacían hervir. Cuando estaban bien cocidas, las sacaban con la olla del fuego y las echaban en un gran cernidor. Comúnmente las comían junto con un caldo; unas veces de verduras como yuyo, otras veces de lua, de collofes o también de huevos.
4 Chadi ŋelafui feichi meu. Fei meu yeŋemekefui chadiko l·afken· meu; fei meu kotrüŋekefui feichi korü ka kom ial; ká yiwiñmaŋekefui, fei meu kümekakefui. Femŋechi korü eŋu intëkumekefui tëfachi afün awar, pishku ( 1) piŋekefui ká. Rupan ikelu eŋn kiñe troŋko mürke l·el· ümŋekefui fill iaqel meu. Feichi mürke wëlŋekefui iñaŋemu rupan iŋen chem ial rume, ñi pütokontëkuŋeal deu in meu. Fei meu wëla küme apokefui ñi pütra eŋn. Sal no había en aquel tiempo. Por eso se traía agua salada del mar y con esa sazonaban el caldo y toda comida; además se le echaba grasa; entonces si que tomaba buen gusto. Tales eras los caldos con que solían acompañar las habas cocidas que se llamaban también piscu (2). Después de comer se servían una fuentecita de harina tostada para completar la comida. La harina tostada (con agua) se daba siempre después de cualquier comida como postre y bebida de mesa. Sólo así se quedaban con el estómago bien satisfecho (2).
1 Ká amukefuiñ l·afken püële ŋañfütualu. Kakeume iŋefalchi kufüll mëlei inal l·alken· meu: tranalei feichi kollof ka mëŋo lëmfü eŋu, ka lua, ka luche. Ká kintukefuiñ yupe, ka mailí, ka koinawe, ka macha, ka chaŋai, ka chomëllko, ka dalle, ka maiko. Inal·eufü ká mëlei masheu, ka pu l·eufü feichi dollëm. Tambien nos dirigimos al mar a recoger lo que bota. Diversos mariscos(2) comestibles se encontraban allí: collofes (cochayuyo) con sus tronchos o huiltes y además lua y luche. Además buscábamos erizos, jaibas, apancoras, machas, changayes, caracoles del mar y los chiritos dalle y maico. A orillas de los ríos hay camarones y adentro, los llamados choros de río.
2 Ká mëlei kiñeke kura pu l·afken, fei niekefui piwü ñi kadil meu. Ñewenolu reu l·afken kontuŋekefui feichi füchake kura; fei ŋeduñmaŋekefui ñi piwü pën·alelu kura meu. Ká mëlei pellu ka loko. Fei kom tëkunieŋekei wilal meu. Apolu wilal nentupakefiŋn pu l·afken; elupakefiŋn ñi pu domo, inal l·afken mëlelu Fei meu ká kontukefui l·afken, meu feichi wentru, káfemŋechi apolmei ñi wilal, ká elupafi ñi pu domo. Feichi pu domo kom küme adkënokefi feichi kakeume l·afken- kufüll. Deu femel eŋn, apolkënoyeŋetui ñi wilal eŋn; fei meu meñkuyetufiŋn kishuke ñi apolechi wilal ka amuyetuiŋn, ruka meu. Ká petui ñi moŋeam eŋn. También hay unas peñas mar adentro en cuyo costado había piures. Cuando ya no había olas (sino baja mar), los hombres entraban hacia esas rocas y arrancaban los piures pegados en sus costados. En el mismo sitio había choros y locos. Todos estos mariscos hechaban en su huilal(3). Lleno éste, los mariscadores lo sacaban a la playa y lo entregaban a sus mujeres que esperaban allí. Luego los hombres se internaban de nuevo al mar, llenaban como antes sus huilales y los llevaban a sus mujeres que clasificaban según las especies los diversos mariscos. Terminada la selección, los echaban otra vez en las (distintas) redes; cada una se colgaba la suya al hombro y regresaban a la casa, contentas de haber encontrado un rico almuerzo.
3 Ruka meu puulu eŋn kintukeiŋn challa, fei apolkefiŋn ko meu; ka kütral meu anümtëkukefiŋn. Femlu widpüntékuyelŋei feichi piwü, ñi afümŋeam. Washkülu ti challa, fei afükei tëfachi piwü; fei wëla entuŋei pu kütral, entuel wellimŋei pu kütral, entuel wellimŋei rali meu. Ka mëlekei feichi mallun poñü, fei ká wëdalŋei ká rali meu. Feichi rali piwü eŋu kafeichi rali mallun poñü, fei mür kiñewn eluŋei kiñe wentru, kiñe domo rume; ká eluŋei kiñe katawe ( 1) eŋn. Llegadas a la casa buscan una olla, la llenan con agua y la colocan en el fuego. Luego echan los puires adentro para cocerlos. Cuando hierve la olla, se cuecen los piures, en seguida se retiran del fuego y se vacían en unas fuentes de madera. Al mismo tiempo se han cocido papas enteras; estas se reparten en otros platos. Entonces pareando un plato de piures con otro de papas, se dan los dos a cualquier persona, hombres o mujeres, junto con un perforador (1).
4 Fei meu ialu feichi wentru, domo rume, nükei kiñe piwü ka feichi katawe meu katakei, wicharükei. Fei meu ká nükei ká rali meu kiñe mallun poñü; fei üŋartëkuei wëñ meu. Deuüŋartëkuel nentukei katawe meu feichi fën piwü; fei intëkukei poñü eŋu; femŋechi mëte kümei. Ká niei korü feichi piwü katael, fei wayonpramŋekei wën meu korütual. Femŋechi tui ñi ŋëñün tëfachi füchake ché yem kuifi. Cuando la persona, sea hombre o mujer, quiere comer, toma en su mano un piure y lo abre con el perforador rompiéndolo. Luego toma del otro plato una papa cocida, la mete en la boca y la masca. Hecho eso, saca con el perforador la carne del piure y la come junto con la papa; así tiene buen gusto. El piure perforado tiene tambien un jugo; este se chipa levantando la cáscara del piure y empinándola. De esta manera saciaban los antepasados su hambre antiguamente.
1 Kiñeke rupa ká challwaiñ tëfachi Fudi l·eufü meu. Tëfachi challwa ñeweñ meu tuŋekei. Lisatue- ñeweñ tëkulelŋelu l·eufü, fei meu tuŋekei lisa, witrempe piŋefui kuifi. Kiñeke mu ká konkei wakëlpe ka ŋomakechi kudwachallwa. Ká deukei llaŋekanitueñeweñ; fei pichike ŋe ŋei. Fei meu konkei feichillaŋkani, mënake challwa, ka remü challwa, ka puye challwa. Feichi ñeweñ ká femŋechi kënüŋekei. A veces prácticabamos también las pesca en la laguna Budi. Los peces se cogen con redes. Cuando se hecha la río la red especial para lisas, se coge esta especie, cuyo nombre araucano (hui-trempe) ya está anticuado. A veces entra en esa red también un huaiquil y, como por equivocación, un robalo. Además se fabricaban redes para los llancanis, que tienen ma- llas chicas. En esa red entran los pecesitos llamados llancanis y también los pejerreyes y puyes o sardinas. Esta red se tiende de la misma manera.
2 Feichi mapuche kishu deumakefui ñi ñeweñ eŋn. Liñu ñi foron focholŋekefui, fei meu entuñmakefui ñi trëlke- liñu, fei mauŋekefui; fentren mawel fei ñeweñŋekefui. Welu l·afken. meu ká mëleumei fill kakeume chalwa. Mëlei feichi kolükëlen, ka füchake lisa eŋn kudwa challwa, ka wilfada, ( 1) ka uruŋe, ( 2) fentren kakelu ká. Los mapuches hacían ellos mismos sus redes. Mojaban los tallos de la linaza, después sacaban las fibras de su corteza y las torcían; Así resultaban soguitas. Cuando había bastante cantidad de hilacha, tejían la red. También en el mar hay muchísimas clases de peces diferentes, como corbinas, lisas y robalos grandes, huilfadas(1) y urungues(2) y gran número de otras especies.
3 Fei tëfachi challwa kiñeke mu tuŋemekefui üpëltu küpachi reu meu witrantuwe- ñeweñ meu. Fei meu witrantëkuŋemekefui feichi ñeweñ al ükon reu l·afken meu. Triltraŋtu konkefui epu wentru pu l·afken; witraniekei ñi ñeweñeŋu amul apëmniekefuiŋu. Fei wallomekefuiŋu feichi reu meu. Al·üpu wallpalu eŋu tripalepatukeiŋu playa meu ñeweñkëlen; ká ñido ñeweñ tuniei kake epu wentru, witralei playa meu eŋu. Fei meu deuma tripapatuchi feichi epu wentru walloŋeuma pu l·afken; fei meu kiñewn wiŋëdentufi ñi ñeweñ eŋn. Konkerkei fentren challwa. Aŋkülechi inal- l·afken meu, cheu dituwepanochi reu l·afken; këlledtripapai feichi fentren challwa pu ñeweñ mëlelu, mën·utripapai pu ñeweñ meu. Fei tëfá witrantuchallwan. Esos peces se pescaban a veces mediante la red barredera de la resaca que llega a la playa. Para esa forma de pesca había que tirar la red muy mar adentro. Dos hombres se desnudaban y se internaban en el mar tirando la red detrás de sí; La desenvolvieron al paso que avanzaron, rodeando la resaca en semicirculo. Después de una vuelta de bastante diámetro, salieron otra vez a la playa trayendo con sigo un extremo de la red el otro lo sujetaban otros dos hombres que habían quedado parados en la playa. Cuando los dos primeros ya han dado su semicírculo por el mar y salen a la playa, entonces todos (los cuatro) tiran, arrastrando la red a fuera del agua. Regularmente han entrado muchos peces. En la parte seca de la playa, a donde ya no alcanza la resaca, salen en masa los peces que había en la red, amontonados salen de ella. Eso es lo que se llama pescar barriendo con la red.
4 Kaŋechi challwan ká mëlei; chikü meu tuŋekei challwa, femŋekei: Feichi chikü meu tëkuŋekei dewin- piru, fei sinchontëkulelŋei pu pütra; ká küme trarüntëkukënoŋetukei chikü meu. Feichi chikü küme trapelkëlei kiñe farilla meu, defkëlen. Fei meu ütrëftëkuŋekei chiküpu l·afken; l·eufü rume. Feichi challwa, pelotulo pu ko mëlechi chikü nielu dewiñ, pepakefi, witrapakefi, kiñeke mu müchai l·ëmükefi. Femlu feichi challwakelu witrañprami ñi chikü, fei pëltrülen wechulpakei ñi challwa; katalu ñi lonko wechun yuŋechi chikü meu. Feichi chikü kül·i ka piŋekefui, fei meu kül·i- challwan piŋekefui tëfá. Hay también otro modo de pescar: se cogen los peces con anzuelo. El proceder es el siguiente: Se ponen lombrices en un anzuelo de manera que este pasa por todo su cuerpo; a demás se las amarran al anzuelo. Este último está asegurado por medio de una soga con una varilla. Luego se tira el anzuelo al mar o sea al río. Cuando el pez avista dentro del agua el anzuelo que está revestido de lombriz, se acerca y tira del anzuelo; aveces luego se lo traga. En ese mismo momento el pescador levanta su anzuelo y, colgado en él su pescado, cuya cabeza queda perforada por las puntas agudas de anzuelo. Esta forma de pescar se llama pesca con anzuelo.
5 Ká kiñeke naq yuŋ rëŋi meu tuŋekei challwa: Küla pichirume rëŋi mamëll, üñü mamëll ká, yuŋem ŋekei; fei trarüntëkuŋekei kiñe doi füchárume mamëll ñi kiñe wechun meu. Rün- küwe piŋei tëfachi challwape- yüm. Fei meu cheŋkaŋekei üpël l·afken meu. Fei tëfa rüŋküchallwan. Petu femŋekei Konüm l·eufü meu deuma ditualu ñi katrüaqel pichilewechi ko meu. Femŋechi challwan meu pekerkefui ñi moŋewe tëfachi mapuche kuifi mëlele wesha antü. Otras veces se pesca con coluhues puntiagudos: A tres palitos delgados de colihue, o también de murtilla, se les da punta y se los afirma con amarras en la extremidad de otro palo más grueso; fisga o tridente (harpón) se llama este instrumento de pesca; con él se pican los peces desde la orilla del mar. Esa es la pesca con tridente. Esta en uso todavía en Boca-Budi, en el tiempo cuando el río ya tiende a cortarse por quedar poca agua. Por estos modos de pesca hallaban antiguamente los mapuches su mantención en tiempo de hambruna.
1 Fentren kulliñ ka üñëm ká iŋefalŋefui, welu epe pepi nüŋekelafui, feichi nielafuitralka. Re feichi l·uan, ka püdu, ka wemul tuŋekefui kiñeke naq l·ëkai meu, ka pëlki meu, ka witruwe meu. Feichi üñëm ká adëmelŋekefui wachi, ñi tuŋeam rumenka üñëm. Femŋechi femuyefui ñi weku Kolün. Maufi feichi këlen kawellu, kiñeke duke kënoyefi, al·ün deumakefui tëfachi pichike mau. Ka deumakefui kiñe füchá mau, kiñe nüfku nielu. Fei tëfachi füchá mau meu küñpikënuyeŋekefui feichi pichike mawel, wechun meu deumalkefui chafkülwe eŋn; fei wiralkënuyeŋekefui ñi konam ñi pel·feichi kël·fü kake üñëm kei. Küme nëtrüŋkënoŋefui tëfachi füchá mau üŋko meu; tëfachi pichike mawel pëltrüpëltrüi pülli adpële. Fei téfá wachi piŋefui. Había además muchos animales y aves con carne comestible; pero casi era imposible cazarlos, porque en aquel tiempo no hubo armas de fuego. Sólo el guanaco, el venado y el huemul los cazaban aveces con boleadoras, flechas y hondas. Para las aves se armaban trampas; servían para coger toda clase de pájaros. Mi tío Colín tuvo esta práctica: hacía sogas con crín de la cola de caballo; del porte de una cuarta las hacía y en buen número. Además se proveía de una soga más larga, como de una brazada. En la soga larga se amarraban a pequeña distancia las chicas, provistas de hojales en el extremo inferior. Esos nudos coredizos quedaban abiertos para que los patos quilfes u otras aves pudie- ran meter adentro su cuello. La soga grande se dejaba bien tendida entre dos estacas, las chicas (amarradas en ella) colgaban hacia la tierra. Ese artificio se llamaba trampa (huachi).
2 Rupan femel wiñwiñkenolelŋekefui pinu ketran ñi iaqel tëfachi üñëm pun meu. Fei meu wilupuchi kël·fü ina wachi, nümütufilu feichi ial eŋn, fei ñëmituintëkupakefui. Femlu eŋn kiñeke weluñma tëkukei ñi lonko tëfachi wiralkëlechi mau wachi meu, fei füikonkei pel·kël· fü meu. Füilu ñi pel mëpafükei; fei meu ñi pu kompañ kom lefyetukei. Femŋechi tuŋekefui tëfachi üñëm kuifi ñi pichi cheŋen meu iñche. Armada de esta manera la trampa, se esparcían unas pajas con granos para que las aves se las comiesen de noche. Entonces, cuando una bandada de patos pululaba en los alrededores de la trampa olfateaba el sebo y se acercaba a recogerlo con su pico. Al hacerlo uno u otro pato metía como por descuido su cabeza en los nudos habiertos de las soguitas; El nudo corría y extrangulaba el cuello; el pato empezaba a aletear y todos sus compañeros tomaban la fuga. De este modo se cazaban las aves en el tiempo que yo era un chiquillo todavía.

CAPÍTULO III. -EN LA ESCUELA DEL P., CONSTANCIO (1862 - 1866) Circunstancias del ingreso: Propaganda del P., Constancio por su escuela; actitud resuelta del pequeño Pascual; su llegada a la escuela. Vida escolar: Las primeras letras; progresos; Pascual se hace ayudante del Padre. Contacto entre la Misión y los indígenas: Largueza del P., Constancio para con los mapuches; compra -venta de animales y sus precios. Viaje de abastecimiento a Valdivia: Especies que se llevaban para la venta; modo de cargar las mulas; viaje por tierras y ríos; venta; modo de cargar las mulas; viaje por tierra y ríos; venta y compras en Valdivia; vuelta y acogida en la Misión.

1 Deuma kimche ŋelu iñche moŋelerkefun ñi chau em ñi ñuke yem eŋn Raukenwe piŋechi mapu meu; fei meu tremn. Ñi chau niekefui kulliñ ka kiñe kechan shañwe; fei meu kamanŋefuin ñi weku Kolüñ iñchiu ka ñi peñi Felipe. Petu ñi femkiawel akurkefui tëfachi P., Constancio rulu meu, Puerto Saavedra piŋekei feula. Fei mëlepalu, welu iñche kimlafuiñ ñi mëlepafel. Chumël antü tëfachi P. Constancio mëtrëmërkefi feichi pu lonko mëleyelu fillpële. Wëne mëtrëmërkefi taiñ poyen ñidol- lonko Wakiñpaŋŋënenielu Kollileufü. « Küpape ñi pu lonko », pifalŋeperkelai. Cuando yo me daba cuenta de las cosas, vivía con mis padres en el lugar denominado Rauquenhue. Allí me crié. Mi padre poseía animales vacunos y un hato de cerdos; esos los pastoreé junto con mi tío materno Colín y mi hermano Felipe. Durante tal ocupación mía habría llegado el P., Constancio a la vega que hoy se llama Puerto Saavedra. Allí se había establecido, pero yo no sabía nada de su llegada. Parece que P., Contancio hizo llamar cierto día a los caciques de los alrededores; en primer lugar a nuestro querido cacique principal Huaquinpan de Colileufu. «Vengan mis caciques» los habría avisado por mensajero.
2 Feichi Wakiñpaŋ yom mëtrëmërkefi kakeñpële mëleyechi kake pu lonko . Ká mëtrëmërkei Lorenzo Lonko milla, Pascual Painemilla ñi chau em. Feichi Lonko milla willimapu tuwerkelu chi; iñcke newe kimëñmalafiñ cheu mëŋel ñi tuufel; welu iñche ñi chau em ñi mapu meu mëlerkefui ñi ruka kimpramniefiñ. Fei tëfá deuma tëkuniepurkefui ñi epu fotëm, Ignacio eŋu Pascual, Padre ñi escuela meu, kimalu chillkatun eŋu. Fei meu mëtrëmel Lorenzo Lonko milla « amuaiyu» piñmarkeeneu ñi chau em: kom amurkeiŋn Wakiñpaŋ eŋn. Puulu Padre meu eŋn nütramŋerkiŋn. Huaquinpan hizo llevar en llamado a los caciques más retirados, entre otros a Lorenzo Loncomilla, el padre de Pascual Painemilla. Dicho Loncomilla había llegado del sur probablemente; no sé qué lugar preciso; lo que recuerdo bien es que hizo su casa en el terreno de mi padre. Ya tenía puestos a sus dos hijos, Ignacio y Pascual, en la escuela de Padre para que aprendieran a leer y escribir. A causa de tal aviso habría dicho Lorenzo Loncomilla a mi padre: «vamos los dos». Todos se juntaron con Huaquinpan y se fueron. Llegados donde el padre, empezó la discusión.
3 Tëfachi P., Constancio niefui kiñe rulpanütrampelu, Carmen Kolüpue üiŋefui, « capitán de amigos» piŋefui, mapuche wen·üiyefilu ñi piŋen; llaq wiŋka llaq mapuche ŋefui, tripapalu willipële mapurke, mëtewe kimfui mapudëŋun. Feichi capitán nütramkai Wakiñpaŋ eŋu: « Fachi antü akuimn tëfá, kiñe dëŋu pikei tañi Padre: “ Fanten mu mai mëlepan fachi mapu meu, elŋen mai ñi kimelcheal; tuchi mai nielu wecheke fotëm, fei mai eluaneu ñi pu fotëm, kimafilu papeltun, itrokom dëŋu kai”, pilelaen tañi pu lonko , pieneu tañi Padre», piŋei ñidol- lonko Wakiñpaŋ. P., Constancio se servía de un lenguaraz de nombre Carmen Colipue, Este tenía el título “capitán de amigos”, lo que quiere decir que miraba a los indígenas como amigos suyos. Era medio huincha y medio mapuche, oriundo del sur; dominaba perfectamente el idioma araucano. Ese capitán le dirigió la palabra a Huaquinpan y le dijo: «Hoy que estáis reunidos el padre os hace saber: "Ya hace tiempo que viene a esta comarca con el fin de enseñar a la gente. Los que tienen hijos jóvenes mándenmelos para que aprendan las letras y muchas otras cosas más". El Padre me encargó que te dijera eso en su nombre».
4 Fei meu feyenturkei feichi lonko Wakiñpaŋ« kümei mai» pirkei. « Felen dëŋu tëfei», pifi ñi pu lonko , ñi ŋënenieel. Fei meu fei pirkei feichi kake lonko : « Femi mai, fei meu mai ‘ chem piafuiñ?’ kümei mai tañi piel taiñ Padre. Mëlei ta fotëm ká, tëkupaiafiin mai, mëñal kam chumnoalu, kimalu kam, ka küme moŋelepaialu, kom tëkutu meu», pi feichi pu lonko trürtripa. Rupan fei piel eŋn, feichi capitán Carmen elutufi dëŋu P., Constancio. Mañumërkei tëfá, füchá ilelŋeiŋn feichi pu lonko ; ilotukeiŋn ka pütukeiŋn manshana pülku. Fei meu doi adërkei ñi duam eŋn tëfachi pu lonko werküalu ñi pu fotëm eŋn Padre ñi escuela meu. Le gustó al cacique Huaquinpan, «bueno pues» contestó. Dirigiéndose a sus caciques subordinados les dijo: «Una proposición buena, esa». Los demás caciques dieron su parecer en común: «Así es, pues; ¿qúe más diremos? Está bien lo que dice nuestro Padre. Hay hijos; se los pondremos pues acá. ¿Por qué no hacerlo, si se les da enseñanza, buena comida y todo el vestuario?» El capitán Carmen tradujo al P., Constancio la contestación afirmativa, la que recibió él con gran satisfacción. Hizo servir a los caciques una opulenta comida con carne y chicha de manzanas. El efecto era que los caciques se afirmaran aún más en su resolución de mandar a sus hijos a la escuela del Padre.
5 Welu iñche feichi mu kimlafiñ ñi ŋepan eŋn P., Constancio meu, aŋkantu, wëla lliwafiñ. Deuma adlu ñi piel feichi pu lonko , fei werkükei P., Constancio; amui tëfachi Carmen Kolüpue Ignacio Lonko milla eŋu. Feyeŋu mai pukeiŋu Lorenzo Lonko milla ñi ruka meu, feichi iñchiñ karukatufuiñ. Fei meu kiñe liwen ushuam konpui iñchiñ iñ ruka meu feichi epu werkenërke; fei meu anümŋeiŋu. Deu tañi epu trem kimnieumaŋerkei tëfachi dëŋu, deuma kam ŋepauyelu ñi chau Padre meu; welu iñche kimel- lafeneu. Yo por mi parte no sabía nada en aquel tiempo que ellos habían ido donde el P., Constancio; más tarde poco a poco, llegué a saberlo. Después de la aprobación de parte de los caciques P., Constancio envió mensajeros; andaban de tales Carmen Colipi e Ignacio Loncomilla. Los dos se dirigeron a la casa de Lorenzo Loncomilla, nuestro vecino en aquel tiempo. Cierta mañana entraron esos dos mensajeros como por casualidad a nuestra ruca. Se les ofreció asiento. Mis padres estaban al corriente de su misión de antemano ya, pues mi padre había ido donde el P., Constancio; pero delante de mí no había dicho nada.
6 Mëlerpuli eŋu entui ñi dëŋu tëfachi Carmen. Iñche newe kimlafiñ ñi chem dëŋu ñi pipiŋefel; feichi mu kimnolekafun kam. Fei ké lliwafiñ, ñi nütramkaŋen ñi weku em ka wëne dŋuñmaŋerken ñi chuchu em. Eluen mi pëñeñ, piŋerkei. Fei meu fei pifi ñi pëñeñ ñi chuchu em: « Ñillatuŋeperkeimi tëfá; amuaimi mai Padre meu», pifi ñi pëñeñ. Fei meu fei pi ñi weku: « Pilan, weñi», pi. « Rëf pilaimi?» piŋei. « Pilan, pilan» pi; « ayülmi eimi, amukaiaimi», pifi ñi ñuke. Fei allküfiñ. Deuma pinolu fentekënoŋei. Manifestó pues Carmen el objeto de su venida. Yo no sé precisamente lo que dijo: yo era un tontito todavía en aquel entonces. Pero eso recuerdo que se trataba de mi tío materno y que hablaron en primer lugar con mi abuela pidiéndole su hijo. Entonces mi abuela se dirigió a su hijo y le dijo: «Aquí vienen a pedirte; vas a ir, pues, donde el Padre». Mi tío contestó: «No quiero, vieja»(1). «¿De veras, no quieres?» «No, no quiero; ándate tú, si te gusta», dijo a su madre. Esa contestación la oí. Como él no quería, lo dejaron en paz.
7 Fei meu iñche leliwëlmekeeneu tëfachi epu werken. Fei piñmaeneu ñi ñuke: « Eimi kai niekeimi pëñeñ, ñañai, piñmaŋen ñi ñuke; « chem piafui kai dëŋufilmi?» piŋei ñi ñuke. Fei meu fei pieneu ñi ñuke: « Eimi kai, amuafuimi?». Fei meu iñche müchaimëtem mai» pin. Fei meu trepewi feichi epu werken, ayüuwiŋu, fei piŋu: « Tëfei ñi, piel mai tami pëñeñ, ya! fei yefiiñ». Fei meu ká fei pieneu ñi ñuke: « Ya! amuaimi mai, deuma mai pilu eimi», pieneu. Ñi chau newe déŋulai, deuma kam wëne adërkelu ñi duam. Af meu wëla kimpafiñ tëfá. Después los dos enviados dirigían sus miradas hacia mí y dijeron a mi madre: «Tú también tienes un hijo, hermana; a ver qué contestaría si le preguntaras». Mi madre me habló y me dijo: «¿Y tú, quisieras irte?» En el acto contesté yo que sí. Se maravillaban y alegraban los dos enviados. «¡Qué tal la palabra de su hijo!» dijeron. «¡Ya está! A ese le llevamos!» Mi madre me dijo todavía: «Ya! Anda entonces, pues que tú mismo lo quieres así!» Mi padre ni abrió la boca; claro, para él era cosa predeterminada ya, como llegué a saber más tarde.
8 Feula mai fei piken ta iñche: Kishu ŋëneunolu ta ché, fërenerkeeneu mai tañi Santa Ñuke, mëlelu Wenumapu; fei mai mëtrëmërkeeneu», piken mai tëfá ñi moŋen meu. « Femŋenofuli, kuifi ché femŋechi moŋelepeafun. Ká mañumkefiñ ta P., Constancio, ka tëfachi pu werken ka tañi epu trem, fei ta wëleneu eŋu. Fei meu amuaiñ, pikei feichi epu werken, « ayeu, Padre meu, fente kümelkalepuaimi, fillantü ilotuaimi ka kofketuaimi ka kümeke tëkutu tëkuaimi» pieneu eŋu; fei meu iñche doi ayüwn. Hoy día declaro lo siguiente: «No es uno mismo que decide su suerte. Había sido mi Santa Madre en el Cielo que me favoreció y me llamó; se lo reconozco por toda mi vida. Si no lo hubiera hecho, yo habría vivido como todos los mapuches del tiempo pasado (2). También estoy agradecido al P., Constancio, a sus mensajeros y mis mayores, los que me entregaron». «Vamos ya», dijeron los dos mensajeros, «allí con el Padre estarás feliz; cada día comerás carne y pan y te pondrás bonitos vestidos»; palabras que aumentaban aún más mi alegría.
9 Yeŋen wëla. Ñi ñuke mañumtuŋei kiñe ikülla meu tienda tripalu, ñi lladküñoam. Fei pramŋen kawell meu. Cheu ñi rulŋemen kimwelafiñ; konpun wéla ina l·afken meu. Amulelu iñchiñ triparpuiñ tëfachi fücha rulu meu; ka newe amulu fei pepufiiñ Padre ñi ruka. « Mélerkei iglesia ruka», piŋerken. Cheu mélei wentetu pu Monjás feula, fei ñi naqeltu mëlefui loma meu, piku kürëf adpéle. Feichi meu niepefun mari meli tripantu. Luego me llevaron. Regalaron a mi madre una capa, comprada en la tienda para que no se afligiese y acto seguido me subieron al caballo. Ya no sé por donde pasaron conmigo; sólo que pronto llegamos a la playa. Allí continuamos y entramos en la vega grande (del Cautín). Poco rato después divisamos la casa del Padre. «Esa es una Iglesia», me explicaron. Estaba al pie del cerro en cuya cumbre viven hoy las Monjas, en la falda norte de ese cerro(1). Yo tendría catorce años de edad en aquel tiempo.
1 Puulu iñchiñ tëkuŋepuiñ cocina piŋerkei feichi ruka. Fei meu iñ mëlepuel pepueneu P., Constancio; pichi dëŋupueneu; newe inaduamlafiñ. Fei meu mëlerkei kiñe ñidol- chiñura, tëfachi Carmen Kolüpue ñi kure Tránsito Velázquez piŋei. Fei pepufiñ petu nëlükotünkerkei, fente chiwëdkiawi pënofilu ñi kotün, ké mëtewe ayekawi; fei meu fentren üllchalerkefui. Petu moŋerkei téfá, welu ül·menkëlei. Deu felelu eluŋen iaqel ka pun·malu eluŋen ŋëtantu; fei meu umaqtun. Al llegar nosotros fuimos conducidos a una casa que se llama cocina. Allí vino a verme el P., Constancio y habló un rato conmigo; ya no me acuerdo de lo que dijo. La cocina estaba bajo la dirección de la señora Tránsito Veláz- quez, esposa de Carmen Colipue. La encontramos pelando trigo; daba vueltas sobre vueltas pisando su trigo tostado, riéndose mucho durante ese trabajo; estaba bien joven entonces. Dicen que vive todavía y que ha llegado a una situación holgada. Mientras estaba allí, me sirvieron comida y al acercarse la noche me dieron cama; dormí allá.
2 Ká antü nepelŋen, tëkutu ka kom pepikakënoxen; ká kimelnieŋen ñi chumken tëfachi ché mëlelu Padre meu. Fei inaadentulekan. Fei meu konn iglesia meu, misanm perkenó, newe inaduamlan; pekenofilu kam femŋechi dëŋu. Fei meu tëkuŋen tëfachi papeltue- ruka meu, escuela piŋerkei tëfá; welu petu eluŋelan feichi wëne kimpeyüm chillka, epuwe wëla eluel trokiwn. Fei meu « fei piaimi» piŋen: « a piŋei feichi wëne chillka, kaŋelu e piŋei, kaŋelu i piŋei, kaŋelu o, kaŋelu u piŋei; re femŋechi piniekeafimi tëfachi kechu wirin», piŋen. Fei meu fei pileken, ŋoimatun kimelŋetuken. Femŋen femŋen kimërpumefiñ. Rupan kimfiel tëkuŋen kake wirin meu. Re femŋechi kimelnieŋen, ká femŋechi kimkan kai fill antü. El otro día me despertaron y me equiparon con ropaje y todo lo necesario; además me enseñaron lo que hacían los niños en casa del Padre. Yo me esforcé a imitar todo eso. Luego entré a la Iglesia para oír misa tal vez; no me dí cuenta, porque nunca había visto semejante función. En seguida me llevaron a la casa donde se lee y escribe; escuela se llama. El libro en que se aprenden las primeras letras (el silabario) sólo me lo entregaron unos dos días después. Entonces me instruyeron: «Repetirás: a se llama esta primera letra, la otra se llama e, la otra i, la otra o, la otra u. Así no más sigues pronunciando esos cinco signos». Yo quedaba nombrándolos; si se me habían olvidado me los enseñaron de nuevo. Poco a poco me los apropié. Después de que ya los conocía, me propusieron otros signos. De esta manera me enseñaban y seguía yo aprendiendo cada día.
3 Rupan kimelŋeiñ, fei trilpatukeiñ escuela meu iñ ituaqel. Ikeiñ re ilo korü lle mai; fill antü re ilo ilekeiñ. Deu ilu iñchiñ, pichiñma ürkütukeiñ. Fei meu müchai mëten dëŋulŋetukei campana, pëltrülerkei wenu, torre piŋerkei tëfachi cheu ñi mëlemum. Feichi kom amutukei escuela meu tëfachi pu pëñeñ. Ká iñche « amuiñ» piŋeken wëne, fei inaletuken; kimelŋeken fill antü feichi escuela meu. Femŋen femeŋn doi kimyekümen. Deuma ñi kimfiel kom feichi chillka, fei dëŋun piwetulan. Rupan küme kimel chillkatun ka kimelŋen ñi kellual Misa meu, fei ká kimn. Pasadas las horas de clase, salimos de la escuela para comer. ¡Verdadero caldo con carne (1) era lo que comimos y esto todos los días! Terminada la comida descansamos por algún tiempo. Pero muy pronto tocaban la campana grande que estaba colgada arriba en un lugar llamado torre. Al momento volvieron los niños a entrar a la escuela ¡Vamos! me decían al principio a mí, y yo los seguía; todo el día me enseñaron en la escuela. De esta manera iba, yo aumentando mis conocimientos. Cuando ya dominaba todas las letras, no necesitaba más ayuda. Después que ya estaba bien versado en leer y escribir, me enseñaron a ayudar la Misa; eso también lo sé.
4 Kiñe antü métrëmeneu P., Constancio. « Sacristán ŋeaimi»; pieneu. Fei meu femŋen oimafiñ ñi crsitianoŋefel kam ñi cristianoŋenofel; welu pëllepëlle crsitianolŋen. Deu cristianolel iñche, fei konn kom dëŋü meu ñí kelluafiel P., Constancio. Fill dëŋu meu werkükefeneu tëfachi Padre, fentren pu pëñeñ mëlefuyüm. Rupale kiñeke tripantu kom tripayefui tëfachi pu püëñeñ; amutui ruka meu eŋn. Femŋen iñche kishualerpumen ká kiñe weche iñchiu; méleweiyu iñchiu mëten. Welu ká konle wëla kimelŋen, ká akuiŋn pu pëñeñ. Cierto día me llamó P., Constancio y me dijo: «Vas a ser sacristán». Y lo fui; no recuerdo si era ya cristiano o no; pero más o menos en aquel tiempo me bautizaron. Ya cristiano, acompañé al P., Constancio en todas las funciones. El también se sirvió de mí en todos los asuntos, a pesar de que había tantos otros niños más. Al fin de cada año escolar todos los niños volvieron a sus casas, así que de repente estaba solo, con otro joven más; nosotros dos fuimos los únicos que quedaron. Pero, cuando volvía a empezar la enseñanza, los niños volvían a reunirse.
5 Deuma al·üñmapan escuela meu, fei akui ká kiñe Padre, wecheŋelu, P., Gafriel piŋefui, P., Constancio ñi kompañër- keael. Fei welu kimelpakefeiñ meu. Femŋechi mélekefuiñ Padre ñi escuela meu, mëtewe kümelkanieeiñ meu tëfachi ayün P., Constancio. Estaba ya mucho tiempo en la escuela cuando llegó otro Padre joven; se llamaba P., Gabriel y vino para acompañar al P., Constancio. El nos enseñaba en lugar del P., Constancio. Así vivíamos nosotros en la escuela del Padre; nos hizo mucho bien el amado P., Constancio.
1 Ká téfachi mapuche, wentru keyü domo, fillantü akukefuiŋn Padre meu. Feichi mu ŋelafui wiŋka tëfachi mapu meu; káŋelafui cheu no rume tëfachi weshakelu ñi ŋillaŋefel. Akuyüm eŋn Padre meu, kiñeke mëtewe kimno ŋefuiŋn; fill nillatupakefuiŋn re femŋechi. « Pëtrem, Padre, pikeiŋn, « trapi» pikeiŋn, « chadi, kuchara, akucha, pañu»; fill pikeiŋn. Kimkan mëten ñi pial eŋn, fei pikeiŋn. Kiñeke mélefui tëfachi mapuche, allwe wedwedŋefuiŋn, welu tëfachi Padre mëte küme piuke ŋefui ŋënafel wëlniekakefui, dëŋukelefui. Los indígenas, hombres como mujeres, se presentaban todos los días ante el Padre. En aquel tiempo no había huincas en esta región y en ninguna parte había ocasión de comprar las cosas necesarias. Al llegar donde el Padre algunos se portaban con mucha torpeza, pedían todo de balde. “Tabaco, Padre”, dijeron; otros pidieron ají, otros sal, cucharas, agujas, paños etc.: todo lo que se les ocurría lo pedían. Algunos se conducían bastante impertinentes; pero el Padre tenía un corazón muy bueno; sin altera- rse distribuía no más, ni siquiera hablaba una sola palabra.
2 Kake mapuche newe fei pikeiŋn; feyeŋn, duami plata eŋn, akulkefui motrichi waka ka motrichi füchake nofillu; fei meu yepakefui plata yeŋn. Feichi mu mëlefui werá kulliñ. Kiñe lonko niefui kechu pataka waka, kaŋelu küla pataka; feipefiñ iñche. Tëfachi fuchá rulu apolefui kulliñ meu. Fei meu falilafui kulliñ: kiñe kushe waka motrilu falifui kechu peshu, kiñeke mu pura peshu, fente mëten; feichi füchake nofillu mari kechu peshu; feichi manshun mari epu peshu; kiñe epu tripantu waka kechu peshu ŋefui; kiñe kiñe tripantu waka küla peshu; kiñe domo oficha kiñe peshu ŋefui; kiñe cordero meli reál. Otros indígenas no exigían en tal forma. Cuando tenían necesidades de dinero, traían vacas y novillos grandes y gordos; esos animales los convertían en plata. En aquel tiempo había muchísimos animales; algunos caciques tenían quinientas, otras trescientas cabezas vacunas; he visto eso con mis ojos. Toda la gran vega (del Cautín) estaba como sembrada de animales. Por esos el precio de los animales era bajo: una vaca vieja y gorda valía cinco pesos, a veces ocho, pero más no; los novillos grandes quince pesos, los bueyes doce; una vaquilla de dos años se vendía en cinco pesos, una ternera de un año se pagaba con tres pesos, una oveja costaba un peso y un cordero costaba cuatro reales (cincuenta centavos).
3 Fill antü fendepakefui kulliñ tëfachi pu mapuche. Fei meu iñchiñ ká fill antü l·aŋëmkefuiñ tëfachi wëlpaelchi waka. Fentren kon·a kam niefulu P., Constancio, ká feichi al·ün pu péñeñ; fei meu müchaike afkakefui feichi ilo. Kiñeke mu iñchiñ ñofiiñ tëfachi ilo ial, mëtewe motriŋeumefulu, fei meu küpaiwekelafuiñ. Cada día traían los indígenas animales para la venta. Por eso, día por día nosotros beneficiamos los animales vendidos aquí. Como P., Constancio mantenía tantos mozos, fuera del número crecido de alumnos internos, la carne no duraba mucho. A veces nosotros teníamos hasta repugnancia a las comidas de carne, a causa de su gordura excesiva perdimos toda gana de comerla.
1 L·aŋëmwakalu iñchiñ kom trëlke nentuel piwëmkënoŋekei wente wima, piwëlu fei elkakënoŋekei pu ruka ñi werkülŋeam wëla Valdivia. Al·ülu feichi aŋkün trëlke waka, ká üremtëkuŋetikei ko meu; ürelu nentuyeŋetui pu ko ka rükëfyeŋei meu. Piwëlu fei ñampiyeŋetui rükëfwe meu ka méchamkënoyeŋei ñi tëkuŋeal chechëm meu; kom küme trarükënoyeŋei lashu meu, kayukekëoyeŋei. Los cueros de los animales carneados los secábamos sobre unas varas. Allí se enjutaban y se guardaban luego en la casa para mandarlos después a Valdivia. En cuanto se había juntado bastante número de pieles secas, las remojaban otra vez en agua, luego las sacaban del agua y las estaquillaban al sol. Después de secas las quitaban de las estacas, las doblaban y las arreglaban en fardos; de a seis las unían y las amarraban con pedazos de correas.
2 Kom femkënoel, fei eluukei pu werken, yeŋemekei kawell ka tuyeŋekei feichi chechëmpeye mula. Rupan tuel koloŋkënoyeŋei mula makuñ meu; lofoŋelu kam. Fei meu chechëmkenoŋekei. Wëne adkënoŋei feichi apareko. Tékulelŋei küna, fei impolpramŋei epuñpële, ka küme ñidëfkënoŋei kiñe koron meu feichi iupünkélechi küna wallpa inal apareko meu. Femŋechi küme reŋei tëfachi apreko künalen epuñpële üpël meu. Femel apereko, fei pramelŋekei mula ñi furi meu fentren trëlke ofisha; iñaŋe mu feichi apareko wentepramŋei feichi wirkolechi trëlke ofisha meu. Fei wëla ka pramŋei epu fücharume koroncinta, fei meu füyümtuŋei mulalen feichi apareko. Deu füyümel ká pramelŋei kiñe lashu, ñi küllwaŋeam tëfachi chechém trëlke waka. Enfardados los cueros, se alistan los mozos destinados para el viaje; buscan los caballos y toman las mulas que han de servir como bestias de carga; les cubren las cabezas con mantas, porque son muy testarudas. Luego empiezan a cargarlas. Previamente arreglan el aparejo. Recubren el casco con una estera de pajas, enrollan sus bordes hacia adentro en ambos lados del casco (1); allá aseguran los rollos mediante correas. De esta manera el aparejo (2) queda bien colchado en sus bordes de ambos lados. Cuando está listo el aparejo, suben al lomo de la mula unos cuantos pellejos ovejunos y sobre el montón de ellos colocan el aparejo mismo. Luego suben dos cinchas anchas de cuero, con las cuales afirman el aparejo en la mula. Bien asegurado el aparejo, le ponen encima un lazo; sirve después para contrapesar los bultos de las pieles vacunas.
3 Rupan femkënoel epu wentru metanprami tëfachi trarün trëlke waka; kiñeke() pële kadil mula elŋei feichi epu trarün. Fei küllwakënoyeŋei feichi wëne pramelchi lashu meu. Fei meu ká nüŋei ká kiñe füchá lashu, ká fei pramelŋei tëfachi wente mula chechëmkëlelu, küme adkënoŋei; fei füyümŋei chechëmkëlechi mula lashu meu; epu wentru mekei. Rupan kom dewel, fei entuñmaŋetui ñi makuñ takuleuma lonko mula meu. Kakelu pu kon·a ká femmekei ñi chechëmfiel ñi mula yeŋn; kayu mula chechëmŋekei; kiñeke mu doi mëlen meu al ün trëlke waka. Ahora dos hombres levantan con sus brazos los fardos de cueros, colocando uno de ellos a cada costado de la mula; por medio del lazo, puesto de antemano, suspenden y afirman esos bultos en contrapeso. En seguida toman otro lazo largo, lo pasan por encima de la mula cargada, lo ajustan allí con todo cuidado y estrechan con él mula y carga, llevándose a cabo la apretadura con las fuerzas unidas de dos hombres. Terminado el cargamento, quitan la manta que tapaba la cabeza de la mula. Los demás mozos cargaban sus bestias del mismo modo; solían cargar seis mulas y aún más, si había gran existencia de cueros.
4 Deu kom chechëmmulu eŋn, fei chillaukeiŋn ñi kawellu. Ká eluŋei rokiñ eŋn, ial rëpu meu. P., Constancio ká wëlkei plata kiñe papel eŋu, kom rakinelkei feichi ŋillakan, ñi yeŋemeam Valdivia tienda meu. Fei meu amuiŋn tëfachi pu werken. Kine antü meu puukeiŋn. Troltren l·eufü meu. N·opal· eufü puutulu eŋn kom entuchillaupuiŋn. Fei meu aretupukei wampo eŋn; kuifi kam nienofulu fote. Cuando los mozos tenían prontas sus bestias de carga, ensillaban sus caballos y recibían las provisiones para el camino. P., Constancio entregó además plata y una lista, que llevaba anotados todos los artículos que habían de traer de las tiendas valdivianas. Luego los mozos encargados emprendieron el viaje. Una marcha de un día los enfrentaba con el río Toltén. En la orilla norte del río desensillaban y descargaban sus animales. Al mismo tiempo trataban prestarse una canoa, porque botes casi no existían antiguamente.
5 Pelu wampo eŋn, itrokom tëkuŋekei ñi yewn eŋn pu wampo; fei meu n·ontukeiŋn. Feichi kechan kawell mulalen witran·olyeŋekei lashu meu; femŋechi kom() n·okeiŋn weyelkëlen. Kiñeke mu ürfikei tëfachi mula l·eufü meu; iñche femŋechi kiñe ürfiliyu, amulu kiñe rupa P., Constancio iñchiu. Rupan n·otulu eŋn, ká chechémmukeiŋn; kom pepikautulu amukaiŋn P., Pedro meu, melefui Troltrén Misión meu. Ado petu mëlekei feichi Misión cheu ñi mëlepiyüm feichi kuifi. Puulu eŋn küme llouŋetuiŋn; umaputuiŋn. Ká antü ká amukeiŋn, puukeiŋn Keuli Misión meu; fei meu mëlefui P., Samuel, P., Miguel Angel eŋn. Ká fei meu umapukefuiŋn. Adentro de la canoa arrendada echaban todos sus trastos y empezaban a atravesar el río. Tirados con lazos llevaban el piño de caballos y mulas, así que todos pasaban a nado. Sucedía también que se ahogaban una mula en el río; así me pasó a mí una vez; una se me fue a pique, cuando balseaba al P., Cosntancio. Artibados al otro lado volvían a cargar sus mulas, y se alistaban a ir donde el P., Pedro, misionero de Toltén entonces. Todavía se halla esa misión en el mismo sitio que ocupaba en aquel tiempo. Allí encontraban buena acogida y albergue. Al otro día continuaban su viaje llegaban a la Misión Queule donde estaban estacionados los PP., Samuel y Miguel Angel. Allí también alojaban.
6 Ká antü puukeiŋn Cruces piŋechi mapu meu. Fei meu kom ekawellpukefuiŋn kiñe wiŋka meu ka aretufotepukefuiŋn. Feichi fote chechëmfuiŋn itrokom ñi yewn meu, ka felen pukeiŋn Valdivia meu pu l·eufü. Puulu eŋn konkeiŋn Conventu pu Capuchino meu, cheu mëlei feichi fentren Padre. Feichi ñidol werken wëlpui ñi papel, elupufilu ñidol mëlechi Padre. Frei tëfá adkënolŋei kiñe kon·a kimlu kom waria, ñi ŋillakalaeteu eŋn ñi duamn. Al día siguiente alcanzaban el lugar llamado Cruces. Allí dejaban encargados donde un extranjero todos sus animales y conseguían un bote. Lo cargaban con lo que llevaban consigo y así arribaron a Valdivia por vía fluvial. Se dirigían al Convento de los Capuchinos. Allí había buen número de Padres. El capataz de los mozos entregaba su lista al Padre Superior. Ese ordenaba a uno de sus mozos, bien versado en la ciudad, que comprara para ellos lo que necesitaban.
7 Tëfachi trëlke waka, yeyel ŋa, fei puwëlŋei cheu eupiyüm faketa ( 1), fei meu fendeŋekei. Ñoimafiñ tunte falefelchi kiñeke trëlke,« mari peshu ŋei» pikelu eŋn trokifiñ. Femŋechi kiñeke pataka peshu nüpukefuiŋn. Feichi plata meu ŋillakalŋemekefui P., Constancio kom tëfachi weskakelu ñi duamyeel; trapi, chadi, ropa, ashukar, añil, pëtrem, zapatu, chumpiru; itrokom fenten ñi duamn iñ Padre. Las pieles acarreadas las llevaban a la curtidoría y las vendían allí. He olvidado cuánto valía un cuero; creo que hablaban de diez pesos. (Más o menos lo mismo que en el campo todo el animal). De esta menera cobraban unos cientos de pesos y con ese dinero hacían las compras de los artículos que necesitaban el P., Constancio, como ser; ají, sal, ropa, azúcar, tinturas, tabaco, zapatos, sombreros; en una palabra todo lo que hacía falta a nuestro Padre.
8 Rupan kom ŋillakalu eŋn fei pepikautukeiŋn ñi adkënoyeŋen feichi weshkelu; kom sakulyeŋei. Kuifi mëlefui trëlke waka saku; fei meu tëkuyeŋei kom, mawën·male rëpü meu ñi fochonoam. Deu femel küme rokiñtuiŋn ka eluutui ñi küpatual eŋn. Ká konpatukei l·eufü meu eŋn; itrokom antü küpatukeiŋn tëfachi Cruces Piŋechi l·eufü meu. Felen akutui Cruces piŋechi mapu meu eŋn, cheu elfalkënorpukeiŋn ñi kawell eŋn mulalen. Fei pichike kullikeiŋn ñi mëlemum meu ñi kawellu; kuifi kam falinolu kachu ñi ütaiam witran kulliñ. Rupan kulliel eluŋetukeiŋn ñi mula ka ñi kawellu. Terminadas las compras se alistaban para traer las mercaderías con la precaución conveniente, las metían todas en sacos. Antes se usaban sacos de cuero vacuno. En esos metían las cosas a fin de que no se mojaran si llovía en el trayecto. Abundantemente provistos con víveres para el viaje emprendían la vuelta. Dirigiéndose al río Cruces remaban en él de regreso todo el día. Llegaban a la región, llamada Cruces, donde había encargado en la ida sus cabalgaduras y sus mulas. Pagaban poca cosa por la estada de ellas; antiguamente no costaba casi nada el talaje para los animales de los viajeros. Después del pago de les devolvía sus animales de carga y monta.
9 Fei meu ká chillawërpatuiŋn() ka chechëmmurpatuiŋn; femlu chalitufiŋn feichi wiŋka ka küpatuiŋn. Punmalu eŋn akutuiŋn Liŋe piŋerkei tëfachi pichi l·eufü. Fei meu füchá küdauturpakefuiŋn; mawën·mai feichi witrunko, apokefui, pepi rupanŋekelafui. Fei meu mëlefui ñi nakëmŋeafel chechëm, femŋechi ŋelluke n·opakefuiŋn. Af meu n·opalu eŋn küme eluukënotukeiŋn ñi amutual. Ka küpatulu eŋn akukefuiŋn Yeku. Tëfachi Yeku ka fei mëte wesha rëpü ŋei, fotraŋei. Ká fei meu entuchillaupakeiŋn felen kom mula; pun·malu eŋn umakeiŋn. Luego ensillaban y cargaban sus bestias; se despedían del extranjero y se alejaban. Al anochecer llegaban al estero Lingue, donde los esperaba un pasaje por demás trabajoso. A causa de la lluvia se había llenado su corriente y era cosa poco menos que imposible, pasarla. Tenían que descargar sus mulas y sin embargo se hacía difícil la travesía. Al fin lo sonsiguieron y se aprestaron a seguir adelante. Llegaron después a Yecu, donde había también un trecho pésimo; era muy pantanoso. Otra vez tenían que desensillar sus cabalgaduras y descargar sus mulas. Se les hacía noche entretanto y alojaron allí.
10 Ká antü akutuiŋn Keuli Misión meu; ká antü P., Pedro Meu, mëlelu Troltren; fei ká umapukeiŋn. Wün·malu ká mekekei ñi wiñamtun eŋn Troltren l·eufü meu. Chumŋechi ñi n·omum wënetu ká femŋechi weyeln·opatuiŋn tëfachi kechan ka wellu mulalen. Fei meu ká chechëmmutuiŋn ká kiñe kom antü amuleiŋn playa meu; epe koni antü wëla puutukeiŋn P., Constancio ñi Misión meu. Al otro día llegaron a la Misisón Queule y al día siguiente a la del P., Pedro en Toltén, En ambas Misiones pasaron la noche. Al alba se trasladaron al río Toltén y lo atravesaron lo mismo que en la ida; al nado pasaron el piño de caballos y mulas a la ribera norte., Allá cargaron sus anima- les y, nadando un día entero en la playa, alcanzaron la Misión del P., Constancio cuando ya se ponía el sol.
11 Fei akutulu eŋn pewütunieŋeiŋn ñi matuke llouŋetual eŋn. Kom nentuchillalyeŋeiŋn ka feichi chechëmkëfchi mula matuke llouŋeiŋn ñi ñampiñmaŋetual ñi chechém eŋn. Feichi yemeelchi weshakelu kom elkakënoŋei Padre ñi ruka meu; feichi apareko ka tëfachi trëlke ofisha eŋn lashu trarükëneyoŋetui ka elkakënoyeŋetui. Feichi ñampëlkauma puweche füchaá ilelŋetuiŋn; ka feichi yefaltu, yemelu eŋn, wëlŋetuiŋen yefaltuuma meu. Femlu eŋn fei püdtuiŋn kom, amutui ñi ruka meu eŋn. Allkülu pu mapuche ñi akulelel Padre feichi weshakelu, fei akukefuiŋn, kiñeke ŋillakaialu, kakelu re ŋillatualu. Afeluukelafui P., Constancio, ñochikechi wëlniekakefui ñi ŋillatuŋen re antü. Ya se esperaba su llegada y como en un asalto fueron recibidos. Les desensillaron sus caballos y se apoderaron de las mulas cargadas para librarlas de su peso. Los artículos traídos fueron llevados todos a la casa del Padre; los aparejos con sus debajeros y lazos fueron juntados en líos y guardados en su lugar. A los jóvenes viajeros se les dio de comer hasta que no podían más. Los encargos que traían fueron entregados a los que habían dado la comisión. Hecho eso se dispersaron todos, cada uno fue a su casa. Luego que los indígenas se enteraban del nuevo surtimiento que el Padre había recibido, acudían; unos a comprar, otros a pedir de balde. P., Constancio no se cansaba; con invencible paciencia repartía todo lo que se le exigía.
12 Aftuyüm tëfachi weshakelu ñi yelmeel Padre, ká werkükei. Ká yeŋetukei fentren trëlke waka. Chumŋechi wëne ñi amumum eŋn ká femŋechi amukatuiŋu, ká femŋechi wëñomeiŋn; re femŋechi femkiaukefuiŋn; fill tripantu femkefuiŋn. Akule wëla winka tëfachi Bajo Imperial, fei werküŋewelai, mëlelu kam ŋillakaweruka waria meu. Cuando las mercaderías acarreadas para el Padre se habían acabado, él mandaba por otras. Otra vez se llevaban gran número de cueros vacunos. En la forma arriba descrita hacían su viaje de ida y vuelta: siempre lo mismo; año tras año viajaban de esta manera. Mas tarde llegaron los huincas a Bajo Imperial; entonces cesaron esas caravanas por haber casas de comercio en el mismo pueblo.

CAPÍTULO IV.-CARPINTERO APRENDIZ Y OFICIAL EN SANTIAGO (1866-1871) Traslado a la capital; Cómo llegó a esa determinación; impresiones que recibe del primer viaje; en el vapor, en el tren. En el colegio San Vicente de Paul: Vida diaria en aquel establecimiento; trabajos y estudios. Sucesos memorables : Enfermedades y su tratamiento en el hospital San Juan de Dios; graduado en el colegio; fiesta de San Vicente; nueva dolencia y su curación. Otros acontecimientos y recuerdos: Paseos por la ciudad; entierro de un distinguido caballero santiaguino; procesión del Viernes Santo; trabajos de carpintería en la ciudad. Regreso a su tierra natal: Viaje de vuelta; curiosísimo motivo del regreso.

1 Deuma ñi mëlepuel P., Constancio ñi escuela meu meli tripantu mu chei, - newe kimwelafiñ-, deuam küme kimfuiñ papeltun; fei meu kiñeke naq « amulmi Santiago kümeafui» pikënumekefeneu P., Constancio. Fei meu iñche mëte ayüukakefun. Fei meu fill tripantu ŋepakefui feichi Ñidolpadre mëlelu Santiago, P., Jeremías piŋefui. Fei pieneu P., Constancio: « Ayülmi amual, yepaiaqeimeu taiñ Ñidolpadre», pieneu. Ká elukeeneu ŋülam: « Santiago mëte kümei, fill mëlei, fentren kümentupuaimi»; fill wallëmpikefeneu. Iñche doi ayüñmakefun. Wulu kutrankëlefun epe kiñe tripantu tëfachi mollfüñ kutran ( 1) meu; llaflan turpu. Había estado ya unos cuatro años en la escuela del P., Constancio, - precisamente no puedo decir cuántos - sabía ya perfectamente leer y escribir. Entonces el Padre me dijo en varias ocasiones: «Sería bueno que te fueras a Santiago». Yo me alegraba muchísimo con este proyecto. Cada año solía venir de visita el P., Superior de Santiago; el de entonces se llamaba P., Jeremías. El P., Constancio me dijo: «Si quieres irte, nuestro Padre Superior te llevará». Además me aconsejaba diciendo: «En Santiago es muy bonito, hay de todo allí; te va a gustar sin duda»; muchos detalles me daba al respecto. Con eso creció mi deseo de irme. Pero estaba atacado casi un año de una enfermedad a la sangre, (1) de la cual no podía sanar nunca.
2 Welu fei pikënukefuiñ ñi chau ka ñi ñuke: « Amuan Santiago» pifiñ eŋu. « Ayülmi mai, amukarkelleaimi», pieneu eŋu. Fei ká fei pifiñ P., Constancio: « Deuma maieneu ñi epu trem», pifiñ. « Amuaimi mëten, yeaeimeu iñ Ñidol» pieneu. Welu felekafun ñi kutrankëlen, fei meu epu rume duamkëlefun. Fei meu akurumei tëfachi() Ñidolpadre, yeafelu meu iñche. Dëŋuwi tëfachi epu Padre, fei meu iñche mëtrëmŋen. Fei pieneu P., Jeremías: « Ayüen tami yeafiel Santiago». - « Mai», pin iñche, « amuan». Fei ayelei Ñidolpadre, ká iñche mëtewe kümeduamn. Sin embargo di cuenta a mis padres. Les dije que quería irme a Santiago. «Si te gusta, vete no más», me contestaron ellos. Comuniqué al P., Constancio el consentimiento de mis padres. Me contestó: «Entonces te irás; nuestro Superior te llevará». Pero, como mi enfermedad seguía sin mejorar, me quedaba indeciso. Llegó después el P., Superior, que había de llevarme. Los dos padres conversaron uno con otro y luego me hicieron llamar. El P., Superior me dijo: «Quiero llevarte a Santiago» – «Bueno, me voy» contesté yo. El P., Superior se puso a reír, lo que me hizo salir de todas mi zozobras.
3 Fei amutualu, yeeneu; epu ŋefuiyu, kaŋelu Antonio Wentruleu piŋefui; fei iñchiu yeŋeiyu. Puiñ Keuli, P., Samuel meu; eyeu tripakefui nafiu; koniñ feichi pu nafiu, fël trafuya. Iñche feula konel nafiu meu afmatuyefiñ feichi weshakelu mëlelu pu nafiu, welu inaduamlafiñ fenten ñi chumŋefel tëfachi dëŋu. Chumkam inaduamafun, marichi no rume pekenofuilu iñche. Femŋen kimnokechi mëten mëlen feichi pu nafiu. Deuma pichilu ñi mëleel, fei werküwi tëfachi wiŋka mëlelu pu nafiu, capitán perkelle mai kam marinero perkelle, rëf kimlafiñ. Fei neŋëmuwi feichi nafiu; femlu peupewi tëfachi pi wiŋka ñi ŋënerkeal ñi nafiu eŋn. Fei amui feichi nafiu, neŋëmuwi, këlürupamekei feichi wümpël() l·afken· meu. Iñche wiyün, epeke këlürupalu feichi nafiu trokifiñ, fei meu tranantëkuwn raŋi füchake pañilwe meu ñi ütrëfkonoam l·afken· meu. Kiñe naq witraiaufun, fei tranapun këlünaqpachi nafiu meu. Cuando el P., Superior se fue, me llevó consigo, junto con otro joven de nombre Antonio Huentruleu; los dos fuimos con él. Legamos donde el P., Samuel a la Misión de Queule, desde donde solían zarpar vapores; nos embarcamos al entrar ya la noche. Ya sobre el navío, miré con asombro su instalación, aunque no me esforcé mucho en investigar el fin de estas cosas. ¿Cómo habría podido comprenderlas, cuando no había visto nunca tal cosa? Así, sin entender nada, me hallaba en este vapor. Hacía poco rato que estaba en el vapor, cuando fue dada una orden a los huincas de la nave; no sabía distinguir si eran capitanes o marineros. Luego el vapor se estremeció y los hombres corrieron confusa y apresuradamente a dirigir su buque. Este empezó a avanzar, arfando y bamboleando por la rompiente del mar. Yo me mareé, creía a cada momento que el vapor iba a volcarse por un lado y, para no ser arrojado al mar, me puse en cuclillas entre grandes maquinarias. Una vez me levanté y di algunos pasos; pero caí al ladearse el vapor.
4 Femŋen uman, re tafla meu tranalekefun wente nafiu; eluŋelan ŋëtantu, re ial eluŋekefun. Welu kiñe tun umaq. Nepeel amu- karkei tëfachi nafiu. Iñche kimlafuiñ, chumŋechi ñi amu- lefel, peñmalafuiñ ñi kaweŋepeyüm, re feichi fitruñ mëten peniefuiñ ñi tripatripaŋen kiñe fücharume pañilwe meu ka allküniefuiñ ñi llallol- llallolŋen ( 1) pu nafiu, welu kimlafuiñ chem tañi femmekefel. Femngen wün·mai petu ñi amulen nafiu. Pichun meu tripai antü, fei konpuiñ Lebu piŋechi waria murke. Fei meu pichiñmarpuiñ. Ka amulu puiñ Lota; ká antü trokifiñ puiñ Coronel, fei meu ká punmakelu trokifiñ. Ká wün·meu puiñ Talcahuano, ká rumeiñ Tomé; af meu puiñ Valparaiso. Tëfachi Padre yu yenieeteu pekënomekeeiyu meu kake antü. Así me alojé; me acosté sobre las tablas desnudas de la cubierta; no me dieron cama; sólo comida me sirvieron. Sin embargo agarré un corto sueño. Cuando desperté el vapor estaba avanzando. Yo no comprendí cómo podía andar; no veía nada de remos; sólo notaba esa humereda que salía sin cesar de una gran chimenea y oí un estrepitoso ruido en el interior del buque, pero sin saber de que provenía. Al aclarar se hallaba el vapor en plena marcha. Poco después salió el sol. Entonces arribamos al puerto de Lebu, donde el vapor hizo escala. Después de un breve paro siguió y nos llevó a Lota. Al otro día, según creo, alcanzamos hasta Coronel, donde nos sorprendió otra vez la noche. La mañana siguiente anclamos en Talcahuano; bien pronto pasamos por Tomé y al fin fondeamos en Valparaíso. El Padre que nos llevaba nos visitaba cada día (2).
5 Puulu iñchiñ feichi waria meu afmatupufiñ; fentren nafui mëlerkei tëfachi pu l·afken· inau waria Valparaiso. Fei meu tripanpuiñ fote meu, puiñ pu Monjás ñi ruka meu, fei meu umapuiñ. Ka antü amuiñ cheu ñi mëlen tëfachi mapu- nafiu. Komütufiiñ feichi füchá wariarke; mëtewe aifiñŋerkei, fenten kümeke ruka mëlerkei, ká feichi füchaprachi torre. Doi mëlefui iñ peafiel, welu taiñ Padre matukaukei amutualu Santiago; fei meu newe pelafiiñ; nor amuiñ cheu ñi mëlen mapu- nafiu. Cuando nos acercamos a la ciudad quedábamos maravillados por la multitud de embarcaciones que se hallaban en el mar cerca de Valparaíso. Desembarcamos en un bote y llegamos a la casa de las Monjas; allí pasamos la noche. Al día siguiente fuimos al lugar donde está el buque terrestre (2). Admiramos esa gran ciudad tan limpia y arreglada, con sus hermosos edificios y sus altas torres. Había muchas otras cosas que admirar, pero nuestro Padre tenía prisa de llegar a Santiago. Por eso no pudimos fijarnos bien, sino que tomamos el camino directo a la estación.
6 « Fapüle!» pinieiyu meu Ñidolpadre. Koniñ feichi mapu- nafiu meu, tren piŋei kai wiŋka dëŋun meu. Feichi tren iñ konpuel mëte afmatufiñ, pekënofuilu kam iñche. Fei müchai mëten amui; fei meu doi afmatufiñ ñi mëtewe lefn meu. Puiñ kiñe waria meu, fei meu pichiñmarpulu ka amuiñ ká rumeiñ kake warria. Ká konpuiñ kiñe füchá lolo meu; fei iñ konpuel pelotuwelaiñ, awe tripalaiñ, tripapuiñ wëla, peloŋetui, ká kintuwëluutuiñ. «¡Por acá! » Nos indicó el P., Superior. Subimos al vapor terrestre, que se llama tren en castellano. Este tren despertó en mí el más vivo interés, puesto que era la primera vez que lo veía. Luego después el tren partió; su marcha acelerada aumentó mi asombro. Llegamos a una ciudad; se paró un poco y luego volvió a correr. Pasamos por varias ciudades más. Una vez entramos en un gran hoyo (túnel); ya adentro no pudimos distinguir nada más; en obscuro quedamos; duró bastante hasta que salimos.
7 Femŋechi ká amuleiñ, peyerpufuiñ fente kümeke waria. Werá wiŋka l·umpulekei cheu ñi witrapuam tëfachi nafiu. Ká wiluŋekei fei meu feichi pu chiñura fendepelu ñi kom weshakelu: mëlei iaqel, ka manshana, ka turansho, ka ufás, ka fill kofke keyü empanada, ka feichi füchá sandilla, ka melón; ka mëlei pülku; kom tëfachi weshakelu, tuchi; ayülu ñi ŋillaiael, fei ŋillakei. Feichi mapu- nafiu newe pichiñmalu ká amukei. Amulu iñche mën·a kanentualafiñ tëfachi mapu; mëlefui tëfachi füchake re kura- lil. Feichi kura kom küme trafoyeŋerkei ñi küme rëpülŋeal amuam tëfachi nafiu. Volvió la luz y pudimos vernos unos a otros. De esta manera continuamos el viaje; divisamos ciudades muy bonitas. Donde se paraba el «buque», lo rodeaba como un enjambre de huincas. Además pululaban ahí muchas señoras que ofrecían en venta diversos artículos, como ser: comidas hechas, manzanas, duraznos, uvas, distintas clases de pan y hasta empanadas, sandías, melones y bebidas; quien deseaba algo de estas especies, se las compraba. Después de un paro bastante largo volvió a andar ese vapor terrestre. Encontré muy distinta esa región. Había allí grandes peñas vivas, quebradas todas en corte recto para dejar pasaje libre a la línea del ferrocarril.
8 Petu iñ amual ká konpuiñ ká lolo meu. Ká fei meu füchá dumiñmatuiñ; iñche afkëlewei ñi duam. Ká tripatuiñ, fei pelotutuiñ. Ká amulekalu iñchiñ ká pepufiiñ kiñe füchapra puente pañilwe; fei meu ká rumei iñ nafiu. Petu rumealu iñche naqkintun, welu ayün. Rumeiñ ka amulekeiñ, puiñ ká waria meu, cheu ká mëlerkei werá wiŋka, pël·üpël· üŋei ta ché. Continuando el viaje entramos en otro túnel. De nuevo quedamos en completa obscuridad; yo esta- ba perplejo y asombrado. Salimos de paso y volvimos a la claridad. Prosiguiendo nuestra ruta llegamos a un puente muy alto de fierro que tenía que pasar nuestro tren. Mientras que estabamos sobre él, miré yo hacia abajo, pero me dio un vértigo. Recorrimos el puente y seguimos adelante; arribamos a otra ciudad donde había tanta aglomeración de huincas que parecía un enjambre de moscas.
9 Femŋechi amulekaiñ, femŋen puiñ Santiago naqn antü wëla. Puiñ feichi ruka meu witrapupeyüm tëfachi mapu- nafiu. Fei meu ká wilulerkei fentren wiŋka ka fentren chiñura, weluduamnŋei, ñamnŋei reke. Iñ naqpuel fei peukatuiñ taiñ Padre, iñchiñ iñ yenieeteu. Fei wëla koniñ kiñe pichi ruka meu, epu kawellu witrakerkei tëfá, coche piŋerkei. Fei meu ká amuiñ, rumeiñ raŋi waria; af meu puiñ tëfachi convento meu pu Capuchino. Iñ konpuel tëkulŋeiyu kiñe ruka meu, Antonio Wentruleu iñchiu. Siempre se repetía lo mismo en el trayecto; hacia la tarde llegamos a Santiago. Entramos en el edificio donde los vapores terrestres se paran. Había allí tan incontable gentío entre caballeros y señoras que era para confundirse y perderse. Bajamos y nos encontramos con el Padre que nos había llevado. Luego nos hizo entrar en una casita chica, tirada de dos caballos, coche se llama eso. Se puso en camino con nosotros; pasamos por medio de la ciudad; al fin llegamos al convento de los Capuchinos. Allí nos introdujeron a Antonio Huentruleu y a mí en una pieza.
1 Küla antü meu mëlepulu, fei werkülŋeiyu kiñe mëte füchá ruka meu, San Vicente de Paul piŋerkei feichi colegio ruka. Puwëlŋelu iñchiu tëkulŋepuiyu ponwi ruka ka anümkënoŋepuiyu. Yu felel wiluñmapaeiyu meu al·ún pichike weche; tëfá yeŋn kimkerkelu chillkatun, kadme afmatueiyu meu tayu mapucheŋen meu. Fei meu wëla traf ilelŋeiyu feichi kom pichike weche eŋn, deuma kam pun·maiyu. Rupan ilu eŋn koni ñi chillkatun, fei meu iñchiu ká inafemiawiyu. Deu chillkatulu koni ñi rezan eŋn tëfachi rosario; femel wëla këtrüŋkiawëlŋeiŋn ñi umaqtuñmutual eŋn. Fei meu iñchiu elŋeiyu kake umaqtueruka meu. Tres días después de nuestra llegada se nos mandó a un edificio muy grande, que era el colegio de San Vicente de Paul. Nos condujeron al interior de aquella casa y nos hicieron sentarnos. Apenas aceptamos la invitación, cuando nos rodeó como una nube de jóvenes; eran los que allá recibían su instrucción, y nosotros dos despertábamos en ellos tan viva admiración por ser indígenas araucanos. Luego después cenamos junto con todos esos jóvenes, puesto que ya anochecía. Acabada la cena ellos empezaron a estudiar y nosotros fuimos a hacer lo mismo. Siguió la recitación del rosario. Cuando había terminado, fueron formados y llevados así a sus dormitorios. Nosotros dos fuimos repartidos a salas distintas.
2 Wün·malu iñchiñ fei dëŋulŋekei kiñe campana, ka müchai mëten witrai feichi pu pëñeñ. Kiñeke umaqtueruka nierkei kiñe wiŋka ñi ŋënepeeteu eŋn, subdirector piŋerkei Fei meu witralu() eŋn pitrülkënuŋekeiŋn ka yeŋeiŋn këllumpeyümchi ko meu; fei meu kom wilupuiŋn; mëlefui pataka küla mari. Kom mëñetulu eŋn fei kishuke ŋënetui ñi pichike ché tëfachi pu Subdirector. Fei meu ká dëŋui tichi campana, wipëllkënoyeŋetuiŋn pu pëñeñ ka « trekamn» piŋeiŋn. Konyeputui kishuke ñi umaqtue- ruka meu eŋn; fei meu kom peinetuiŋn ka ŋëtantuiŋn. Ká dëŋui feichi campana, ka pitrülkënoŋeiŋn, ká« trekamn» piŋeiŋn. Fei konpuiŋn iglesia meu, rezalŋeiŋn, fei meu ká ülkantuiŋn. Fei iñche afmalewn. Rupan femel tripapatuiŋn capilla meu ka amui escuela meu eŋn chillkatualu. Al rayar el día tocó una campana y sin demora se levantaron todos los niños. Cada dormitorio estaba bajo las órdenes de un hombre al cual llamaban subdirector. Este los puso en filas y los llevó al sitio donde estaba el agua para lavarse. Allí pululaban todos juntos, unos ciento treinta niños. Estando limpios todos, cada Subdirector se encargó de sus propios niños. Sonó otra vez la campana, los jóvenes se arreglaban en filas y recibían el mando «marchen». Luego se dirigían a sus respectivos dormitorios, donde se peinaban y ponían en orden sus camas. Entretanto la campana dio otra señal; los directores los formaron y comandaron “marchen”. Entraron a la iglesia, donde se rezó con ellos, por fin cantaron. A mí me hizo mucha impresión eso. Luego salieron de la capilla y se fueron a la escuela para estudiar.
3 Femŋen akui feichi mal·eu antü, dëŋui campana, koni ialu eŋn kiñe füchá trokiñ ruka meu, cheu mëlerkei fentren mesa ipiyüm. Fei meu kom anünaqpuiŋn. Rulŋepai kiñe füchá rali iaqel, ká konpai kiñe fücharume külko kofke. Fei kom wëdalelŋeiŋn; welu petu ñi inon eŋn rezalkënoŋekeiŋn ka rupan ilu ká rezakeiŋn. Deuma kom ilu eŋn tripatukeiŋn kiñe füchá lepün meu, raŋi ruka mëlefui. Fei meu eluukeiŋn ñi aukantuñmual eŋn, allküdëŋun ŋekelefui ñi wirarükawn meu eŋn; kiñeke ülkantukefuiŋn, ayüuŋekefui ñi pipiŋen eŋn. Esto los hacían hasta las ocho de la mañana. Entonces sonaban otras campanadas y se dirigían a una sala bien espaciosa, con muchas mesas para tomar el desayuno. Se sentaron. Pasó delante de ellos una fuente grande con comida y una canasta inmensa con pan. Todo eso se repartía entre ellos, quienes rezaban antes y después de servirse. Después de comer salieron a un gran patio, que se hallaba en medio de los edificios. Allá organizaron diversos juegos acompañados de tanta gritería que no se oía ni su propia palabra; algunos cantaban textos y melodías bien agradables.
4 Ká pichun meu dëŋutui campana, fei meu kom nükëfkëlewetukeiŋn. Kompai tëfachi ñidolke wiŋka, kimlu kakeume küdau; kiñelu carpintero ŋelu, kaŋelu zapatero ŋelu, kaŋelu sastre, kaŋelu herrero, kaŋelu agricultor ŋelu; kom wëdaltukefui ñi pu pëñeñ tëfachi pu kimyelu küdau. Feichi carpintero ŋelu wichu nüyetui ñi pu weche, feichi sastre ŋelu ká fei; re femŋechi kishuke wëdaltui tëfachi pu maestro tañi kimelpeelchi pu pëñeñ. Iñche carpintero ŋefun. Fei meu koniñ cheu iñ küdawal. Pasado un rato tocó la campana y al momento todos se callaban. Ahora aparecieron los maestros de diversas profesiones, como carpinteros, zapateros, sastres, herreros, agricultores; cada uno de esos maestros separaba sus respectivos niños. El maestro carpintero, reunía aparte sus jóvenes; el maestro sastre igualmente los suyos y así todos los otros maestros elegían a sus niños aprendices., Yo fui adjudicado al carpin- tero. Luego entramos a los talleres y empezamos los trabajos.
5 Fei akuyüm raŋi antü ká dëŋukei campana. Fei meu müchai mëten elkei ñi küdau eŋn; newe ŋënewetukelaeyeu ñi maestro eŋn. Ká pitrüluutukeiŋn ŋënetueyeu eŋn ñi pu subdirector; ká« trekamn» piŋetuiŋn. Fei kontukei ñi ipeyümchi ruka meu eŋn. Ká femŋechi femkatuiŋn chumŋechi wëne ñi femum eŋn; welu feichi raŋi- antü ial meu elŋekei kiñe füchá weche, kiñe lifro meu witrakënoŋei. Petu ilu pu pëñeñ feichi nielu lifro dëŋulkei newentu, kom ñi allkütuam pu pëñeñ; fei meu inei no rume dëŋukelai. En cuanto llegó el mediodía tocó la campana y al mismo momento los niños abandonaron sus trabajos; ya no estaban bajo las órdenes de sus maestros (profesionales). Se pusieron en fila; los subdirectores reasumieron la vigilancia y ordenaron «márchense»; y entraron al comedor. Todo se desarrolló de igual modo como está descrito en el desayuno; pero durante la comida de medio día se designó a uno de los jóvenes mayores. Este se puso de pie con un libro y, mientras que comían los niños, leía en voz alta para que todos lo entendiesen; durante este tiempo nadie hablaba.
6 - Raŋi antü füchá ilelŋekeiŋn, ilotukeiŋn. Kiñeke mu ká mëlei karü manshanas, ka ufás ka sandilla, ka melón, fei ká eluŋekeiŋn af meu. Rupan iŋn ká tripatuiŋn ipeyümchi ruka meu; aukantutuiŋn lepün meu. Fei, pichi rupanchi antü meu, ká dëŋui campana, wënetu femŋechi kontui ñi küdawn eŋn. Epe konlu antü, rupan ká dëŋulu tëfachi camapna, wiŋëllkënuutuiŋn, kontui ñi umal- trafuya ial eŋn ikefui fideo- ial eŋn ka küllwi kofkelen. A mediodía se servía abundante comida con carne. A veces había también manzanas frescas, uvas, sandías y melones que se servían de postre. Levantada la mesa, salían otra vez del comedor y se dedicaban a los juegos en el patio. Luego que el sol se inclinaba un poco, sonaba la campana y todos se fueron al trabajo lo mismo que en la mañana. Llegado casi el crepúsculo, la campana dio otra señal; todos se formaron y fueron a cenar; consistía comúnmente en comida de fideos o porotos con pan.
7 Deu iel tripatuiŋn; fei ká kontukefui ñi aukantun eŋn. Deuma fël trafuyalu ká dëŋui campana. Pitrültrautuiŋn, ka kontukefui ñi chillkatun eŋn escuela meu, kishuke nieyelu ñi kimelchepelu eŋn. Rupan chillakatulu af meu ká dëŋui campana; fei konkei iglesia meu ñi rezaŋen tëfachi rosario eŋn. Femlu yeŋetukeiŋn umaqtualu. Re femŋechi femkeiñ fill antü. Después de la cena volvían a salir y se divertían otro poco en sus juegos. Al anochecer se oían las consabidas campanadas y, previa formación, se dirigían a la escuela a estudiar; cada ramo tenía sus propios profesores. Pasada la hora de instrucción la campana daba su toque final y los niños entraron a la iglesia para recitar el rosario. A su conclusión fueron llevados al dormitorio. Este orden lo observamos día por día.
1 Fei ñi mëlepuel feichi colegio San Vicente doipun ñi kutran meu, ñi tuwëlel ñi mapu meu, mollfüñ kutran. Ñi doyel yeŋen kiñe ruka meu cheu ñi l·awen· tuŋepiyüm pu kutran, San Juan de Dios ñi hospital piŋefui. Feichi ruka meu mëlerkei pu Monjás, ká mëlerkei werá kutran. Ñi puel llouŋen, tëkuŋen kiñe ñom ruka meu ka eluŋen kawitu ŋëtantulen. Fei kiñe trafuya re femŋechi rulpapun. Ká antü liwen akui kiñe ülmen, fei l·awen· tuchekerkelu, kompañkiawi monja yeŋu ka kiñe wiŋka. Fei mal·üpaeneu. Rupan mal·üeteu elufi dëŋu feichi monja ka feichi kellu- wiŋka; « femŋechi l·awen- tuafimi» pi. Kom wirintëkui chem l·awen ñi eluŋeal. Fei meu mai l·awen· tuŋen. Durante mi estada en el colegio San Vicente empeoró mi enfermedad, que había contraído en mi patria, esa erupción cutánea. Debido a eso me llevaron a una casa en que atienden a los enfermos y los curan; se llamaba hospital “San Juan de Dios”. Había monjas en esa casa y un gran número de enfermos. Llegado allí, fui recibido; me dirigieron a un departamento de la casa donde me proporcionaron un catre y ropa de cama. Pasé una noche sin que hubiera nada de particular. La otra mañana hizo su visita un caballero; estaba acompañado de una monja y de un ayudante. Me examinó y en seguida dio aviso a la hermana y al practicante sobre el tratamiento que habría de aplicarme; apuntó los remedios que tenían que darme. Luego empezó la aplicación.
2 Eluŋen purgante ka pütokolŋen eñum ko, fentre pütokon, apoi ñi pütra. Fei meu wëla eluŋen kiñe pichuñ achawall. « Fei tëfa meu lolomuaimi», piŋen. Ká akulŋei füchá rali pañilwe; fei fëlémelŋei, fël rëku tunieŋei. Fei meu « lolomuŋe» piŋen. Femn ka füchá rapin. « Ká femŋe» piŋen; al·ün rupa « femŋe» piŋekatun, « kom tripalu wëla fentekënuaimi» piŋen. Fei meu femmekekan, feichi füchá rali apolfiñ rapin meu. Ká pichin meu ká küpalŋekei ka femŋechi troŋko- rali. « Fei tëfa meu tripatripatuaimi» piŋen., Kom niewelai l·awen pütra meu, fei wëla ká kudutun ŋëtantu meu; fei meu felewen. Me suministraron un pulgante y me hicieron beber tanta agua tibia que me llenaron la guata. También me entregaron una pluma de ave y me dijeron: «Te la meterás en la garganta». Además trajeron un gran recipiente de fierro; lo acercaron y lo sostenían al lado de mi pecho; «Ahora métete la pluma», me mandaron. Lo hice y vomité mucho. Me ordenaron hacerlo tantas veces hasta que hubiera echado toda el agua que tenía en el cuerpo. Lo hice tan abundantemente que se llenó el recipiente. Poco rato después aportaron otro vaso grande en que tenía que evacuarme. Cuando yo no tenía ningún remedio dentro del cuerpo volví a acostarme en la cama y me dejaron en paz.
3 Ká antü ká akui feichi l·awen· tuchefe ül·men, ká mal' üpaeneu. Femel ká wéli dëŋu. Fei meu eluŋen kiñe pichi fashu l·awen; fei fentekënoŋen. Ká antü ká akui; fill antü femiaukerkei mal·üpelu ñi pu kutran; akulu ramtupaeneu ka mal·üpaeneu. Fei llafi ñi pütra kutran. Kiñe antü fei pifiñ: « Llafn, niewelan kutran», pifiñ. Fei meu l·awen· tuŋewelan, welu awe mëñalŋelan. « Küme llafëlmi wëla, epu antü meu, küla antü meu, fei meu amutuaimi», pieneu. El día siguiente el señor médico volvió a examinarme. Otra vez dio sus órdenes. Me dieron después una redomita de medicina; más no me hicieron. La otra mañana vino de nuevo; cada día hizo su visita a sus enfermos. Después de llegar me preguntó y me examinó. Así sané de mi enfermedad. Cierto día del dije: «Ya sané; no siento ningún dolor». Desde entonces no me aplicaron más curaciones, pero tampoco me dieron de alta. «Cuando estés com- pletamente sano, puedes retirarte», me dijo el doctor.
4 Küme ilelniekakeiñ meu, eluŋeiñ iaqel fill liwen ka raŋiantü ka naqn antü. Ka akulu domingo antü misalŋekei feichi kom pu kutran. Fei tëfachi awen·tuŋepeyümchi ruka meu mëte küme püllŋekerkei pu kutran. Fill antü eluŋei lif ŋëtantu ka lif kamisha eŋn. Tëfachi ruka pichi podŋelai rume; liwen, raŋi antü, naqn antü lepülepüyeŋei, re kurapënoŋerkei lifkaukëlei; fill nentulŋekei feichi pu kutran ñi tofken, willeñ, por, itrokom. Fei meu mëlerkei kiñe kon·awiŋka, liftuniepelu kom tëfachi kutran. Deuma piel ñi tripatuam iñche, fei wëla eluŋetun kishu tañi tëkuniepeelchi ropa; ká ikënorpun, fei tripatun. Femŋechi moŋemen tëfachi Juan de Dios ñi ruka meu. Nos alimentaban en forma excelente: todas las mañanas, mediodías y tardes nos sirvieron comida. Los días domingos había misa para todos los enfermos. En aquel sanatorio se dispensaba a los enfermos un cuidado muy esmerado. Diariamente recibían ropa limpia de cama y frescas camisas. En la sala no se toleraba ninguna falta de aseo; en la mañana, a mediodía y en la tarde pasaban la escoba; el piso era pavimentado de loza y brillaba de limpieza. Todas las impurezas de los enfermos (esputos, orina, excrementos) se sacaban. Había un sirviente encargado especialmente del aseo de los pacientes. Cuando yo tenía ya el permiso de salir, me devolvieron mi ropa propia, y, después de comer, salí. De esta manera pasaba la vida en el hospital Juan de Dios.
5 Tripatuel fei ŋemekënotun tañi convento pu Padres meu, fei meu ká küpatun tañi colegio San Vicente meu. Akutuel ká femmekepatun ñi küdawn, kom küme inaniepatun ñi ŋülam ñi nieŋen feichi colegio meu. Kümelkakalu iñche, fei ŋëneduamŋeken; fei meu elŋen. « Deuma kimfimi tëfachi kom ŋülam ñi mëlen fau», pieneu feichi ñidol ül·men, Jose Domingo Cañas piŋefui». Chalintëkulelayu kiñe umaqtuwe- wellin meu; niei doi kúla mari pu pëñeñ; eimi ŋëneafimi eŋn». Fei llouwn; chumŋechi ñi mëlen tëfachi ŋülam fei meu, femŋechi kom adniefuiñ eŋn; inspector piŋefun. Desde el hospital me dirigí al convento de los Padres y luego volví a nuestro colegio San Vicente. Me dediqué de nuevo a los trabajos y observé escrupulosamente el orden que rige en aquel colegio. Como me portaba bien, llamé sobre mí la atención y fui distinguido. Uno de los jefes del colegio, el caballero José Domingo Cañas, me dijo un día: «Ya estás habituado con los estatutos de esta casa; voy a confiarte uno de los dormitorios; comprende más de treinta niños; tú los dirigirás». Yo acepté; conforme a las instrucciones establecidas al respecto guiaba a los niños; tenía el título de inspector.
6 Deu ñi feleel akukefui tëfachi San Vicente antü. Fei meu mélekerkei füchá trawn pu ül·men, feyeŋn koneltulerkefui tëfachi füchá colegio ruka meu; Joaquín Gandarillas presidenteŋefui. Fei traulu eŋn mëlekefui füchá misa. Iñchiñ taiñ péñeñŋen füchá ülkantukefuiñ ka kiñe Padre füchá nütramkakefui; apokefui kom capilla feichi pu ül·men meu. Káŋëlëmkefui ñi plata eŋn; fei ŋël- lu rakiŋekei, tunten ñi trürn. Af misa nentuŋekefui San Vicente de Paul eŋn Virgen María, wekuñpële miawëlŋemekefui; re ülkantun meu miaukefuiñ, kom felen feichi pu kafalleru. Rupan femiŋn elkënuŋetukefui pu capilla Virgen María ka San Vicente. Ocupando ya esa posición llegó la fiesta de San Vicente. Ese día había conferencia general del consorcio del colegio, cuyo presidente se llamaba Joaquín Gandarillas. Con ocasión de aquella reunión hubo misa solemne. Nosotros los niños cantamos entusiasmados y un padre pronunció el panegírico festivo; la capilla estaba llena de caballeros socios. Hubo también una colecta de dinero, el que se contó después para ver cuánto arrojara. Al fin de la misa sacaron las estatuas de San Vicente de Paul y de la Virgen y las llevaron afuera en procesión; nosotros las cortejamos entonando cánticos sagrados y todos los caballeros los acompañaban. Después de la procesión volvían a dejar a la Virgen y San Vicente en la capilla.
7 Fei ká rakiŋekefui feichi pu pëñeñ tuchi doi kimlu ka doi küme piuke ŋelu. Feichi pu ül·men akulkerkei kom weshakelu ñi eluŋeal tëfachi doi kimke pu pëñeñ. Tëfá yeŋn trawëlŋelu eluŋekefuiŋn, kiñeke mañumtu, kiñeke falinŋechi papel, kake weshakelu ká. Femŋechi felekefui San Vicente fiesta fill tripantu. Enseguida fueron escogidos los niños más aplicados y de mejor conducta. Los caballeros trajeron muchos y variados objetos para premiar a esos alumnos más aventajados. Fueron, pues seleccionados y regalados unos con premios, otros con diplomas u otras distinciones. De tal manera se celebraba anualmente la fiesta de San Vicente.
8 Iñche ká kutrankatun, pikëf- kutran tueneu. Fei meu ká yeŋekatun San Juan de Dios ñi hospital meu. Puwëlŋeel tëkuŋen San Vicente piŋerkei tëfachi mëlemum pu kutran. Ká fei meu mëlerkei al·ün kutranyelu; iñche ká elŋen ŋëtantu meu. Kiñe trafuya rulpapeul ká antü wëla mal·üñmaxen ñi kutran. Kimënmael iñche, wëli dëŋu ñi kon·a feichi l·awen· tuchefe ül·men. Fei meu akui feichi kon·a ñi püllaeteu. En aquel tiempo volví a enfermar; sentía fuertes puntadas en el costado. Otra vez me llevaron al hospital San Juan de Dios. Al llegar me destinaron a la sala de enfermos denomina San Vicente. Había muchísimos enfermos allí; me hicieron guardar cama. Pasé allí la noche y la otra mañana examinaron mi enfermedad. Después del diagóstico el señor médico dio órdenes a su ayudante y éste vino a aplicármelas.
9 Küme mal·pifkënuñmapaneu ñi kadi, femlu ká nüi kiñe pichi nawaka. Fei meu nüñmaeneu ñi trawa, « yafültuaimi» pieneu. Fei meu katrüñmaeneu ñi trawa, krus femŋechi katrüfi; iñche mën·a kutrantulan. Kiñe naq deumalu ñi katrüfiel ká tuñmaeneu inau meu, ká katrüfi. Rupan femfilu epu rupa ká katrüfi inau meu. Iñche këtrürün fentren ñi kutrantun meu. Deuma küla ñom katrüñmañeu ñi trawa, welu ká tukai kañpële, ká femŋechi katrütufi kayutufi ñi katrüfiel, fei wëla fentekënoeneu. Me desnudó el costado por completo. Luego cogió una pequeña nabaja y me agarró de la piel, diciéndome «¡ánimo!» Acto seguido me partió la piel en forma de cruz; no era poco el dolor que esto me causó. Hecho el primer tajo me tomó la piel en parte cercana y ejecutó otro corte, luego un tercero al aldo del segundo. Yo me retorcía por la violencia del dolor. Ya me tenía abierta la piel en tres partes. Luego empezó al otro costado e hizo incisiones iguales; seis tajos me infirió; al fin me dejó.
10 Fei meu ká akulŋei füchake pëdwiñ, fotella ko meu nieŋerkei. Entuel kiñe tëkuleŋen ñi katrün trawa meu; müchai pënawi; kaŋelu nentuŋei, ká femtëkuŋei. Kayu pëdwiñ elelŋen, kishuke tëkuŋei tëfachi kayu katrün trawa meu; fei kom pënawiŋn tëfachi pëdwiñ fochidüñmarkeaeteu ñi wesha mollfüñ kutran. Kom femkënoel feu küme takukënoŋetun. Pichin meu ká akutui feichi wiŋka ñi katrüyeeteu; fei mal·üpaeneu. Feichi pëdwiñ apoyerkei mollfüñ meu, apolu kiñeke l·el· emuwërkeiŋn fei llaŋkünaqyeturkeiŋn ŋëtantu meu. Epu pënalekarkefui, fei witrantuyeŋetui ñi allfen meu; ŋelluke l·el· ümuwi. Fei meu püfpüfkëlen amui ñi mollfüñ. Inmediatamente trajeron grandes sanguijuelas, guardadas en una botellad de agua. Sacaron una y la aplicaron en un tajo de mi piel; se pegó al momento; un segundo molusco se colocó del mismo modo. Seis sanguijuelas me pusieron, cada una sobre una incisión de la piel; todas se pegaron y chuparon la sangre enferma. Ya pegadas todas, me taparon bien. Pasado un rato vino otra vez el practicante, que me había inferido los tajos, para revisarme. Las sanguijuelas se habían llenado de sangre y algunas de ellas se habían soltado y caído sobre la cama. Dos siguieron firmemente pegadas; esas fueron extraídas; costó desprenderlas: Luego mi sangre corría chispeando.
11 Feichi kayu pëdwiñ kiñe lupe- tronko meu akülelŋei pichin trufken, tranantëkuyeŋei feichi pu trufken ñi rapinentuturkeafiel tëfachi mollfüñ ñi fochüdüel eŋn. Fei meu wellimuutuiŋn ka këchayeŋetuiŋn. Küme liftulu eŋn tëkuyeŋetuiŋn feichi fotella ko meu; fei mue elkayeŋetuiŋn. Iñche ká lloftuñmaŋn ñi mollfüñ kiñe troŋko meu, petu maŋilu pu ŋëtantu; epe apofui feichi troŋko tañi mollfüñ meu. Femŋechi püllel iñche kom küme liftuŋetun ka elŋetun ká lif ŋëtantu meu; fei felewen. Para las seis sanguijuelas se trajo en una fuentecita de greda un poco de ceniza para que devolviese la sangre chupada. Realmente se vaciaron y fueron levantadas. Cuando quedaban bien limpias, fueron echadas en la botella con agua y guardadas en ella. La sangre que todavía me corría en la cama, se recogió en una fuentecita, que casi se llenó con ella. Después de tal curación me sometieron a una limpieza radical, me llevaron a otra cama intacta y me dejaron ahí.
12 Ká antü meu akutulu tëfachi kafallero l·awen· tuchefe: « Ka eluŋepe kiñe pichi fashu l·awen·», pikënoi. Fei eluŋen ka pütufiñ. Fente mëten ñi püllŋemum, doi l·awen· tuŋewelan; kümellafn iñche, kutrantuwelan. Ñi llafel « amutuan», pin. Fei meu, epuwe trokifiñ tripatun. Al otro día, cuando llegó el médico de turno, ordenó que me diesen un frasco de medicina. La recibí y la tomé. A eso se limitó el tratamiento que me aplicaron; otros remedios no me dieron. Sané tan bien que nada quedó de mi enfermedad, Después de mi restablecimiento manifesté mi deseo de volver, y pasados unos dos días, salí del hospital.
1 Ñi tripatuel iñche feichi kutrantuwe- ruka meu ká konpatun tañi colegio meu San Vicente. Fei ñi mëlepatuel kom inaniepatun feichi ŋülam. Iñche feichi meu ñidolkënoŋefun ñi ŋëneafiel tëfachi kom iaqel mëlelu kiñe elkawe- ruka meu. Fei meu mëlefui itrokom ketran, ká ilopuukefui; fei iñche wëdalkefun. Fill küyen ñidoltualu eluuŋekefuiñ taiñ komütuwariameael pu Santiago; kiñe antü mëten eluŋekefuiñ miawael, naqn antü puutukefuiñ colegio meu. Welu afkentu kaŋeduammekefuiñ tëfachi füchá waria meu. Fill ŋamchemchi kintuwëlmekefuiñ, fente kom pekelafuiñ tëfachi itrokom weshakelu. Iñche meli tripantu mëlemen, welu kom pelafiñ rume, fente füchaluwërkei tëfachi ñidol- waria. Luego después de retirarme de la enfermaría me restituí a nuestro colegio San Vicente y me sujeté de nuevo en todo al reglamento existente. En aquel tiempo me designaron guardador en la bodega. Había allí productos de toda clase; además las provisiones de carne; todo eso lo dispensaba yo. Al principio de cada mes se nos llevaba a paseo por la ciudad de Santiago; un solo día del mes nos permitieron eso y a la tarde teníamos que estar de vuelta en el colegio. Durante todos los años practicábamos esas visitas de divertimiento a la gran urbe. Admirábamos una infinidad de cosas y no acabamos nunca de ver todo lo que valía la pena. Y estuve cuatro años allí sin conseguir verlo todo, tan inmensa en la metrópolis.
2 Chumël l·ai taiñ ñidol- kafallero, ŋëneniefuilu tëfachi San Vicente colegio, Joaquín Gandarillas piŋefui. Fei puwëlŋeiñ tëfachi l·aruka meu, werá kafallero traumanierkeeyeu. Fei ká yeŋeiñ iglesia Santa Rosa meu; kom felen amuiñ feichi pu ül·men iñchiñ; yeniexei tëfachi füchá ül·men l·a. Fei meu puwëlel feichi iglesia meu füchá misalŋei, werá música dëŋui ülkantun eŋu. Aifiñ ŋei ñi pipiŋen tëfachi música yenpram ülkantun eŋu. Fei afmatufiñ; cheu no rume allkülafiñ femŋechi eluwn. Cierto día murió el noble caballero Joaquín Gardarillas, regente principal del colegio San Vicente. Nos llevaron a la casa mortuoria, donde encontramos reunidos en honor del difunto gran número de personas distinguidas. Luego nos guiaron hasta la Iglesia Santa Rosa; junto con nosotros marchaban todos estos caballeros llevando al muy distinguido muerto. En la iglesia se oficiaron las honras acompañadas de música instrumental y canto. Era encantador el conjunto de harmonías musicales con los cánticos. Yo estaba maravillado; en ninguna parte había presenciado un entierro tan solemne.
3 Rupan misa meu ká yeŋei l·a tëfachi pu ül·men ñi eltuwe meu, fei ká amuiñ; fentren ül·men amui. Fei konpuiñ feichi eltuwe meu, ká fei fente aifiñŋerkei. Fentren adkënoche witrawitrai re tutekelu. Fei meu ŋülaŋefui feichi eltuwe; ŋen·ŋerkefui tëfachi l·a kafallero Joaquín. Fei tëkuŋekei ponwi, llafekënuŋetui wëla feichi ëlŋiñ. Rupan femel fei weupi kiñe kafallero. Kiñe Padre, ŋen- chau em ërke, tranapufui ŋümapelu. Fei meu küme nünieyeu ká kafallero; fei küpalŋetui, welu yafüŋelai, re peupëdün meu küpalnieŋetui. Femŋechi pemefiñ feichi füchá eluwn Santiago. Iñchiñ küpalŋetuiñ taiñ colegio meu, welu wëne füchá ilelkënoŋeiñ feichi l·a- ruka meu. Terminada la misa llevaron el cadáver al sepulcro suntuoso de la gente rica; fuimos allá nosotros también y muchos caballeros nobles. Entramos en el mausoleo; estaba primorosamente adornado, engalanado además por un buen número de hermosas estatuas. Luego abrieron el monumento, que era la sepultura de la familia del difunto caballero Joaquín. Colocaron la urna adentro y enseguida cerraron la puerta con llave. Un caballero pronunció un sermón. Un Padre, que era hijo del extinto, cayó al suelo y lloró mucho. Otro caballero le recogió y lo condujo al volver; pero estaba completamente abatido y tropezaba al andar. En esta ocasión pude pre- senciar un entierro grande en Santiago. Nosotros volvimos a nuestro colegio después de habernos servido una opulenta comida en la casa mortuoria.
4 Ká kiñe naq ŋemeiñ Semana Santa meu. Viernes antü meu fël trafuya nentuŋei taiñ Señor Kesukristo San francisco iglesia meu. Fei rulŋepai raŋi calle; epuñpële wif kompañkëlei werá wiŋka; kom tunie üiëmkëlechi fela yeŋn; epu rume wif amukefuiŋn. Kimfal- lai ñi tunteŋefelŋenchi kam ñi waraŋka ŋefelŋenchi; re kishuke tuniefui ñi fela yeŋn. Rupan femŋechi rupalu eŋn, fei wëñoputuiŋn San Francisco iglesia meu. Fei meu kom wëlputui ñi fela eŋn. En otra ocasión asistimos a la Semana Santa. El día viernes al anochecer fue sacado nuestro Señor Jesucristo de la iglesia San Francisco y llevado por las calles; Lo acompañaba innumerable gente, puesta en dos filas largas; cada persona tenía en la mano una vela encendida; de a dos andaban en cada fila. No se podía saber el número preciso de ellos, más de mil habrían sido y ¡cada uno con un cirio en manos! Después de la procesión volvieron a la iglesia San Francisco donde todos ofrecieron las velas.
5 Colegio San Vicente meu mëlen küla tripantu; fei tripatun. Ká puutun feichi conventu meu pu Capuchino, cheu mëlefui feichi ñidol- Padre Jeremías. Fei meu ñi mëleel feichi conventu meu kintuküdawn waria meu. Fei pen carpintero küdau. Küdauken; afkentuel tripatuken. ka kintuken kañpële, welu akuakuŋekatun conventu meu; fei mu kam umalefulu iñche. Ká fei meu küdauken carpintería küdau meu; fill eltukefun. Ñi küdaukeel waria meu weukefun kiñe pesu meli real antü meu. Raŋi antü kintuken cheu ñi ial; fei meu inapële mëten mëlekëfkai tëfachi deupiyüm ial. Fei meu ŋillakefun; kiñe chaucha mëten falilu kiñe rali iaqel. Naqn antü amukefun conventu meu; fei meu re eluiŋetukefun iaqel; kiñe tripantu femkiaukefun waria meu. En el colegio San Vicente me quedé tres años; después salí de allí. Volví al convento de los Padres Capuchinos, donde vivía el Padre Superior Jeremías. Mientras tenía mi domicilio en el convento, fui a buscar ocupación en la ciudad. Encontré trabajos de carpintería. Los ejecuté y, hecha la obra, salí busqué trabajo en otro lugar, volviendo cada día al convento, lugar de bien allí mismo componiendo desperfectos. Por mi trabajo en la ciudad ganaba un peso cuatro reales diariamente. Al mediodía buscaba donde podía comer y regularme hallaba bien cerca una casa de comidas. Allí compraba; un plato de comida costaba sólo una chaucha. En la tarde fui al convento y allí me daban la manutención. Por el espacio de un año trabajé de esta manera en la ciudad, pasando de un lugar a otro.
1 Petu ñi mëleel conventu meu purumerkei kiñe chillka ñi deumael P., Constancio, werkülelŋerkei feichi Ñidolpadre Alberto; fei weluka mëlei P., Jeremías ( 1) ñi fëla. Fei dëŋülërkefilu feichi papel: « Amutuaimi mai», pieneu; akui P., Constancio ñi chillka, « küpatupe piŋerkeimi», pieneu. Fei ká antü mëten pepikawn, fei küpatun. Nüfiñ feichi tren Valparaíso amukelu, fei meu amutun. Puwn Valparaíso waria meu; ŋemen pu monjás ñi ruka meu. Mientras que vivía todavía en el convento, llegó inesperadamente una carta remitida por el P., Constancio y dirigida la Superior P., Alberto, el sucesor del P., Jeremías (1). El Padre leyó la remesa y me dijo enseguida: «Tienes que volver a casa llegó una comunicación del P., Constancio, en que se te manda que regreses.» Ya al otro día me alisté y emprendí el viaje de vuelta. Tomé el tren para Valparaíso y me fui. Llegado a Valparaíso me dirigí a la casa de las monjas.
2 Wün·mael yeeneu P., Adeodato, weluentukënoleneu kiñe papel ñi nafiu konpuam; kulliñmafiñ mari kayu peshu meu. Rupan kulliel, fei yeeneu cheu mëlefui tëfachi fote. Fei meu koniyu ka yeŋeiyu kiñe nafiu meu pu l·afken ; prapuiyu wente nafiu. Fei meu tëfachi Padre chalintëkukënueneu feichi capitán meu ka wëñomei; tridapatui waria meu. Fei meu küpai feichi nafiu, rupatukeiñ fill waria meu mëlelu inaltu l·afken. Femŋen akuiñ Keuli; fei meu nentuŋepatun lancha meu. La otra mañana me llevó el P., Adeodato, que sacó para mí el boleto de entrada al vapor, por el cual pagué dieciséis pesos. Luego fuimos al fondeadero de los botes; entramos en uno y nos condujeron hacia un vapor más mar adentro: subimos a aquel vapor. El Padre me encomendó al capitán del buque y volvió regresando a la ciudad. El vapor se puso en movimiento hacia mi patria, pasando por todas las ciudades a orillas del mar. Al fin arribamos en Queule, donde me desembarcaron en una lancha.
3 Ñi tripapatuel akutun P., Samuel ñi Misión meu. Fei meu wün·mapatun. Ká antü akulŋetun Troltren, P., Pedro ñi Misión meu. Fei meu ñi mëleel pui ñi chau ka ñi peñi Felipe, feyeŋu trafmetueneu. Fei meu küpaltueneu eŋu; ká akutun ñi ruka meu tëfachi Raukenwe. Akutuel pepatun tañi ñuke yem ka tañi pu lamŋen, kakelu tañi moŋeyeel ká; kom pepatufiñ eŋn. Fei ñi kimŋeel ñi akutun « chalimetufiiñ», pirkei kakelu fentren wentru ka domo; fei akulu eŋn chalikeeneu. Afmatukeiŋn ñi ŋemen meu Santiago; feichi inei no rume ŋemekelafui tëfachi Santiago. Fei meu iñche métewe afmatueneu eŋn. Ká feichi mu petu newe ŋelafui wiŋka tëkuluwn, re kom chamalltulekafui pu mapuche. Iñche ñi kümetakutulen meu doi komütueneu eŋn, « kaŋewerkei», pikeiŋn. Después de desembarcar llegué a la Misión del P., Samuel y pasé allí la noche. El otro día alcancé a Toltén, a la Misión del P., Pedro. Cuando estaba allí llegaron mi padre y mi hermano Felipe a encontrarme. En compañía de ellos volvía a nuestra ruca en Rauquenhue, donde encontré a mi madre, mis demás parientes. En cuanto mi llegada se hizo pública, se acercaron multitud de gente, hombres y mujeres para darme la bienvenida; todos vinieron a verme y a saludarme. Se maravillaban que yo había ido a Santiago, proeza inaudita en aquel entonces. Me admiraron sobremanera. Además eran inusitados casi por completo en aquel tiempo los vestidos extranjeros; los araucanos vestían todos sin excepción el chamal. Así mi bonito traje les causó una agradable sorpresa: «¡Cómo ha cambiado!» dijeron.
4 Welu Keuli ñi tripantuel pepi nentupalan ñi epu kakón weshakelu; feichi mu mëlefui fuchá kurëftëkumawën; ka feichi nafiu müchai amukatui; femŋen yeñmaeneu ni epu kakón. Rupai tripantu wëla akuleleturken P., Samuel meu, fei ramtuniekarkei. Ká werkülelpaturkeeneu P., Pedro ñi Misión meu Troltren. Fei meu kimtun wëla ñi akulelŋetun, ká yemetufiñ. Al desembarcar en Queule no había sido posible sacar del vapor los dos cajones con mis efectos; reinaba entonces un fuerte temporal y el buque continuaba sin demora su rumbo llevando mis dos baúles. Sólo después de después de un año llegaron mis cosas donde el P., Samuel, que había hecho investigaciones. Él me las mandó a la Misión del P., Pedro en Toltén. Allá me fui a buscarlas cuando tuve noticias de su reaparición.
5 Deuma akutuel ruka meu, fei meu pichike pichike kimpafiñ chumŋelu ñi « küpatupe» piŋen. Femŋefui: Iñche mëte wimkalepufun Santiago, kümekalepufun, kom küme tëkutu meu, kom küme ül·men reke mëlefun. Fei meu mai ñi feleel, « lladküafui chi ñi chau ka ñi ñuke, werkülelfichi ñi ad», pin. Fei meu amun cheu deukei tëfachi adentuŋen ché, deumamen tañi chumŋechi adŋen. Fei wéla deuman kiñe chillka; feichi pu chillka ŋëdeftëkukënon tañi ad. Fei werkülelpafiñ P., Constancio. Kom kümeke dëŋu pifalpafiñ: « Elulaen tañi chau téfachi aiwiñ», ká pifalpafiñ. Cuando ya había vuelto a casa llegué, poco a poco a saber por qué habían exigido que volviera. Era así: Yo me había acostumbrado muy bien en Santiago; estaba contento, tenía lindos vestidos, ya era algo como un verdadero señorito. Hallándome pues en condiciones tan envidiables me dije: «Tal vez mis padres tenían pena: Voy a mandarles mi imagen». En seguida me fui al lugar donde se sacaban retratos y me hice tomar uno. Luego escribí una carta, puse adentro la fotografía y la despaché al P., Constancio. Por medio de la carta le mandé buenas noticias y le dije que entregara la fotografía adjunta a mi padre.
6 Fei eluŋerkei ñi chau ñi ñuke yeŋu, « ado moŋelei tamu fotëm», piŋerkeiŋu, « kümelkalei», piŋerkeiŋu. Fei meu küme lloukarkefuiŋu, ayüduamérkefuiŋu. Welu kakelu mapuche peŋelelfilu « l·arki tami fotëm», pirkeeyeu, « am l·a ta tëfá», pirkeeyeu. Fei meu lladkürkei ñi chau, eluel fill koil·a dëŋu. Fei fei piperkefi P., Constancio: « Tëfachi ad ñi fotëm moŋeperkeafui? l·aperkelai?» pirkefí feichi Padre. Fei meu « felelai», piŋerkefui, eluŋerkefui dëŋu; welu feyenturkelai ñi chau. El Padre la habría entregado y les habría dicho «Veis aquí que vuestro hijo está con salud y que le va bien.» Ellos habrían recibido el retrato con gusto y con mucha alegría. Pero parece que otros indígenas, a los que mos- traron la fotografía, decían a mi padre; «Tu hijo ha muerto; esa es el alma de un difunto».
7 Feichi iñche « ká werkülpafiñ chillka P., Constancio», pin. « Elulaen dëŋu tañi chau», pifalpafiñ chillka meu, « ká pichiñma mëlean mai tëfachi Santiago waria meu; welu fill küyen werkülelafiñ kechu peshu tañi epu trem, pi tami fotëm, pilelaen», pifalpafiñ. Fei meu fei piŋerkei ñi chau. Fei kimlu doi lladkürkei. « Chumŋelu iñche llowan plata tañi fotëm meu? fendeñmamuperkelan tañi fotëm, fei meu mai « nüaimi plata» pien», pirkefi P., Constancio. « Moŋele küpape», pirkei ñi chau. Precisamente en aquel tiempo había resuelto mandar otra carta al P., Constancio, encargándole que participara a mis padres lo siguiente: «Tengo la intención de quedarme poco tiempo más en Santiago; pero voy a remitir a mis padres cinco pesos cada mes.» Mi padre recibió ese recado y a causa de el se puso inconsolable. Contestó al P., Constancio. «¿Por que motivo habrá de recibir dinero de parte de mi hijo? Sin duda me han vendido a mi hijo y por eso prometen plata. Si vive, ¡que venga!»
8 Fei meu lladkürkei P., Constancio kai, deumalërkefi chillka feichi Ñildolpadre mélelu Santiago. Fei nülu chillka P., Alberto müchai mëten elueneu dëŋu. « Akuiñi chillka P., Constancio», piŋen, « amutuaimi wüle mëtën», piŋen. Femŋechi küpatun. Welu iñche kimlafun tëfachi dëŋu ñi pipiwn eŋu P., Constancio ñi chau eŋu; fei wëla kimn al·ün meu. Ñi kimel pichi lladkütufuiñ ñi chau em; fei meu ká fei pin. « Kimnolu kam tëfáyeŋn ñi mëleken kümeke dëŋu, fei meu mai fei pifi P., Constancio; deu felei, chumafun kam?» pilewetun ka femŋen feleñmupratun. Entonces se entristeció también el P., Constancio, escribió una carta y la despacho al P., Superior en Santiago. Inmediatamente después de recibirla el P., Alberto me dio aviso diciéndome: «Ha llegado un mensaje del P., Constancio; mañana tienes que volver». Tal fue la causa de mi vuelta. Pero yo no sabía nada en aquel tiempo de las conversaciones entre mi padre y el P., Constancio; sólo mucho más tarde llegué a saberlo. Entonces me agravié un tanto con mi padre; pero al fin me dije; «Esa gente no sabe nada de cosas buenas y modernas (1); por ignorancia, pues, habló mi padre en tal forma con P., Constancio; ya está no hay más remedio. » Con eso volví a tranquilizarme.

CAPÍTULO V. - MI TIERRA NATAL Y SU NATURALEZA. A. Su área, sus habitantes, su cielo; mineralogía. Después de la vuelta de Santiago:Trabajos de carpintería en Puerto Saavedra; vuelta a la vida indígena. El lugar de mi nacimiento; Extensión de Rauquenhue; su suelo; su población. Observaciones sobre su naturaleza; Conceptos astronómicos y meteorológicos de estrellas, constelaciones y fenómenos astrales, fenómenos atmosféricos y sísmicos (relámpagos, lluvias, arco iris, hielos y temblores). Nociones del tiempo: Estaciones del año; parte del día y de la noche. Conocimientos del reino mineral: Piedras, metales. B. Botánica. La flora conocida por los indígenas de la costa. Arboles: 2) Arbustos y enredaderas 3) Fanerógamas chicas monocotiledóneas: Lilifloras, ginandras, glumifloras. Fanerógamas dicotiledóneas coripétalas. Fanerógamas gamopétalos. Criptógamas: Teridófitas, briófitas y talofitas. C. Zoología. La fauna conocida por los indígenas. Los mamíferos, en estado libre; reproducción de ellos. Las aves: Carnívoras, cantoras y gritadoras, trepadoras, colombinas, zancudas y nadadoras ; su propagación. Los insectos: Coleópteros, himenópteros, ortópteros, dípteros, rincodos y arácnidos. Los demás seres animales: Crustáceos, reptiles, bactracios, peces, moluscos y vermes.

1 Feichi adentuwn ñi fëla akutun tañi mapu meu Raukenwe, rupan mëleuyel Santiago. Welu newe tuteupalan chau ñi ruka meu; mëtewe kalei tëfachi mapuche ñi moŋen eŋu ñi moŋemum Santiago. Fei meu pichin wëla fei pifiñ ñi chau: « Ayüfun ñi amuael P., Constancio meu», fei meu kam trempukefulu iñche. Ñi pepuetue ayüwi P., Constancio. Petu deumarkefui ñi weke ruka wentetu cheu mëlei pu monjas feula, « Stella Maris»; deuma lëfmum ñi ruka doi naqeltu wiŋkul meu. « Küdawan», pifiñ. « Kümei mai», pieneu. Entré, pues, al trabajo. Había dos carpinteros más jóvenes que también habían estado en el colegio San Vicente en Santiago; uno se llamaba Camilo Alonso, el otro Marcelo Paillalef. Juntos los tres nos ocupamos en trabajar para nuestro Padre. Construímos la iglesia y otras dependencias; alrededor de un año estabamos en eso.
2 Fei meu konn ñi küdawal. Ká epu carpintero mëlefui, ká feichi epu weche mëlemefui Santiago colegio San Vicente meu; Camilo Alonso piŋefui kiñe, kaŋelu Marcelino Paillalef. Fei iñchiñ kiñewn mekeiñ iñ küdawelfiel taiñ Pa dre. Deumaiñ iglesia, kake ruka ká küdaufiiñ; mëlepeiñ kiñe tripantu. Durante ese tiempo el P., Constancio me mandaba a Valdivia. Iba en compañía del P., Gabriel; traíamos de allí mucha carga. También de Toltén acarreaba una infinidad de artículos de necesidad casera. En tal forma prestaba servicios a mi Padre. Terminados los trabajos del Padre, me salí y me volví a mi tierra Rauquenhue (1); Ahueyecu (2) precisamente se llama el lugar donde estaba nuestra ruca. Poco a poco me acostumbré perfectamente.
3 Petu ñi mëlekael werküfeneu tëfachi Padre Constancio Valdivia; amukefuiyu P. Gabriel iñchiu; yemekefuiyu fentren wiñamtu. Troltren ká yemekefun ŋamchemchi yefaltu. Femŋechi kelluniepatufun tañi Padre. Rupan küdaumeel P., Constancio meu tripatun, mëlepatun ñi Raukenwe ( 1) mapu meu, Aweyeku ( 2) piŋei cheu ñi mëlemum ñi ruka. Aŋkantu küme wimpatun. Entonces veía con mis ojos como eran las costumbres de los de mi raza. En todos los trabajos divertimientos y fiestas los de la misma agrupación o familia aldea hacían causa común. Más adelante voy a describir algunos de estos trabajos y fiestas comunes. Después de mi vuelta a Rauquenhue tomaba yo por muchos años parte activa en todas estas fiestas; vivía finalmente como cualquier mapuche; hasta de mis deberes de cristiano iba olvidándome poco a poco.
4 Fei meu peniepatufiñ taiñ mollfüñ chumŋechi ñi ad- moŋeken eŋn. Kom küdau meu ka kom ayekan meu ka kawiñ meu iŋkatuukefui pu lofwen. Konümpaiafiñ wëla kiñeke tëfachí lof- küdau ka lof- kawiñ. Al·üntu ñi küpatuel Raukenwe kellukonkefun itrokom tëfachi kawiñ meu; re mapuche reke moŋelewefun; allwe ŋoimarputufun tañi kristia- noŋen. Rauquenhue, mi tierra natal, está situada a orillas del Océano Pacífico. Al lado opuesto, al este, se halla un hualve cubierto de totora, el cual en ambos extremos comunica con el lago de Budi. En el lado de acá (más hacia el este) hay una porción de tierra de rodeada de agua, la isla Huapi. Al norte Rauquenhue deslinda con Deume (1) y al sur se extiende hasta Puauchu (2).
1 Iñche ñi lleqmomchi mapu Raukenwe mëlei inaltu l·afken. Fei ñi fapëletu naqpakürëfpële mëlei kiñe apon- trome fotra- leufü, fei ñi epuñpële wechun traukëlei feichi Fudi- launa yeŋu. Nopalu mëlei kiñe wapintëkulechi mapuc, Wapi piŋei fei meu. Pikutukürëf pële Dewümwe ( 1) piŋei ñi fentepun Raukenwe; willitukürëfpële Puauchu ( 2) ká piŋei ñi fentepun. Es una región, cuyo suelo es plano, a lo menos no tiene cerros altos; pero tampoco contiene pampas extensas; sólo hacia Deume hay una llanura. En dirección a Puauchu existen grandes selvas, donde había pumas, chillas, zorros grandes y gatos monteses. Además albergaban una manada de vacunos alzados que, que pertenecían al rico cacique Ancan de Puauchu. Sin embargo todos los mocetones entraban aveces a esa montaña para tomar mediante una especie de trampa de lazos estos animales feroces. Rauquenhue tiene suelo de color rojo-obscuro, que en verano fácilmente se vuelve polvo y no es muy productivo en cereales. La tierra colorada y la llamada trumaq (polvo suelto) son peores todavía. El suelo bueno y productivo es el granulado; se llama también tierra «mala» (1), pero debido solamente a su dureza; si es negra a la vez la llaman «cunu».
2 Tëfachi mapu l·afmapukëlei, nielai füchapéra winkul, welu newe nielai ká füchake lelfün. Dewümwe péle ké lelfünnei; Puauchu péle métewe mélei füchake mawida. Fei tëfachi mawida meu mëlefui trapial, ka ŋërü, ka kulpeu, ka kodkod. Ká mëlefui kiñe trokiñ auka waka, Aŋkañ ül- men ŋen·ŋefui, Puauchu mëlelu; welu fill pu kon·a kiñeke mu konkefui tëfachi lemu meu, tuafilu feichi auka waka lashuwachi meu. Tëfachi Raukenwe kummapuŋei, antüŋen meu allwe trufürŋei, newe nielai ketran. Kelü pülli eŋu trumaqdoi weshalei; tëfachi küme mapu ketranŋelu, fei pishkutueŋei, wesha pülli ( 1) ká piŋei, welu ñi yafüŋen meu mëten; kurü ŋele kunu ká piŋei. Vivían en Rauquenhue tres caciques, uno llamado Naguín, el otro Huerapill, el tercero Quinchahual. Cada uno tenía sus mocetones y estaban bajo las órdenes de Huaquinpan, cacique principal de Colileufu. Había allí también un visionario o divino, de nombre Tralaf. Ese solía ir a cierto lugar, llamado tafü (2). Llegado allí saludaba: «Buenos días, Amoihuen». «Vosotros saludad también a mi huecufe», decía a los compañeros que traía; «ahí está». A lo cuál todos decían: «Mari mari», pero después de volver del tafü confesaron esos hombres que no habían visto nada.
3 Raukenwe meu moŋelefui küla lonko : kiñe Naqiñamko piŋefui, kaŋelu Werapillañ, kaŋelu Künchawala. Kiñeke niefui ñi kon·a eŋn; ŋëneeyeu eŋn Wakiñpaŋ ñidol- lonko , mëlelu Kollil·' eufü. Ká mëlefui kiñe peumatukelu, pelón rume, Tralaf piŋefui. Fei tëfachi pelón amukefui, tafü ( 2) piŋerkefui cheu ñi mëlepupiyüm. Puulu: « Mari mari, amoiwen», pipukefui. « Eimm ká chaliyeaimn tañi wekufü», pikefi ñi yekeelchi pu kompañ; « tëfei», pikei. Fei meu kom « Mari mari» pikefuiŋn; welu « pelafiñ» pikefui tëfichi ŋemeuma tafü meu. Los mapuches antiguos tenían buenos conocimientos de todas las cosas existentes: sabían nombrar las estrellas que brillan en la bóveda celeste; los pájaros y aves que vuelan en el aire; los animales que andan sobre la tierra y las di- versas clases de insectos; hasta los peces que nadan en los ríos y en el mar. Además conocían los árboles y plantas; hasta las piedras tenían su nombre. Yo también soy conocedor de los seres que hay en mi tierra de Rauquenhue y en otras regiones; pues, viajando corrí medio mundo. De todo es hablaré en lo siguiente.
1 Kuifi ta ché mëte kimniefui kom elelchi weshakelu: kimëñmaniefui ñi üi wenumapu wilëfükechi waŋëlen; kom feichi üñëm üpënkiawi piuchill meu; tëfachi naqmapu miauchi kulliñ ka feichi kakeume ishike; keyüpul·eufü, l·afken· rume, weyelkiaukechi challwa. Ká kimneifui kom mawida ka kachu; keyü tëfachi kura üiŋeumefui. Iñche ká kimnien tañi Raukenwe mapu ñi kakeume chemkün, kake mapu ñi felen ká, n·ampëlkalu kam rupafun aŋka mapu. Itrokom tëfa nütramyeafiñ feula. Si hay buen tiempo y el cielo está despejado de nubes, brillan en las noches muchísimas estrellas y lucecitas chicas (1). Gran número de estrellas tienen nombre propio. Yo conozco sólo el lucero de la mañana y de la noche. El padre dice que esas dos son una misma; pero ¿cómo puede ser? Yo no lo comprendo. Además conozco el grupo de estrellas, llamado ngau o «montón de papas», o «gallina con pollo» (2). Además el «tirador», de la forma siguiente: tres estrellas grandes están en línea, otras tres forman una fila que se cruza casi con la primera (3). También conozco el «rastro del Avestruz» (4), el «boleador tendido», la cruz del sur o «estrella-carreta», el «corral de ganado», el «pellejo obscuro» (5) y la hermosa vía láctea o río Jordán (6).
2 Mëleyüm küme wenu ka ŋenoyüm tromü, fei punmeu mëtewe llifëdwei tëfachi waŋël·en ka küdemallu. Üiŋei al·ün waŋël·en; iñche re kimfiñ feichi wënelfe, wün·yelfe piŋei kai, ka feichi yepun. Kiñelei, pi tañi Padre, welu chumpeichi mai! iñche kimlafiñ. Ká kimniefiñ feichi traukëlechi ŋau, ŋau- poñü ( 2) ka wëchulpoñü ka chawnachawall piŋei kai; ka tëfachi witran ( 3): küla füchake waŋël·en wipëllkëlei, ká küla welu- wipëllkëlei, epe krusfelei feichi epu wipëll. Ká kimfiñ feichi pënon- choike ( 4), ka tranalëkai, ka melipal, lastawaŋël·ka kalolasta piŋei kai, ka malal- ofisha, ka kushü weke ( 5), ka feichi aifiñ wenu leufü ( 6), rëpü apeu ( 6) piŋei kai. En las noches se observan bien las «hachas de piedras» (1) que caen del cielo y aveces la gran bola de fuego (2) que corre como un tizón en cierta altura sobre la tierra, y se pierde en el espacio, habiendo recorrido gran distancia. Este fenómeno es tenido por mal agüero; dicen que anuncia guerra, hambre u otras desgracias. Otras veces se eclipsa (3) el sol o la luna, lo que también pasa por presagio malo.
3 Ká peŋekei pun·meu feichi wenunaqpachi tokikura ( 1) ka kiñeke mu feichi füchá cheurfe ( 2). Fei mashom kütral reke amukei wenu- mapupële, fei ñampukei al·ü tuulu ñi lefn. Wesha perimol ëfá: « Mëlepeai mai aukan, filla, kake wesha dëŋu kai», piam. Kaŋen meu l·ai ( 3) antü ka küyen, ka fei perimontun ŋei. Cuando tiende a descomponerse el tiempo el tiempo y está por llover fuerte, entonces a veces relampaguea. Acto continuo truena con tanta fuerza que retumba la tierra y la estremece. En seguida sopla un fuerte viento travesía que silva brama, trayendo sin demora coposa lluvia. No se conoce la naturaleza de los relámpagos, sólo se sabe que hay esos fenómenos durante la estación de invierno.
4 Mëleayüm wesha antü ka naqalu füchá mawën fei kiñeke mu mëlekei lëfkelu. Rupan lëfkeln füchá tralkatui këmtrülüi mapu ka mëllmëllümekei. Fei meu pimulei fücha pérapamawën·fe kürëf, fei fërfërui ka würwürüi ka müchai mëten naqkei fücha mawën. Kimŋekelai ñi chumŋen feichi lëfke- dëŋu; fei mëten kimnieŋei ñi feleken pukem tripantu meu. A veces pasan los días sin lluvia. De repente se asoman nubarrones y empieza a soplar viento cordillerano o corre norte. Entonces se forman las nubes sobre el mar, suben hacia el firmamento y llegan a tapar todo el cielo. Noches y días enteros sigue lloviendo a veces, así que se for- man charcos u aguazales sobre la tierra. En caso que continúe la lluvia sin tregua, salen de madre los ríos llenos e inundan los campos y las habitaciones de sus inmediaciones. Todos los animales que hay y aún las cementeras son arrastrados por la avenida, que los lleva el mar. Cuando estas cosas perdidas en el agua han llegado al mar son botadas a la playa.
5 Kiñeke mu amukei antü mawën wëkélai. Welu deuma eluwachi tromü kiñe inq naqpa kürëfkei, ka piku küréf amulei. Fei meu eluukei tromü l·afken pële, kom takukei wenu meu. Fei pichin meu füchá mawën·kei. Kiñeke mu kom pun·ka kom antü mekekei ñi naqn mawën; fei meu füchá launakei ka malliñkei ko wente mapu. Fei meu amukalu mawën, awe rupanolu, fei maŋikei l·eufü apolu ko meu. Fei ürfirulpakefi ina l·eufü mëlekëfchi mapu ka ruka. Kom mëlechi kulliñ keyü ketran amukei feichi maŋin l·eufü meu; tëkulkefi pu l·afken. Fei meu konpulu l·afken· meu, tëfachi ürfin weshakelu kom ŋañfütripatukei. A veces aparece el sol mientras que está lloviendo; «lluvia con sol» se llama este fenómeno. Cuando pasa eso, hay arco iris, que se extiende en forma arqueada por el firmamento. Tiene rayas de diversos colores; es como un dibujo de rojo, color de rosa (1), amarillo, verde, azul y rosado obscuro (2); tales son sus fajas de colores, se ve muy lindo. Algunas veces se haya acompañado de un segundo arco iris, llamado «sombra de sangre». No tiene colores tan pronunciados ni sube tan alto en el cielo.
6 Kiñeke mu petu mawën·lu wefpai antü, « anchümawén», piŋei tëfá. Femele mëlei feichi relmu, wümke rume; wenu ad pële chëŋküdrupakei. Feichi relmu niei kakeume wirin, ŋepüŋei reke: kelüŋei, ka rosa peshkiñ ( 1) femŋeí, ka chodŋei, ka karüŋei, ka kallfüŋei, ka kumkelüŋei ( 2); femŋeumei ñi wirin tëfachi relmu, mëte aifiñŋei. Kiñeke mu afkadi niei ká relmu, fei l·awü- mollfüñ piŋei. Fenté nielai wirin ka doi mën·akeprakei wenupële. Ya entrado el invierno, hace mucho frío. Es preciso abrigarse bien en esos días. A Veces cuando las noches son claras, caen fuertes heladas y rocío congelado, los que queman el pasto, si son recios. Cuando se repiten al- gunas veces se debilitan los animales y mueren de flacos por falta de pasto y su carne ya no tiene gusto. Las heladas congelan también las hojas de los árboles, así que se caen y los árboles quedan como muertos. Además originan muchos otros estragos; hacen morirse las papas y los porotos recién salidos; forman una escarcha sobre el suelo y tapan el agua. La capa que la cubre se llama hielo; está bastante gruesa a veces; pisando encima se quebra y, cuando sale el sol, lo derrite. Los años fríos se denominan «años machos» o «años hombre»; los otros sin nevazones ni heladas fuertes son llamados «años mujer».
7 Deuma konchi pukem mëtewe wëtreŋekei. Takun pitui fachi antü meu. Kiñeke naq lifkëlekei wenu pun·meu fei meu naqkei füchake traŋliñ, piliñ piŋei kai. Mëtewe reyelu ñi naqn fei meu no ŋëmkachukei, ka al·üke naq femle, entrikei kulliñ ŋewenochi kachu; troŋlillu l·ayekei ka ñi ilo kümewekelai. Feichi traŋliñ ká noŋémëñmakefi ñi tapël fill mawida, fei llaŋküyekei; l·ankëlewekei feichi aliwen. Kakeume fill kulau ká femkei: we lleqchi poñü eŋu küllwí noŋëmkefi; rikakei mapu meu; ko takukefi, rikan- traŋliñ piŋekei feichi takunielu ko. Fei kiñeke mu allwe reyekei, pënopëyum trafokei; wefpayüm antü wëla lluukei, lluwëmkeeyeu antü. Feichi wëtre tripantu « alka- tripantu» ka « wentru- tripantu» piŋekei; ŋenolu pire ka füchá traŋliñ, fei « domo- tripantu» piŋekei. A veces suceden cosas de mal agüero: se mueve la tierra, lo que se conoce con el nombre de temblor. Viene muchas veces precedido de un sordo ruido que se oye dentro de la tierra. Esos fenómenos son atribuídos al Dominador de la tierra (1). Otras veces aparece fuego sobre los volcanes; salen de sus cráteres chorros de humo, cenizas y piedras. Se cree que eso es causado por el pillán o el huecufe.
8 Kiñeke mu rupakei perimontun- dëŋu: neŋemuukei mapu; fei nüyün piŋei. Deuma nüyüal meu, fei meu kiñeke mu lululüi ka këmtrülüi pu mapu. Fei « Ñënemapun ( 1) ñi femel» piŋekei. Ká lëfkei kütral wente deqiñ meu, prapai ñi wë·' meu fitruñ, ka trufken, ka kura; « pillañ ñi femel, wekufü rume» piŋekel. La gente antigua no tenía nombres para los meses. Para poder orientarse sobre un dato pasado o futuro se expresaban de esta manera: Tiempo de escasez, hambruna general, época de los brotes: eran nombres para la primavera. (Sept. Oct. y parte de Nov. ). Cosecha chica, de los productos verdes; luna de las primeras frutas: en esta época se colectaban las vainas de habas y arvejas. (Nov. Dic.). Tiempo de sol, de los calores, abundancia, cosecha general, tiempo de la siega. (Enero, Febr. Marzo). Cosecha guardada, saca de las papas, caída de las hojas (del manzano), otoño, entrada del invierno. (Abril, Mayo). Brotes grises (raquíticos), luna cenicienta. (Junio). (Julio, Agosto, Septiembre) Estación de las lluvias, invierno, tiempo de la siembra, luna fría, heladas escasez.
1 Kuifi ta ché üikelafui tëfachi küyen. Ñi kimam eŋn tunten meu ñi femuyel, femael rume, kiñe dëŋu, fei pikefui; Wesha antü, füchá filla, pewüŋen, füchá pewn: wün·n tripantu tëfá. Pichi walëŋ, karü walëŋ, walëŋ küyen; tuŋekefui ñi kapi feichi awar ka allfid. Antüŋen, wükan antü, füchá walëŋ, pramuwnŋen, katrüŋen. Tripalpramuwnŋen, entupoñün, chomünŋen, rümünŋen ( 1), konn pukem. Kashü pewn, kashü küyen. Mawën·ŋen, pukem, ketrawnŋen, wetré küyen, traŋliñ, filla. 2. Doi kuifi re kimŋekefui ñi fën·ken mawida; fei antüŋen piŋekefui. Newe tunoli fën; kom ñamtulu, fei pukem piŋetukefui. Feula wiŋkawi mapu ché, wiŋka reke entukei ñi tunten meu ñi rupamum kiñe dëŋu; fempikei: Iñche konn ñi n·ampëlkaial pewenche mapu meu mari küla antü konchi Abril küyen meu ( 1), kiñe waraŋka pura pataka pura mari epu tripantu meu. En tiempo más remoto se distinguía solamente la época de los frutos silvestres, llamándose verano esta estación; en cuando ya no se podían tomar frutos por haberse acabado todos, era invierno. Hoy en día se ha chilenizado la gente indígena y se expresa sobre la fecha de cualquier suceso como lo hacen los chilenos. P., ej.: Yo emprendí mi viaje a la Argentina el trece de Abril de mil ochocientos ochenta y dos.
3 Ká kimlafui feichi relosh kuifike mapuche yem. Feyeŋn ramtulafuiŋn: « Tunté horaŋei?» « Tunteprai antü?» pikefui ñi ramtuufel. Femŋechi lloudëŋuukeiŋn: Epe wün·i epe antüi, kofikei wenu; wefpai, tripapai antü; ella liwen, pu liwen. Mal·eu antü ( 2), witrapachi antü, raŋi antü witrai antü, kélün antü, naqn antü; ŋull antü ( 3), pichi lewechi antü; oración, konn antü; fël pun; trafuya. Kudual pun; ella pun; konchi pun; fücha pun. Raŋi pun; kiñepëlel pun· ( 4), petu ñi wün·non. Kiñeke trokiñ mapuche reyükonyenulu pu wiŋka eŋn, petu niekai téfachi admapu. Tampoco conocían el reloj los antiguos araucanos. Ellos no preguntaban: «¿Qué horas son?» sino: «Cuán alto ha subido el sol?» Se contestaban: Casi es de día casi hay sol, en la aurora; al rayar o salir el sol; muy de mañana, en la mañana. Por la mañana, hacia mediodía, parada del sol; declinando, bajando el sol; la tarde, crepúsculo; «Angelo», al entrar el sol; al cerrar la noche. Tiempo de acostarse, no muy de noche, entrada la noche, muy de noche. Medianoche, después de medianoche antes del amanecer. Los indígenas de algunos lugares apartados de los chilenos, conservan todavía esta costumbre antigua.
1 Feula konümpaiafiñ kom tëfachi weshakelu mëlelu mapu meu. Kiñe ñom kulliñ peŋei, ka kiñe ñom mawida ka kachu. Ka mëlei ŋamchemchi weshakelu, fei moŋekelai ka tremkelai. Femŋei tëfachi kura ka lil; kakeumei ka fillpële peŋekei, mawida meu ka inaltu l·afken· meu. Ká mëlei feichi keupü malin rume, kütral- kura ká piŋei; traftralofülu yalalüi, ka pëtiukütral püfpüftripai; mëte yafülu kam. Kaŋelu tokikura piŋei, fei wenupële tranapai, piam. Ahora voy a referir las cosas que hay en esta tierra. Una parte se llama animales, la otra vegetales grandes y chicos. Ade- más hay muchísimas cosas que ni viven ni crecen. A esas últimas pertenecen las piedras y rocas; son de formas distintas y se ven en todas partes, en los montes como en los riscos de la playa. También hay los pedernales, que suenan al dar uno con otro; y despiden chispas de fuego, porque son muy duros. Otras piedras son las hachas de piedra (meteoros) que caen del cielo, como cuenta la gente.
2 Ká mëlei achekura ka ailiñ, kiñeke eŋn rumekintunŋei, ko reke; ka limekura, ka pinono; fei pillañ meu tripai. Feichi pu machi niei likan kura, iyudükëlei. Ká mëlei ilikura, ka cha dikura, ka feichi üku, fei widüam duamŋekei. Feichi puelkura, porkura rume chodpeyüm ŋei; feichi mallo ká liqpeyüm. Además hay los cristales y cuarzos, algunos de ellos son transparentes como agua. Otras clases son la piedra laja y pómez; esta última sale de los Volcanes. Las machis usan de ciertas piedras pulidas, llamdas licanes (1). Además hay mármoles, sal de piedra y el ücu, que se usa en la alfarería. El puelcura suministra una tintura para teñir de amarillo y el yeso (2) da color blanco.
3 Kuifi mëlefui kiñe faliŋechi karü kura, llaŋka piŋefui, fei meu llaŋkakefui füchake ché yem. Petu mëlei feichi llaŋkawn- dëŋu, welu feula kulliñ meu trürémtuŋekei l·a kure. Keyü kiñeke kulliñ ñi ütrum ka ké meu mëlei kura, fei kurafunapue piŋekei; l·uan ñi pütra meu peŋekefui feichi l·uan- kura, wekekura piŋei kai. Aŋkantu teifulewei kura, kuyüm kënuwi ka tue- mapu kënuwi. Deuma konümpafiñ kiñeke trokiñ tëfachi tue 13): ká mëlei raq, ka widü, ka kitratue ( 2), kümei deumaŋeam kitra. Antiguamente había una piedra bien apreciada de color verde, llamada llanca. Mediante ella pagaban nuestros antepasados por sus esposas muertas. Estos pagos tradicionales existen todavía pero ahora se indemniza por la extinta con animales. Hasta en la bilis y el hígado de algunos animales se encuentran piedras; se llaman cálculos venenosos; además el guanaco tenía en su estómago las llamadas piedras de guanaco o bezoares. Con el tiempo se deshacen las piedras y se vuelven arena o tierra. Ya he mencionado algunas clases de tierras (1); además hay greda, arcilla y una clase especial para la confección de cachimbas (2).
4 Ká mélei feichi kakeume metal. Doi fali milla ka liqen, millawe ka liqenwe tripai. Al·üñma tranallelele rume kürëf meu ka mawën·meu newe kakënuulai, re pichi perkankei. Welu feichi pañilwe müchai mëten meñmawi; takulei fücharume meñmau meu; mé- pañilwe piŋei kai. Ká mëlei kumpañilwe, ka titi, ka pakër. Kiñewn lluwëmŋele charu meu kumpañilwe eŋu titi, fei tripai chodpañilwe, pashiŋka ka piŋei feichi reyüñma; allwe chodi, allwe kelü adŋei. Feichi kumpañilwe meu tripai kallfü- l·awen·; fei meu këchaŋekei fën·kachilla ñi nienoam kodüu. Titi meu ká tripai liq- l·awen·, ka pañilwe meu feichi karü- l·awen Existen también diversos metales. Los más valiosos son el oro y la plata, sacados de las minas de oro y plata. Aunque estén expuestos por largo tiempo a la interperie, no se transforman, sólo crían un poco de moho. En cambio el fierro oxida muy ligero y se cubre con una espesa capa de herrumbre o escoria. Otros metales son el cobre, el estaño (o cinc) y el plomo. Si se funde en un crisol cobre con estaño resulta una aleación llamada bronce; es de color amarillento rojizo. De cobre se gana el vitriolo o sulfato de cobre; con ese se lava la semilla del trigo para purificarla del polvillo. Del cinc se deriva el sulfato blanco y del fierro la caparrosa verde o sulfato de fierro. B. 1. BOTANICA. LA FLORA CONOCIDA POR LOS INDÍGENAS DE LA COSTA. NOTA : El material de la Flora y Fauna es del narrador sólo en parte; gran número de nombres obtuve de distintos mapuches, otros los he entresacado de los Diccionarios del P., Félix José de Augusta y del Dr. R. Lenz. Respecto de la clasificación científica agradezco las indicaciones con que me favorecieron el cohermano P., Atanasio de Panguipulli, el naturalista H. Claude Josep de Temuco y el señor Victor Manuel Baeza, profesor del Instituto Pedagógico de santiago, que, además de clasificar varias especies, revisó todo el material de botánica y zoología.Se mencionan en todo 334 vegetales distintos. Los nombres araucanos son, en cuanto a su valor botánico más estrechos y definidos que los vulgares chilenos, aunque comprenden a veces varias especies afines.

B. 1. BOTÁNICA. LA FLORA CONOCIDA POR LOS INDÍGENAS DE LA COSTA. NOTA: El material de la Flora y Fauna es del narrador sólo en parte; gran número de nombres obtuve de distintos mapuche, otros los he entresacado de los Diccionarios del P., Félix José de Augusta y del Dr. R. Lenz. Respecto de la clasificación científica agradezco las indicaciones con que me favorecieron el cohermano P., Atanasio de Panguipulli, el naturalista H. Claude Josep de Temuco y el señor Victor Manuel Baeza, profesor del Instituto Pedagógico de Santiago, que, además de clasificar varias especies, revisó todo el material de botánica y zoología. Se mencionan en todo 334 vegetales distintos. Los nombres araucanos son, en cuanto a su valor botánico más estrechos y definidos que los vulgares chilenos, aunque comprenden a veces varias especies afines.

1 Feula entuafiñ feichi füchake ka pichike mawida ka kom kachu. En lo siguiente voy a hablar de los árboles, arbustos y todas las plantas y pastos.

ARBOLES (37)

Deqiñ meu tremkei tëfachi füchake pewen ( 1). Epu adŋei (*): kiñe ñido re rayükei, kaŋelu fén·kei; kiñe moŋkolkëlechi ŋëlliwe meu traukëlei ñi fën; ŋëlliu piŋei; fei kuel mëte kümei iŋen meu. Feichi mamëll- pewen al·ün niei üpe. Ká mélei lawal( 2), ka len( 3), ka mañiu( 4), ka lleuke ( 5), fei küme fën·kei; kiñe wiŋka ciruelo femŋei ñi fën. En la cordillera crecen muy altos los pinos chilenos o araucarias (1). Son de dos clases (*); un pie produce solamente flores, el otro frutos; son dispuestos en globos esféricos (conos) y se llaman piñones; estos últimos constituyen, después de asados, un alimento bien agradable. La madera de la araucaria contiene abundante resina. Otras coníferas son el alerce (2), las especies de ciprés (3) y mañíu (4) y el lleuque (5), el cual produce un fruto sabroso, parecido a la ciruela introducida.
2 Ká füchá tremprami feichi koyam ( 6), petu tremlu walle piŋei; füchalu leuliñ mamëll ŋei, pelliñ piŋei. Allwe femŋei ruili ( 7), ka koiwe ( 8), ka ŋire ( 9). Mawida meu ká mélei füchake triwe ( 10), ka wawan ( 11), ka ŋulŋu ( 12), ka liŋe ( 13), ka tüke ( 14), ka mëdewe maden ka teniu ( 15) piŋei kai. Kuifi ká peŋefui füchakerume fol·o ( 16); ñi faliŋechi mamëll meu larüŋekefui aŋkantu; feula re ñí wëñopewütuel mëlewei; kochii ñi fën Ka füchake ŋëfü ( 17); kueŋekei ñi fën·ñi iŋeal. Feichi keuli ( 18) ká fën·kei, ifalŋei ñi fën·; welu feula epe peŋewelai. Muy altos se elevan además los robles (6). Se llaman hualles mientras se desarrollan todavía; ya adultos tienen madera dura, llamada pellín. Del mismo género son el raulí (7), coihue (8) y ñirre (9). En las montañas se encuentran, juntos con los nombrados, grandes laureles (10) y huahuanes (11); además el ulmo o muermo (12), el lingue (13), el olivillo o tique (14) y el tinel o palo santo (15). Antiguamente se veían también gruesos boldos (16); esos se han volteado con el tiempo a causa de su madera valiosa, así que hoy día quedan puros retoños; tienen drupas bien dulces. Semejante cosa paso con los grandes avellanos (17); sus aquenios se comen asados. También el queule (18) produce un fruto comestible; pero ya es muy raro ese árbol.
3 Doi mën·ake mawida ká mëlei: feichi foye ( 19), mëte sha kieyeu kom mapu ché; ka piñol ( 20), ka raral ( 21), ka kiaka, kütrakütra ( 22) piŋei kai, ka maiten ( 23), ka notru treumun( 24) rume, ka küllai, ( 25) ka treike ( 26), ka pëdwe ( 27), ka pelu ( 28), ka tayu ( 29), ka lun ( 30), ka pengu ( 31). Ká mëlei luma ( 32), kauchawe piŋei ñi fën·, ka temu ( 33), ka kollimamëll ( 34), ka pitra ( 35), ka pitrapitra ( 36). Ka tepu ( 37). Welu al·ün wiŋka aliwen ká mëlei tañi mapu meu: alamo, kalisto, aromo, manshanás- mamëll, mempër, turansho, quinto, kake ká. Arboles de aporte menor son: el canelo (19), árbol sagrado de la raza araucana; el avellanillo o piñol (2), el radal (21), la quiaca o tiaca (22), el maitén (23), el quillay (25), el sauce chileno (26), el corcolén (27), el pelú (28), el tayu (29), el lun (30) y el peumo (31). Arboles mirtáceos son: la luma (32), cuyo fruto es el cauchau, el temo (33), el arrayán (34), la pitra (35), la patagua valdiviana (36) y el tepu (37). Además crecen en mi patria muchísimos árboles de flora ádvena: álamos, eucaliptos, aromos, manzanos, membrillos, duraznos, guindos y muchos otros.

ARBUSTOS ENREDADERAS (72)

1 Fentren pichike mamëll ka mëlei mawida meu ka lelfün meu; kiñeke küme fën·kei, iñmaŋekei ñi fën Femŋei kël·on ( 1), niei maki; fei kutrülkënukefi takun ka iŋeyüm podkawnŋei wënmeu. Ká kümei iŋen meu feichi mullweŋ ( 2), ka mulul ( 3). Wëne afükei mëchai ( 4), ifalŋei ñi fën·; ka Këlüŋ ( 5), fei küñküñkëlei ñi fén·; ka mëlei wëŋan ( 6), ka litri ( 7). En la montaña como también en la pampa se hallan numerosos arbustos; algunos producen sabrosos frutos comestibles. De esta clase es el maqui (1). Sus bayas manchan la ropa y al comerlas tiñen de negro la boca. Igualmente apetecidas son las bayas del mulhuén (2) y de la parriza o vid silvestre (3). Los primeros frutos que maduran son los de los michayes (4); son comestibles. Las bayas de la especie quelín (5) están dispuestas en racimos; lo mismo los frutos del huingán (6) y litre (7).
2 Ká wayun·këlei feichi kawen ( 8) pikutupële tremkeí palwen ( 9) eŋu. Kakelu chakaiwa ( 10) piŋekei; ka mëlei kuŋko llaki ( 11) rume, ka trefu ( 12), ka tralwen ( 13), ka liq- wayun' ( 14) repu- wayun·piŋei kai. Fei tëfachi repu entukütralŋekefui, kuifi ŋenolu kam tëfachi kütraltupeyümchi fósforos. Palki, ka kaidél foki, ka küla ká konkefui ñi repuŋeal. Epu repu duamŋekefui: kiñelu wechodkënoŋekefui, domo- repu piŋekefui. Üküftëkulelŋekefui ñi wechod ka repu, wentru- repu tëfá. Fei felel matu matu chiwëdrulpaŋekefui epuñpële pëlai kuq meu; fei meu müchai mëten tripakefui kütral. Otro arbusto espinudo es el llamado espino (8) que crece en el norte junto con el espinillo o palhuén (9). Otros géneros espinudos son los chacayes (10), el cunco o crucero (11), el trevu (12), talhuén (13) y espino blanco, llamado también espino de los palitos (14) porque mediante palitos tomados de él se sacaba fuego en el tiempo de los fósforos no se usaban todavía. El palqui, la enrredadera caidel y la quila servían para el mismo fin. Se necesitaban dos palitos; uno, llamado palito-hembra, estaba previsto de una perforación; el otro, conocido bajo el nombre palito-macho, se encajaba dentro de aquel agujero, y quedando en tal posición, se le daba vueltas con toda rapidez entre las palmas de ambas manos. De esta manera no tardaba en salir la llama.
3 Al·üke pichi mawida l·awen· ŋei. Femŋei feichi palka ( 15), ka natrëŋ ( 16), ka refu ( 17), ka ifëlkon ( 18), ka pichi ( 19), ka latuwe ( 29), epe poñu felei ñi rayen eŋn. Kál·awen· ŋei kulen ( 21), ka chiñchiñ ( 22), ka ül·awen ( 23), ka mel·awen· ( 24), ka mëki ( 25), ka yaŋ ( 26), ka përkün ( 27), ka piukel·awen· merul·awen· ( 28) rume, ka ñamkul·awen· ( 29), are ka piuke l·awen· ŋei feichi pichike mamëll; ka fëdokoipu, ( 30) ka palŋiñ pañil ( 31) rume, kulliñ meu küme l·awen· ŋei. Muchísimos arbustos son medicinales. A esta categoría pertenecen las solanácea palqui (15), natri o yerba de chavalongo (16), refu o palo negro (17), huévil (18) y el latué o árbol de los brujos (20). Para remedios sirven además la albaquilla o el culén (21), el chinchin (22); el maitencillo (23); los purgantes melahuén (24), las corontillas o siete camisas (25 y 26) y el pircún (27); las retamillas merulahuén y ñancolahuén (28), subarbustos febrífugos y estomacales; además el codocoipo (30) y el palguín, llamado también pañil e (impropiamente) matico (31); es remedio eficaz para los animales enfermos.
4 Ká mëlei kakeume wautru ( 32), ka reqŋel- wautru ( 33), ka chukuril·awen· ( 34), ka külafodi ( 35), ka dadiñ ( 36). Ká mëlei weŋkü ( 37), ka palpal ( 38), ka chillko ( 39), ka pëlupëlu ( 40), ka trarümamëll traumen ( 41) rume, ka punamamëll ( 42), ka traftrafeñ mayu ( 43) rume, ka ireire kudümamëll ( 44) piŋei kai, ka wella ( 45), ka piŋopiŋo ( 46), ka chocho ( 47), ka feichi wesha wike deu ( 48) piŋei kai. Feichi ütriu ( 49) folilkelai Púlli meu, fei kël·on meu mëŋel entukei korü ñi tremam; ká felei epuke mamëll ( 50), tremkei wente pitra. Muy numerosos son los arbustos denominados huaultro, chilcas y chilquillas (32-36). Otros arbustos son: el romerillo o more (37), el palpalén (38), el chilco (39), el pillopillo (40), el sauco del diablo (41), la retama (42), el traftrafén o mayo chico (43), el palo negro (44), la huella (45), el pingopingo (46), el altramuz (47) y el huique o mata-ratones (48) que es muy venenoso. El quintral o visco (49) no arraiga en la tierra sino sirviéndose principalmente del maqui como mesonero, chupa de él la savia que necesita para su desarrollo. De igual forma crece el epífito lepidóceras (50), vegeta con preferencia sobre las pitras.
5 Itrokom pichi mawida meu doi kümei ñi fën·feichi üñü ( 51) ka llaŋllaŋ ( 52); fei meu epe trüri reqŋechiñchiñ chekeñ ( 53) rume; allwe femŋei ñi tapël chiqe ( 54) ka charwa ( 55), welu iŋelai ñi fën. Los frutos más sabrosos de todo los arbustos los producen las distintas murtas (51, 52); afines a estos arbustos son los chequenes (53) y algo parecidas en las hojas la perlilla (54) y la chaura (55) pero estos no tiene frutos comestibles.
6 Fentren kakeume foki iwëlprai ka nünprai tëfachi mawida meu; femel kom nülküunülküukëlewei, rutmenŋelai mawida. Doi winalprapukei nüpufoki ( 56), niel kowüll, ka kuduñfoki ( 57), ka pëlaifoki ( 58), ka pilfüfoki ( 59), ka pëllpëllfoki ( 60), ka llaŋkafoki awashawash ( 61) rume. Numerosas especies de enredaderas se enroscan en los árboles o se afirman en sus ramas, entrelazando todo en tal grado que la montaña se pone impenetrable. Lo más alto trepan el voqui blanco (56) que producen los cóguiles, además el voqui colorado o voqui parilla (57), el quilo (58); el pifu o voqui negro (59), el pilpilvoqui (60) y la metallida (61).
7 Foki reke ká tremkei paupauweñ ( 62), kürne l·awen· ŋei chakon, kutran meu; ka paulun ( 63), ka sinchull ( 64), ka fofridfotrid pin·dafoki ka wechilwechil ( 65) piŋei kai. Ka mëlei feichi kolkopíu ( 66), ka rere l·awen· ( 67), ka külmai ( 68), ka kërako meli tapël ( 69) piŋei kai. Como líanas crecen además: el quilinejo o esparto (62), que es un buen remedio contra el reumatismo; el paulún (63), el sinchul (64) y el voqui del picaflor o voqui-voqui (65). Otras plantas trepadoras son el copihue (66), el remedio del pájaro carpintero (67), el quilmay (68) y el quiraco (69).
8 Ká nüukëlei rou mamëll meu feichi rumeñrna füchalu küla kachu ( 70), ka rëŋi kuliu ( 71) rume, trutrukakënoŋekei ñi foron, ka feichi külantu ( 72). Fentren kakeume mamëll eŋn foki meu epe konŋekelai taiñ küdaupenoelchi mawida. En las ramas se sostienen también las gramíneas gigantescas quila (70), colihue (71), de cuya caña se hace la trompeta trutruca, y la llamada quililla (72). Debido a tan elevado número de árboles, arbustos y enredaderas (y helechos) nuestros bosques vírgenes son poco menos que impenetrables.

FANERÓGAMAS CHICAS MONOCOTILEDÓNEAS (55)

1 Iñche ñi mapu Raukenwe kom takulei fill kakeume kachu meu; küme troŋlei. Ká kimniefiñ kiñelketu ñi kachu kake mapu meu mëlelu. Inaiafiñ ñi konümpaiafiel. Deuma entufiñ tëfachi kolkopiu ( 1), mëte tuteifli peshkiñ, koshkëlla piŋei; ka niei fën, kopiwe piŋei, ifalŋei; itrokom pu mapuche ayüfi feichi rayen. Ká mëlei koifüñ ( 2), ka willi ( 3), ka tëfachi al·ün wiŋka anüm welta weshakelu: asús, sefolla, kake kai. Petañko mapu meu mëlei rëmentu, niei rëme ( 4), ka üwaüwa ( 5), ka l·afl· afkachu ( 6). Feichi füifüi ( 7) doi aŋken mapu meu tremkei. Mi tierra natal Rauquenhue está cubierta por un tupido césped de innumerables plantas y pastos. Además conozco muchos vegetales de otras regiones. Sigo en la enumeración de ellos. Ya he mencionado la copihue (1) con flores muy hermosas y un fruto que se llama pepino; es comestible. Es ésta la flor predilecta de la raza indígena. Además hay las lágrimas (2), el huillí de perro (3) y diversas hortalizas de los extranjeros como ajos, cebollas, etc., (Liliáceas). En los lugares pantanosos existen los junquillares, formados de junquillos de diversos géneros y especies (4 y 5), una llamada yerba de la vaca (6); otra conocida con el nombre fuifuí (7) vegeta en suelo más seco., (Juncáceas).
2 Kom mapuche ayünëyufe ŋei., Feichi nëyu kai ( 8) meu tremkei., Epe kiñelei kiñe pichi kaí, wente mamëllpënantëkulei, poyen ka wenu- dëcho ( 9) piŋei., Ñi tapël kelükëlei kiñe ñom; ká niei pichike nëyu., Rou mamëll meu peŋei payun kanunmamëll ( 10) rume. Naqeltu tremkei ñocha ( 11); füchá newenŋei ñi füna- tapël, fei meu mauŋekei., Piku pële pefiñ feichi chawal ( 12). Los mapuches son bien aficionados a los chupones que crecen en la mata chupón (8)., De aspecto casi igual es la poe o chupalla (9); vegeta pegada arriba en los troncos de los árboles; una parte de sus hojas son coloradas; produce también chuponcitos., Sobre las ramas de algunos árboles se notas los barbones o pelucas (10)., La ñocha (11) crece abajo en el suelo; sus hojas de fibras muy fuertes, se usan para hacer sogas.
3 Ká küme rayüi wüllŋo nuño ( 13) rume, ka lawü ( 14), ñi ipeyüm choroi, ka trëke kallekalle ( 15) rume, ka anükallekalle ( 16). Feichi ŋil ( 17) kënulniei ñi folil. Ká mëlei meul·en- l·awen· ( 18), ka ñadu ( 19)., Lelfün meu mëlei tulpu pultru ( 20) rume, liqkelü ŋei ñi rayen. Meul·en- l·awen· eŋu keñawn ŋei ürfiñe ( 21)., Rume aifiñŋei feichi nekulŋërü lefŋërü ( 22) piŋei kai, ka üwafilu ( 23), ka chedkeñ- l·awen· ( 24). En el norte he visto el cardón o chahual (12)., (Bromeliáceas). 3. Flores vistosas tienen además el huilmo o ñuño (13), la cebolleta azul o lahue (14), cuyo bulbo es muy apetecido de los choroyes, el trique o callecalle (15) y otra planta semejante (16). (Iridáceas). El liuto o la peregrina (17) tiene raíces hinchadas., Además hay la bomaria (18) y la papita del campo (19). En los prados se divisa el amancay (20), cuya flor es de color lacre. (Amarillidáceas).
4 Ká nieiñ feichi kümeke ketran, fei elueiñ meu iñ fill antü kofke. Femŋei feichi kakeume kachilla ( 25), ka kawella ( 26), ka wiŋka defa ( 27), ka uwa ( 28). Kuifike mapuche deumakefui kofke wekeñ ( 29) meu, ka truka ( 30) meu, ka maŋu ( 31) meu, ka lanko ( 32) meu. Kachilla eŋu kiñewn tremkei feichi wesha defa ( 33); al·ülele ñi fën·ketran meu, fei meu feichi ketran meu deuchi rëŋo ŋollichekei. Wiŋka defa meu trüradŋei firi ( 34). De conformación semejante a la bomaria es la dioscórea (21). Muy lindas son las azucenas del campo (22), la flor del gato (23) y la lengua de loro (24). (Orquídeas). 4. Tenemos además los valiosos cerelaes que nos proveen con el pan de cada día: las numerosas variedades de trigo (25), la cebolla (26), la avena (27) y el maíz (28)., Los antiguos hacían pan de huequén (29), teca (30), mango (31) y lanco (32). (El primero una cebadilla, los otros especies de centeno endémico) Junto con el trigo crece la maleza vallico (33).
5 Ká mëlei raŋkül pilko ( 35) piŋei kai, ka wëmraki ( 36), ka lin ( 37), ka willke ŋërükëlen ( 38) rume, ka feichi fill kakeume yëlweyu, ŋëtan ka paqüya ( 39) piŋei kai, ka feichi yafüŋechi këŋi ( 40), epe küla femŋei ñi füchapralen, ka truyakachu ( 41), ka shoŋollkachu ( 42), ka ütrenkachu achawallkachu ( 43) piŋei kai. Weŋen meu ka mëlei kakeume wiŋka kachu ( 44). Tëfachi Fudi l·eufü meu kachu reke tremkei feichi kenewiñ ( 45). Si sus granos abundan en los cereales, entonces la harina, hecha de tal mezcla, emborracha., Muy afin a la avena es la avenilla (34). 5. Además hay el maicillo, llamado también carrizo o tubito (35), la chépica (36), la ratonera (37), las estipas (38), festucas y muy variados coirones (39); los pastos duros (del género Nasella ) (40) que se asemejan a las quilas por la altura a que trepan; el polipogon (41) y la piojilla o pasto de la gallina (43). En los últimos tiempos vinieron a propagarse diversas gramíneas introducidas (44). (Glumifloras gramíneas). En la laguna de Budi crece semejante a las gramíneas el potamógeton (45).
6 Llodko mapu meu mëlei chañchañ malliñkachu ( 46) piŋei kai, ka trome ( 47), ka lleifun ( 48), ka molikachu ( 49), üweñ piŋei ñi chaŋŋechi peshkiñ, ka rütrü ( 50), ka wilkikachu ( 51), ka küna ( 52) ka watru ( 53); ká mëlei kiñkiñ ( 54) ka künke ( 55); ñi fën·mëte pënantëkui trawa meu. En los pantanos crece la osolépsis (46), las juncias y totoras trome (47), leivún (48) y el mol (49), cuya inflorescencia ramosa se llama ühuen; además el richu (50), la paja del zorzal (51), la cortadera küna (52) y la espadaña (53). Otras ciperáceas son el quinquín (54) y quinque (55); sus semillas se pegan fuertemente en la piel (Glumifloras ciperáceas).

FANERÓGAMAS DICOTILEDÓNEAS CORIPÉTALAS.

( 51) 1. Rupamum füchá filla wëne pekeelchi moŋewe, fei taawar ( 1) ka allfid ( 1) ŋei. Füchá walëŋ meu ka mëlei kakeume küllwi deŋüll ( 3) rume, ka leŋi ( 4). Ká femadŋei ñi rayen feichishoŋi ( 5), ka nülpi ( 6), ka ichifëdü ( 7), ka kallfüshoŋi ( 8), ka wallpütra ( 9). Feichi wëdwëdkakachu ( 10) mëtawe üñfiŋei kulliñ meu. Los primeros alimentos después de la escasez grande (de Sep. a Nov.) los suministran las habas (1) y arvejas (2). En la época de la cosecha general vienen diversas variedades de porotos (3) y lentejas (4). En la flor se asemejan a los enumerados las vezas o alverjanas (5 y 6), las arvejillas de flor violeta (7) y azul (8) y el hualputa (9). La tembladerilla o yerbaloca (10) es muy peligrosa para los animales. (Leguminosas).
2 Kuifi mapuche ikefui ŋëdoñ napur ( 11) rume, feula wimkëlei wiŋka kolés meu. Ká mëlei troipoko ( 12) ka feichi taŋawaso ( 13). Feula fill mapu meu mëlei pinaka ( 14); mëte wesha kachu tëfá, kuifi kimŋekelafui. Ká mëlei ñukiñ ( 15), ka meroi ( 16), ka piwichenl·awen ( 17), ka anüdëcho ( 18), ka ŋalauŋalau ( 19), ka kauchu ( 20), ka defekono ( 21), ka küwellküwell ( 22), ka paŋin·amun· ( 23). Antes los mapuches hacían caldos con yuyo (11), hoy día ya usan coles introducidos. Además hay el berro (12) y el mastuerzo o lepidio silvestre (13). (Crucíferas). En nuestros días ha cundido mucho la maleza cicuta (14), desconocida en tiempo atrás. Además hay la osmoriza (15), el panul o apio del campo (16), el remedio de pihuichén (17), los chuponillos o cardoncillos (18 y 19), el cauchu (20), la malva del monte (21), la azorella y llareta (22) y la pata de león (23). (Umbelifloras).
3 Ká mëlei madeko ( 24), ka paillañma antü ( 25), ka lumürke ( 26), pënawi ñi pichike fën·, ka melikonl·awen·- meliko ( 27) rume; kom machi l·awen· kefi. Ka korekore ( 28), ka loikal·awen· ( 29), ka chiŋekachu ( 30) fei tëfá epe femadŋei loikil·awen· meu, welu wesha nümünŋei. Hay además el ranúnculo chileno (24), el botón de oro (25), la centella (26), cuyos aquenios chicos se pegan, y el maillico (27), que es verdadera panacea aplicada por las machis. (Ranunculáceas). También conozco el corecore (28), el alfilerillo (29) y la yerba del chinge (30); en muy semejante al anterior, pero despide un olor hediondo. (Garaniáceas).
4 Mëte illufalŋei feichi kümeke kelleñ ( 31), llaweñ piŋefui kuifi; lelfün meu ká lleqprakei, welu anümel doi füchai ñi fën·ŋen. Allwe femŋei trafwe ( 32), ka trun walal·awen· ( 33) rume, ka fërokiñ ( 34), ka trefo ( 35); ka mëlei leliantü ( 36), ka ŋërükelleñ ( 37). Fillpële peŋei kulle ( 38), ka wallko ( 39), ka nüfnüf ( 40), ka rümü ( 41). Ka mëlei feichi pichike këlloikëlloi ( 42), ka trëlkepoko ( 43). Muy apetecidas son las sabrosas frutillas (31), llamadas llahuén antiguamente; crecen también espontáneamente en el campo, pero cultivadas dan frutas más grandes. Semejantes son los cadillos, amores secos, pimpinelas y potentiles (32-35); la yerba de clavo (36) y la frutilla de monte o miñemiñe (37). (Rosáceas). Bien difundidos se hallan los vinagrillos; el culle rosado (38), los amarillos (39 y 40), la flor de mayo o de la perdiz (41). (Oxalidáceas). Yerbas chicas son la alsine o bocado de gallina (42) y los cerastios (43). (Cariofiláceas).
5 Ká mëlei mëtrun ( 44), ka tapitapi ( 45), fei llochoul·awen· ŋei. Inaltu l·afken· kuyüm meu tremkei doka ( 46), aifiñŋei ñi rayen ka fën·ifalkelei. Koiwe meu mëlei kënuwa ( 47), payun·femŋei. Ká mëlei madiwada ( 48), ka këlenkëlen ( 49). Pikutupële peŋei maiweñ ( 50), ka fillpële tremprai liñu ( 51); ká anümnŋi; ñi fën·yiwinŋei, fei ütrukentuŋei kiñeke rupa. Feichi foron- liñu meu deumakei lepüwe mapu pu domo; kuifi ká mauŋekefui ñi trëlkeforon, ñi ñeweñŋeam. Además se encuentran el don Diego de la noche o flor de San José (44) y la yerba de San Juan (45); la última se emplea como remedio abortivo. (Onagrariáceas). En la arena de las dunas del mar crece la doca (46); tiene una flor bonita y un fruto comestible. Sobre los coihues vegeta la barba del coihue (47). Además hay la amapola (48) y la polígala o quelemquelén (49). Hacia el norte se ve el quisco maihuén (50) y en todas partes crece espontáneamente el lino (51). Se lo cultiva también; su semilla, la linaza, es aleaginosa; se la mezcla a veces con la harina tostada. De sus tallos hacen las mujeres indígenas sus escobas y las fibras se torcían antiguamente para la confección de redes.

FANERÓGAMAS DICOTELEDÓNEAS GAMOPÉTALAS (80) (*)

1 Wema konümpafalŋei feichi poñü ( 1); kuifi lleqprakefui tañi mapu meu willikürëf adpële; kuñifal ché ñi moŋewe. Mëte rume kakeumei poñü, kiñeke trokiñ ká üituŋei. Mëlei malla, ka me- narki, ka kolona- poñü, fentren kake kei. Poñülwe meu lleqprachi poñü shüŋkeñ piŋei. Deuma rayülu kallwe poñü, fei meu mëlei këched; ka tëkufen·i rayen; piltrau piŋei ñi fën·, ifalŋekelai. Pu mapuche mëte kümentui funal poñü. Kiñeke külko ful·intëkuŋekei ko meu, mëlekai kiñe epu küyen. Deuma yafünolu entuŋekei, afümŋekei ka iŋekei. « Masiao kümei», pi mapuche. Ká Poñüadŋei ñi rayen llaqe ( 2), ka werke ( 3), ka miaya ( 4), ka trapi ( 5), ka pëtrem ( 6); tapël- pëtrem ŋerintëkulen kitra meu pëtremtuŋekei. Merece ser nombrada en primer lugar la papa (patata) (1); está endémica en el sur de nuestro país y sus tubérculos constituyen el alimento principal de la gente humilde. Existe una infinidad de variedades (*); cada una lleva su nombre propio; p.e. la papa silvestre o malla, la me-narqui (**), la papa de los colonos e innumerables otras más. Las que nacen espontáneamente en los papales anteriores se llaman papas huachas. Las papitas se forman en cuanto forece la mata. De la flor madurece la baya piltrau, pero ésta no es comestible. Los indígenas están muy aficionados a las papas pútridas. Unos cuantos canastos de papas se vierten en agua estancada, donde quedan alrededor de dos meses. Cuan están blandas, las sacan, las cuecen y las comen con mucha glotonería. (***). Otras solanáceas son la morela o yerba mora (2), el huerque (3), el chamico, llamado también estramonio o manzana espinosa (4), el ají (5) y el tabaco (6), cuyas hojas se aprietan en la cachimba y se fuman, (Solanáceas).
2 Ká mëlei ilfafeñ ülfau ( 7) rume, ka koleu ( 8), ka lliŋlliŋ ( 9), ka allwe koshkel allwe l·awen· ( 10) piŋei kai, ka kushill ( 11). Küme chodrayenŋei feichi traupitraupi ( 12), ka trapitol ( 13). Ka mëlei wëllwe karü l·awen· ( 14) piŋei kai, ka llapue ( 15). Feichi tapël- llapue wiŋka lechuga reke iŋekei. Ká eweipue ( 16), ka trololpeshkiñ ( 17), ñi we küpalel pu wiŋka. Feichi kachanl·awen· ( 18) mëte muküri, welu küme l·awen· ŋei are kutran meu; feichi pëlapëla ( 19) pechaichi pu pëñeñ pütulŋekei. Lelfün meu peŋei pilun·dewü, piludeu ( 20) rume, ka kudüpeŋkël ( 21), ka feichi kakeume ñüumeñüume ( 22). Feichi ñüumel·awen· ( 23) kake kachu meu tremkei, fei meu katakonkëlei ñi folil; pu kauchu ñi l·awen· tëfá. Ká mëlei ŋümawe ( 24), ka meliluku ( 25), l·awen· ŋei. Además hay la yerba buena (7), la yerba mota o poleo (8), la salvia chilena (9), la salva blanca (10) y la yerba Santa María (11). (Labiadas). Bonitas flores amarillas tienen los capachitos y topatopas (12 y 13). Otras plantas son la graciola (14) y la placa (15), cuyas hojas se comen en ensalada de igual modo como la lechuga de los gringos; además la ourisia (16) y la digital o dedalera (17), vulgarmente llamada cártucho; es recién importada por los huincas. (Escrofulariáceas). El cachanlahue (18) es muy amargo, pero bien medicinal contra las fiebres; la pilpila (19) se da en tomas a los niños contra la diarrea. Por los campos se divisa la violeta amarilla (20); la verbena del campo (21); y las variadas correhuelas y suspiros del campo (22). El llamado cabello de ángel (23) vive a expensas de otras plantas en las cuales penetra con sus haustorios; es el remedio de las solteras (*). (22 y 23) (Convolvuláceas). Medicinales son también la anagálida (24) y la lisimaquia (25). (Primuláceas).
3 Ká mëlei llaküd ( 26), ka liq- lolkiñ ( 27), ka rëfël ( 28), ka tropa ( 29); ñi trar traumakënukei kulliñ, piam; ka feichi kümeke l·awen· faku ( 30) eŋu llaupaŋe ( 31). Pewüŋen meu kintuŋei feichi paŋke ( 32); ñi rayen fëkuñ- ŋalka piŋei ka ñi nüukëlepeyüm tapël iŋekei, ŋalka piŋei. Allwe femŋei këmulmamëll ŋërükëlen ( 33) rume, fei willi adpële tremkei. Ká mëlei pilun·weke ( 34), ka künchamalliñ ( 35). Ñi fën·feichi pichi fën·fën· ko ( 36) kiñe kelü llaŋka femŋei. Además hay la renilla o pata de guanaco (26), la valeriana (27), la corontilla (28), la trupa o tabaco del diablo (29), cuya savia lechosa tiene fama de cegar a los animales. La llamada flor de pasmo (30) y el llaupangue (31) se usan en la medicina casera. En la primavera se buscan los pangúes (32). Su inflorescencia es un bohordo y sus pecencia es un bohordo y sus pecíolos, las nalcas se comen. Bastante afiín al nombrado es una nalca chica (33) que crece en el sur. (Haloragidáceas). Además hay varias especies de llantén (34) y quinchamali (35). El fruto de la yerba enana perlilla del agua (36) se asemeja a una perla encarnada.
4 Feichi kuri, dëllŋau ( 37) rüme küme chodrayükei, welu aŋidünŋei trawa meu; pichi femkei alwe- kuri ( 38). Feichi alka- kuri ( 39) doi weshalei, koyaml·awen· ( 40) fentren weshalai. Fillpële anümŋei wada ( 41) ka peŋka ( 42); pikutupële feichi melon ( 43) ka sandilla ( 44). Feichi ütrarl·awen· ( 45) rapilchekei; inaltu l·afken· peŋei l·afken· l·awen· ( 46), piuke l·awen· ŋei. La ortiga chilena (37) tiene bonita flor anaranjada, pero hace arder mucho la piel; otro tanto hace en grado menor la ortiga salpicada (38). (Loasáceas). Más todavía pica la ortiga chica (39), el llamado mellahufilu (40) quema poco. (Urticáceas). La calabaza (41) y el zapallo (42) se cultivan en todas es; el melón (43) y la sandía (44) crecen en el norte. (Cucurbitáceas). El tártago (45) causa vómitos y la pichoa (46), que se encuentra en las dunas del mar, es purgante. (Euforbiáceas).
5 Ká mëlei chillüm ( 47), ka rëlfün ( 48) ka rëlfünkachu ( 49), kelüŋeam meu kümei; ka kawën·- narki ( 50), ka wencheko ( 51). Feichi dawe ( 52) kuifi weluketrankonkefui ka tëfachi pichëŋ ( 53) piuke l·awen· ŋei. Ká mëlei lile l·awen· kelü kachu ( 54) rume, ka dawepillañ ( 55), ka lëfo ( 56), ka lëfolëfo ( 57); pu mapuche ñi kallfütupeyüm ŋei ñi folil kake kachu yeŋn. Ká epe femadŋei pantriliku ( 58), ka trapikachu ( 59), ka sanchukachu ( 60) Además hay la comida de culebra (47), las yerbas tintoreas relvún (48 y 49), que dan color rojo; la lengua de gato (5) y el huenchico (51) (Rubicáceas). La quinoa (52) reemplazaba en tiempo pasado los cereales y el paico (53) es remedio antícólico. (Quenopodiáceas.) Conocidas son también las acederas (52 y 53), romazas (54) y romacillas (55); los mapuches usan sus tallos subterráneos mezclados con otras plantas para teñir de azul obscuro. A la misma familia en el moco de pavo (58), el duraznillo (59) y las sanguinarias (60). (Poligonáceas)
6 Ká mëlei wiñalkachu ( 61), ka feichi mëniwen ( 62), yuŋtapelŋei ñi nüwam rou mamëll meu. Ká warka- troltro ñüllwe ( 63) rume, ka cholchol ( 64), ka küwellküwell ( 65), ka lapikachu ( 66). Fillpële ká mëlei feichi liqtroltro ( 67), ka kurü- troltro ( 68). Kachilla kiñewn tremkei feichi wesha dëchakachu ( 69) ka kamcha ( 70); ina rëpü mëlei koŋkëlli ( 71) ka tenŋwe, weshakachu ka wayun·kachu ( 72), piŋei kai, ka chiŋekachu ( 73), ka kuradeu, madi ka chukanchukan ( 74) ká piŋei, kuifi entuñmaŋekefui ñi yiwiñ; ka lolkiñ ( 75), foron- lolkiñ meu ( liq- troltro ká) deumaŋekefui feichi lolkiñ ayekawe. Ká mëlei pokil ( 76), ka ñüpëdñüpëd ( 77), ka fëlel ( 78), ka dal·al ( 79), ka weñaŋewe ( 80). (*). Otra clase de plantas son el huiñal (61) y la flor de la estre- lla (62); tiene hojas provistas de zarcillos con los cuales se agarra en las ramas de los arbustos. (Sinantéreas bilabiadas). Además el nihue (63), el cholchol (64), el quihuelquihuel (65) y la flor del chancho (66). (S. liguladas). Muy difundidas se hallan las cerrajas cardo blanco (67) y cardo negro (68). Junto con el trigo crecen las malezas llamadas cizañas (69 y 70); a lo largo de los caminos vegeta el conquil (71). Además hay la yerba espinuda (73), el manzanillón (73), el madi silvestre o la melosa (74) que surtía con aceite a los antiguos, el lolquín (75), de cuyo tallo (y del cardo blanco) se fabricaba antes una corneta chica, llamada también lolquín. Otras compuestas son el poquil (76), el bulley o sagú de la culebra (78), el dandá o matagusanos (79) y la viravira, llamada también bálsamo del campo (80). (S. tubulosas). (*)

CRIPTÓGAMAS (39).

1 Llaufen meu tremkei tëfachi kakeume külkül. Doi aifiñ ŋei añpe ( 1); mëte füchai ñi tutelu tapël ka ñi folil iŋekefui kuifi mëlen meu wesha antü. Ká mëlei këlkël ( 2), ka anükëlkël ( 3), ka wëdawe ( 4), ka përeq ( 5), ka pëllomeñ l·awen· ( 6), ka wilel l·awen ( 7); ka kudü n·amun· ( 8); feichi kalawala, fillkuñ- mamëll ka peñafillkuñ ( 9) küñallfillkuñ (**) rume peiŋei kai, wente manshanás- mamëll meŋël, tremkei. Küme l·awen· ŋei feichi ŋëchaiŋëchai kelül·awen· ( 10) rume. Ka mëlei fill kakeume ŋal- ŋal·, llaŋkal·awen· ( 11) rume. (Teridófitas). En los lugares sombríos se crían muy variados helechos. El más bonito es la palmita o el ampe (l); tiene hermosas frondas grandes y su rizoma se comía antes en tiempo de escasez. Además la costilla de vaca o quilquil (2), la palmilla (3) y distintos géneros de polipodios (4-7); uno de ellos se llama culantrillo (8); otro es el helecho epífito calahuala o yerba del lagarto (9); vegeta con preferencia sobre los manzanos. (Felicinas). Remedios eficaces son las especies de limpiaplata o cola de caballo (10). (Esquisetinas) Además hay muchísimas formas de licopodios (11). (Licopodiáceas).
2 Al·ün mëleumei feichi kalmiñ. Kiñe trokiñ wëñokintue ( 12) piŋei. Fei tëfachi awen·meu wëñoditukei mapumal·en ñi ayütueteu ñi waichëfkëlechi ayün wentru. Ká femkënoŋekei paillawe ( 13). (Briófitas). Mucha difusión tienen las plantas muscíneas. Una de ellas se llama funaria (12). Las jóvenes indígenas la emplean para recuperar la afección de su hombre querido pero veleidoso. Semejante aplicación tiene también la hepática marchantia (13). (Musgos y Hepáticas).
3 Tëfachi launa l·eufü meu kiñe kachu reyitremkei kënewiñ ( 14) piŋechi, ka kachu meu, fei meu nüñmamui ñi üi. Pu l·afken· mëlechi kura meu pënantëkulei kollof ( 15), füchalu mëŋo ká piŋei; fei doi kolü adŋei ka iŋen meu kümelai. Ñi ñido- kollof lëmfü piŋei, iŋen meu doi kümei. Kál·afken· meu mëlei feichi rumeñma füchá widu ( 16), ifalŋelai. Niei kënayüwe, fei meu kënakiaukei wente ko, ŋañfütuel füchá, virkoi inaltu l·afken· meu; chapëdforonŋei. Epe femadŋei wiru, welu doi pichikëlewei; ka niei künayüwe. Ká feichi lua ( 17) ka luche ( 18) pënankonkëlei pu l·afken· mëlechi kura meu; ifalŋei üiaq. (Talófitas).En la laguna Budi crece junta con el potamógeton la cara (14), motivo por el cual participa (en mapuche) de su nombre. En las rocas del mar están pegados los cochayuyos (15); llevan el nombre mengo cuando adultos; éstos son de color más pardo y casi inservibles para la alimentación. El cochayuyo tiene un troncho o huilte (*) que es la parte más sabrosa del vegetal. En los mismos sitios se halla el macrocisto gigante (16); no es comestible; está provisto de unas aerocistas, mediante las cuales flota a flor de agua; arrojado a la playa forma verdaderos montones; sus tallos son de forma aplastada. De conformación semejante, pero de porte mucho menor, es el huiro; tiene también flotadores. La lua (17) y el luche (18) se hallan pegados en las mismas piedras. Son comestibles las dos. (Algas).
4 Ká mëlei fentren mapu- kufüll, kakeumei ñi ad. Kiñeke chumpiru femŋei ñi lonko , kakelu trololkëlei, kakelu chaŋëll adŋei, kakelu moŋekolkëlei; tapël nielai, re folilŋei ka foron ka lonko ŋei (**). Mëlei këtrawa ( 19) ka luŋu ( 20) ka loyo ( 21), ka karai ( 22), ka llonko no ( 23), ka pëke ( 24), ka chede ( 25): kom ifalŋei. Feichi pitro ( 26), ka retrüalwe ( 27), ka pëtrem- killkill ( 28) ifalŋekelai. Además existen muchas especies de (mariscos terrestres) o callampas. Tienen formas bien variadas. La cabeza de unas se asemeja un sombrero, otras están abiertas por arriba, otras tienen como dedos, otras son de forma esférica. Hojas no tienen, consisten únicamente de raíz, tallo y cabeza. (**). Hay los hongos quechahue (19) y lungu (20), la cepa loyo (21), el caray (22), lloncono (23), peque (24) y Chede (25), que son comestibles todos. El pitro (26), la vera del muerto (27) y la caída del diablo (28) no se pueden comer.
5 Koyam meu tremkei diweñ ( 29), ka kal·ka·' ( 30), ka pëna pënatra ( 31) rume; koiwe meu feichi lleulleu ( 32); ká mëlei chaŋdi ( 33), itrokom kintuŋekei iŋeal meu. Feichi pilun·mamëll ( 34) ka lupe- koŋkoŋ ( 35) funa këmpun meu pénakonkëlei. Kachilla ünfitukei feichi wesha kodüu ( 36), trufür kuyul·trürŋei. Af meu ká mëlei feichi poñpoñ- mamëll ( 37) ka poñ- poñ- kura ( 38); kiñe trokiñ kal·chakura ( 39) piŋei. En los robles crecen el dihueñe (29), el gargal (30) y la pinatra (31); sobre el coihue la fruta del coihue (32), además hay el changle (33) todos estos son buscados para el consumo. Las llamadas orejas de palo (34) (callampas semicirculares grandes) y esponjas (35) (tumores chicos) se clavan en los troncos podridos. El odioso polvillo (36) hace perder el trigo, es semejante al polvo de carbón. (Hongos) Finalmente hay las barbas de monte (37) y barbas de piedras (38); una especie de las últimas se llama flor de piedra (39). (Simbiosis de algas y hongos; Liquenes).

C.- ZOOLOGIA.- LA FAUNA CONOCIDA POR LOS INDIGENAS (*)

1 Fill kakeume kulliñ ka üñëm ka ishike mëlei tañi mapu meu. Fei konümpaiafiñ feula. En mi patria existe gran variedad de animales, aves y bichos chicos; todo eso voy a nombrar ahora.

1. ANIMALES MAMÍFEROS (34)

Mëlei tëfachi auka kulliñ. Doi füchai paŋi, paŋküll ka trapial ( 1) piŋei ká, ka nawel ( 2). Fei pewenche pële pexekei. Mawida meu ká mëlei feichi kodkod, wiña ( 3) rume, ka kudmu ( 4), fei chel narki ( 5) femŋei. Ká mëlei kulpeu ( 6), ka ŋërü ( 7), trewa ( 8) reke waŋkükei, afŋënen ŋei feichi ŋërü, mële weñemuukei achawall ka pafu. Hay animales feroces. El más grande es el puma o león chileno (1); el tigre (2) se encuentra en dirección a la Argentina. Además hay en las selvas los gatos monteses: la huiña el colocolo (3): y el cudmu, (4), que tienen semejanza con los gatos domésticos (5) - También hay el zorro grande o culpes (6) y la chilla (7); ladran como los perros (8). La zorra es un bribón astuto que se roba muchas gallinas y pavos.
2 Ká perimontukei. Kiñeke mu inapale ruka meu waŋkükei ŋërü mëleyüm kutran. Fei meu, « l·apeai tëfachi kutran», piŋekei. Kiñeke naq réf l·akekai. Fei meu « tëfachi ŋërü waŋküpalu mupiñtui ñi l·aiael iñ kutran», pi ŋen·- ruka, « feitripai, l·aitaiñ kutran em». También trae presagios malos. A veces se acerca a una ruca donde hay un enfermo, y ladra allí. Entonces dice la gente: «Quizá habrá de morir el enfermo». A veces sucede que muera en realidad. Luego dice el dueño de la casa: «Esa raposa con su ladrido ha dicho la verdad al anunciar la muerte de nuestro enfermo; lo su- cedido le da razón: murió nuestro pobre enfermo».
3 Ina l·afken· mëlechi lil meu moŋekei feichi chimchimko, ñullñull ( 9) rume, challwakei l·afken· meu. Ina l·eufü ká femkei williñ ( 10). Feichi chiŋe, shañi ( 11) rume, mapu meu mëlei; mëte rume wesha n·ümüi, ká mëlei kiki ( 12). Feichi kuya ( 13), niei falilechi trëlke; epe trürŋei koŋoikoŋoi ( 14). Feichi koipu ( 15), ka dewü ( 16), ka pichike dewü ( 17), ka yamka ( 18) miñche tue loloukei; tripayelu rüfrüfkiaukei fill anümkawe meu. Deqiñ pële ká femkei feichi mara ( 19), ka truwi ( 20). En los riscos de la playa vive el gato marino o chimgungo (9); pesca en el mar.Otro tanto hace en los ríos el huillín o la nutria (10). El chingue (11) que despide de sí un olor fetidísimo es animal terrestre, lo mismo que el quique (12). La llaca (13) tiene una piel de bastante aprecio, además hay la comadreja filandro (14). El coipu (15), el ratón (16), las lauchas (17) y el cururo (18) se excavan cuevas subterráneas; de allí salen y causan daños en los plantíos por sus roeduras. En la cordillera hay otros roedores, la liebre andina (19) y la vizcacha (20).
4 Kuifi ká mëlefui kiñe aukan shañwe, kütrekütre ( 21) piŋefui. Kiñeke mapu meu mëlei kofür ( 22), l·ël· i meu reke takulei. Feichi püdu ( 23) kiñeke mu tuŋekefui witruwe meu ka lëkai meu, ilotual. Ká femŋekefui wemul ( 24), ka l·uan ( 25). Ká ñomëmŋekefui tëfachi l·uan, ofisha reke mëlefui ruka meu, weke piŋefui feichi chel l·uan. L·afken· meu ká mëlei kulliñ, challwa reke weyelkei. Felei l·ame ( 26), ka kinchika ( 27) ka feichi mëte rume füchake yene ( 28). Kiñe naq pefiñ Corral; kiñe wiŋkul femŋefui ñi felen. Antes había también un cerdo salvaje, el saino o pecarí (21). En algunos parajes hay el armadillo (22), que está cubierto de una especie de escamas. El venado chileno (23) se cazaba a veces con honda y boleadoras para aprovechar su carne. Otro tanto se hacía con el huemul (24), y el guanaco (25). Este último se domaba a veces, vivía en las casas como ahora la ove- ja; un guanaco domesticado se llamaba hueque (*). También hay animales (mamíferos) en el mar, donde nadan lo mismo que los peces. Son el lobo marino (26), la tonina (27) y esas inmensamente grandes ballenas (28). Una vez vi tal ballena en Corral; su cuerpo formaba un verdadero cerro.
5 Petu mëlei kulliñ, fei üñëm reke üpënkiawi aŋka wenu meu; welu nielai pichuñ- mëpü, re trëlke meu llamkeiaukei konlu antü. Kiñe pin·üike ( 29) piŋei, kaŋelu piwichen ( 30). Mëte wesha üñuma tëfa; fochidentuñmakefi ñi mollfüñ kulliñ ka ché. Ká kiñeke machi niei piwichen, piam. Aún hay animales que vuelan por el aire como los pájaros. Pero no tienen alas con plumas, sino membranas (alifomes), mediante las cuales andan revoloteando al entrar la noche. Uno de ellos se llama murciélago (29), el otro vampiro o piuchén chileno (30). Es un animal por demás dañino que chupa la sangre de otros animales y hasta de cristianos. También dicen que hay machis que se sirven de un piuchén
6 Ruka meu ká mëlei chel kulliñ, feichi kawellu ( 31), ka manshun ( 32), ka shañwe ( 33), Ya ofisha ( 34), kake kai, wiŋka ñi küpalel tëfá; kuifi nielafui. Ñi nieal meu pëñeñ naŋkei domo - kulliñ, duamkei wentru- kulliñ. « Üreŋei», pi- ŋekei domo- kulliñ; feichi waka üreyeu toro, fei meu niei koñü ñi pütra meu. Deuma puwi ñi koñüam, koñükei. Feichi domo- kulliñ kiñeke mu epuke nentukei ñi koñü, fei « küñei» piŋekei. Welu feichi kushe sanchu kiñeke mu mari meli ditulkei ñi pichike sanchu. Tëfachi killiñ koñülu moŋolkei ñi pëñen lichi meu. En las casas hay además animales mansos, como ser caballos (3l), bueyes (32), cerdos (33), ovejas (34) y otros más; son importados por los extranjeros; antiguamente no los había. Para tener cría, a la hembra le vienen los celos y necesita del macho para que la cubra; así el toro compone a la vaca y la fe- cunda. Cuando les llega su tiempo, entonces paren. A veces las hembras paren de a dos y se dice que han tenido mellizos. Pero las chanchas alcanzan a tener hasta catorce lechoncitos en una parición. Después de parir los animales hembras amamantan su cría con su leche.

2.- AVES. (78)

1 Fentren üñëm mëpüiaukei piuchill meu. Mëlei feichi ñamku ( 1), ka mañke ( 2), ka kel·wi ( 30), ka kanin ( 4), ka traru ( 5) ka këleŋkleŋ, këlilke ( 6) rume, ka chiukü ( 7); antü- üñëm ka ilotufe- üñëm piŋei tëfá. Ká mëlei tëfachi pun·miaukechi üñëm. Femŋei koŋkoŋ, ( 8) ka toutou ( 9), ka chiwëd ( 10), ka pekeñ ( 11), ka kilkil ( 12), ka nuku ( 13), ka këchükëchü ( 14), ka akori ( 15), ka meru ( 16), ka pun·chiukü ( 17). Tëfachi pun·üñëm perimontun ŋei. Dëŋupale wente ruka, « mëna wesha dëŋu! Mëlepai kutran, l·apeai ta ché» pikei ŋen·ruka. Una infinidad de aves vuelan por los aires. Hay el aguilucho (1), el cóndor (2), el gallinazo (3), el jote (4), el traro (5), el cernícalo (6) y el tiuque (7); todas estas son aves diurnas y carnívoras. Otras aves son nocturnas. A esas pertenecen: el concón (8), (el buho) el tucúquere (9), la lechuza (10), el mochuelo (11), el chuncho (12), el nuco (13), el peuco (14), el halcón (15), el mero (16) o gaucho y el tiuque nocturno (17). (Carnívoras). Esas aves nocturnas son agoreras de mal agüero regularmente. Si dan su voz sobre una casa, el dueño suele decir: «Muy mala señal hay; habrá quizá enfermos y muertes.»
2 Ká mëlei üñëm, aifiñŋei ñi ülkantun eŋn; kakelu re mëtrëmkei mëten. Mëte kümei ñi chollpiwün feichi diuka ( 18); epe tripale antü ülkantukei ñi witraiam küdautukechi ché. Epe femadŋei puel diuka, meñkutoki ( 19) rume. Ká mëlei chidëf ( 20), ka wëdko ( 21), ka chedkeñ ( 22), ka shiwü ( 23), ka pel·chukiñ ( 24), ka ütrëftoki ( 25), ka pilladkeñ ( 26), ka pillmaiken, wüshükon ( 27) rume, ka wiyu ( 28), ka pinda ( 29), ka treŋka ( 30), ka wilki ( 31), ka loika ( 32), ka këreu ( 33), ka kamtrü ( 34), ka këdküchau ( 35), ka wëdwëd ( 36) tr¨ rko rume, ka pishpish ( 37), ka këlenkëlen ( 38). Ká mëlei feichi füchá trëkau ( 39), ka choroi ( 40), ka yawilma ( 41), ka shilqeñ ( 42), ka pëchiu ( 43), ka rere ( 44). Hay pájaros cuyo canto es bonito; otros lanzan sólo unos gritos. Bien agradable es el trinar de la diuca (18). Ya antes de aclarar el día canta su chiro chiri chiñ para que se levante la gente de trabajo. Su similar es el chincol (19). Otros pajaritos son el chirihue (20), el urco (21), diucón o papamosca, el chircán (22) (chedquén), el jilguero (23), el pelchuquín (24), el itreftoqui (25), el churrete (26), la golondrina (27), el fiofio (28), el picaflor (29), la tenca (30), el zorzal (31), la loica (32), el tordo (33), la rara (34), el Martín pescador (35), el huez-huez (36) o turca, el pispis (37), y el cola de palo (38). (Cantoras y gritadoras). De otra clase son el loro grande o papagayo (39), el choroy verde (40), la catita (41) y la cachaña (42); además el pitihue (43) y el carpintero (44). (Trepadoras).
3 Ruka meu nieŋekei al·ün kakeume achawall, alka ( 45) eŋu; kiñe trokiñ trintriŋei ñi pichuñ; ñi kuram meu nieŋekei. Ká mëlei pafu, ka pato, ka gansu, ka feichi pichike achawall. Epe felei feichi kono, ( 46), ka maikoño ( 47). Achawall femadŋei fëdü 48, ka shëllo ( 49). En las casas se crían a causa de sus huevos muchas variedades de gallinas con sus gallos (45); una clase tiene plumaje crespo. Junto con ellas viven pavos, patos, gansos y palomas domésticas. Semejante a la última es la torcaza o paloma araucana (46), y la tórtola (47). Forma de gallina tiene la perdiz común (48) y de la cordillera (49). (Columbinas).
4 Kiñeke trokiñ tëfachi üñëm füchá n·amun· ŋei, ñi pepi miawam kulpad meu; kakelu re ko meu moŋelekei, fei meu weyelkei ka rëlukei, fei lapaf- n·amun· ŋei. Femŋei feichi pital cheuke ( 50) ká, ka trërla ( 51), ka kaikayen ( 52), ka kadkadeñ, kadkadeñ ( 53) rume, ka pilpilen ( 54), ka trawatrawa, ( 55), ka koyawa, kolkoma ( 56) rume, ka trëqëll ( 57), ka pideñ ( 58), ŋënŋën piŋei kai; ka l·eufü- küreu, traitrayen ka traitraitrome ( 59) piŋei kai; karaki ( 60), ñi rarakün meu femüiŋei; ka traiwe ( 61), ka feichi pun·üñëm· waqda ( 62); ka pillu ( 63), ka katal·afken ( 64), ka patraŋka ( 65); ka këlfü ( 66), ka këtru ( 67), ka lile ( 68), ka yeku ( 69), ka wala ( 70); ka kaqe ( 71), ka ürüwëll ( 72) ka kaŋkeñ ( 73), ka piugansu ( 74), ka chëlle ( 75), ka kaulle ( 76), ka kaukau ( 77). Algunos géneros de aves están provistos con zancas muy largas, a fin de que puedan andar en los pantanos; otras clases viven enteramente en el agua, donde nadan y se zambullen, tienen pies palmeados. De esas clases son: el flamenco (50). la cuca (51), la becasina (52), la avecasina o el porotero (53), el pilpilén o comemachas (54), la tagua (55), la pollolla y colcoma (56), el tregle, jardinero o frailecillo (57), el pidén (58); el trile, llamado también gritador de los gualves (59); la bandurria (60), que tiene nombre onomatopéyico (en mapuche), la garza grande , (61) y la nocturna guairavo (62); el pillo, (63), alcatraz (64) y el pájaro niño (65); los patos quilfe (66), quetro (67), lile (68),el cuervo marino (69) y la huala (70); los gansos silvestres cague (71), gansillo (72), canquén (73) y el cisne (74); las gaviotas chicas chille (75) y caquil (76) y la grande (albatros) caucau (77). (Zancudas y Nadadoras.)
5 Pewenche pële pefiñ tëfachi füchake choike ( 78), fei pepi mëpülai, re n·amun- tu miaukei. Itrokom tëfachi üñëm kuramkei. Rupan kuramlu eŋn külake, kechuke, doi ká, fei meu llepañiŋn, dañe meu ka chawëmkeiŋu. Chawëmlu, fachi domo- üñëm kintulkei ial ñi pu pëñeñ; femŋechi tremëmkefi. Kuretun meu alka kuramkei domo- üñëm, ka fei tëfachi kuram mëten kümei chawnŋen meu; alkatunochi üñëm antükuramkei. Feichi antükuram niekelai pichike üñëm. En la Argentina he visto los grandes avestruces (78), que no pueden volar; son puros corredores. Todas estas aves y avecillas ponen huevos. Después de la postura de tres, cinco o más huevos los empollan en el nido y sacan los pollitos. Ya salidos, la hembra les busca alimentos a sus pequeñuelos y de esta manera los cría. Las aves hembras ponen, cuando el macho las pisa, y sólo esos huevos sirven para empollar. Las aves que no son pisadas ponen huevos hueros (lit. huevos de sol), los que no contienen pollitos.

3- INSECTOS (42)

1 Rakifalnuchi ishike ká mëlei. Kiñeke trokiñ mëte üñfiŋei, fei meu üñuma ká piŋei. Kimëñmafiñ ñi üi feichi wëlo ( 1), aifiñŋei ñi karüŋen, ka feichi kadkad ( 2), fei kurüŋei. Ká mëlei kurü- mula, lulu ( 3) rume, kura femŋei ñi yafüŋen. Feichi pëtelewiñ pülmi ( 4) rume üñfiŋei kallwe poñü meu, kom iñmakei ñi tapël. Ká mëlei likuliku ( 5), ka küdelkiñ ( 6), ka küdemallu ( 7); fei pelotukei pun·meu. Existen además innumerables insectos. Algunos son muy dañinos y reciben por eso el nombre de bichos malos. Yo conozco el sanjuán o pololo (1), que luce un vistoso verde; además el kadkad (2) de color negro. El cabrito o caballo del diablo (3) es también negro y duro como piedra. El pilme (4) hace mucho daño en las matas de las papas, cuyas hojas se come. Además hay el ciervo volante (5), la luciérnaga (6) y el gusano de luz (7) o la candelilla; esos bichos producen una lucecita en las noches. (Coleópteros).
2 Iñche ñi mapu meu mëlei feichi diumeñ ( 8), fei deumakei mishki, wiŋ ka diumeñ( 9) reke; lolo- pülli meu niei ñi pichike charu. Ká miñche kai peŋekei mishki; tëfachi füchá chod diulliñ ( 10) ñi deumael. Ká mëlei tëfachi kelü kollella ( 11), ka ñufñuf ( 12), ka kallfü- mal·en ( 13). Ká kimfiñ téfachi chori ( 14), ka kuniŋkuniŋ ( 15), ka traŋiren ( 16); fei tëfa kiñe pichi rou femŋei; ka feichi chinchinmoyo ( 17). Feichi wishupël, chimalfe ( 18) rume, ko meu tremkei; feimeu wëla mëpüiaukei·ká mëlei feichi liq kollella ( 19). En mi tierra hay una avispas (8), que producen miel, semejantes a las abejas (9); tiene sus celdillas en pequeños hollitos en la tierra. También debajo de las matas del chupón se encuentra miel; proviene del moscardón colorado (10). Otros bichos de este orden son la hormiga (11) roja, un insecto semejante y aguijonado (12) y el icneumón (13) (lit. niña azul). (Himenópteros). Conozco además las langostas (14), los grillos. (15), los palotes (16) que tienen forma de una ramita, y el tabolango (17). (Ortópteros). El matapiojos (18) se desarrolla en el agua; después empieza a volar. Además hay (en este orden) una pequeña hormiga blanca (19). (Seudoneurópteros).
3 Fill kakeume llamkellamke ( 20) ká mëlei, wilëfüi antü meu. Pun·meu miaukei feichi al·ün tonton ( 21). Kom tëfachi üñëm trufürtrawaŋei, nüŋele apotrufürkënoŋekei chaŋëllkuq. Kiñe pichi wesha llamke üŋülüi kom takun, mëñupiru ( 22) piŋei. Ká mëlei fentren kakeume pëtreu, « fei llamkellamkekënuwi», pi Padre. Existen muchísimas clases de mariposas (20); brillan en la luz del sol. En la noche revolotean diversas mariposas nocturnas (21). Todos esos animalitos tienen polvo (escamitas) en su cuerpo que se pega en los dedos al tomar uno. Hay una clase chica muy odiosa de esos bichos, que corroe todas las prendas de vestir: es la polilla (22). Además se encuentran diferentes orugas o cuncunas; el Padre me dice que éstas se transforman en mariposas. (Lepidópteros).
4 Doi mëleumei tëfachi pël·ü. Kiñe trokiñ kallfü- pëllomeñ ( 23) piŋekei, kaŋelu liuke ( 24), kaŋelu trintraro ( 25); ká fentren rofi, rürü ( 26) rume. Feichi pëtrokiñ ( 27) eŋu kollwatu ( 28) awükefi kulliñ, welu feichi nerëm ( 29) mëte üpirkefi mapuche yem, wiŋka kai. Walwe meu mëlei küwi ( 30). Fél konpule n·amun· tu ché fei rëŋakonpukei feichi küwi trawa- n·amun· meu, fei meu mélei nerém- n·amun·, piam. Más numerosas todavía son las moscas; entre ellas las llanmadas moscones azules (23), los liuques (24), los trintraros (25) y los zancudos (26). Los tábanos (27) y colihuachos (28) molestan a los animales, mientras que las pulgas (29) pican tanto a los pobres mapuches como a los huincas. En los gualves hay un bicho llamado quihui (30). Este se introduce en los pies de la gente que se acerca y le produce sabañones, según se cree. (Dípteros).
5 Ká mëlei shëlle, afülkelleñfe ( 31) rume, afülu tëfachi kelleñ rürükelu kam. Keyü ché ñi lonko meu ka ñi takun meu mëleyei weshake ishike, tün· ( 32) ka pütrar ( 33) pixei, ütren ( 34) meu tripakei; fei llaki ka küllai meu l·aŋëmŋekei. Ká téfachi mawida niei kakeume füchake tün·, kiñeke trokiñ kal·aŋkaŋei ( 35). Hay también las chicharras (31), que tienen su nombre araucano porque usan de su aparato musical cuando maduran las frutillas. Has- ta la cabellera y los vestidos de la gente invaden animalitos pícaros, piojos de la cabeza (32) y de los vestidos (33) se llaman; nacen de unas ladillas o liendres (34); se los mata con una infusión de llaqui y quillay. En los vegetales y árboles se crían diversos pulgones, de los cuales algunas especies son lanígeras (35). (Rincodos).
6 Mëlei ká kakeume llaliñ kiñeke niei funapue. Kiñe ñom re llalliñ ( 36) piŋei, kakelu pallu ( 37), kekelu kulaukulau ( 38), fei kal·nei. Kom eŋn deumakei ñeweñ, künal·pun· piŋei, tuam pëlü; fei meu moŋelei. Ká mëlei feichi wesha trewaŋke ( 39),; n·amun· meu niei tikeras, fei meu nüniei fill ishike. Kelen meu niei waiki, fei meu katakei ñi presunieyeelchi pichike üñëm. Wente kake kulliñ moŋelei feichi lime ( 40); ka ché ñi miñche trawa meu feichi kutrü ( 41), fei pitrukutranelchekei. Ká kiñe üñém filu adŋei, welu mëte niei pichike n·amun·, fei wiyufilu ( 42) piŋei. Diversos géneros de arañas hay también, entre ellas algunas venenosas. Una especie se llama arañas del jardín, y de los rincones (36), otra picadoras como la guina (37), otra arañas peludas (38). .Todas construyen una especie de red, que lleva el nombre de telaraña; en ella cazan las moscas que les sirven de alimento. Además hay ese repugnante alacrán o escorpión (39). Sus patas están provistas de unas pinzas, con las cuales agarra cualquier insecto. En su abdomen tiene un aguijón, con que perfora los bichos apresados. Sobre otros animales vive la garrapata (40) y bajo la piel de la gente el ácaro o arador de la sarna (41), enfermedad que origina. (Arácnides). Otro bicho se asemeja algo a una culebrita, pero tiene muchísimas patas; se llama ciempiés (42). (Quilópodo).

4.- LOS DEMÁS SERES DEL REINO ANIMAL (66)

1 Ina l·eufü mËlei tËfachi masheu ( 1), ka pu l·eufü feichi daqllu ( 2). Launa meu mëlei llashka ( 3), ka pu afken·tëfachi larka ( 4), ka ranüm ( 5), ka füchake koinau, apaŋkura ( 6) ká piŋei: kom ifalŋei tëfachi l·afken·- kufüll. Inaltu l·afken· ká peŋekei feichi pichike shimañ ( 7), welu müchai mëten rëŋaluukei kuyüm meu. En las cercanías de los esteros se hallan los camarones (1) y adentro el camarón del río (2). En las lagunas vive la apancorita de agua dulce (3); en el mar el cangrejo del mar (4), la jaiba (5) y la apancora grande (6): todos esos mariscos son comestibles. En la playa se pueden observar además los “chanchitos del mar” (7), pero se encavan con mucha presteza en la arena. (Crustáceos).
2 Ká mëlei filu ( 8), fei matu miaukei nienolu rume n·amun·, re wiŋëdüukei wente pülli. Ká mëlei, piam, iwaifilu iwai piuchen ( 9) rume, kaikaifilu ( 10), welu inei no rume pelafi eŋn. Ká mëleumei fentren fillkuñ ( 11), kiñe kirke ( 12) piŋei; feichi palëm ( 13) ká kirke- waka ( 14) doi füchai; pichi filu femŋei ñi ad, welu n·amun· ŋei itrokom. Otros animales son las culebras (8). A pesar que no tienen patas, avanzan bien ligero arrastrándose sobre el suelo. Se cree también en la existencia de un serpentín (9) y un dragón (10) (animales fabulosos) que nadie jamás ha visto. Algo semejantes con las serpientes, pero provistas de patas, son las diversas lagartijas y los lagartos; los primeros (11 y 12) reptiles chicos, los otros (13 y 14) saurios de tamaño más grande.
3 L·afken· meu mëlei peyu ( 15), fei pewenche pële mapu meu moŋelei, ilotuŋekei ñi fën·. Feichi pakarwa ká mélei. Fei ko meu lleqi. Lleqlu kiñe pichi challwa femŋei, fücha lonko ŋei; kolchau ka poloikiñ piŋekei. Deuma tremlu mapu meu ká moŋekei. Femŋei feichi trawëltrawël ( 17), ka wakaq ( 18), ka llëŋki ( 19), ka tëfachi pononó ( 20). Fei tëfá peŋelai turpu, rëŋalkëlelu kam pu fotra ko. Welu dëŋulchekei. Ramtueyeu ta ché: « Chumleimi kam?» « Pononó», pikei. Ká ramntuŋei: « Mi kuñil ká? » « Pononó» ká pitui. Al·ün ramtuŋekei, « pononó» lloudëŋukei mëten. Fentren llafatra ká mëlei: feichi poko ( 21), ka ŋakiñ ( 22), ka arëmko, ŋen·- ko ( 23) rume, ka koiwilla ( 24), ka kürar, pakur ( 25) piŋei kai, kakelu ká. En el mar viven las tortugas (15); en la Argentina hay una especie terrestre (16) cuya carne se come. (Reptiles). ' Además hay varias especies de anfibios. Nacen en el agua y se parecen en este estado a peces chicos y cabezones; se llaman renacuajos; ya adultos viven también en la tierra. A esta clase pertenecen la ranita de Darwin (17), la rana grande (18) mugidora, el llinqui (19) y el pononó (20). A este último no se le ve nunca: queda enterrado en el pantano. Pero habla con la gente. Le preguntan: «¿Cómo te va?» «Pononó» (.= ¡bueno, no!) contesta. Siguen Preguntándole: ¿Y tu familia? «¡Bueno, no!» replica. Muchas Preguntas le hacen y a todas contesta con su «bueno, no». Además hay muchos sapos, como el poco (21), el naquín (22), el guardador del agua (23), el colcoy (24), el quirar o pacur (25) y otros más. (Batracios).
4 Pu l·afken· ka l·eufü meu ŋamchemchi challwa weyelkiaukei. Mëlei remü ( 26), ka mallche ( 27), ka lipeŋ ( 28), ka kichai, pichike - challwa ( 29)() rume, ka llaŋkani ( 30), ka puye ( 31), ka fosha, wilfada ( 32) rume, ka uruŋe ( 33), ka kufür ( 34), ka kolükëlen ( 35), ka kudwa ( 36), ka wakëlpe ( 37), ka pikur ( 38), ka witrempe ( 39), ka komofilu; ( 40). Epe kom trokiñ challwa füchá wifŋei ñi felen; kiñeke trokiñ chŋküdŋei, fei tiŋel piŋei. Itrokom challwa niei müëpü kadil meu, ka këlen meu ka kudiforo meu, fei meu weyelkei; takulei lëli meu, ka ñi foro fodü piŋei. En el mar y en los ríos nadan una infinidad de peces. Entre otros el pejerrey (26), el cauque (27), la trrucha (28), las sar- dinas (29), el llancani (30), el puye (31), la huilfada (32) (glano), el urungue (33), el bagre (34), la corvina (35) el robalo (36), el huaiquil (37), el lenguado (38), la lisa (39), y la anguila (40). (Peces). Casi todas las especies de peces tienen forma alargada; algunas pocas clases son redondeadas, esas se llaman tinguel. Cada pez tiene aletas en los costados, en la cola y sobre la columna vertebral, mediante éstas nadan; están cubiertos de escama y sus huesos se llaman espinas.
5 Ká trokiñ l·afken· kufüll ká mëlei. Femŋei loko ( 41), ka macha ( 42), ka chakañ ( 43), ka kada ( 44), ka kono ( 45), ka maiko ( 46). Re kiñeke takulei kakeume kurakura meu. Ká mëlei ká feichi chollwa, kollwe ( 47) rume, kiñeke mu niei llaŋka, fei chaŋan piŋei, ka feichi pichike pellu ( 48), ka dalle ( 49). L·eufü meu mëlei dollëm ( 50). Kalei feichi l·eufülliŋo, ( 51) ka feichi chomëllko ( 52); fei l·afken· meu mëlei. Otras clases de mariscos son los locos (41), las machas (42), las tacas (43), las cadas (44), los conos (45) y los maicos (46). Cada género tiene su concha distinta, que los tapa como una casa de piedra. Además hay en el mar las chollhuas o collhues (47), a veces contienen unas perlas, llamadas changan, y otros choros chicos como el pellu (48) y dalle (49), y en los ríos el dóllim (50) De otra forma es el molusco llamado caracol del río (51) y el caracol del mar chomulco (52). (Moluscos acuáticos).
6 Pu l·afken· meu mëlechi kura pënantëkulei piwu ( 53), ka raŋiñ kurantu peŋekei yupe ( 54). Epe kom tëfachi l·afken·- kufüll kümelei iŋen meu. Mapu meu mëlei tëfachi llollomudu, llomllompiru ( 55) rume, ka kudupun· ( 56), feichi pëdko ( 57) ka chëlliu ( 58) re pichikei. Wiŋedüulu kom tëfá yeŋn wente pülli elkei ñi ül·wi cheu ñi miaumum. Kakeume piru ká mëlei. Kiñeke trokiñ miñche tue moŋelei; fei dewiñ ( 59), ka dëllwi ( 60) piŋekei. Kakelu keyü ché ñi küllche meu mëlei. Femi feichi mëte wifŋeyechi chapëd- piru ( 61), ka feichi kümau ( 62); mëte kutrantulkefi ta ché. En las rocas tapadas por el mar están pegados los piures (53), y entre las piedras se encuentran los erizos (54) marinos. Casi todos estos mariscos son buenos para comerlos. Existen además varias clases de caracoles terrestres (55), babosas (56) grandes y chapes chicos (57-58). Cuando esos animalitos se arrastran sobre el suelo, dejan señalado el trayecto recorrido con una baba. (Moluscos terrestres) También hay diversas clases de gusanos o lombrices. Algunos dentro de la tierra (59-60); otros se crían hasta en los intestinos de la gente. A esos pertenecen la tenia o solitaria (61); es muy larga, y la lombriz del intestino (,62), ambas causantes de muchas dolencias.
7 Allwe piru femŋei feichi kaloficha ( 63), ka pëdwiñ ( 64), ka lëkai ( 65). Fei fochidentuñmakefi ñi mollfüñ ta ché. Welu kiñeke mu kümei ñi femfiñ eŋn. Inche kutranlu Santiago tëkulŋen kayu pëdwiñ, ka küme llafŋ. L·afken· meu ká tripai kiñeke mu feichi poñpoñ ( 66). Wesha kachu ŋelu trokifiñ, welu ñi Padre « moŋechi weshakelu ñi foro em tëfá» pieneu. Algo semejante a las lombrices son las diversas sanguijuelas (63), pirihuines (64) y lenguas (65). Esos chupan la sangre de los cristianos. Pero a veces es benéfica su acción. Cuando yo me hallaba enfermo en Santiago, me aplicaron seis de esos anélidos y he sanado lo más bien. (Vermes). Del mar sale de vez en cuando la esponja (66). Yo la tomaba por un vegetal inútil, pero el Padre me dijo que es el esqueleto de un ser animal.

CAPITULO VI. - VIDA SOCIAL Clases sociales: Caciques principales, caciques inferiores, mocetones; atribuciones de cada clase. División política de la Araucanía. Reuniones públicas: Juntas pacificadoras; juntas de guerra; maniobras de los guerreros. Administración de la justicia:Descripción detallada de un pleito por robo; indemnización antigua; mala suerte de ciertos denunciantes. Interminables pendencias de los guerreros antiguos: Malones para recaudar deudas pasadas; para pagarse por injusticias sufridas. Descripción de un caso típico de malón.

1 Kuifi pu mapuche kimlafui wiŋka dëŋu; feichi meu kam ŋenofulu wiŋka tëfachi mapu meu. Kishu deumakefui ñi dëŋu eŋn; mëlefui pu lonko , ŋënekefui ñi pu kon·a; fei mai mëleyüm dëŋu, penieŋekefui feichi pu lonko . Kuifi mëlefui füchá ñidol- lonko , ká mëlefui mën·ake lonko , ká mëlefui pu kon·a. Antes los indígenas no conocían las instituciones políticas chilenas; pues, entonces aún no había gente extranjera en sus tierras. Ellos mismos activaban sus negocios públicos; había los caciques que gobernaban a sus mocetones, y a ellos se recurría cuando había algún asunto que arreglar. Distinguíase antiguamente a caciques principales y caciques inferiores y a los mocetones.
2 Iñche kimpafiñ feichi ül·men ( 1) Wakiñpaŋ, kollil·eufü mëlelu; fei tëfá taiñ füchá ñidol- lonko ŋefui. Mëleal rumenka dëŋu, ñi mëleal füchá trawn, anülmapuntrawn, aukatrawn rume, fei meu feichi Wakiñpaŋ werküñmakefui kom tëfachi pu lonko rumepeyüm ñi ŋülam. Nëneniefui n·opa. Troltren che ka tëfachi wif l·afken· cheu ñi fentepun feichi Kaqtün l·eufü; inaltu l·afken·. Forowe fentepufui ñi ŋënefiel pu lonko . Mëlealu füchá trawn mëtrëmkefui fill tëfachi pu lonko , komfelen kon·a. Yo alcancé a conocer al ulmén (1) Huaquinpán de Collileufu, que era el cacique principal nuestro. En cualquier asunto que se presentaba, p. ej. tratándose de hacer una gran junta para negociar la paz o sea para declarar la guerra, Huaquinpán enviaba sus mensajeros a a todos los caciques del territorio de su influencia. Él go- bernaba a los mapuches del lado norte del río Toltén y a los de toda la costa hasta la desembocadura del río Cautín, y desde el mar hasta Boroa tenía a los caciques bajo sus órdenes. A todos estos caciques con sus mocetones los convocaba él cada vez que se quería hacer una junta grande.
3 L·alu Wakiñpaŋ elerpui ñi peñi, Kallfüpaŋpiŋefui, welu fei tëfa fente ŋnewelafui tüëfachi pu lonko . Iñaŋe meu, petu ñi moŋelen feichi ñidol- lonko Kallfüpaŋ, aŋkantu üielŋei Pascual Painemilla ñi ñidol- lonko ŋeal. Mëlepalu Troltren feichi comandante Orozimbo Barbosa feyeŋu mëtewe wen·üikawiŋu; ká kimfui wiŋka dëŋun feichi Pascual Painemilla, tremlu kam P., Constancio ñi escuela meu; fei meu ñidolŋetufui fill dëŋu meu. Cuando murió Huaquinpán, dejó en su lugar a su hermano, de nombre Calfupan, pero éste no gozaba de tanta autoridad e influencia entre los caciques. Finalmente, aún en vida de él, pasado un tiempo, Pascual Painemilla fue nombrado cacique principal. Cuando el comandante Orozimbo Barbosa estaba en Toltén, Painemilla hacía mucha amistad con él; también le favorecía el conocimiento del castellano, el cual se había apropiado en la escuela del P., Constancio; por esos motivos fué hecho cacique general.
4 Deuma mëlelu wiŋka trokikelu, fei meu Painemilla mëtewe eluŋekefui kulliñ, yelŋekefui manshun, domo waka, kawellu, ofisha, ñi kelluafiyüm dëŋu meu tëfachi pu kon·a ka ñi iŋkañpeafiyüm tëfachi kués meu. ( Tëfachi Pascual Paillalef Larma mëlelu ká femkefui). Welu mëlen antü, mëleyelu fillpële wiŋka pu ül·men kués ŋeumelu, soleao ŋeumelu, fei meu ká duamŋwelai Painemilla, kiñeke mu illamkangetui; kangentueyeu ñi pu kon·a ñi nükefel meu kulliñ. En el tiempo en que ya había autoridades chilenas Painemilla recibía muchos animales; sus mocetones le traían bueyes, vacas, caballos y ovejas a fin de que los ayudara en sus pleitos y los defendiera ante los jueces. (Otro tanto hacía Pascual Paillalef de Lalma). Pero con el tiempo cuando en todas partes hacían de jueces y sub- delegados los caballeros chilenos, ya no se hacía caso de Painemilla, hasta se le despreciaba un poco; sus mocetones ya no lo miraban muy bien por eso mismo que se había hecho pagar con animales.
5 Feichi kake lonko , mën·ake lonko , kishuke elkefui ñi dëŋu eŋn, lleküñmanielu ñi ká lonko feyeŋn kiñewn deumakefuiŋn ñi dëŋu kishuke ñi pu lof meu. Mëleyüm pleito, malón, kawiñ, ñi eluwn kiñe lonko : fei tëfachi dëŋu adkënukefui tëfachi mën·ake pu lonko , peŋewetukelafui feichi ñidol- füchálonko ; kishu ŋëneutukefuiŋn. Kiñeke mu ká niekefui reqŋe ché eŋn, tuchen tëfá, nüyel malón meu. Feyeŋn ká fendekefuiŋn « ŋillanche nien» pikefui, welu domo reqŋe ché fei china piŋekefui. Los demás caciques jefes inferiores, resolvían cada uno por sí o en unión con algún cacique vecino los asuntos que se ofrecían entre la gente de sus respectivas reducciones. Al haber pleitos, malones, fiestas, entierro de un cacique: los caciquillos, arreglaban ellos mismos lo del caso sin recurrir al cacique principal; cada uno procedía independientemente como mejor le parecía. Estos caciques también tenían a veces cautivos, gente que tomaban en los malones. Solían venderlos por animales. El comprador decía entonces: «Tengo un esclavo», pero a las mujeres cautivas las llamaban chinas.
6 Werá lonko kimpafuiñ iñche: Raukenwe mëlefui feichi Naqiñamko ka Werapillañ ka Künchawala, Deqümwe meu feichi Wentel·eufü, Wapi feichi Antil·eufü, Puauchu feichi Aŋkañamko, Malalwe feichi Kurüñamko, Paineñamko ñi chau em; Allipen feichi Liqmañke ka Lefimañke ka Kolümañke moŋeyelyewn; Kechukawiñ feichi Kallfüllaŋka; al·ülefui kake lonko ká. Kom feichi nielu al·ün kulliñ, fei lonko piŋekefuiŋn. Feichi epe nienulu kulliñ kuñifal ché, fei kon·a piŋekefuiŋn. Ká fei niefui ñi pichike trawn eŋn. Ñi mëleal ŋapitun ka lefkawellunka palin, fei meu trautukeiŋn, ka adkënuiŋn ñi dëŋu. Yo había conocido a buen número de caciques: En Rauquenhue vivían Naguiñ y Huerapill y Quinchahual, en Deume Huenteleu, en Huapi Antileu, en Puauchu Ancán, en Malalhue Curín, el padre de Paineñ, en Allipen Liuman, Lefimán y Colimán, parientes entre sí; en Quechucahuín Calfull, y había muchos otros más, pues, a todos los que tenían hartos animales se les trataba de caciques. A los que casi no tenían animales propios, a la gente pobre, se les llamaba mocetones. Ellos también celebraban juntas entre sí, cuyo objeto solían ser los robos de mujeres para casamiento, las carreras y los torneos de chueca, tales asuntos arreglaban ellos.
7 Kuifi mëlefui meli wichan- mapu: Kiñe tuulu piku- mapu, tëfachi Kañete, Paikawi, Küdeko, Paŋeko; ká wichan- mapu tuulu Forewe deqiñ adpële; ká wichanmapu tuulu San Kóse willitupële; ka fau tëfachi Nulumapu, Traitraiko tuuchi wichan- mapu. Kiñeke wefpayün fau tëfachi wichan- mapu, fei meu mëlefui füchá trawn, anülmapuntrawn aukatrawn rume. En tiempo antiguo había cuatro tierras aliadas: una del norte que comprendía Cafíete, Paicaví, Quidico, Pangueco; otra se extendía de Boroa hacia la Cordillera; otra de San José hacia el sur y la cuarta, este Ngulumapu desde Imperial acá. Cada vez que representantes de estos aliados venían por acá, había grandes reuniones de paz o de guerra.
1 Wëne mëlemufum weshake dëŋu fei ñi ŋewenoal ka ñi kümeletuam kom ché, fei meu anülmapuntukefuiŋn feichi füchake ñidol- lonko kuifi. Fentrén ché trautui, anülmapuntrawn piŋefui tëfachi trawn. Trawel eŋn elŋekefui kiñe lonko , tuulu al·ü mapu, koyaqtualu; ká lonko doi kimlu dëŋun, ká fei elŋekefui lloualu nütram. Fei meu konkefui ñi füchá weupin eŋu feichi ñidolkënoelchi pu lonko . ( 1) A fin de que no recrudeciesen desórdenes y peleas pasadas y el pueblo volviese a estar tranquilo, por esos motivos hacían los antiguos caciques principales sus reuniones pacificadoras. Se juntaba muchísima gente en estas reuniones, que tenían el nombre de juntas de paz. Abierta la junta se destinaba aun cacique forastero como parlamentador, a otro que poseía mejor el don de la pa- labra, se le constituía como contestador. En seguida estos caciques presidentes comenzaban a lucir su oratoria en extensos diálogos (1).
2 Ká mëlefui téfachi aukatrawn mëleal meu aukan. « Tripapaialu mai ñi aukañpeŋen», pikefui tëfachi pu lonko . « Tutén aukañpeeliiñ meu pu wiŋka; ká mëlei tëfachi kake mapu pu lonko , fentren illukerkeiñ meu. Fei meu mai trautuaiñ tëfa iñ pewituleam ka iñ trürkëluwam tripapale iñ pu kaiñe». También hubo juntas de guerra al amenazar una guerra. Entonces los caciques hablaban en esta forma: «Es de temer que se nos haga la guerra; puede ser que los huincas quieran combatirnos y, hay también caciques de otras tierras; éstos y ésos tienen ganas de trabar con nosotros. Por eso, pues, nos reunimos aquí para estar sobre aviso y listos para el caso que vengan los enemigos».
3 Feichi aukatrawn meu rëŋitun traukei kom pu kon·a kiñe lelfün meu. Deuma ŋëlkëlelu eŋn, eluukei ñi kon·akon· atual eŋn. Kom naqkawelluukeiŋn ka füchá wipëllkënoukeiŋn, mëlelu küla pataka, meli pataka, doi rume. Ká entumakuñkei itrokom eŋn, mollaŋkakënoukeiŋn ( 1). Feichi pu lonko prakawellkëleiŋn ŋëdaltu- kon·aiam eŋn; kishuke lonko adniei ñi pu kon·a. Para estas reuniones de guerra los mocetones se juntan armados con sus lanzas en una pampa. Ya reunidos se alistan a hacer sus ejercicios. Se bajan de sus caballos y se ponen en una larga fila de trescientos, cuatrocientos o más hombres. También se quitan sus mantas, quedando todos desnudos (2). Los caciques se quedan a caballo para embravecer a sus mocetones; cada cacique ejerce el comando sobre sus propios mocetones.
4 Deuma trürlu ñi felén eŋn, fei « ya! pui!» pikei feichi pu lonko . Fei meu « ya!» pikeiŋn kom, ka konkei ñi kefëfan eŋn; fücha wirarükëlelu eŋn chapashchapashtumekei ñi wën·eŋn, « owowo» pikei ñi kefëfan. Meli naq femkeiŋn. Femŋechi kefëfamekelu feichi itrokom ché allküdëŋun ŋelai, lululümekechi mapu femŋei ñi trokiŋen. Cuando todos están listos, los caciques dicen: «¡Ya! ¡Es tiempo!» Entonces gritan ellos: «¡Ya!» y empiezan a levantar su clamor de guerra; esto es: Mientras gritan, se dan continuamente palmadas en la boca abierta; el clamor suena ¡ovovo! Cuatro veces lo repiten. Entre tanto que dura su clamor de guerra no se puede entender ni una palabra; parece que la tierra retumba, así se oye.
5 Rupan femlu eŋn, feichi pu lonko tëlaŋkënoyei ñi kawell ñi pramniel eŋn; fei lefrupaiaukei ñi pitrülkëlechi kon·a meu eŋn. Ya! pilekeiŋn. Feichi pu kon·a lefkëlen amulekeiŋn kiñewn, reŋëllfüuŋëllfüutun meu yeniei ñi chekëm- rëŋi eŋn, kewapeluumekekeiŋn; kiñeke winolütu amukeiŋn; ya! pilekeiŋn. Deuma pui ñi fente- tuwael eŋn; fei witrakeiŋn kom. Fei meu ká eluutukeiŋn wëne cheu ñi witralemum eŋn, ká kom pitrükëletukeiŋn. Feula ká kontukei ñi kon·akon· atun eŋn. Feichi pu lonko ká wallpaiawi ñi yafüln ñi pu kon·a,« ya!» piiawiŋn. Ká femŋechi femwenetukeiŋn chumiŋechi wënetu ñi femum eŋn; meli rupa femkeiŋn, fei meu fentekënokeiŋm. Kiñe naq femiŋn Katrümalal ( 1). Amuiyu P., Constancio iñchiu. Petu kon·akon· atulu ka wirarülu pu mapuche P., Constancio ayeukechi fei pi: « Tëfei mëna l·aichi pu wiŋka yem», pi ñi ayen. Feichi mu pefiñ chumŋechi ñi felekerken ñi aukatrawn taiñ pu mapuche. Acabado esto los caciques talonean sus caballos y recorren el frente de sus mocetones gritando siempre ¡Ya! Los mocetones avanzan corriendo en línea cerrada; sin cesar cimbran sus lanzas armadas, haciendo maniobra de combate; algunos avanzan gateando y gritando continuamente «¡ya!» Llegados hasta el punto convenido se paran todos. Luego se restituyen al punto de su partida, formándose otra vez en fila. Ahora la maniobra empieza de nuevo. Los caciques andan otra vez al rededor de su tropa envalentonándolos con el grito ¡Ya! Todo se repite de la misma manera como la primera vez; cuatro veces lo hacen así; después se acaba el ejercicio. Una vez hubo tal maniobra en Catrimalal (1). Fuimos el P., Constancio y yo. Entonces, cuando los mapuches hacían su arenga y metían su gritería, el P., Constancio dijo sonriendo: «Ahora sí que van a morir toditos los pobres huincas». En aquella ocasión vi el modo como nuestra raza hacía sus juntas de guerra.
1 Kuifi tëfachi pu lonko mëleyüm pleitu dëŋu dëŋukeiŋn kués femŋelu. Mëleyüm weñen dëŋu ( llaŋkan dëŋu, kake dëŋu rume) peŋepukei werken meu tëfachi lonko weñelu ñi kon·a, werküi feichi lonko weñeñmaŋelu ñi kon·a. Fei piŋei ti werken: Antes, cuando había un pleito, los mismos caciques juzgaban y sentenciaban como jueces. Tratándose de un robo (o del pago por una mujer casada que murió o cualquier otro asunto) el cacique del mocetón perjudicado se dirige mediante un mensajero al cacique del mocetón que robó. El mensajero recibe el recado siguiente:
2 « Fei pupuafimi: Akui mai ñi kon·a iñche meu, « deuma ká küyen weñewakaŋen», pikei tëfá. Fei meu mai « kelluaen» pieneu. « Felei mai» piken. Fei meu mai « pelelaen tëfachi lonko , fei ñi kon·a, mai», - konümpaŋei ñi üi feichi kon·a -; « fei weñeeneu», pikei ñi kon·a. Fei meu wële pewaiñ, dëŋuwaiñ, pikei ñi trem, pipuafimi», piŋei feichi werken. «Eso le dirás allá: Uno de mis mocetones llegó a mi presencia diciendo que se le robó una vaca en el mes pasado y me pidió que le ayudase en el asunto. Le contesté: «bueno está». Mi mocetón dijo que yo fuera a verte (1) indicando a un mocetón tuyo como hechor del robo. Por eso mañana nos veremos y trataremos el asunto.»
3 Fei amui, wélpui ñi elueteuchi dëŋu. Feichi ká lonko dalluñtëkuñmaŋei ñi kon·a fei pi: « Feyërke mai! Deu pirkelu kam ñi lonko , pewaiñ mëten». Fei meu wëñomei tichi werken, elupatufi dëŋu ñi trem. Fei meu ká antü meu trawiŋn feichi epu lonko ñi kon·a yeŋn kiñe lelfün meu nütramkaialu. « Werküñmakeeyu ŋa», pi feichi lonko weñeñmael ñi kon·a, « waka mai weñeñmaŋen», pikei ñi kon·a, pin ŋa amuleleyu». « Fei mai ñi kon·a tañi lonko weñeeneu», pikei ñi kon·a, pin ŋa amuleleyu. Fei meu mai küpaiñ, feichi antü mai adai iñ dëŋu), piken mai ta tëfá. El mensajero se pone en camino y, llegado adonde es enviado, da su recado. El cacique del mocetón acusado por robo contesta: «¡Ah! Tal cosa hay, pues. Ya que lo quiere mi cacaque, nos veremos». Entonces el mensajero regresa y trasmite la contestación a su patrón. Al día siguiente se juntan los dos caciques con sus mocetones en una pampa para la discusión del asunto. El cacique del moceton víctima del robo empieza a decir: «Te he enviado un mensaje de que a uno de mis mocetones se le ha robado una vaca y que, según dice el mismo mocetón, uno de los súbditos de mi cacique fue quien le hizo el robo. Por ese motivo hemos venido, y deseo que hoy mismo se nuestro asunto.»
4 Feyërke mai», pi feichi lonko weñelu ñi kon·a. « Chem kon·a kam?» ramtui. « Fei tëfei afkadi niefimi». « Feyërke mi piŋen tëfei», pifi ñi kon·a. Feichi kon·a fei pi: « Chumŋelu fei piŋen? Iñche weñekelan». Fei meu fei pi feichi lonko : « Felelai», pi ñi kon·a tëfá, « piŋepran», pi. Fei meu fei pi tichi lonko weñeñmael ñi kon·a:« Mü, feleai; niei ta dëŋu mi kon·a, nüfiñ kiñe dallukafe meu. Furinentufiŋe raŋi ché meu. Chum entuafui ñi dëxu yewelu? ». «Así será, pues», contesta el cacique cuyo mocetón robó, y luego pregunta «¿Qué mocetón lo hizo?» «Ese que tienes a tu lado». «Mira lo que se dice de ti» , dice el cacique a su mocetón. Él contesta: «¿Por qué se dice eso de mí? Yo no robo.» Entonces su patrón: «Mi mocetón aquí dice que no es así, que es injusto lo que se dice de él.» A lo cual el cacique a cuyo mocetón se le hizo el robo conteste: «No, no es verdad; tu mo- cetón tiene la culpa; hay un testigo de eso. Sácalo de en medio de la gente. ¿Cómo va a confesar teniendo vergüenza?
5 Fei meu feichi ká lonko nentufi ñi kon·a, ramtukefi ñi felén chi ñi weñen. « Chumafun kam?» pi tëfa, « felei mai ñi wiŋkün», pi, nentui dëŋu. Fei meu konpatuiŋu pu trawn ché. Fei pi feichi lonko rupan furinentuuma ñi kon·a: « Deu ramtukan ñi kon·a», pi, « felei mai ñe weñefiel feichi waka», pikei. Fei meu fei pitui feichi ká lonko pleitukelu: « Femi ká! Niei dëŋu pikallelan ka ma? Chum koil·atuafui feichi dallukafe?» pi. A esto el otro cacique saca a su mocetón de ahí y le pregunta si es cierto lo del robo. Este confiesa: «¿Qué voy a hacer? Es cierto que he robado un animal.» Después los dos vuelven a la reunión y el cacique, que había hablado en secreto con su súbdito, dice ahora: «He interrogado a mi mocetón; él confiesa haber robado la vaca.» Replica el otro cacique sigue el pleito: «¡Así es! ¿No he dicho yo que tiene delito? ¿Cómo mentiría el testigo?»
6 Feichi lonko weñelu ñi kon·a fei pi: « Femi mai. Deuma nüdëŋui ñi kon·a. Deuma mai nori mi dëŋu. Mëlei mai mi kulliñmaŋeal tami kon·a». « Femi mai», pi feichi pleitukechi lonko , « fachi antü eluŋeaiñ mai kiñe oficha iñ norëmmum iñ dëŋu, taiñ ilotual». Fei meu kintulŋei kiñe oficha, eluŋei moŋen. Lloulu fei ilotufiŋn komtripa. Rupan ilotulu eŋn fei pi feichi lonko pleitukelu: « Feula mai mëlei ñi kulliŋeal ñi kon·a. Fachi antü elaiñ tuntén mu ñi kulliŋeal». Otra vez el cacique, cuyo mocetón robó: «Así es, pues. Mi mocetón está convicto y confeso. Con esto tu asunto está en orden. Se tendrá que pagar a tu mocetón.» «¡Bueno!» dice ahora el cacique que pleitea, «hoy se nos dará un cordero; hemos hecho justicia y queremos comer carne.» Entonces se busca un cordero para ellos y se les entrega vivo. Ellos lo reciben y lo comen todos juntos. Después de haber comido dice el cacique que sigue el pleito: «Ahora, pues, hay que pagar a mi mocetón. Hoy fijaremos el plazo en que se debe pagarlo.»
7 Fei meu fei pifi ñi kon·a feichi lonko pleituŋelu: « Tunten meu kam « kullian» piaimi?» « Femi mai, üŋëmŋean ká küyén», pi tëfachi kon·a. Feichi lonko wëli ñi dëxun ñi kon·a: Üxëmŋean ká küyén» pikei ñi kon·a tëfá. « Feyërke mai, welu rumekile trokiñ antü; « peqka petuan ñi kulliñ» pikei ñi kon·a tëfá», pi feichi lonko pleitukelu. « Chum rumeafuio kam? Iñche ká dëŋelean mai ñi pepikawal tañi kon·a», pi feichi lonko pleituyeel. « Femi mai! Puwi tañi dëŋu, fachi antü wëdaleaiñ», pi tichi lonko weñeñmael ñi kon·a. Entonces el cacique procesado dice a su mocetón: «¿Cuándo querrás pagar?» «Bueno pues, que se me espere hasta el otro mes.» El cacique pasa la palabra de su mocetón: «Mi mocetón aquí quiere que se le espere hasta el otro mes.» Contesta el cacique que pleitea: «Está bien; pero que no se pase el plazo; mi mocetón manifiesta que quiere recobrar pronto su animal.» El cacique procesado dice: «¿Por qué pasaría el plazo? Cosa mía será además procurar que mi mocetón se arregle. » Dice el cacique a cuyo mocetón se le hizo el robo: «¡Bueno, pues! Se acabó pleito; para hoy nos separamos.»
8 Ad ñi kulliken eŋn, ñamlu kiñe kulliñ, dituŋeyüm weñefe: Küla waka wëltukei, raŋiñmaŋetukei feichi weñen waka epu waka meu. « Ka feichi sofao ()» pikeiŋn. Kayu kulliñ mëlei ñi trürŋeal. Fei tëfachi kulliñ trüryelu kom iloŋekei; kiñeke wëdalelŋekei feichi kelluuma pleitun meu, feyeŋn nüfiŋn ka kishuke ilokeiŋn. « Ka feichi plata konmum dallukafe meu», pikeiŋn. « Tuntén plata kam piŋekei? ». « Mari peshu». Kiñeke mu epu mari peshu, pikeiŋn, welu felekelai; rechi koil·a meu « fentrén trürëmn» pikeiŋn. Fei ká kulliŋetukei feichi plata tëfachi testiku ñi nümum. El modo tradicional de pagar por un animal perdido, si el ladrón es habido es el siguiente: El ladrón devuelve tres animales; el animal robado se pone en medio de otros dos. También exigen (lo que llaman) el sofao (1). Por eso seis animales deben estar listos. Todos estos animales en recompensa se benefician; algunos se reparten entre las personas que ayudaban en el proceso, las cuales al recibirse de ellos los benefician, cada uno el suyo. «Y la plata que se ha gastado por el denunciador», dicen también. «¿Cuánto le costó?» «Diez pesos». A veces dicen veinte pesos; pero no es cierto: sólo por engaño dicen haber tenido tanto gasto. Inmediatamente se paga la suma que el delator había recibido.
9 Kiñeke mu feichi kishu weñeuma dallukafe tripatui, testikuñmatufi traf ñi kiñelchi weñen. Fei meu küme kimniei chumŋechi ñi weñemum ka ñi ilotumum. Fei kom inaltufi feichi ŋen·waka. Fei meu fei pikei kiñeke naq tëfachi weñefe kullikelu: « Chumŋelu fentrén kullian? Kiñe ina ŋillaiafiñ feichi dallukafe, pikei. A veces el mismo ladrón se presentaba delator y declaraba contra, su compañero en el robo común. Por eso sabía él tan precisamente como se robó y comió el animal. Él fué quien puso todo en conocimiento del dueño del animal robado. Por eso algunas veces dice el ladrón obligado a pagar: «¿Cómo voy a pagar tanto? Mejor me compro al testigo»
10 Fei piel trürëmkei kiñe mür plata- ispuela ka kiñe mür istipu- plata. « Fei tëfachi ran meu eluan tami testiku, ŋillañmaiayu» pifi fëichi lonko pleitukelu. Fei nükei tëfachi plata ka wëltui ñi dallu- kafe. Fei meu kimŋekei ñi ineiŋen feichi testiku, ka kimŋekei ñi weñefeŋen kiñewn feichi kon·a pleitukeel. Fei meu fei pi ti kon·a pleituŋelu: « Deuma eimi testikutriparkeimi, kiñe ina kon trürëmeltuaen ñi deu plata, ká kulliaimi mi imufiyüm kai feichi weñen ilowaka, ká kulliaimi raŋiñ tayu kulliael». Femŋechi kuñifal tripakei feichi dallukafeŋeuma tañi testikuŋen meu. Femkefui kuifi tëfachi füchake ché yem. Dicho esto se surte de un par de espuelas de plata y otro par de estribos del mismo metal y dice al cacique que seguía el pleito: «Por el precio de estas prendas véndeme tu testigo; yo te lo compro». Este acepta la plata y entrega (el nombre de) su testigo. De esta manera se llega a saber quién había sido delator y que éste había sido ladrón juntamente con el mocetón procesado. Entonces este mismo dice al otro: «Ya que tú has servido de denunciador, ahora me compensarás por las prendas de plata; pagarás por haber comido tú también de la carne robada y además darás la mitad de lo que los dos hemos de pagar.» De esta manera el que hizo la denuncia sale muy pobre de su negocio como testigo. Así proseguían antiguamente nuestros mayores.
1 Mëte kullikefui kuifi tëfachi weñefe, ká llaŋkan dëŋe meu, ŋapitun meu fentrén kulliŋekefui. Kiñeke mu ditukullilafui, fei meu aretukefui kulliñ eŋn pu moŋeyeel meu, ŋillañ meu rume. Afkanolu ñi kulliñ eŋn, fei maloŋekefuiŋn, welu niewenolu kulliñ engün, fei ñi pu karukatu tuntëkuŋekefuiŋn. Femel feichi karukatu wentru: « Feula eimi mi weñen meu iñche maloŋen», pikei, « eimi inaltuaen ñi kulliñ, yelmetuaen». Mucho tenían que pagar antes los ladrones, y también por una mujer muerta o una niña robada se pagaba gran número de animales. A veces no alcanzaban a pagarlo todo, entonces pedían animales prestados a sus parientes o cuñados. Cuiando no lograban a satisfacer la deuda entera, se les hacía malón; pero como ya no tenían animales, explotaban a sus vecinos. El vecino a quien le sucedía tal cosa, decía: «Ahora a causa de tu robo se me ha saqueado a mí; tu vas a seguir a mis animales y traérmelos.»
2 Fei meu amukefui feichi weñefeuma ñi wëñowitrametuafiel tëfachi maloŋenchi kulliñ. Ka pepukefi feichi lonko pleituuma ñi weñewn meu, fei pipufi: « Malomeeneu mi kon·a. Fërenean mai, dëŋupean tami kon·a meu, llaq elutuafeneu ñi kulliñ. Füchá dëŋu meu tëkueneu: iñche ñi kulliñ no tëfá, yemei». Fei dëŋuŋei feichi kon·a malouma. « Akui tañi wen·üi», malomaeneu tami kon·a», pipaeneu, « kiñe rume elutuafeneu ñi kulliñ», pikei tëfa». Entonces el ladrón de antes sale para recobrar los animales llevados en el malón. Se llega a casa del cacique que había seguido el pleito por su robo pasado y le dice: «Tu mocetón me ha hecho un malón. Hazme el favor, habla por mí con él. ¡Ojalá que me devolviera la mitad de los animales que se llevó! Él me ha metido en un gran apuro: no son míos los animales que él se llevó.» El cacique se pone al habla con su mocetón que había hecho el malón y le dice: «Llegó mi amigo y me dijo: Tu mocetón me ha maloqueado. ¡Ojalá me devolviera a lo menos algunos de los animales que se llevó! ».
3 Fei meu fei pi feichi kon·a malouma: « Chumŋelu kam apëmelaneu ñi dëŋu? Fei meu malofiñ. Fei wall elutuafiñ epu; kom kullichi meu wëla, fei elutuafiñ tañi malon kulliñ. Welu llaŋkümuwn ká. ( koil·a tëfá), llaŋküi ñi kuchillo, llaŋküi ñi apon tiasol ( 1), fei llaŋkümn malomelu, fei ká mëlei ñi trürëmelŋetual». Femŋechi turpu afkelafui ñi dëŋu eŋn. El mocetón que dio el malón contesta: «¿Por qué no despachó él más pronto mi asunto? Por eso le he saqueado. Ahora le voy a devolver dos animales; solamente cuando me haya pagado, le devolveré los demás que le saqueé. Pero también tenía pérdidas, (es mentira lo que dice); se me cayó en el malón mi cuchillo, mi tiadol (1) lleno (de plata), cosas se me cayeron y él tendrá que compensarme por ellas.» De este modo sus pendencias no se acaban nunca.
4 Kuifi ká mëlefui feichi malon mëlen meu l·an. Feichi meu llaŋkakefui tëfachi wentru l·alu ñi kure. Llaŋkaŋekefuiŋen·- ñawe kom ñi pufotëm eŋn keyü ñawe, doi kuillikefui mafün meu eŋn. Apëmnolu ñi kullin feichi l·antuma, fei konkefui ñi maloŋen. Welu niewenolu kulliñ ñi llaŋkaiael, kake kulliñ yeŋemekefui. Tales malones había también antiguamente a ocasión de los muertos. En aquel tiempo el hombre cuya mujer murió, pagaba por ella. El pago se hacía al padre de la finada con todos sus hijos, y aún a las hijas, y era mayor que el que se había hecho al casarse. Cuando el viudo no alcanzó a satisfacerlos, se empezaba a hacerle malón. Si él mismo ya no tenía animales para apagar, se llevaban los de otros dueños vecinos.
5 Fei meu fei pikefui l·antuma tëfachi tuñmaprael kulliñ: « Chumŋelu iñche maloŋen? Feula eimi mi dëŋu meu amukonyei ñi kulliñ; eimi mai kullian». Kaŋelu fei pi: « Iñche? chem meu kullituayu? Iñche kam ŋillamaloeyu? Kishu ñi ayün meu malopaeimeu mi illuñmaeteu meu mi kulliñ», pifi feichi maloel. Fei pifilu ká wentruwi feichi l·antu, pilai kullituafilu. Fei fei pi feichi maloprael: « Kiñe ina trürëmkon·aian, fei meu ká kintumetuan ñi kulliñ». Fei meu trürëmlu al·ün kon·a amui malonentumetualu ñi kulliñ. Femŋechi amulkefui ñi dëŋu eŋn; epe marichi afkelai ñi malown eŋn; l·aiŋn, femŋen yekei ñi dëŋu eŋn. Fei elurpui fotëm, feichi fotëm welunierpukei tëfachi wesha dëŋu. Femŋechi niekefui përotun dëŋu ta ché kuifi. Entonces el hombre cuyos animales fueron tomados injustamente, decía al viudo: «¿Por qué se me hace malón a mí? Ahora por causa tuya mis animales han sido llevados con los tuyos; me pagarás pues.» El otro dice: « ¿Yo? ¿Por qué debo yo pagarte? ¿He dado tal vez orden para que te saquearan? Aquél, por su propia iniciativa te ha hecho malón porque le gustaba tener tus animales. Después de habérselo dicho el viudo se pone guapo y se niega a pagarle. A lo que dice la víctima inocente del malón: «Entonces voy a alistarme con mocetones y buscar mis animales.» Lo hace, y con ayuda de un buen número de mocetones recupera sus animales robándolos en un malón. Así proseguían ellos sus peleas; casi nunca se acababan los malones que hacían alternando el uno al otro; morían, y la pendencia seguía adelante lo mismo que antes. Si el finado dejaba hijo, éste, como herencia de su padre, continuaba esta desgraciada pelea. En tales relaciones enredadas vivían nuestros mayores en tiempo pasado.
6 Nütramyean kiñe malón. Kiñe naq amui maloalu kiñe lonko . « Mëlei mn kellumoafiñ», pifi ñi pu kon·a. Fei meu trapëmi mari kayu kon·a. Amui, yei ñi kom trawëlechi pu kon·a karotilen. Fëlpulu eŋn cheu ñi maloputual, fei eluupuiŋn pichi al·ümapu. Fei meu elkon·ai feichi lonko . « Eimn amumn, kontumeafimn feichi koral waka», pifi ñi mufü pu kon·a. Fei meu amulu eŋn puwiŋn koral- waka meu. Welu mëlerkei pu kamañ kimuyerkei ñi maloŋeal eŋn; fei meu ŋëneltunierkei ñi koral eŋn. Ká feyeŋn pepikaukëlerkiŋn newen meu; fei meu, puulu tëfachi maloalu lloukewafiŋn. Fei meu lefyei feichi pu kon·a maloafulu; akutuiŋn cheu l·awüniefui ñi pu kon·a tëfachi lonko . Fei meu fei piupatuiŋn: « Lloumëtroŋkaiŋeiñ karoti meu, iñchiñ kewalaiñ; feyeŋn al·ün mëlerkefuiŋn, fei meu llükalu iñchiñ lefküpatuiñ». Voy a referir un malón (particular). Una vez cierto cacique (Pascual Painemilla) fue a dar un malón. «Debéis ayudarme» dijo a sus mocetones. Había juntado dieciséis combatientes. Se puso en camino con toda su tropa armada de garrotes. Llegados cerca donde había de darse el golpe, se alistaron en alguna distancia. El cacique puso a su gente en orden. «Vosotros», dijo a una pequeña cuadrilla, «avanzaréis e invadiréis el corral de animales». Ellos avanzaron hasta el corral. Pero ¡qué sorpresa! estaban allí los cuidadores; habían, pues, tenido noticia del malón intencionado, y lo esperaban en su corral. También ellos estaban provistos de armas; por eso, cuando los otros llegaron, fueron recibidos con golpes. Entonces estos hombres, en vez de dar el malón, huyeron y llegaron otra vez al lugar donde el cacique con su tropa estaba acampado en escondite. Contaron: «Luego vinieron en contra de nosotros amenazándonos con sus garrotes; nosotros no peleamos; al ver que ellos eran muchos, tuvimos miedo y nos retiramos corriendo por acá».
7 Welu inanieŋepakarkiŋn; fei meu mëten akuyei feichi inautëku ká, pichi fapële. Feichi lonko deuma küpalnietulu ñi pu kon·a wente kawellutun, fei katrütueyeu kiñe trokiñ ché, fei meu lefkontuŋeyepaiŋn ka mëtroŋkanentuŋepaiŋn. Femel eŋn püdpüdweiŋn wente kawellu. Fei meu wëla fei pi feichi lonko : « Pichi fapële küpamn», pifi ñi pu kona mëtroŋkael. Fei meu pichi fapële playa meu fei pifi eŋn: « Naqkawellumn kom, entumn makuñ, shiwalltumn, elyefimn takuñ wente kawellu». Küme trarüntëkukënoŋei ñi takun eŋn wente chillán kawellu; feichi kawellu wënelnieŋepatui. Pero aquellos les venían siguiendo; en este momento ya llegaron muy cerca de su persecución. El cacique, que ya iba a retirar su gente montada a caballo, fue atajado por una tropa enemiga; en seguida fué acometido y rechazado a fuerza de garrotazos; sus jinetes se dispersaron por completo. Después de eso dijo el cacique a sus mocetones derrotados: «Retiraos un poco.» Entonces algo hacia acá en la playa les ordenó: «Apeaos todos, sacad las mantas, remangad el chamal, dejad la ropa encona de los caballos». Las ropas fueron bien amarradas encima de los caballos ensillados y los caballos echados hacia adelante.
8 Fei meu fei pi feichi lonko : « Ya, puí, eluumn!» Pitrüllkënowiŋn feichi pu kon·a. Felelueŋn - iñche ká konkëlefun - fei fëlpai feichi pu kaiñe, ká femŋechi pitrüllkëlen akuiŋn. Fei meu fei pi tañi lonko : « Weñomn, ya puí nalmn!» Fei welukon mëtroŋuwi feichi ché karoti meu, wedoyeiŋn, këllumyei mollfüñ ñi aŋe eŋn. Al·üntu mekei ñi kewan eŋn. Al meu wemüŋei pu kaiñe, yerpui ñi kon·a iñ lonko . Después el cacique dijo: «¡Ya! ¡Es el momento, estad listos!» Los hombres forman frente. Así colocados - yo también estaba entre ellos - los enemigos vinieron cerca, llegaron como nosotros en línea de batalla. Entonces el cacique mandó: «¡Vuelta! Ya ¡Ahora! ¡Dadles!» Luego se pegaban con sus garrotes, se rompían las cabezas, quedando con las caras bañadas en sangre. Continuaban su pelea un buen rato. Al fin los enemigos fueron puestos en fuga; venció la gente de nuestro cacique.
9 Fei meu rupan kewalu eŋn, « Küme pitrüllkëlen küpalemn!» pifi ñi pu kon·a. Feichi pu kaiñe ká inalepakaiŋn, ká kewaialu. Fei meu ká fëlpakalu eŋn ká« wëñomn» pifi ñi pu kon·a feichi lonko . Ká kewaiŋn. Kiñe wentru kechukeñmai feichi kewan meu. Ká yerpukaiŋn, wemüŋei pu kaiñe. Ká pitrüllkëlen küpalniekatui ñi pu kon·a feichi lonko . Welu pu kaiñe ká inalepakai. Doi al·üŋeiŋn, fei meu afeluulaiŋn, yafüluwiŋn ñi al·üŋen mau eŋn. Femŋechi ká konpakeiŋn, ká kewaiŋn. Kayu naq kewaiŋn; welu turpu pepi yerpunolu eŋn; fei meu wëñoamutuiŋn. Concluído el combate el cacique dió orden a los suyos: «Venid bien formados.» Los enemigos seguían para renovar la pelea. Llegados cerca el cacique dió el comando: «¡Vuelta!» Pelearon otra vez. Un hombre (de los nuestros) tenía cinco en su contra en esta lucha. Sin embargo otra vez vencieron y los enemigos fueron rechazados de nuevo. Otra vez el cacique traía su tropa en línea formada. Pero también los enemigos otra vez venían siguiendo. Ellos eran más en número, por eso no se aburrían; su gran número les criaba valor. Vinieron otra vez a pelear. Seis veces presentaron combate; pero no pudieron vencer jamás; por eso se volvieron.
10 Fei meu illkun akutulu ruka meu feichi lonko ñi pu kon·a, kiñe wentru penakënuŋepai; niefui malalofisha; fei tunkepiñmaŋekei, fei ilotuiŋn tëfachi malouma. Kuifi tëfachi pëlleñmaukechi lofche mëtewe kelluukefuiŋn fill kakeume dëŋu meu; welu kake lofche doi al·üpulelu kaiñeukefuiŋn, ka mëtewe maloukefuiŋn. Ñi kewaiam niekefuiŋn karoti, rëŋi, waiki ( cheküm rëŋi: ká piŋekei), lëkai, witruiwe ká sable kai. Feichi malón meu l·aŋëmuukelafuiŋn, re allfülkaukefuiŋn; welu mëlén meu doi füchá dëŋu, fei meu ké l·aŋëmuukefuiŋn. Cuando después los mocetones del cacique llegaron a su casa con su rabia (2), fue castigado un hombre, dueño de un corral de ovejas; le hicieron invasiones en su corral; entonces comieron carne los que habían dado el malón. Antiguamente los vecinos entre sí que pertenecían a una misma tribu ( liga de trabajo), se ayudaban mucho en los diferentes asuntos; pero con la gente de parcialidades más lejanas se trataban de enemigos y se hacían malones con frecuencia. Para pelear se servían de garrotes, lanzas de colihues, lanzas con punta de fierro, boleadoras, hondas y también del sable. En los malones no solían matarse unos a otros, solamente se infligían heridas; pero cuando había asuntos más graves, entonces sí que se daban muerte.

CAPIÍTULO VII. - EL MAÍZ La siembra del maíz: Invitación para el mingaco de la siembra; ejecución de ella por hombres, mujeres y niños. Pago de los sembradores: Comilona, orden de mesa y servicio en una comida indígena. Desarrollo de la planta y su fruto: Cultivo que se dá al maíz; empleo del maíz en estado verde; después de su madurez. Muday: El modo tradicional de fabricar chicha de maíz.

1 Kuifike pu mapuche kelluukefuiŋn kom küdau meu; loftuküdaukefuiŋn. Rupan küdaulu eŋn fei konkefui ñi kawiñael eŋn. Feula nütramyeafiñ kiñeke tëfachi lofküdau- kawiñ, wëne entuafiñ feichi uwadëŋu. Los mapuches antiguos se ayudaban entre sí en todos sus trabajos; deteminadas agrupaciones (1) de familias trabajaban de mancomún. Terminadas esas faenas daban principio a sus comilonas festivas. Voy a hablar ahora en detalle sobre esos trabajos de mingaco y las fiestas que los, seguían, empezando por lo tocante al maíz.
2 Kiñe ŋen·- ruka ketrakei ñi mapu, awëdam. Küme maipukënoŋei, wesha mapu meu fën·nolu kam uwa. Ká deumakei pülku, kom pepikaukei feichi awëdalu. Fei meu wëla werkükefi ñi kiñe kon·a: « Amuaimi, iŋkatulmean ñi pu lof, keyü domo, « kom küpape yeŋn, kellupaianeu eŋn ifultun meu», pikei ñi trem piafimi. « Wüle küpape yeŋn, llaqtuan, epuwe deumanentuan», pikei piafimi», piŋei feichi werken. Un dueño de casa barbecha su terreno para sembrar maíz. Lo deja bien cruzado, pues en terreno mal trabajado no se produce el maíz. También hace chicha el que tiene la siembra y se alista en todo lo que exige el caso. Luego despacha a uno de sus mozos como mensajero y le encarga: «Anda, pide a los miembros de mi parcialidad para el trabajo; díles que tu patrón te manda a hacerlos saber: Vengan todos, incluso las muje- res, para ayudarme a amelgar. Mañana han de venir, empezaré con el trabajo, pasado mañana lo concluiré. Así les avisas».
3 Fei amui, nükawellui, chillawi, ka prakawellui; fei meu amui, fill ruka rupaiawi, « werküŋen» piiawi, « küpaiŋn, wüle mai konai ñi ifultun, fei meu mai kellupaianeu eŋn domolen», piiauwaimi, pikei ñi trem», pi. Fei meu fei pi feichi chalirpuel: « Feyërke mai, kümei mai ñi piel, amuaiñ ká. Mëŋel kam chumnoal, ikaiael mëten», pikei ñi lloudëŋun eŋn. Fei pilu eŋn ká amui ti werken ká ruka meu, ká fei pipukei. Fei meu ká maiŋei; fill ruka rupai, feyentuŋei mëten fillpële. Ese va a tomar su caballo, lo ensilla y lo monta. Después se pone en camino y pasando por todas las casas dice: «Mi patrón me manda con el encargo; vengan; mañana hay que principiar con el amelgarniento; tendrán que ayudarme acompañados de sus mujeres». Entonces los que reciben el recado, contestan: «¡Eso es, pues! Bueno está lo que nos dice; iremos por supuesto. ¿Por qué nos opondríamos, si aún habrá comida?» Recibida esa contestación el mensajero se dirige a otra ruca donde repite el mismo recado. Allá también le dan la afirmativa. Pasa a todas las casas y en todas partes acceden a su invitación.
4 Fei meu wëla akutui ñi trem meu. Fei ramtueyeu ñi trem, akutuel: « Chem piŋn?» pifi ñi kon·a. « Kom maiŋn». - « Keyü pu domo», pifiñ eŋn; ká feyentuiŋn. « Wële naqn antü konai ñi küdau», pi ñi trem, pifiñ eŋn. Kümei mai! piŋn». Fei meu fei pi feichi ŋen·ŋëdëfalu: « Kümei mai ñi piel eŋn, wüle mai konai ñi küdau», pikei. Tëfá pepikawi kom ial meu, ñi dewal al·ün mërke eŋu kofke, ñi l·aiael ká ofisha, küla chei, meli chei, ñi iaqel fill tëfachi küdawalu. Después regresa a casa de su patrón, el cual a su llegada le pregunta: «¿Qué dijeron?» «Todos prometieron venir». - Les dije que vinieran también las mujeres; aceptaron. «Mañana en la tarde quiere mi patrón empezar el trabajo», les manifesté. «¡Está bien, pues! me contestaron». A seo replica el dueño de la siembra por hacer: «Me alegro de, la contestación servicial de ellos; mañana pues va a principiar mi trabajo». Luego hace sus disposiciones respecto de la comida ordenando que se haga bastante cantidad de harina tostada y de pan; además que se maten tres o cuatro ovejas para que todos los que trabajaron tengan que comer.
5 Fei akui el antü. Kom traukeiŋn feichi ketran mapu meu, cheu konam tëfachi uwa. Feichi pu wentru akulkei ñi küdawe eŋn, weqllu piŋei, wenuntuam tëfachi rüŋün tue. Ká yekei ñi pichike fotëm eŋn, trafoalu kepe; elukefi kiñe mashu eŋn. Feichi pu pëñeñ mashulen elelŋekei wente- dillu; « trafomeafimn tëfachi füchake kepe», piŋekeiŋn. Fei femiŋn. Feichi pu wentru nüi ñi weqllu eŋn, fei shiñumtëkui ñi weqllu miñche aten tue, cheu ñi rupamum dimuñ, fei wenuntufi ká wente dillu elkënoyefi, allwe püdëmkënoyefi. Re femŋechi amulei ñi küdawn eŋn. Llega el día todos se juntan en el barbecho en que ha de entrar el maíz. Los hombres traen sus utensilios llamados hueqllu (palas con plantas angosta) que sirven para levantar la tierra molida. También traen a sus chiquillos para que deshagan las chanipas; están provistos de mazos. A esos niños con sus mazos les encargan las superficies de las melgas. «Desmenuzad esos grandes terrones», se les manda, y ellos lo hacen. Los hombres empuñan sus palas y en el surco por el cual pasó el arado lo introducen por debajo de la tierra mullida, la levantan y la dejan encima de la melga, desparramándola algo. Perfectamente así continúa todo el trabajo.
6 Feichi pu domo inalei. Kiñeke tunieyei ñi pichi këmpun mamëll, yuŋëmkënoyeŋei. Feyeŋn katanakëmkei ñi pillowe tëfachi dillu meu tukulelu aten tue meu; feichi pillowe ñi katanaqmum rëŋalkëlewei tue. Fei meu furipële allwiñ meu niei ñi fën·- uwa eŋn; üremkënoŋekei ñi noyoam ka ñi doi matuke lleqam. Fei entupakefi kuq meu eŋn, ka külake, melike tëkufi - üñëm ká tukei kam- cheu rëŋamum feichi pillowe. Rupan femlu eŋn ká pënontëkuniefiŋn n·amun· meu, ñi takuam feichi tëkun uwa. Re femŋechi femi feichi kom domo, kiñeke niei ñi dillu eŋn. Deumaiŋn wëla fentekënoiŋn; kom amutukeiŋnŋen·- küdau ñi ruka meu. Las mujeres siguen atrás. Cada una tiene en su mano un palo con punta en un extremo; pillohue se llama ese instrumento. Con un golpe lo clavan en la melga cubierta de la tierra mullida, quedando un hoyito donde había penetrado el pillohue. Por atrás en un saco, for- mado por la capa remangada, tienen los granos de maíz que han sido remojados, para que se hinchasen y naciesen más pronto. De ellos sacan con la mano y los dejen caer de a tres o cuatro - pues los pájaros también pican de ello - al hoyo abierto por el pillohue. Cuando están adentro, pisan encima para tapar los granos sembrados. De la misma manera lo hacen todas las mujeres; cada una trabaja su melga. Siguen hasta concluir su tarea; después van todos a la casa del que mandó hacer el trabajo.
1 Puutulu ruka meu, eluŋekei ko eŋn kiñe füchá patia meu, ñi këllumtuam eŋn wekun ruka meu. Fei meu wëla « konpamn» piŋeiŋn. Elelŋekei trëlke- ofisha eŋn ñi anüam pu ruka, wipëllkënoŋekei epu rume ñi anüam eŋn. Fei meu kiñe wentru ñidolkënoŋekei. « Iñchiu küllawaiyu», piŋei feichi wentru, pieyeu ŋen·- ruka awëdlu. Fei ñidolanümkei ñi külla, inalekei pu kon·a kelluuma küdau meu, kom pitrülkënoanükeiŋn. Apolu kiñepële feichi wipël trëllke, elel anüam, fei puñma meu feichi külla ká ñidolanükei kiñe wentru, fei ká inalekei feichi pu kon·a küdauma. Feichi pu domo ŋëdëfuma tëfachi uwa wichu anümŋekei; traflai wentru meu eŋn. Llegados a la casa se les da agua en bateas grandes para lavarse fuera de la casa. Después se les invita para que entren. Adentro de la casa se arregla para cada uno un pellejo ovejuno como asiento, dejando estos pellejos en dos filas. Luego a uno de los hombres se le hace presidente de la mesa. El dueño de la casa que encargó la siembra, dice a este hombre: «Nosotros dos vamos a entrar en la relación de quilla» (1). A este su quilla le asigna el primer asiento; siguen los ayudantes en el trabajo; todos se sientan en fila. Cuando está ocupada una fila de los pellejos puestos para sen- tarse, se indica el primer asiento frente al quilla a otro hombre, al que se enfilan, uno al lado del otro, los demás mocetones que intervinieron en el trabajo. Las mujeres que sembraron el maíz, reciben su asiento aparte; no se juntan con los hombres.
2 Fei kom anülu eŋn « deu anüi ñi pu lof», pikei ŋen·- küdauŋeuma; « tripape iaqel» pifi ñi domo. Fei meu tuyeŋei rali, apolyeŋei ial meu; fei eluŋei kom feichi küdauma, kishuke rali ial eluŋeiŋn; ilo ofisha ŋei feichi ial ka poñüñmaŋei, ilo korü piŋei. Ká rali meu tëkuyeŋei epuke füchake mallun kofke. Fei meu epu rali tukei kiñe wentru, kom femŋekeiŋn. Fei füchá ikeiŋn. Tëfachi pu domo ká femŋechi eluŋekei ñi ial eŋn. Habiendo tomado asiento todos, el dueño del trabajo dice a su mujer: «Mis socios ya se han sentado; sírvase la comida». Luego se toman los platos uno tras otro, y llenándolos con comida, se los entrega a los trabajadores; cada uno recibe su plato de comida, que consiste en carne de cordero con papas, lo que se llama caldo con carne (o cazuela). En otros platos se meten sendos panes catutos para cada hombre, de modo que le tocan dos platos a cada uno. Luego comen con gran apetito. A las mujeres se les sirve la comida de igual modo.
3 Rupan ilu eŋn ká nentuŋepai kiñe füchá llepü mürke, fei eluŋei feichi külla ñi wëdalelafiel ñi pu kon·a. Ká tripapakei kiñe faril uwapülku, mushka piŋei, fei nentuŋekei metawe meu. Ká trürëmŋekei al·ün troŋko ñi pütokoam tëfachi küdaufe. Feyeŋn düwilltëkukeiŋn troŋko meu tëfachi pülku mürkeyeŋu, fei pütokokeiŋn mürkelen. Rupan ilu eŋn mëleyüm al·ün pülku, konkei ñi doi pütual eŋn; welu ŋenochi pülku meu femŋen wëdatripayetukeiŋn, kiskuke amukei ñi, ruka meu eŋn. Después de haber comido se hace llegar un gran balay (fuente plana) de harina tostada que se entrega al quilla a fin de repartirla entre sus mocetones. También se trae un barril de chicha de maíz, llamada musca, la cual se saca en cántaros. Además se tienen listas muchas fuentecitas para que los trabajadores beban. Estos revuelven en las fuentecitas la chicha con la harina tostada y la beben junto con ella. Terminada la comida, habiendo bastante cantidad de licor, comienzan a beber más; pero si no hay, luego se dispersan y cada uno se va a su casa.
1 Feichi uwa nëdëfel müchai mëten lleqkei, folilkei ka tapëlkei. Pichi füchalu fei küfuñmaŋekei ñi küme tremam ka ñi matu wëlonüam. Deu wëlonülu fei « wawai» piŋei. Rupan wawalu peshkiñkei, peshkiñlu pëñaqkei: wefi raŋñ foron- uwa ka kiñe tapël feichi pëñaq, takulei shollkan meu, ka tripañmai ñi kal·- uwa. Deu pëñaqlu challwadükei, fei wëla fën·kei; rupan fën·lu fei meu wëla karü- uwa piŋekei. Feichi karü- uwa kiñe ñom watroŋei ñi iŋeal. Kakeume adkënoŋei iŋeal meu. El maíz sembrado germina luego, echa raíces y cría hojas. Un poco grande ya, se le aporca para que crezca bien y encañe pronto. Cuando ya ha subido, se dice que está por florecer. Después florece y enseguida muñequea, apareciendo en la axila del tallo y una hoja el choclo; está envuelto en las chalas; arriba le salen unos pelos (1). Ya muñequeado, cuaja y se forman los granos; poco tiempo después hay lo que se llama el choclo verde. Los choclos verdes se cosechan en parte para el consumo. De muy variadas maneras se los prepara para la comida.
2 Kiñeke mu wükëlŋekei këmul- uwa, - watron uwa fën- këlelu, fei këmul- uwa piŋei. - Fei meu kütral meu elŋei ñi afüam; kiñepële afülu waichëfrulpaŋekei, kom afülu wëla iŋekei, « kuchen uwa» piŋei tëfá. Kaŋen meu këmel- uwa shollkankëlen rëŋalŋekei awiñ- trufken meu. Kümeafülu entuŋekei ka wükëlŋekei; fei tëfa rëmul- uwa piŋekei. Kaŋen meu feichi këmul malluŋekei challa meu; malluel iŋekei; fol·ëm- uwa tëfá. A veces sacan las hojas envainadoras (2) de la mazorca –el espádice separado de la planta con sus granos se llama choclo o mazorca–. La ponen al fuego para asarla; hecho esto en un lado, le dan vuelta. Asada enteramente, la comen y la llaman choclo asado. Otras veces se entierra la mazorquilla, envuelta en sus chatas, en el rescoldo. Cocido bien, se lo saca y se deshoja; se llama choclo enterrado. También cuecen el choclo, deshojado en la olla y lo comen así; esto se llama choclo cocido (1).
3 Af meu malluŋekei shollkankëlen, afülu aŋkümŋekei, kunarken tëfá. Aŋkülu weiŋoŋekei; fei meu keküŋekei kudi meu; feichi kekün kekünialëmŋekei. Ká ñom karü- uwa mëlekai uwankentu meu, fei aŋkükei; aŋkülu ŋëlorŋekei. Feichi uwankentu, niewenulu üwa, ikei kulliñ; feichi mapu nieunia uwa, uwauma- fochan piŋei kai. Finalmente lo cuecen con sus hojas envoltorias y lo secan después. En este estado se llama chuchoca. Seco, lo desgranan y lo muelen en la piedra. La masa molida (llamada locro) se mezcla con diferentes guisados. Otra parte de los choclos queda en sus cañas hasta secarse, después los recogen. Las matas que ya no tienen mazorcas, las comen los animales; el terreno que servía para el cultivo dé maíz se llama bochán o maizal viejo.
4 Ñëlorn uwa wükëlŋekei, kiñeke küla sollkan mëlekai, fei meu wütrüŋekei ka chapeŋekei ñi wilpaŋeam. Feichi wilpan- uwa këllwadkënoŋei pidüllel meu ñi mëleam. Duamyeŋeal trananaqŋekei kiñe këno: fei meu ŋëlüŋekei, weiŋoŋekei, duchimŋekei rume. Feichi nieuma fën·dëkon piŋekei, fei meu ŋëdiŋekei fotella. Weiŋon fën·- uwa keküŋekei kudi meu. Ká chiñidŋekei ñi wichuam feichi pinu aten uwa meu. Fei meu chem ñi ayün deumaŋekei ial. Ká kotüŋekei feichi weiŋon ( ŋëlün, duchim) fën·- uwa, fei meu mürkeŋekei. Las mazorcas cosechadas se despojan de las chalas hasta quedar unas tres. Mediante ellas se acolchan o trenzan las mazorcas. Las ristras o huitrines se cuelgan en las vigas de la casa para conservarlas. En caso de necesitarlas se hace caer una y se la desgrana, ora pisando las mazorcas con los pies, ora dándoles vueltas entre las palmas apretadas, ora sacando los granos con las uñas. El eje o espádice, careciendo de granos, se llama coronta o carozo; sirve para tapar botellas. Las semillas desgranadas del maíz se trituran en la piedra, en seguida pasan el material molido por un cedazo para apartar el afrecho de la harina; diversas comidas preparan con ella. También tuestan esos granos, separados de la coronta, y los transforman en harina tostada.
1 Petu ayüfali kimŋeal chumŋechi ñi adkënoŋeal fën·- uwa pülkuŋeal meu. Femŋekei: aŋken uwa keküŋekei. Rupan keküel chiñidŋekei ka ürëmŋekei pu patia ko meu. Felel chëfëm piŋei. Feichi chëfëm mël·aŋekei kudi meu, ka tëfachi mël·an ko meu diwüllŋekei patia meu. Kuifi pu domo ül·akefui tëfachi mël·an, kowëmŋekefui. Todavía es interesante saber en qué forma se fabrica de los granos de maíz la chicha. El modo tradicional es este: Muelen los granos secos y tamizan después lo molido; luego lo humedecen con agua en una batea. Esto se chëfëm (masa hinchada). Esta masa la vuelven a moler en la piedra y ahora la llaman mélan (remolido); la empapan y amasan en una artesa. Antiguamente las mujeres mascaban el mélan mezclándolo con la saliva.
2 Fei meu ká afümŋekei këlilwe piŋechi challa meu, afülu entuŋekei, firkëmkënuŋekei patia meu. Allwe firkülu tëkuŋekei karka mesheŋ meu. Fei meu fayi, faílu pütuŋekei. Mushka piŋekei feichi uwa- pülku, mudai ká. Mëlele chishko reyülmaŋei fei meu ñi doi newen faiam ka doi ñi al·üam. Esta masa se cuece en seguida en la olla denominada këlliwe. Después de hervir se la saca y deja enfriarse en una artesa. Cuando se ha entibiado algo, se la vierte en el envase grande, llamado carca. Allí fermenta y está listo para beberla. Esta chicha de maíz se llama mushka o muday Si había chicha pura de manzana, se la mezclaba con la mushca para asegurarle una fermentación más viva y también para aumentarla.
3 Feichi mushka deumaŋei mëleal meu kawiñ: ŋillatun, paliñ, kurewn, rukan, eluwn, ŋeikurewen, kake ayekan ká. Kuifike mapuche ká elelkefui tëfachi mushkapülku ñi pu l·a, « ñi rokiñael», pikefuiŋn. La chicha se fabricaba para las fiestas como ser nguillatunes, torneos de chueca, nupcias, inauguraciones de casas nuevas, entierros, iniciaciones de machis y otros divertimientos. También era costumbre en tiempo pasado (y hoy todavía) proveer con esta chicha a los muertos como cocaví para sus almas.

CAPÍTULO VIII. - LAS MANZANAS Clases de manzanas y su aprovechamiento: Variedades que se conocían antiguamente; uso que hacían de ellas. Cosecha de las manzanas: Vehículos para acarrearlas a la casa; recolección para la prensadura. Elaboración de la chicha de manzanas: La canoa; machucadura de las frutas; estrujadura del bagazo; funcionamiento de la prensa; envase para la conservación y fermentación de la chicha. Nota: Este capítulo destruye en su punto 3 la opionión errónea de muchos que el idioma araucano es rudo e inflexible; prueba, al contrario, que se presta admirablemente para descripciones exactas y minuciosas.

1 Feula nütramyeafiñ tëfachi manshana- dëŋu ka ñi chumkefuyel füchake ché yem. Mëtawe mëlefui kuifi tëfachimanshanás fillpële, anümŋelafui tëfachi manshanásaliwen, kishu lleqfui mapu meu. Ká mëtewe fën·kefui; kiñeke aliwen ŋën·kudnaqkëlefui pülli meu, fentren ñi fën·ŋen meu. En lo siguiente voy a hablar de las manzanas y, el uso que hacían de ellas los antepasados. Antiguamente había gran abundancia de manzanas en todas partes (*). Los manzanos no se plantaban; espontáneamente crecían por los campos. Cargaban muchísimo; algunos árboles se agachaban hasta el suelo bajo el enorme peso de sus frutas.
2 Üiŋeumefui kiñeke ñido- manshana. Karita piŋefui kiñe ñido, füchá chëdküd manshana niefui; kaŋelu wishin piŋefui, wiloŋeumefui ñi kelüwirinŋechi fën; ká ñido kotrü manshana piŋefui, ellá füchakefui ñi fën·; kaŋelu illed manshana, nielu pichike chëŋküd manshana; ká kiñe waka manshana, niefui füchake moŋkol fën. Ká fentren mëlefui ñido manshana, newe kimwelafiñ ñi chem piŋeumen. Kiñe trokiñ tëfachi manshana re üŋarüŋekefui ñi iŋen meu. Cada variedad de manzanas tenían su nombre especial. Una clase de árbol se llamaban carita; tenían manzanas grandes, redondas; otra clase, tenía frutas alargadas y veteadas de colorado, llamadas rayadas; otra clase, denominada manzanas ácidas, eran de porte mediano; otras se llamaban manzanas dulces eran esféricas y chicas; una clase tenía el nombre «manzana de vaca», sus frutas tenían forma de globos grandes. Había árboles de muchas otras clases, ya no recuerdo cómo se llamaban todas. Gran parte de manzanas, se consumían sencillamente mascándolas con los dientes.
3 Ká trokiñ malluŋekefui challa meu feichi manshanás, intëkuŋekefui mürke yeŋu. Ka lakanŋekefui. Trüraŋekefui kuchillo meu, fei elkënoŋei wente takun ka aŋkümŋei antü meu. Küme aŋkülu elkakënoŋei saku meu. Fei küpa iŋei, malluŋekei ka afülu entuŋekei pu kütral, firkëmŋekei ka iŋekei mürke yeŋu. Otra parte las cocían en la olla y las comían mezcladas con harina tostada. También las preparaban para secarlas. Para este fin partían las manzanas con cuchillo, las dejaban puestas sobre un paño y las secaban al sol; después de secas las guardaban en un saco. Cuando deseaban servirse de ellas las hervían; bien cocidas la sacaban del fuego, las dejaban entibiarse y las comían junto con harina tostada
4 Ká wilpaŋekei ñi al·üntu mëleal. Kiñeke duchim manshana wechodüŋekei kiñe pichi yuŋ mamëll meu cheu ñi nüukëlemofum. Wechodülu deuma, fei rulelŋemei foki, füu rume, ñi pu wechod. Chumŋechi ni ayüŋen ñi fenteal feichi wilpan manshana, fentekënoŋei. Kiñeke niei kiñe nüfku mëcham, kakelu doi mën·akek¨ noŋei. Fei meu kellwadpramkënuŋekei kiñe mamëll meu, miñche pidüllel reneŋkëlelu. Tuchi ayülu ial manshana, nentukei. Además las ensartaban para que durasen más tiempo. Para este fin se agujereaba un número de escogidas. Las traspasaban cerca del pedúnculo con un delgado palito puntiagudo. Luego pasaban por el agujero una enredadera o un hilo. El largo de las sartas lo dejaban como lo creían conveniente. Algunas ristras alcanzaban a una brazada doblada, otras tenían menos. Las colgaban arriba, debajo el sobrado; de la casa, en unas varas suspendidas allá horizontalmente. Cualquiera que tenía ganas de comer manzanas, se las sacaban de esta sartas.
5 Ka kawëdŋekei. Deumaŋekei kiñe pichi këmpumrëŋi; wechun meu mayafnentuñmaŋei ñi mamëll, epe wütrü femkënoŋei; femel kawëdwe piŋei. Feichi kawëdwe üŋküntëkulelŋei manshana, fei meu wichurkaŋei pu manshana. Fei aten tripai ñi fën·feichi manshana. Apolu ñi trolol kawëdwe, fei entuŋekei, l·ëmüntëkuŋekei wëŋ·meu feichi aten manshana. Ká rëŋalŋekei manshana tue meu. Deulu feichi rëŋan fulintëkuŋekei kiñe epu külko fën·- manshana. « Kalli ñi chodam» piŋei. Deuma ŋëneduamŋei ñi chodn fei mal·üŋei, üŋarüŋartuŋei kiñeke fën·. Yafüwenolu, fei « chodi» piŋei; entuŋekei ka iŋekei. También las escarbaban. Para este fin arreglaban un pequeño corte de colihue al que quitaban en un extremo la redondez, dejándolo cóncavo como cuchara. Ese instrumento se llamaba escarbador. En seguida clavaban el escarbador verticalmente en la manzana, y le daban vuelta dentro de la fruta, con el objeto de que se moliera la pulpa de la manzana. Cuando se había llenado la cavidad del escarbador, lo sacaban de la fruta, se 1o metían en la boca y se tragaban la Pulpa molida de la manzana. Además enterraban 1as manzanas en la tierra. Hecho el hoyo, vertían adentro unos dos canastos de manzanas, «que se ablanden», se dijo. Cuando suponían que ya estaban blancas, tanteaban, mascaban algunas. Si realmente ya no estaban duras, decían: «Han madurado». Las desenterraban y se las comían.
6 Ká pülkuŋekei manshana. Fill kakeume pülku deumakefui füchake ché yemkuifi. Konkefui ñi pülkuŋeal me uñi fën·kël· on, kaltri ( 1), ka wëŋán, ka kuduñfoki, ka kelleñ, ka dawe, ka kawella; keyü ñi fën·liŋe, ka ñi fën·luma, kanchawe piŋei, ka tëfachi ŋëlliu, pewen meu tuulu, ka poñü. Welu füchá kawiñalu eŋn deumakefuiŋn uwa- pülku, mushka rume, ka manshana pülku, chishko piŋei kai. Fei reyülmakefuiŋn kiñeke mu ka pütukefuiŋn müleyüm kawiñ. Feula fei pian chumŋechi ñi deumakefel eŋn kuifi manshana pülku. También se hacía chicha de manzanas. Los antiguos hacían bebidas de muy distintas, clases. Entraban en su fabricación las bayas de los arbustos maqui, litre, huingán y la enredadera parilla; además la frutilla, quinua y la cebada; hasta los frutos del lingue, los canchahues de la luma, los piñones de la araucaria y las papas. Pero para sus fiestas más concurridas solían proveerse de la musca, que es chicha de maíz, y del chisco o chicha pura de manzanas. A veces mezclaban las dos clases y la bebían con ocasión de sus festividades Voy a explicar ahora el modo acostumbrado en la elaboración de la chicha de manzanas.
1 Deuma nüafulu eŋn manshana, pülkuael, wëne deumakefui kiñe lasta eŋn; luedalen kareta ŋelafui kuifi. Katrüŋekei kiñe chaŋ mamëll; küme kafŋekei. Ká deumalŋekei meli wechod kiñepële chaŋ; wechun mamëll meu deumalŋekei katrüntëku, ñi witraŋeam lasta lashu meu. Kom deulu tëkuyelŋei meli pichike këmpun mamëll, elelyeŋei wente wechod chaŋ epuñpële; fei meu trarüntëkuyeŋei feichi meli kakülrupachi mamëll, foki meu trarüntëkuŋei. Feichi foki shiñumrulŋemei pu wechod, fei meu füyümnakëmyeŋei feichi meli mamëll epuñpële chaŋ lasta meu. Cuando ya tenían la intención de cosechar manzanas para la fabricación de chicha arreglaban previamente la rastra; carretas con ruedas no se conocían en aquel tiempo. Se cortaba un madero ahorquillado, que se labraba bien; ambos ganchos se proveían con cuatro agujeros cada uno; en la punta del madero (que servía de lanza) hacían una muesca, en que aplicaban el lazo con que tirar la rastra. Al terminar eso, se colocan cuatro palos cortos atravesados sobre los ganchos, de manera que pasan por encima de los agujeros. Los amarran allí con voqui, el cual pasa por los agujeros y aprieta los cuatro palitos sólidamente contra los ganchos de la rastra.
2 Deu küme trarükënoel, fei koni ñi damiŋen farilla meu wente- lasta, ñi kawituleal. Femel wente meu ká elelŋei kiñe füchá wilal, ñeweñ piŋei. Fei meu tëkulelŋei lashu ñi katrüntëku meu wechun lasta mëlelu. Fei trarüŋei manshun, meñkulŋei lasta trarün manshun meu. Kiñe wentru tesai; kom kakelu: pu wentru, domo, keyü pichike ché, anükonyei pu lasta. Luego entran cierto número de varillas que cubren la superficie de la rastra y forman una especie de cama; encima se aplica un tejido, (*) llamado red. Listo todo, ajustan un lazo a la muesca que se encuentra en la punta de la rastra, enyugan los bueyes y les cuelgan la rastra al yugo. Un hombre dirige los bueyes; todos los demás: hombres mujeres y chiquillos, toman asiento en la rastra.
3 Feichi trarün manshun wiŋdkiawëli lasta aponchelen. Kechanieŋei manshun: « Ala pillmaikeñ! Amulai ta ti wesha manshun», pi kiñe domo. « Matu amuŋe, kollwatu!» pi kaŋelu. Fei meu puwiŋn ñi welta manshanás meu. Prakintupui feichi ñidoltualu manshana. « Fau tuai», pi, « tëfachi aliwen mëtewe fën·ërkei». Fei meu tui ñi füchá karoti, mëtroŋwëlelfi feichi ŋën·kulechi fën·- manshana. « Tëfei» pi; « ful·» pi ti karoti; naqi manshana pülli meu. La pareja de bueyes arrastra el vehículo con su carga de gente. Ellos arrean los bueyes. «¡Arre, golondrino! ¡No anda ese buey lerdo!» dice una mujer. Otra dice. «¡Anda, pues, tábano!» Al fin llegan al manzanar. El que dirige la toma de las manzanas está fijándose en las copas de los árboles. «Aquí recogeremos», se decide; «este manzano está bien cargado». Luego empuña su garrote grande y da golpes a las manzanas, que están bien tupidas. «¡Toma!» dice; silba el garrote y las manzanas vienen al suelo.
4 Pu domo keyü pichike ché lelipratuleweiŋn, ülaülawei ñi wën·eŋn. Kiñeke manshana trananaqpai ñi wentelonko meu. « Anünüi, aifotr!» pi tëfá yeŋn; « kutrantuñmaneu ñi lonko tëfachi wesha manshana, « müchai femaimi», watrontuyeafiñ wën·meu». « Konpakilmn, petu no, müchai mëten», pi feichi mëtrümanchanapelu. Fei meu ká wëlelfi, ká naqi manshana. Ká përai wenu aliwen manshana feichi tunielu karoti. « Kiñepëlekënoumn, pu domo», pi mëlepulu; « ŋeikuafiñtëfachi ñidomanshana». Neikufi; ful·ful· üi ñi naqn tëfachi manshana. Kom naqlu wëla, kishu ká naqpatui. Las mujeres y los chiquillos están mirando hacia arriba con la boca abierta., Una u otra manzana les cae encima de la cabeza. «¡Ay, qué dolor, caramba!» gritan ellos; «que me hizo dolor en la cabeza esa odiosa manzana; ahora mismo verá, la trituraré entre mis dientes.» «Pero ¡que no os acerquéis todavía! ¡Esperad un rato!» amonesta el vareador. Sigue golpeando y caen más manzanas. Después hombre que maneja el garrote, sube al árbol. Ya arriba grita: «Haceos a un lado, mujeres; voy a sacudir la copa de este árbol». Sacude, y suenan las frutas al caer abajo. Caen todas y, al fin, él baja también.
5 « Feula ñümimn», pi. Fei meu lefkonyei ti domo, nüyei ñi külko yeŋn, kaŋelu ñi chayüwe, kaŋelu ñi wilal, fei meu nëmikefiŋn. Apoyelu ñi nieelchi weshakelu eŋn, yeyefi lasta meu, wëtruntëkuyepuiŋn tëfachi ñeweñ meu wente lasta. Fei meu káñëmiŋn, apolu wëla feichi ñeweñ, fentekënoiŋn. Llaq mëlewelu ñëmiael, fei ñëmifiŋn kom, kishuke meñkuyetuiñi külko, chayüwe, wilal allwiñ (*) eŋn. Luego manda: «¡Ahora recoged!» Ellas -se allegan apresuradamente, unas toman su canasto, otras su cestito, otras su red; y los llenan recogiendo. Cuando están llenos los utensilios que usa cada una, los llevan a la rastra y los vacían en el enrejado que la recubre. Luego vuelven a recoger y continúan hasta que la red esté bien llena. Si queda todavía un resto de manzanas, la recolectan esas también y ellas mismas cargan sus respectivos canastos, canastillos, redes o saquitos (*).
6 Kom amutuiŋn. Puutulu ruka meu eŋn, ina llamada elŋeputui ti lasta. Fei ñampiŋetui trarün manshun. Ñielŋeam manshana ŋëtantulŋei lin pu llamada. Rupan femel wëne tëkuyeŋepui ñi yeniefel pu domo. Fei meu wëla ká ñëmiŋetui ñeweñ meu mëlechi manshana, kom wëtrultëkeyeŋepui ŋëtantu meu. Wellimŋei ti ñeweñ, fei afi. Füchá ikeiŋn komtripa. Ká antü ká femkeiŋn. Kiñeke mu, mëleal meu füchá kawiñ, trapëmkeiŋn meli, kechu lasta manshanás tëfachi linŋëtantu meu. Todos vuelven a la casa. Allá paran la rastra cerca de una ramada y la desatan de la yunta de bueyes. Para dejar las manzanas, arreglan dentro de la ramada una cama, usando para este fin el pasto, llamado ratonera. Sobre esa cama vierten en primer término lo que las mujeres habían traído ellas mismas. Después recogen las manzanas en la red de la red de la rastra y las depositan todas en la cama arreglada. Cuando la red esta vaciada, empiezan a comer todos juntos con gran apetito. Al día siguiente se repite lo mismo. Algunas veces, si están por celebrar una gran fiesta, reunen cuatro o cinco rastras de manzanas y las amontonan todas en la cama de ratonera.
1 Ñi pülkuŋeam manshana wëne kintunei wampo ñi tranatranaŋeam tëfachi manshana. Feichi wampo kiñe fücharume këmpun mamëll ŋei, niei meli nüfku ñi wif. Tëfachi këmpun shëpuyeŋei, fei meu iranentuyeñmaŋei ñi shëpun; femŋechi dollowi. Fei ká maichiwetuŋei, ñi küme liftuam ponwi wampo yüfkünei. Deulu fei trololkëlewei; tranatue- wampo piŋei. Para hacer chicha de manzana se proveen ante todo de un huampo (o canoa) en que machacar las frutas. Esa canoa se hace de un trozo grueso de unas cuatro brazadas de largo. Labrándolo le hacen incisiones y quitan luego a fuerza de hachazos la madera entre esas incisiones, resultando de este trabajo el ahuecamiento del trozo. Además labran la cavidad hecha con la azuelita, la dejan bien desbastada y alisada. Terminada la excavación se tiene lo que se llama huampo o canoa para la machacadura.
2 Lonko meu epe nülalei, kiñe pichi chëfeŋ mëten mëlei; këlen adpële doi füchá chëfeŋ elelŋei; küme nürëfkëlei wampo këlen meu. Feichi chëfeŋ ká niei kiñe pichi këlen ñi witraŋeam trarün manshun meu, katrüntükuŋei feichi pichi këlen ñi witëftripanoam elelŋenchi lashu. Feichi wampo- tranatue elkënoŋei lifkëlechi pülli meu. Ñi doi wenuleam lonko pële ká elkënoŋei këlleqkëlechi pülli meu; ká kakülkënolelŋei kiñe mamëll miñche lonko ; fei meu allwe wayonaqkëlei tranatue. En la cabecera queda casi abierto, salvo un reborde bajo; en la parte posterior (la cola) queda sin excavar un borde bastante grueso; allí está completamente cerrada la canoa. Ese borde entero está provisto de una espiga saliente (especie de mango) que sirve para arrastrar el huampo con bueyes. La espiga tiene una muesca para evitar que se salga el lazo aplicado. La canoa la colocan en un suelo limpio y pendiente a fin de que la cabecera esté más elevada. Además ponen debajo de la cabecera un palo atravesado, resultando de eso la posición algo inclinada del huampo.
3 Kom pepikakënoel, fei meu wëla ñümiŋetui wëtrul meu mëlechi manshana; apolŋei külko, chayüwe, wilal, mën·u ka petu allwiñ. Fei tëkuyeŋepui kiñe füchá patia meu, apolei ko meu, ñi këchaŋeam ñëmiyeelchi manshana. Femel tëkuyeŋepui tranatue meu, epe apolŋei lonko meu tranatue- wampo. Estando listo todo eso vuelven a recoger las manzanas del montón; llenan canastos grandes y chicos, redes y hasta haldadas formadas de la parte anterior y posterior de la capa y las llevan a una artesa grande llena de agua. Allá se lavan las frutas recogidas. Luego las trasportan y las echan en la canoa, cuya parte superior (o cabecera) se llena casi completamente.
4 Felelu deuma, fei eluwi meli wentru tranamanshanaialu. Nüyei kishuke ñi karoti eŋn. « Ya! küdawaiñ», piŋn; adkënowiŋn cheu ñi witraleam. « Iñche fau, pi kiñele, manpële lonko tranatue eluwi. Kaŋelu « iñche kai fau», pi; welepële adkënuwi, n·omeñmau- puñmaleiŋu, raŋiñmai ñi wampo eŋu; doi füchá newenŋelu tüfa yeŋu. Këlen tranatue mëleyelu ka n·omüñmau - puñmaniewiŋu, raŋiñmaniei ñi këlen- tranatue eŋu. Terminado ese trabajo, se alistan cuatro hombres, provistos cada uno con su garrote. «Ya, al trabajo!», se animan y se dirigen a sus puestos respectivos. «Yo aquí», dice uno y se coloca arriba a la derecha del huampo- -Y yo aquí entonces», contesta el otro, tomando posición a la izquierda. Los dos están frente a frente, teniendo la canoa en medio; son los más forzudos estos dos. Los otros dos que se encuentran en el extremo (la cola) también se colocan frente a frente, con la cola de la canoa en medio.
5 « Pui!» piŋn. Fei witranpramyeiŋn ñi karoti eŋn ka meliŋentu wëlelkëtuyefiŋn feichi manshana yem. Chadchadprami tëfachi manshana pu tranatue; tambul reke dëŋui wampo; ayüñmai ñi küdau eŋn. Femŋen chafidkëtufiŋn (**) tëfachi manshana. Kanshalu eŋn pichi ürkütuiŋn. Kaŋelu nükënoi kiñe pala, shiŋenakëmfi këlen tranatue adpële feichi atechi chafid- manshana, fei meu wirkokënopui; wellilewei cheu ñi tranaŋemum manshana. «¡Ya, es el momento!» dicen. Con eso levantan sus garrotes y de a cuatro dan golpes tras golpes a las pobres frutas. Saltan las partes molidas de las manzanas; la canoa suena corno un tambor (*); es un trabajo divertido que hacen. De esta manera reducen a bagazo las manzanas. Cuando están fatigados, descansan unos momentos. Entre tanto otro hombre toma una pala y corre la masa molida hacia la cola de la canoa amontonándola allá y vaciando la parte donde se machacaron las manzanas.
6 Fei meu ká tëkulelŋepai manshana, ká epe apoi lonko tranatue pële ñi fukushtëkuŋepan manshana. Ká tranatranakëtuyeiŋn. We chafid- manshana trauŋekei këlen wampo meu mëlechi chafid eŋu. Femŋechi apoi tranatue chafid- manshana, meu, pala meu wirkontëkuyeel këlen adpële. Luego trasladan otra porción de frutas, vuelven a apilarlas en la parte superior de la canoa, llenan casi su cabecera. Empieza de nuevo la trituración. Juntan el bagazo nuevo con lo que está ya en la cola del huampo. De esta manera se llena el trozo excavado con la masa molida de manzanas, amontonada en la parte baja.
7 Fei meu koni ñi këtrüŋeal tëfachi chafid- manshana ñi tripaiam pülku. Wëne küme adkënoŋei tranatue. Kakülkënolelŋei kiñe moŋkol mamëll wente tranatue; cheu ñi përkëleam feichi moŋkol mamëll pichin katrüntëkuyeŋefui tranatue. Deu kakülkënoel feichi mamëll, fei fotontëkulelŋei lashu. Feichi lashu mëcham shiñumrulelŋemei miñche tranatue ñi kellwaŋeam feichi kakülkënoelchi mamëll kañpële. Fei meu cheu ñi fotontëkulemum ká iyuwëdŋepai lashu, ká shiñumrulelŋemetui wechun lashu miñche tranatue. Fei wëla küfituyeŋei, newentu witratuyei lashu eŋn, ñi küme füinaqam feichi moŋkol mamëll. Iñaŋechi trarükënoŋei ka përontëkukënoŋei lashu cheu ñi kellwaŋememum. En seguida dan principio a la estrujadura del bagazo, a fin de que salga el jugo. Primero ponen la canoa en las condiciones convenientes. Para este fin se cruza la superficie de la canoa con un madero cilíndrico, encajando un poco ese madero atravesado donde se adapta a la canoa Puesto de tal modo, se la enhebra con el nudo de un lazo, se pasa el lazo doblado por debajo de la canoa y se coge con su codo la punta del madero atravesado en el lado de allá. Luego el lazo da vuelta al palo en el mismo lado donde éste fue enhebrado (*). Enseguida el extremo del lazo pasa por debajo del huampo al otro lado. Ahora se lo aprieta; a toda fuerza tiran en el lazo, con el efecto de que el madero cilíndrico se estreche sólidamente contra la canoa. Finalmente se ata y anuda el lazo en el mismo punto donde en primer viaje su codo o dobladura.
8 Fei meu ponwi loxko tranatue meu kawitulŋei; llaŋillaŋi piŋei feichi kawitu. Femŋei: Wëne kakülkënoŋei kiñe trüran mamëll pu tranatue, allwe llekü cheu trarülei wente tranatue feichi moŋkol mamëll. Fei meu këmpuyelŋei kayu pichike moŋkol mamëll. Fei tëkuyeŋei pu wanpo, reneŋkë- noyeŋei kiñepële tëfachi trüran mamëll meu, kañpéle ditupui feichi pichilechi chéfeŋ meu lonko adpële tranatue mëlelu. Terminado eso se arregla dentro de la canoa en el lado de la cabecera una especie de catre o entablado, llamado llanguíllangui. Lo hacen de esta manera: primero adaptan adentro de la canoa la mitad de un trocito partido, alcanza de una pared a la otra y no se encuentra lejos del madero cilíndrico amarrado en la superficie del huampo. Después seis varas redondas, que se colocan dentro de la canoa, de modo que descansan en uno de los extremos sobre el trocito partido y en el otro se extienden hasta el pequeño reborde que se encuentra en la cabecera de la canoa.
9 Ká yelŋemei kiñe füchá këmpun mamëll, küme fanelu, küla nüfku niepei; elelŋei ñi lonko pële tranatue pülli meu. Ká kintulŋei kiñe fücharume wif rentrü mamëll, kupenka piŋei. Fei meu kiñe trëlke- waka ñidëfŋekei, sakukënoŋei, fei kapachu piŋei. Deulu elelyeŋei ŋe, apowechodkënoŋei. También se acarrea un trozo grande, bien pesado, de tres brazadas de largo más o menos; se lo echa al suelo cerca de la cabecera de la canoa. Además se busca un palo grueso y derecho, que se llama viga (kupenka): En seguida cosen un cuero vacuno, transformándolo en saco; tiene el nombre de capacho. Le hacen muchos ojos; queda agujereado en sentido.
10 Feichi kapachu nüniei epu wentru ñi wën·meu, küme nülanieeyeu eŋu, wente kawitu felei. Fei meu ká kiñe wentru nüi kiñe pala, fei meu rëfüniefi feichi chafid- manshana; aponke pala tëkeyefi saku meu. Feichi epu wentru ŋëriniei kuq meu feichi chafid. Küme apolu ñidëfŋei kapachu. Fei meu kudunakëmkënoŋei wente kawitu. Ñi ŋé meu feichi saku l·üiküil· üikúinaqkëlei pülku, maŋinaqmei këlen wampo adpële. Dos hombres asen este saco en su abertura, de modo que queda bien abierto, sobre el catrecito lo sostienen así. Otro hombre toma una pala y con ella trasega el bagazo; palada por palada lo echa dentro del saco. Los dos hombres lo aprietan y comprimen con sus manos. Luego que el saco esté bien lleno, lo cierran con costura y lo botan sobre el catre, arreglándolo bien allá. Por todos los orificios del capacho destila la chicha y corre ruidosamente hacia la cola de la canoa.
11 Fei meu wente saku ká reneŋkënoŋei kiñe trafla ka epu pichi mamëll kakülreneŋkëñolelei feichi trafla. Fei meu feichi kupenka shiñumtëkuŋei miñche feichi moŋkol mamëll kakülkëlelu wente wampo. Tëfachi kupenka reneŋrupai wente trafla takunielu kapachu. Fei meu tëkulelŋei foton- lashu ñi wechun meu tëfachi kupenka, pichi katrüntëkuŋei ñi witëftripanoam lashu. Wechun lashu shiñumrulelŋemei miñche fanelu këmpun meu, lonko tranatue adpële mëlelu. Por encima del saco a lo largo de él colocan una tabla y al través sobre esta se dejan puedas dos astillas. Después se encaja la visa por debajo del ya nombrado madero cilíndrico que atraviesa la canoa en su superficie. Desde allí pasa la viga por encima de la tabla que cubre el saco. La punta exterior de la viga se enlaza con el nudo corredizo de una correa grande. Para que no resbale, se ha provisto la viga con una pequeña muesca. El extremo de esa correa, o lazo, pasa por debajo del tronco pesado que se halla frente a la cabecera del huampo.
12 Fei meu kiñe wentru nüi wechun lashu, ká meli wentru nüfi tëfachi kupenka witranakëmfiŋn kuq meu. Petu femlu eŋn feichi nünielu lashu ká witrai; allwe naqkëlewei kupenka. Ká ya! piŋn. Fei meu feichi meli wentru kellwadkënuyewiŋn wente rentrü mamëll, melarnakëmfiŋn kupenka. Kaŋelu witraniei lashu newentu ñi füinaqam doi. Epe fëlpui wëla tëfachi füchá këmpun meu, pülli meu mëlelu, femkënoiŋn, përontëkukënoŋei wechun lashu fei meu. Entonces coge un hombre la punta del lazo, otros cuatro hombres agarran la viga con las manos y la tiran abajo. Al mismo tiempo tira el otro en su lazo y la viga baja algo. Otra vez se animan con ¡Ya! Entonces los cuatro hombres se echan con sus cuerpos encima de la viga y juntos la prensa abajo. El otro sigue tirando a toda fuerza en su lazo para bajarla más todavía. Cuando la viga casi se topa con el trozo grande que yace en el suelo, la sostienen en esta posición y luego la anudan por medio del lazo con el tronco.
13 Feichi küdau meu küme küfinakëmŋei kapachusaku; chidchidüi ñi tripan ŋé saku meu pülku, walwalükëlen witrui pülku pu tranatue, amui këlen adpële, këlleqkëlelu mai tranatue. Feichi meli wentru küfikënouma rentrü sakulen ka kom ñi felen, amui ialu eŋn. Feichi pu domo welukoniŋn rëfüalu tëfachi pülku. Kiñe domo niei kiñe chaiwe ka kiñe mëta- waka ka kiñe metawe. Anümtëkupufi ñi chaiwe cheu ñi ŋëlkëlen pülku, epe ñamkëlewei pu pülku. Ponwi feichi chaiwe ŋëli lif pülku, chaituŋei chaiwe meu. Por estos esfuerzos se aplasta mucho el capacho y la chicha brota a borbotones de los agujeros del saco; murmullando corre por la canoa hacia la cola, hallándose colocado en declive el huampo. Los cuatro prensadores del saco con sus accesorios se van a comer. En lugar de ellos entran a trabajar las mujeres. Una lleva el canastito, llamado chaihue, además un cacho de buey y un jarro. Mete su chaihue dentro del huainpo, donde está estancada la chicha; casi en el líquido. Dentro del chaihue se reune chicha limpia, pues se cuela pasando el enrejado del canasto
14 Feichi lif pülku rëfüŋei mëta meu, wëtruntëkunieŋei metawe meu. Apolu metawe ká wëtruntëkunieŋei mesheŋ meu; inau meu anükënoŋei, llounieam pülku. Apolu ká tëfachi mesheŋ fei meñkuyei kiñe domo, wëtruntëkupualu trakal meu. Feula pian ñi chumŋen trakal. Kiñe trëlke- waka wallokatrüŋei üpël meu, chiŋküdkënoŋei: üpël meu apowechodkénoŋei. Ká deumalŋei füchake korón. Fei meu wëlakintulŋei meli moŋkol mamëll, raxiñke nüfkü niepei. Fei tëfachi mamëll meu ñidëftëkuŋei trëlke- waka, iwalltëkuŋei trëlke, al·ükonlu ñi iwallŋn. Femel kiñe mamëll meu, fei nüŋei ká maméll. Fei traflonko kënoŋei wema ñidëfkëlechi mamëll eŋu, ká iwallelŋei trëlke- waka. Femkënoŋei külalechi ka kiñelewechi mamëll; kom tëfachi meli mamëll iwallyeŋei ka traflonŋkokënoyeŋei; pichike welurulpakënoyeŋei ñi lonko , pilun reke. Ésa chicha limpia traslada la mujer con su cacho; la vierte en el jarro. Lleno éste, lo vacia en un cantaro de dimensiones mayores, puesto al lado de la canoa para recibir la chicha. En cuanto esa orza (mesheng) está llena, se la carga una mujer y anda a vaciarla en el depósito llamado tracal Voy a explicar ahora como es el tracal. Un cuero vacuno se corta alrededor de su orilla tomar forma más o menos redondeada: a lo largo del borde se le provee con una fila de agujeros. Además dejan prontas fuentes correas. Luego se buscan cuatro palos redondos del largo de media brazada. A uno de esos maderos se le ata por costura el cuero, de modo que lo recubre con un borde ancho. Hecho eso con un palo se toma el segundo; se lo coloca con un extremo cruzadamente sobre la punta del palo antes revestido con el cuero y se le adapta la piel a este segundo palo. De la misma manera se procede con el tercero y último; todos los cuatro palos se bordean con el cuero y sus puntas se cruzan, sobrepasando algo uno al otro, así que forman orejas.
15 Fei meu kintulelŋei meli üŋko chaqyuŋelu, yuŋëmyeŋei ka anümŋei pülli meu; üŋkolŋekei trakal. Tunteke feichi mamëll ñidéftëkulelu trëlke- waka meu, fenteke mapu anümŋei feichi meli üŋko. Deuma anülu, pëltrükënoŋei tëfachi meli mamëll trëlkelen, kiñeke pilun·meu kellwadpramtëkuyeŋei chaqyu üŋko meu. Deuma pëltrülel tëfachi trëlke- waka feichi meli traqyu üŋko meu, fei dewi trakal. Pëltrülei trakal feichi pu domo wiñamelyemei aponke mesheŋ- pülku, witruntëkunielŋei; afi wëla pülku pu tranatue, fentekënoŋei. Después se buscan cuatro estacas terminadas en ganchos, les dan puntas y las plantan en la tierra; así se estaquilla el depósito por hacer. El largo de los palos, envueltos por costura con el cuero, da la medida para la distancia en que se plantan las cuatro estacas. Colocadas las estacas, se cuelgan en ellas por las orejas los cuatro palos revestidos del cuero; descansan sueltos en las horcas de las estacas. Luego que el cuero vacuno está colgante de los cuatro ganchos de las estacas, el tracal está terminado. A ese tracal acarrean las mujeres los jarros llenos de chicha, la cual depositan adentro; continúan en ese trabajo hasta que, ya no hay jugo en la canoa.
16 Rupan femel pu domo, fei wëñotui tëfachi pu wentru, ikënolu eŋn; ká kontui ñi küdawal eŋn. Wëne nampiŋetui feichi füchá rentrü trapelkëlelu lashu meu; nentulŋei ka kiñepële kënoŋei. Ká nentulŋei feichi trafla epu pichike mamëll eŋn. Nentuel kom, waichëfrulŋepai feichi kapachu- saku, küme adkënoyetui wente llaŋillaŋi- kawitu meu. Fei meu ká takukënoŋetui trafla meu; ká kakülkënoŋetui feichi epu mamëll meu wente- trafla, ká pramelŋetui kupenka, mëkëdkënoŋetui füchá këmpun meu. Ká amuletui pülku, welu newe femwelai ñi amun. Cuando las mujeres acaban de vaciar el huampo, vuelven los hombres que han comido entretanto, para reanudar su trabajo. Empiezan con desmontar la viga que está amarrada con lazo (en el trozo pesado); la sacan y la ponen a un lado. Apartan también la tabla con las dos astillas. Después de haber quitado todo, dan vuelta al capacho y lo vuelven a arreglar cuidadosamente sobre el catrecito llanguillangui. Luego vuelven a tapar el saco con la tabla, cuya superficie atraviesan las dos astillas; ponen sobre ellas la villa y la trincan, aprovechándose del tronco pesado. De nuevo corre la chicha, pero ni semejante al borbotear en la primera prensadura.
17 Ñëltulu pülku ká rëfünentui ti domo rëfüuma. Ñi chumkemum wënetu ká femtui ñi wëtruntëkumeketun tëfachi pülku trakal meu. Aflu pülku fei ñampiŋetui rentrü, kom wellimŋetui tëfachi saku, ütrëfnentuñmaŋetui ñi chafid- manshana. Rupan wellimel ká anümtëkuŋetui kapachu llaŋillaŋi piŋechi kawitu meu, apolŋetui këlen tranatue mëlewechi chafid meu. Fei meu chumŋechi ñi femŋemum wëne, kom re femnieŋei, kontëkuŋei pülku trakal meu. La chicha que se junta la trasiegan esas mismas mujeres que lo hacían la primera vez, y en la misma forma explicada vierten esa segunda chicha al tracal. Cuando la chicha cesa de correr, quitan la viga, vacian el saco capacho completamente y echan lejos el bagazo inservible. El saco vaciado lo reponen sobre el catrecito llanguillangui y vuelven a llenarlo con el bagazo que sobra en la cola del huampo. Exactamente en la misma forma como trabajan en la primera estrujadura, proceden en la segunda; la chicha la juntan con la otra en el tracal.
18 Femŋechi küdaukefuiŋn tëfachi ché yem kuifi; epu antü, küla antü mekefuiŋn. Kiñeke mu apolkefuiŋn küla, meli trakal, kechu trakal rume. Kiñeke ká niefuiŋn faril ka tonel, - kuifi tripachi nafiu peŋefui tëfá-, fei meu tëkukefui ñi pülku eŋn. Apolekëfkechi trakal taku kënoyeŋei trëlke- ofisha meu. Felefui meli antü, kechu antü, fai wëla; chishkopülku pikefui tëfa yeŋn. Feichi chishko kiñeke mu reyülmaŋekefui uwa- pülku meu; fei meu reyülma piŋekefui tëfachi pülku. Femŋekefui ñi rume fainoam, allwe ñi llakoŋeam ka ñi doi al·ükënoŋeam. Tëfachi pülku pütukefuiŋn füchake ché yem mëleyüm kawiñ. Tal era el modo acostumbrado de los antiguos; dos, tres días se ocupaban en estos trabajos. A veces llenaron tres, cuatro, hasta cinco depósitos. Además había gente que poseían barriles o toneles, -provenian de buques naufragados-, esos los usaban para la conservación de la chicha. Los tracales llenados se tapaban con pellejos ovejunos. La chicha conservaba su calidad de jugo cuatro o cinco días; después fermentaba. Desde este momento llamaban chisco a esa sidra. La chicha pura de manzana la mezclaban a veces con chicha de maíz y le daban el nombre de champura. Procedían así a fin de que no fermentara en exceso, sino moderadamente y, en segundo término, para aumentarla. Nuestros antepasados consumían esa chicha con ocasión de sus festividades.

CAPIÍTULO IX. - COSECHA Y TRILLA DEL TRIGO Trilla a pies: Descabezamiento del trigo a mano; desgrane por parejas alegres que al compás de música indígena ejecutan sus bailes por encima de las espigas. Trilla a yeguas: Corte del creal con echonas; emparvadura y acarreo a la era; trilla con yeguas; limpiadura de los granos.

1 Kuifi pichike tëkukefui ta ché yem: kiñe chaiwe alfid ka uwa; kiñe külko kachilla ka kawella ka awar; kiñe epu külko poñü; kiñe rali küllwi ka liñu, fenteke mëten tëkuŋan·kefuiŋn. Feí meu akuchi pramuwnŋn meu; kelülu feichi kachilla, kawella rume, duchetuŋekefui re kuq meu. Duchetun piŋei nentuñmael ñi lonko - kachilla foron meu. Femel tëkuŋei külko meu feichi lonko - kachilla; apolu külko ká ful·intëkuŋekei kutama meu; apolu ti kutama yeŋekei kawell meu, puwëlŋekei lila meu. Re femŋechi wiñamŋekei itrokom lonko - kachilla. Los indígenas sembraban antiguamente en proporciones bien Pequeñas: un canastito de arvejas y de maíz; un canasto de trigo, cebada y habas; unas do canastas de papas; un plato de porotos y de ya está enumerada siembra. Llegada la cosecha, por estar ya dorado el trigo o la cebada, la descabezan a mano. La palabra descabezar expresa que se quita la espiga de la caña o paja. Las espigas arrancadas de trigo las echan en un canasto; lleno éste, lo vacían en un costal grande, llamado cutama (*). Cuando está llena 1a cutama, la llevan a un caballo, para que la traslade a 1a era. Allá se acarrea de esta misma manera la totalidad de las espigas.
2 Dewi wëla mapu- kachilla amutukei fill küdauma, wentru eŋn domo; iputukeiŋn ñi ruka meu feichi ñidol kurewen nielu duchetun- kawiñ. Ikeiŋn ilo- korü poñüuma ka pütokokeiŋn pülku mürke eŋu. Fei rupan ilu eŋn fei piŋen·- ruka nielu feichi ñuwiñŋen: « Deuma ilelkawiñ mai, pui taiñ ñuwiñael», pifi ñi pu küdaukënouyeeteu. « Mëlei kultruŋ?» pi kiñelu. « Mëlei ka!» pi nen·- ruka. « Pifëllka kai?» « Ká mëlei, kom trür mëlei». « Ya! Witramn mai!» piwiŋn « nüyeumn pu küñadomo», pikeiŋn. Después de acabar con el trigal van todos los trabajadores, hombres y mujeres; se dirigen a la casa del matrimonio principal que organizaba el mingaco del descabezamiento; allí comen caldo con carne y papas y beben chicha mezclada con harina tostada. Terminada la comida, dice el dueño de la casa y de la trilla a la gente que había ocupado en las faenas de la cosecha «Ya os he alimentado, ¡a la trilla ahora!» «¿Está pronto el tambor? » Pregunta uno. «Sí está», contesta el dueño. «¿La flauta también?, «También está; todo está listo». «¡Ya! ¡levantaos, pues!» se animan mutuamente; «coged a las compañeras».
3 Fei meu feichi pu wentru tufi man- kuq meu kiñe domo, nüñmafi ñi welw- kuq; al·ün wentru nüukepifiŋn pu domo. Femel feichi küñawen, koniŋn wirkon lonko - kachilla meu. Kiñe wentru dëŋulkei trutruka; feichi pu weche pifëllkantukei, ka kiñe domo trëpukultruŋkei, ka tutelu ülkantulei: « Amulemu, papai eŋu; Newen mu ŋeai mu pënoafiel. Feichi lonko kachilla». Luego cada uno de los hombres coge con su derecha la mano izquierda de una mujer; gran número de hombres y mujeres se asen en esta forma. En seguida entran las parejas en el montón de las espigas; un hombre hace sonar la trutruca, unos jóvenes tocan las flautas una mujer golpea el tambor, cantando al mismo tiempo lindos versos: «Adelante, parcito, Con fuerza pisotead De este trigo las espigas».
4 Petu ülkantulu ka trëpukultruŋkelu feichi domo, ñuwiñnpëruiŋnfeichi küñawen, inalkiawiŋn ñi përun, rüŋküiawiŋn lonko - kachilla meu; ka weluwelutumekei ñi n·amun· eŋn traf pülli meu, ŋél·eyüketuyefiŋn tëfachi wirkolechi lonko - kachilla. Feichi küñatuiauchi entru eŋn domo ká ülkantukeiŋn; kiñeke küñawen ülkantukei. Mientras que canta y toca esa mujer, trillan las parejas al compás del tambor; como danzando bordean en saltos el montón de espigas; las plantas de los pies se deslizan en contacto con el suelo hacia atrás y adelante y, asi refregando las espigas amontonadas del trigo, las desgranan. Las parejas de hombres y mujeres cantan también; un par después del otro romancean.
5 Feichi wentru fei pi ñi ül: « Amuleiyu, küña; Trankilmi, küna; Tëfei rëŋan, küña». Feichi domo ká fei pi ñi ülkantun: « Amuleiyu, chachai; (*) Kanshakilmi, chachai; Iñche kanshalan, chachai». Rumenka pikefui ñi ülkantun eŋn, ñi konpakefel mëten ñi lonko ñi pial eŋn, fei ülkantukefuiŋn, rünküiaulu wente lonko - kachilla. El canto de hombre dice Así: «Sigamos adelante, compañera, Que no te caigas, compañera: Allí hay un hoyo, compañera» La mujer le contestaba contando de esta manera: «Sigamos. Compañero (*); No te canses, compañero; Yo no me canso, compañero». Tienen muchas versiones y variantes en sus cantos; todo lo que se les ocurría cantaban, mientras avanzaban a saltos sobre las espigas de trigo.
6 Aflu ñi ñuwiñn eŋn fentekënoiŋn. Ñen·- kachilla kom ŋel·emkënotui ñi atechi kachilla. Feichi ñuwiñuma ché, melëwechi pülku, ká pütukënofiŋn; aflu, kom amutuiŋn. Tripachi küréf meu ŋen·kachilla nüi ñi pala liftualu ñi kachilla; koni ñi pichulafiel tëfá. Kom liflu elkafi pu saku lliduka meu. Femŋechi femkefui pu mapuche pichike ŋan·lu ñi kachilla eŋn; ñuwiñŋen piŋei tëfá. Sólo desisten, cuando lo tienen todo triturado. El dueño vuelve a amontonar la masa desmenuzada (de capotillo y granos). Los trilladores se echan otro trago, si ha quedado chicha; si no, se van a sus casas. Cuando se levanta viento, el dueño del trigo empuña su pala y empieza a limpiar su cosecha por medio del aventamiento. Después ensaca los granos limpios y los guarda en la parte más interior de su casa. Así procedían los indígenas, cuando sembraban el trigo en pequeña escala; es ésta la llamada trilla a pies.
1 Doi fapëletu fentren pichike ŋan·kelafui pu mapuche, küla külko ka doi kontëkukefui. Akuchi pramuwnŋen meu katrüŋekefui ichuna meu ka koŋiŋekefui auka meu. Kiñe wentru nielu al·ün kachilla, aŋkülu ñi ketran « katrüafiñ» pikei. Fei meu elukefi dëŋu ñi domo: « Dewai mudai ka al·ün mürke», pikefi. Fei meu pepikaukei feichi domo, femi ñi pieteu ñi piñom. Deulu fei pifi ñi fëta: « Deuma iñche kom pepikawn, eimi mëten mi piael feula». En tiempo más cercano ya no sembraban tan poco los mapuches; entraban tres canastos de semillas y más. Llegada la cosecha, cortaban su trigo con echonas y lo trillaban con yeguas. Un hombre posee un trigal bastante extenso. Cuando ya está seco el trigo, resuelve hacerlo cortar. Luego da orden a su esposa: «Hágase chicha y gran cantidad de harina tostada». La mujer se provee de todo según el mandato de su esposo. Al acabar le dice: «Ya he terminado mis preparativos; cosa tuya será ordenar las demás».
2 Fei meu ká pepikaukei feichi wentru, werkükei ñi kon·a, iŋkatulŋeal ñi pu lof. Chumŋechi ñi femŋemum feichi awëdn meu, ká femŋechi trürëmi ñi deŋu. ( Ñëneltupe Cap. VII, wëné troi). Fei kom akulu feichi pu kellu mapu- ketran meu konkei ñi katrüafiel eŋn ichuna meu. Rupan kom katrüfilu eŋn, ká küpalŋei trëlke- manshun, ñidëftrapemŋei kiñe mufü trëlke meu, ñi wiñamŋeam tëfachi katrün ketran. Entonces él de su parte se prepara también; manda a su mozo a los miembros de su liga de trabajo a fin de que le presten su ayuda. La invitación se hace en la misma forma explicada en la siembra del maíz. (Véase Cap. VII, 1) Concurren, pues, los ayudantes al trigal y, provistos de echonas, empiezan el corte. Llegado a su término se acarrea una composión de cueros vacunos, en que unas cuantas pieles están unidas por costura; sirve para levar el trigo segado.
3 Fei meu ká akui tëfachi pu domo, mëlei ñi padüntëkuael eŋn feichi peñad- ketran. Feyeŋn këchüŋkënofiŋn tëfachi peñad ka puwëlelkefi feichi kiñe wentru, mëlelu inëfkëlechi trëlke- manshun meu. Fei tëfá llouniei feichi padün, küme eluniei pu trëlke. Apoi wëla, fei meu wallpa ñidëfŋei trëlke- manshun. Ká rulelŋepai lashu wente wirkon ketran, ñi füiam. Kom küme füikënoel, fei meu lonko adpële feichi wirkon ketran ñidëftëkulelŋei kiñe fücharume mamëll, ñi witraŋeam wirkon kachilla. Femel fei meu tëkulelŋei feichi tiadol lashu, ka müchai mëten akulelŋei kiñe trarün manshun. Rupan küme trarükënoel yuku meu feichi tiadollashu, fei kechaŋei tëfachi manshun. « A lá, mañke, nawel!» piŋei ñi kechaŋeam eŋn. Al mismo tiempo llegan las mujeres para emparvar las gavillas de trigo. Las unen en atados, los cuales llevan a cierto hombre (*) que ha tomado postura sobre los cueros extendidos. Ese último recibe los atados y los coloca, siguiendo determinadas normas, dentro de los cueros. Llenos los cueros de buey, se juntan sus bordes por costura. Además se pasa al rededor del montón un lazo para conseguir su apretadura. Se lo aprieta y ajusta en la parte delantera del lazo apretador un palo grueso para arrastrar con él montón. A este mismo palo se aplica el lazo cabresto. Luego se hace venir una yunta de bueyes y, después de amarrar sólidamente el cabresto en el yugo, se arrean los bueyes. Nombrándolos gritan: «¡Erre! ¡Cóndor! ¡Tigre!» y así los apuran.
4 Fei meu yefi feichi apon trëlke- manshun, puwëlkefi lila meu; teifupukefi pu lila. Re femŋechi femi kom katrün ketran meu eŋn; rupan kom puwëlŋeiŋn lila meu, fentekënoiŋn. Deu küdaulu eŋn, chumŋechi ñi imum awëdn meu ká femŋechi ikatuiŋn. Ká mëlei külla, ñidolkënoŋei ñi pu kon·a meu. Los bueyes se llevan los cueros llenos y los trasladan a la era; allá se deshace montón. En la misma forma proceden con el resto del trigo cortado y continúan en ese trabajo hasta que la última gavilla haya llegado a la era. Después del trabajo sigue un festín, cuyo arreglo es igual al referido en la siembra del maíz (*). Esta vez también hay un quilla o presidente, que capitanea a sus mocetones.
5 Rupan ilueŋn ruka meu, fei kom amukeiŋn lila meu; yeŋekei fentren mürke ka al·ün mudai. Kiñeke wentru yemei feichi kechan auka koŋiam, tëkuŋepai pu lila. Konlu feichi auka ká kiñe kawellutun ché wemürulpakefi, wirarükëlekei ñi wemüfiel eŋn. Tëfachi foron- kachilla küme püdëmkënoŋekei ñi pënoal tëfachi auka. Fentren rupalu koŋiuma, fei ká pichi entuŋetukei pu lila feichi kechan auka. Fei meu konkei pu kon·a, tuyekei ñi oiketa eŋn, ñi ká kënüntëkuam tëfachi pinu- kachilla. Kom küme eltuel ká konpatui pu auka, ka femŋechi koŋiletui. Deumai wëla kom, fentekënokei. Terminada la comida en casa, se dirigen todos hacia la era; llevan grandes cantidades de harina tostada y chicha. Algunos hombres van en busca de la yeguada trilladora y la echan dentro de la era. Un hombre montado a caballo corretea las yeguas delante de sí alrededor de la era, con gran vocería las arrea. La paja con el trigo se halla cuidadosamente tendida para que las yeguas la pisoteen bien. La piara de yeguas trilladoras da muchas vueltas; luego se la saca por unos momentos de la era. Entran los mocetones provistos de horquetas, dan vuelta y tienden de nuevo las pajas del trigo. Hecho este arreglo, vuelve a invadir la yeguada que trilla lo mismo que antes y continúa hasta que todo esté completamente pisoteado.
6 Fei meu, tuchi ayüle ikei mürke ka pütokolekei mudai eŋn ŋelai ŋëñün. Deuma deuchi koŋin, fei meu melarkonkei tëfachi pu domo pu lila, entuafilu feichi atechi pinu. Ñewenolu fücha pinu, pu wentru tuyekei ñi pala yeŋn, wëne konkëlekei feichi külla, inaniekeeyeu ñi pu kon·a. - Tëfachi külla wentru chaq kurewen küllayeŋekeiŋu, feyeŋu dëŋulekeiŋu tëfachi küdau meu. - Feichi pu wentru ŋëlëmkefi tëfachi ketran pod eŋu pu lila, pala meu mekefi ñi küdau eŋn, raŋiñ lila ŋëlëmkënokefi. Luego quien que tenga gana come harina tostada y bebe chicha: no hay que sufrir hambre. Concluída la pisadura, entran las mujeres en tropel a la era y sacan la paja molida. Separada la caña gruesa, toca a los hombres; capitaneados por el quilla, a quien siguen los mocetones, entran ellos al trabajo, cada uno con su pala. A la mujer del hombre que está de quilla también se la respeta como tal, y son estos dos los que dirigen el trabajo. Esos hombres juntan el cascabillo de granos y granzas en la era, en cuyo centro lo amontonan todo por medio de sus palas.
7 Feichi pu domo wallpa lila lepüntëkumekefi feichi kiñeke mëlewechi fën·ketran ina lila; fei puwëlkefi wirkon ketran meu raŋiñ lila. Deuma kom ŋëlchi ketran, fei « pichulaiñ mai» pikeiŋn. Petu ñi femnon eŋn pu domo takukënoyekei ñi lonko eŋn pichike ekull meu ka küme adkënoukeiŋn ina wirkon ketran meu. Las mujeres barren los alrededores de la era, echando adentro los granos de trigo que se hallan aislados en contorno de la era; los juntan con el montón en el centro. Luego que todo está juntado, dicen los hombres: «Vamos, pues, a aventar». Antes de empezar las mujeres se tapan la cabeza con pañuelos y toman postura conveniente al pie de la era.
8 Kom adlu eŋn fei konkei ñi pichuln meli wentru, kishuke niei ñi pala eŋn. Kümeeluwiŋn, trafyenieyeueŋn maŋiñ- kürëf. Fei shiñumtëkui ñi pala pu ketran ka ütrefpramkefi wenupële. Tëfachi lif ketram pu domo pële adkënonieŋei wëñonaqpatulu; tëfachi takuuma fën·- ketran (*) amui kürëf meu. Feichi pu domo matuke lepüniefi feichi kiñeke pod naqpatulu lif ketran meu, fei meu doi lifi. Feichi pu domo femkelu « wichultukeiŋn» piŋeiŋn. Llevados a cabo todos los preparativos, cuatro hombres, provistos de palas, dan principio al aventamiento. Eligen una postura en que tengan la corriente del aire en su contra. En seguida meten sus palas en el montón y tiran su contenido hacia arriba al aire. Los granos limpios caen en dirección a las mujeres; el viento se lleva lo que antes revestía el grano (*). Las mujeres están prontas para remover con sus escobas las impurezas aisladas que caen junto con el trigo limpiado; así lo dejan aún más limpio. El trabajo que prestan tiene el nombre de separación.
9 Kom deuchi liftuŋen feichi wirkon ketran, fei káŋëlëmŋetukei feichi lifuma. Fei meu ká iñamtuŋetukei; fei kom liflu fentekënoŋekei. Fei meu wëla feichi ŋen- küdau domo tukei ñi kiñe pichi chayüwe, fei apolkefi lif ketran meu ka elukefi ñi külla- domo. Kom femŋechi elukefi kakelu kelluuma pu domo. Ká kiñe këtrüŋ mürke eluŋekeiŋn itrokom, keyü wentru. Fei meu chalituiŋn, kishuke amutukei ñi ruka meu eŋn. Terminada la limpiadura de todo el montón de trigo, vuelven a juntar los granos aventados y luego el procedimiento se repite una vez más. Estando todo bien limpio, desisten del trabajo. Al terminar el trabajo coge la esposa del dueño del mingaco su pequeño chaihue, lo llena con trigo limpio y lo entrega a la mujer-quilla. La misma medida la regala a las demás mujeres que han prestado su ayuda. Además reciben todos, incluso los hombres, una porción de harina tostada. En seguida se despiden todos, cada uno vuelve a su ruca.
10 Femŋechi küdaulefui kuifi tëfachi füchake ché yem koŋin meu. Deuma kiñelu meu kelluulu eŋn fei meu kaŋelu, ká nielu koŋin, ká femŋechi kellukefuiŋn. Kuifi doi pëñipiwi füchake ché yem ka mëtewe moŋeyeelpiwiŋn, welu feula doi wedwedŋewei pu mapuche; füchá kaiñetuwiŋn. De esta manera acostumbraban proceder antiguamente nuestros antepasados en las faenas de la cosecha y trilla. Después de haber prestado su concurso a uno, se dirigían a otro que también tenía cosecha y le ayudaban de igual modo. Los abuelos del tiempo pasado se miraban como verdaderos hermanos y cultivaban mucho las relaciones de parentesco entre sí (*), mientras que hoy en día la raza se ha encaprichado y se trata de enemigos unos a otros.

CAPIÍTULO X. - LA RUCA ARAUCANA El armazón de la casa: Aviso acerca de la construcción proyectada; los materiales; levantamiento del armazón. Techadura de la casa: Prevención y acarreo de las pajas; ejecución de la techadura. La comilona que da el dueño de la casa nueva: Orden de la mesa y clases de los comensales. Interior de la casa indígena habitada: Partes de la ruca y su instalación;muebles y trastos característicos, como camas, asientos, piedra de moler, bolsa zurrón; puerta de la casa.

1 Feula rukan- dëŋu konümpaiafiñ, kom inañmaiafiñ chumŋechi ñi adkënoken ñi ruka füchake l·aku em. « Niean rukan» (*), pi kiñe wentru, « loftuan», pi. Pefi ñi kiñe ñidolkëlechi küme karukatu- ché: « Rulelpaian dëŋu tañi pu lof meu, eimi ñidolkënuayu ñi rukan meu», pifi. « Femi mai, kümei ka» pi ñi lloudëŋun feichi karukatu. Luego se comunica con los miembros de su caserío, llevando a cada uno esta noticia: «Mi amigo intenta levantar casa nueva; pide ayuda, quiere que sea obra de mingaco. A mí me ha designado jefe; por eso soy yo que os doy el aviso y pido vuestro concurso». Le contestan: «Ah, eso es: bueno, ayudaremos no más». De casa en casa anda con su encargo y los comuneros acceden sin excepción a su invitación. Luego el dirigente encargado vuelve donde el organizador del proyectado rucán y le da cuenta: «Acabo de comunicar el aviso a toda nuestra liga». «¡Bien hecho!» «¿Y qué es lo que contestan?» pregunta. «Les parece bien a todos», contesta el quilla (**). «Bien, entonces», replica el dueño rucán.
2 Fei meu rulpai dëŋu ñi pu lof. « Rukaian», pi tañi wen·üi», piiawi, « kelluŋean» pi « lofküdawan», pi», piiawi. « Iñche ñidolkënoŋen, fei meu « elufichi dëŋu» piukeiñ ta tëfá, « kelluaiñ» piukeiñ, piiawi. « Feyërke mai, kümei mai, keiluaiñ mëten», piŋn. Fill ruka rulpalu ñi dëŋu, kom feyentuiŋn tëfachi pu lof. Fei ká wëltui ñi dëŋu tëfachi ŋen·- rukan- niealu meu feichi ñidolkënoel. « Deuma elufiñ dëŋu taiñ pu lof», piputufi ŋen·- rukan. « Kümei!» - « Chem piŋn?» ramtui. « Kom feyentuiŋn», pi feichi külla (**). « Kümei mai», pi ŋen·- rukan. Entonces el dueño del edificio proyectado se dirige al bosque para proveerse de la madera necesaria para el armazón futuro. Allí corta las dos taras (*) ahorquilladas; un madero bastante grueso destinado para el caballete; dos varones bien fuertes para soleras del sobrado; las vigas; un montón de varillas; buen número de trozos cortos y suficiente cantidad de guiones.
3 Fei meu feichi ŋen- rukan- ŋealu amui mawida meu, nentualu kom mamëll ñi elmamëlltuaqel. Katrüi epu tara (*) traqyuŋelu, ka kiñe fücharume nor mamëll, ŋeal kuikuipaŋi; ka kayu fücharume üŋko, ka epu füchake wima, solera ŋeal; ka pidüllel, ka fentren farilla, ka al·ün pichike üŋko; ká katrüi tëfachi kom vionis. Terminado el corte del material, lo acarrea por medio de un par de bueyes. En seguida labra los postes gruesos y las vigas del sobrado. Los guiones se proveen en su extremo basal de una incisión. Arreglado el material manda en busca de los coadjutores para levantar el armazón. Ellos se reúnen.
4 Kom katrülu ñi mamëll fei witrakefi trarün manshun meu. Deu witrafilu fei küme kafyekefi tëfachi üŋko- poste, fill tëfachi pidüllel, ka tëfachi vionis ñido meu katrütëkukënuyekefi. Deulu ñi adkëno ñi mamëll, fei ŋillakintukei pu kellu ñi pramkënoŋeal tëfachi elmamëll. Trautuiŋn. Plantan en primer lugar los dos sostenes, llamados «tara». Sobre éstos colocan la vara larga y derecha (kuikuipani), la parhilera; viene a descansar en las horcas de las dos taras. Luego asientan de a tres en cada lado de la futura casa los postes gruesos que sirven de sostén a sendas soleras laterales de considerable grosor. Sobre estas soleras suben y colocan atravesadamente las tres vigas del sobrado. En seguida entierran en contorno de las paredes de la casa proyectada los trozos cortos, colocan sobre ellos en sentido horizontal los palos largos, descansan en la horcadura de los mencionados trozos, en cuyo ángulo son asegurados además con amarras.
5 Fei meu wëne anümŋekei feichi epu tara. Deu anülu ká pramelŋei feichi füchá wif nor mamëll, kuikuipaŋi piŋei, llochontëkukënoŋemei traqyu tara meu. Fei meu ká anümyeŋei feichi füchake üŋko külake kénoŋei kiñekepële ruka. Kom anülu ká pramelŋei kiñepële füchake wima mamëll, fei femel pramelŋei feichi küla kakülkëlechi pidüllel. Fei meu feichi pichike üŋko ká anümyeŋei wallpa kadil ruka meu. Kom anülu eŋn ká reneŋpramellŋei füchake farilla ñi traqyu meu feichi pichike poste, kütukënoyelŋei ka trarükënoŋei fei tëfachi traqyu meu. Sobre los palos sólidamente asegurados levantan los guiones (*); descansan y se encajan (teniendo incisiones) (**) en los mismo palos horizontales sostenidos por los postes cortos; en contorno de toda la casa se aplican los guiones en la forma indicada. Las puntas superiores se ajustan a la parhilera, donde se los amarra firmernente con tiras de la enredadera ngüpu. La construcción descrita es la casa con sobrado; hay otra forma sin vigas (ni sobrado), armada únicamente por un varillaje plantado en el suelo; tiene el nombre de casa encolihuada (**).
6 Kom küme trarüel fei pramelŋei tëfachi vionis, kütukënoyeŋei wentw tëfachi füchake farilla pichike poste meu mëlelu, wallpa femkënoŋei. Feichi wechun vionis melarpuyei kuikuipaŋi meu; fei meu ká küme trarükënoyeŋei nüpu foki meu. Fei tëfachi ruka wigasŋei; ká ruka ká deukei, fei nielai wigas re füchake farilla anümyeŋekei pülli meu. Fei tëfá lliu- ruka piŋei. Cuando todo queda armado, empiezan a envarillar. Para este fin suben dos hombres al armazón, provisto cada uno con rollo de voqui. La gente que está abajo les pasa una por una las varillas. Ellos las reciben y las afirman con voqui estrechamente contra los guiones. Siguen con este trabajo alrededor de toda la casa hasta que queda enrejada completamente. Terminado el esqueleto sus constructores se sirven copiosa comida con carne pan y mudai.
7 Kom deulu ñi elŋen ká farillatuŋekei. Prakei epu wentru wente ruka, yekei foki kishuke yeŋu. Feichi naq mu mëlechi ché nüufünpramelkeeyeu tëfachi kiñeke farilla. Fei lloukeiŋu, trarüntëkuniekefiŋu vionis meu; küme füyümtékuyekefiŋu foki meu. Re femŋechi femniekeiŋu kom wallpa ruka; dewi wëla fentekënoiŋu. Fei meu fücha ikeiŋn, ilotukeiŋn, kofketukeiŋn, mudaitukeiŋn kom feichi elmamëlluma. Después de la comida el organizador del rucán dice a la gente de su parcialidad: «Ahora que está en pie el armazón, tenéis que favorecerme con la paja para la tachadura». Contestan: «Está bien, mañana mismo echaremos mano al arranque de la küna». El dueño del rucán sigue: «Dejamos, pues, fijo un plazo de diez días para el principio de la tachadura de la casa; porque hay que hacer nuestros preparativos, especialmente en proveernos de maíz para la fabricación de la chicha y de animales para la carne. Luego que todo esté listo, se acarreará la paja»
1 Aflu ñi in eŋn, fei piŋen- rukan- ŋelu: « Feula mai dewi ñi elŋen mamëll, mëlei mai ñi fërenemoafiñ küna meu», pifi ñi pu lof. « Felei mai», piŋen; « wüle mai konai iñ katrükünan». Fei meu tei pi ŋen·- rukan: « Elaiñ mai mari antü ñi troŋëmŋeam ñi ruka. Mëlel mai iñ afmayewal, nüŋeal uwa ñi dewam pülku, ka kintukaŋeal feichiiloalchi kulliñ. Deu kom pepikawn ŋele, fei meu witraŋeai tëfachi küna». Entonces se lleva a efecto el arranque de las pajas; al mismo tiempo se prepara la chicha en todas las casas (de la familia-aldea). Al acercarse el día fijado tiran la paja «ora ratonera, ora paja blanca, a veces totora o chupón»; todo se trasporta al sitio del armazón y se amontona en contorno de él; al mismo tiempo carnean los animales. Luego que han traído toda la paja, concuerdan en empezar los trabajos preparatorios del rucán. Ese mismo día se cuece la carne y hace pan. Además se alistan las mujeres, lavan su ropa y dejan al punto sus prendas festivas de vestir. Los hombres emprenden entre tanto los trabajos preparatorios de la tachadura; la noche los sorprende en plena actividad. Luego desisten y comen. Antes de retirarse les dice dueño: «Mañana, pues, llevará a cabo el solemne rucán».
2 Fei meu koni ñi katrükünan eŋn. Ká feichi pülku fill ruka meu deukelei. Deuma llëküle el antü, witraŋei feichi küna ( lin ŋeai, chenu ŋeai, trome ŋeai, kaíŋeai); kom puwëlŋei elmamëll meu, wallpai ñi wirkokënoyeŋepun. Feichi meu kál·aŋëmŋekei kulliñ. Kom witrael « feichi antü llaqrukaiaiñ» piŋn. Fei téfachi antü ká afümkënoyeŋei feichi ilo ka kofkeŋei. Ká pepikawiŋn pu domo ñi këchaiafiel ñi takun eŋn, kom küme elkënoi ñi kümeke tëkutu eŋn. Feichi pu wentru koni ñi llaqrukan eŋn, pun·- mai ñi meken eŋn. Fei meu fentekënoiŋn ka ikeiŋn. Deuma wëdatualu eŋn: « Wüle mai afentuan rukan», pi feichi ñidol- rukan. La otra mañana se reunen todos en el sitio de casa nueva y toma principio la tachadura. Unos cuatro hombres provistos con voqui y una aguja (*) grande suben al techo. Llegados allí, otros les pasan una varilla larga y bien derecha. Además las tiran hacia arriba buen número de atados de paja. Un hombre los coge y los mete bien estrechados unos con otros debajo de su varilla, unida de antemano en una de puntas con un guión. Cuando calcula que la fila de los atados yuxtapuestos haya llegado al largo conveniente - una brazada más o menos - traspasa la paja con la aguja (**). Esta aguja está enhebrada con una tira de voqui, cuyo extremo se halla anudado en la nombrada varilla destinada a apretar la paja.
3 Fei meu wün·man meu kom trautuiŋn ina we ruka, koni ñi troŋëmrukan eŋn. Prayei wente ruka kiñe meli wentru, yeniefi ñi foki eŋn komillwelen (*). Deu mëlepulu traqelelŋeiŋn kiñe fücha farilla, küme nor ŋelu. Ká ütrëfpramelŋeiŋn al·ün koŋka- küna. Fei llouniei kiñe wentru ka ŋëriniefi tëfachi miñche farilla meu; trawëlkëlei ñi kiñe wechun vionis eŋu. Kimel ñi al·ütuwn feichi ŋërin küna, - kiñe nüfku tupei ñi ŋëriŋen, fei shiñumrulŋemei téfachi komilwe pu küna meu (**). Feichi komillwe niei foki, wechun foki përontëkukënoŋei feichi farilla meu mëkëfalu küna. Dentro del armazón ha tomado puesto otro hombre. «¡Toma!» le dice el de afuera. Aquél recibe la aguja y la tira junto con el voqui hacia adentro; el largo del voqui es más de una brazada. Terminada esta manipulación devuelve la aguja por entre la paja hacia afuera del techo. El hombre que está allí al lado exterior de la casa tira el voqui hacia sí, por arriba o abajo de la varilla. Luego la punza de nuevo hacia adentro del techo, ahora al otro lado de la varilla, así que la tira de voqui pasa por encima de la varilla apretadora (*). El hombre que está adentro de la casa vuelve a tirar la aguja.
4 Pu ruka ká mëlei ká kiñe wentru, « tëfei» piŋei. Fei llowi ka witrakonpafi komillwe fokilen; doi kiñe nüfku niepei téfachi foki. Fei meu witrakonfilu tëfachi foki komillwelen ká sichorulpatui wente ruka pële feichi komillwe. Fei ká nüi feichi wente mëlechi wentru, ká femŋechi witranpramfi tëfachi foki kiñepële farilla meu. Fei meu ká sichorulmetui kañpële farilla meu pu ruka pële; wente feichi farilla rulmei foki. Ká witrai pu ruka mëlelu. De este modo siguen cosiendo el trecho de la paja comprimida (bajo la varilla). Cuando todo está bien apretado, entonces el hombre que está en el interior tira con más fuerza en su voqui. Mientras que lo hace adentro, el ponedor de la paja toma afuera un grueso mazo y golpea la varilla repetidas veces, consiguiendo una prensadura más intensa de la paja. Luego el hombre adentro del esqueleto anuda su voqui en un guión y el trecho de paja trabajado queda sólidamente apretado.
5 Femŋechi amulei ñi küdaufiñ eŋu feichi ŋërin küna. Kom üfi wëla, fei meu doi newentu witrai ñi foki feichi miñche ruka mëlelu. Petu witrael ponwi pële, feichi ŋërinielu küna nüi kiñe fücha mashu, fei meu mëtroŋkütuyefi feichi farilla, ñi doi füiyam küna. Fei meu feichi ponwi elmamëll mëlechi wentru trapelkënofi ñi foki kiñe vionis meu. Felel küme mëkëfkënowei feichi trokiñ küna. En seguida el techador llama: «¡Venga más paja!» Le tiran otros atados hacia arriba; él los coge y los enfila estrechamente debajo de la varilla. Otra vez da un largo conveniente al nuevo trecho y empieza su apretadura secundado por el hombre que se halla en el interior de la casa. Se repite todo en la forma indicada. Los demás grupos de techadores proceden del mismo modo y juntan lo trabajado (por los diversos grupos). En ambos lados del techo trabajan simultáneamente, así que van subiendo techo arriba con mucha ligereza.
6 Fei meu « ká küna küpape», pi feichi ŋërinielu. Ká ütrëfpramelŋei koŋka, llounielu káŋëriniei miñche farilla meu. Káŋënefi ñi fentetuwn. Fei meu mëkëftuiŋu feichi ponwi mëlechi wentru eŋu. Chumŋechi wënetu ñi femum eŋu, ká femkatuiŋu. Re femi tëfachi kakelu üfrukapelu; inaukeiŋn ñi küdawn eŋn. Epuñpële ruka femniekeiŋn, al·ünprakei tëfá yeŋn wente ruka. Inmediatamente debajo de los extremos del caballete dejan sendas aberturas, los huecos de la casa; sirven para el escape del humo y alojamiento de las gallinas. Sobre esas aberturas, siguiendo lo largo de la parhilera, hacen el techo llamado «cubierta de la cumbrera», para que no se llueva la casa. Después de terminar todo el techo, bajan, rodean mirando la casa nueva y se alegran diciendo: «Acabamos de terminar una linda casa».
7 Ina epuñpële wechun kuikuipaŋi meu elŋekei kiñeke pichike wechod, « willololo- ruka» piŋei, epuñpële elŋekei, ñi tripaiam fitruñ ka umaiam achawall. Ká wente meu troŋëmŋekei wif fentepun kuiluipaŋi, fei « padalruka» piŋei. Feichi padalruka elŋekei ñi waqnoam ruka. Kom deulu eŋn naqpatukeiŋn. Fillpële wallmekintukei ñi we ruka yeŋn; « feula tutelu ruka deumaiñ» pikeiŋn, ayüukeiŋn. Entonces manda el dueño de la casa a las mujeres: «Traed agua para que puedan lavarse los trabajadores». Luego se llena una artesa con agua. En seguida ordena: «Tended los pellejos para que sienten mis asociados». Cumpliendo la orden arreglan dos filas de pellejos «Entrad», invita después a los techadores e indica el primer asiento al que dirigió el trabajo. Todos toman asiento en la casa nueva.
1 Fei meu feichi ŋen·- ruka fei pifi ñi pu domo: « Kowëlmn, ñi këllumtuam pu küdaufe». Fei apokënoŋei kiñe patia ko meu. « Ká elŋepe trëlke ñi anüam tañi pu lof», ká pifi ñi domo. Fei meu elyeŋei feichi trëlke, epu wifkënoŋei. Fei meu wëla « konpamn» piŋei feichi troŋëmuma. « Eimi fau ñidolanüaimi», piŋei feichi külla. Kom anüiŋn we ruka meu. El quilla recibe una olla con caldo y dos bateas llenas de carne cocida; además dos canastos con pan; todo eso lo reparte entre su gente. A cada mozo le da un plato de caldo y cuatro presas de carne cocida; el pan lo distribuye también de a cuatro pedazos. A los numerosos forasteros presentes se les habían designado asientos separados dentro de la casa. Se les convida con un tajo de carne y un pedazo de pan. Cuanto más amigos que tenga uno, tanto más presas tiene listas. También los que se habían invitado a sí mismos reciben su porción; todos participan y todos comen (*).
2 Feichi külla eluŋei ñi challa korü; ká eluŋei epu patia afün ilo ka epu chiñü kofke; fei wëdalelkefi ñi pu kon·a. Kishuke kon·a elufi kiñeke rali korü, ka feichi afün ilo melike katrün elufi eŋn; feichi kofke ká melikekënoŋei. Feichi pu witran, - al·üŋeiŋn, - wichuke anümŋeiŋn pu ruka. Ká feyeŋn llaukeyeŋei katrün ilo eŋn ka kiñe kofke. Doi nielu wen·üi, doi ŋei tëfachi llauke. Ká feichi kolle elunieŋeiŋn ñi katrüŋelëm eŋn. Femŋechi kom trafkei, kom ikeiŋn (*). Al fin de la comida reciben los asociados del trabajo un gran barril de chicha de maíz. El dueño de la casa lo entrega al quilla diciéndole: «Repartíos esta bebida». Sin hacerse rogar sacan la chicha con un cántaro grande y cada uno de la liga de trabajo recibe su fuentecita de chicha. Cuando el cántaro está vacío, vuelven a llenarlo en el barril; brindan también a los forasteros y a los «gorrones». Después (de estos tragos de etiqueta) se ponen a beber todos indistintamente; amanecen tomando. Si hay aguardiente, se emborrachan más todavía. En caso que quede algún resto de bebida, toman los conchos al día siguiente. Con eso se acaba el rucán.
3 Rupan ilu eŋn, feichi pu lof káaluŋei kiñe füchá faril mushka- pülku. « Mn trokiñtuael tëfachi pülku», pifi ñi külla ŋen·- ruka. Fei meu kiñe metawe meu entuŋei pülku; kom kiñelküdau eluŋei tëfachi pïlku yiwe meu; fei pütuiŋn. Aflu metawe ká entuŋetui faril meu. Feuchi pu witran eŋn pu kolle ká llaqnieŋeiŋn. Fei meu wëla komtripa reyükapütuiŋn; wün·makei ñi pütun eŋn. Mëlele wiŋkapülku doi ŋollikeiŋn. Ká antü mëlewechi pülku, fei chiŋatukeiŋn. Fei afkei rukan. Entremos ahora a la choza indígena para mirar su instalación interna. La casa con vigas posee tres departamentos: la parte más interior o fondo, el centro de la casa bajo el sobrado y las secciones laterales de ambos costados. Bien adentro (opuesto a la entrada) pasa división del fondo. El tabique mismo consiste en estacas chicas cruzadas de cuatro varillas (de colihue), entre las cuales se hallan entretejidas y afirmadas con voqui cañas de totora.
1 Konaiñ feula mapuche ruka meu iñ kintuwëlafiel chem ñi mëlekëfn ponwitu. Küla wellin niei wigas- ruka: doi ponwipële mëlei lliduká, miñche pidüllel mëlei raŋiñ- ruka, ka epuñpële kadil traf- ruka. Doi al·ükon rupai katrüntëku- lliduka. Feichi katrüntëku pichike üŋkolŋei ka melike farillatuŋei; ká pramelŋei trome, kütëftëkuyeŋei foki meu. En el interior de este departamento de fondo se colocan los depósitos tracal (1) y carca (2), en los cuales se conserva la chicha, la vasija këlilwe (2), en que se hace hervir el mudai, los cántaros de agua y barriles. Allá se llevan también los productos del campo corro trigo, cebada, papas, cebadas, papas, arvejas habas, linaza, porotos: toda la cosecha. Además se guardan en aquel rincón las arrobas, jarros y canastos de diversas dimensiones y denominaciones, el balay, el cernidor, diferentes ollas de barro y muchísimos útiles más.
2 Ponwi feichi lliduka wiñamtëkuŋemei trakal ( 1) ka karka ( 2), elpülkupeyüm; ká këlilwe ( 2), afülkupeyüm pülkú; ka mesheŋ ka faril. Ká puwëlelŋei kachilla, kawella, poñü, alfid awar, liñu, küllwi; fill ketran. Ká mélei arofa ( 3), ka metawe ( 4), ka charu ( 5), külko ( 6), chaiwe ( 7), chiñü ( 8), llepü ( 9), chiñüdwe, kakeume widün challa, kake weshakelu ká elkënoŋekei pu lliduka. En la parte central de la casa se encuentra el hogar. Si los habitantes son numerosos o si hay dos esposas, entonces hay dos fogones. Por encima del fuego, pero algo hacía los lados, solían ajustar cuatro varas largas para colgar allí los huitrines o ristras de maíz y ají. En las galerías laterales se arreglaban las alcobas que contienen los catres; allí duermen los mapuches.
3 Raŋiñ ruka meu elŋekei kütralwe, epu kütralwe, al·üleyüm rukawen ché ká mëleyüm epu kure. Senchu kütral, pichin kadilpële, elŋekei, meli füchake wima, këllwadkënuyeŋeam wütrü uwa ka trapi. Kadil traf- ruka epuñpële deukei katrüntëku mëleam kawitu; fei meu umaqtukei ta ché. Para la confección del catre cortaban cuatro estacas terminadas en horquillas. Esas las plantaban en el suelo y colocaban dentro de sus ganchos dos trocitos cilíndricos, el uno en la cabecera, el otro en el extremo opuesto Además cortaban varas más largas y bien derechas, las que hacían descansar, ajustando una a la otra, sobre los trocitos ya nombrados, en que las amarraban; así formaban el catre. Luego extendían una estera por encima de las varas; dejaban puesto en la cabecera un haz de caña de trigo como almohada. Finalmente cubrían en catre con un montón de pellejos, frazadas, mantas y capas para acobijarse con esas piezas. Ésta es la forma tradicional de la cama indígena.
4 Feichi kawitu katrülŋei meli pichike üŋko traqyuŋeyelu, ka epu kémpun- maméll. Rupan anüel tichi üŋko reneŋpramelŋei feichi këmpun, lonko adpële kiñe, kaŋelu noradpële. Kom deulu ká katrëyelŋei doi füchake këmpun- mamëll norŋeumelu, fei ká melarpramŋei wente epu këmpun, foki meu trarükënoŋei, ñi kawituŋeal. Fei meu ká pramelŋekei salma; lonko meu elŋekei feichi metrül kachillantu. Af meu pramelŋekei al·ün trëlke- ofisha, pontro, makuñ, ikülla; ñi ültuluwam. Femkënoŋekei mapuche ŋëtantu. Mesas no conocían los antiguos. Para asentarse usaban a veces unos taburetes chicos o cortes redondos de troncos, los cuales solían acolchar algo. Pero la gran mayoría de la gente se sentaba en el suelo sobre pellejos ovejunos extendidos. Al sentarse cruzaban los hombres sus piernas delante de sí, mientras que las mujeres se sentaban sobre sus piernas dobladas (como lo hacen hasta hoy). Cuando los mapuches se sentaban a comer, se les arreglaba un pellejo en el suelo; allí se sentaban. Los platos con comida se ponían en el suelo desnudo. Para los caciques solían desplegar por encima del pellejo una frazada y colocar una calza; contra este sostén se arrimaban los caciques mientras estaban sentados.
5 Mesa nielafui kuifike ché. Ñi anüm niefui kiñeke mu pichike waŋku ka moŋkol mamëll, fei metrültuŋekefui. Kom kake ché pülli meu anünaqkefui l·apëmkëlechi trëlke- ofisha meu. Anüyüm pu wentru puñma meu welulkei ñi n·amun· eŋn; pu domo mëchamtëkukei ñi epu chaŋ n·amun·. Anüyüm pu mapuche ñi ial eŋn, elelŋekefui trëlke- ofisha pülli meu, fei meu anükefui. Kom feichi rali apon iaqelkëlen anükënoyeŋekefui pülli meu. Feichi pu lonko reneŋnakëmelŋekefui wente trëlke- ofisha kiñe pontro ka kiñe metrül, anüyelu eŋn rekültukefui metrül meu. En ninguna ruca mapuche faltaba (ni falta) el instrumento para hacer harina tostada. Se tiende en el suelo una piel, llamada trecum o recipiente de lo molido, sobre la cual se asienta la piedra de moler; su cabeza descansa sobre un madero algo arqueado para que la harina se corra hacia la piel al pie de la piedra. Encima de la piedra se coloca la muela o «mano de piedra». Listo todo, se echa a puñados el trigo tostado sobre la piedra, se empuña la «mano» en ambas puntas y (por medio de su roce con la piedra) se tritura el trigo tostado. La harina tostada se guarda en la bolsa, llamada yapaq (10) o llafán (11).
6 Ká mëletui fill ruka meu feichi mürkepeyüm. Dewam mürke elŋekei pülli meu kiñe trelke, trëkum piŋei, mël·awe rume. Wente trëkum elŋekei kudi; miñche lonko kudi ká elŋekei kiñe mamëll trëfëlkëlelu, ñi iŋudnaqam mürke këlen kudi pële mëlechi trëkum meu. Ká pramelŋei ñumkudi. Femel trunantëkuŋei feichi kotün. Fei meu epuñpële kuq meu tunieŋei tichi ñumkudi ka üŋërkëtuyeŋei kotün ñumkudi meu. Feichi mürke elkakŋnoŋei yapaq meu, llafañ piŋei kai. Una infinidad de otras cosas más albergaba la casa: todos los útiles del trabajo, la silla de montar con sus debajeros, los yugos con cabrestos y lazos, las ollas para la preparación de las comidas y otra de ubre de vaca para guardar la sal, platos y cucharas (de palo), fuentecitas y vasos de cacho; todo lo posible que sería largo enumerar.
7 Káŋamchemchi weshakelu mëlefui ruka meu: kom küdaukawe, ka chilla lamalen, ka yuku, tiadollashu, al·ün challa afüam iaqel, feichi elchadipeyüm troŋtroŋ, ka rali, ka witrü, ka yiwe, ka mëta; fill, pepi konümpafal- lai itrokom. 8 Ñi elŋeam deu plata, kümeke takun, kake faliŋechi weshakelu kai deumakefui feichi soron. Kiñe ofisha tuŋei l·aŋëmŋeal, kal·ŋenolu, we kediñ. Deu entumollfüñŋele, iñaŋe n·amun· pële yechilŋei ñi roŋen. Chaq ñi epu n·amun· meu katrüñmaŋei ñi trëlke. Fei meu traupulu këlen pële feichi witrar. trëlke, fei wëla kiñewn yeŋei ñi roŋen, felen nakëmŋei. Deuma fëlpuulu pel·pële katrüñmaŋei ñi lonko feichi ofisha ka ñi epu troi n·amun·. Fei meu wilurnentuŋei trëlke, sorontripai, fei meu soron piŋei. Entuel feichi soron ká apolŋetukei pinu meu, küme pëmënkënoŋetui. Fei piwëmŋekei antü meu, piwülu, fei ŋëñküŋekei kuq meu. Rupan sofalu fei küme adkénoŋekei ñi elŋeam tëfachi weshakelu; trarükënoŋetukei ñi llaŋkütripayenoam ñi elkan weshakelu. Fei tëfá ñi kakonfel tëfachi pu mapuche kuifi. Para guardar la platería, vestidos u otros artículos de valor se proveía los mapuches de la bolsa zurrón. Cogían una oveja sin lana por estar recién esquilada, y sangrándola la mataban. Luego empezaban a desollarla en las patas traseras; rajaban el cuero a lo largo de esas extremidades. En cuanto se unían los dos cortes cerca de la cola, llevaban hacia adelante la desolladura en un todo, enterito bajaban (1) el pellejo. Al acercarse la operación al cuello degollaban el animal y le rompían las coyunturas rodilleras de las patas anteriores. Luego arrancaban la piel; salía entera, razón por la cual la llamaban zurrón. Esa piel sacada entera la rellenaban de tal modo con paja que quedaba en rígida tensión y la dejaban secarse al sol. Ya seca, la frotaban a mano para volverla blanda y, cerrando los cortes (2), la ponían en condiciones aptas a recibir los objetos y a evitar que se cayeran o perdieran la especies guardadas. Esa bolsa zurrón hacía las veces de armario entre los araucanos antiguos.
9 Kom ruka mapuche kiñe wëlŋiñ mëten niekefui, epe rumel nülalekefui; epe rumel nülalekefui; nürëfwe nielafui, feichi mu ŋenolu kam rukakontuwn; mëtewe kimnolefui füchake ché yem. Re kiñeke ruka niefui ñi nürëfŋepeyüm weshake trafla meu. Tëfachi trafla deumakefui toki meu. Deulu katakefuiŋn ka feichi katan meu küntakënoyekefuiŋn pichike koron- lashu meu. Femŋechi nürëfwe meu kiñeke mu nürëftëkui ñi wülŋiñ ruka yeŋn. Akulu wëla pu wiŋca fei tripai fücháŋënen, ká mëlei rukakontuwn; fei ká deumai wiŋka wëlŋiñ eŋn; fei rneu nürëftëkuniewi pu mapu ché. Las rucas mapuches solían tener una sola entrada, la que estaba abierta casi siempre; no necesitaba hojas de puerta, porque en aquel tiempo no se conocían los saqueos; la gente antigua estaba bien inocente en este sentido. Muy pocas casas tenían cierros hechos de unas tablas toscamente labradas a fuerza de hachazos. Esas tablas solían perforarlas, pasar correas por los agujeros y juntar las tablas por los cantos una con otra. Tal era la puerta con que a veces trancaban la entrada de sus casas. Más tarde, cuando llegaron los huincas, empezaban a someterse muchas picardías y saqueos. Entonces era que los indígenas se proveían con puertas como las que tenían los extranjeros y se encerraban con ellas.

CAPÍTULO XI.-VIDA DOMÉSTICA Vida del narrador en aquel tiempo: Sus trabajos, su casamiento, sus hijos. Descripción de la cuna indígena. Cambio de puebla de sus padres. La mujer indígena: Su tratamiento de parte del marido, sus obligaciones y derechos; las mujeres de hombres polígamos entre sí. Vida conyugal. Triste situación de la joven núbil. Saludos y retos: Modo de saludarse los parientes; las relaciones de parentesci entre los mapuches; denominaciones de amistad; expresiones de cariño. Retos entre hombres; insultos entre mujeres. Vestuario y adornos: Trajes del hombre; de la mujer: Adornos de chaquiras; alhajas de plata; fabricación de las últimas. Adornos de la montura.

1 Wëñe fei pin: Ñi akutuel Santiago akutun kishu ñi mapu meu, Raukenwe piŋei. Pichiñma ñi mëlepatuel, fei meu kiñe tripantu küdaumen P., Constancio meu. Rupan küdaumeel Bajo Imperial ká wëñomen ñi ruka meu, kellupatuken ñi chau meu, ka kiñewn küdaukeiyu ñi peñi Felipe iñchiu. Más arriba dejé dicho que vuelto de Santiago llegué a mi tierra Rauquenhue. Poco tiempo duré allí; después trabajé durante un año con el P., Constancio. Concluído el trabajo en Bajo Imperial, volví otra vez a mi casa, ayudaba a mi padre y trabajaba junto con mi hermano Felipe.
2 Feichi meu kake küdaukelafui ta ché, re kelluniekakefuiŋn, lofküdaukefuiŋn. Deuma entufiñ kiñeke tëfachi lofküdau; fei pin chumŋechi ñi awëdŋeken uwa ka chumŋechi ñi pramŋeken kachilla eŋu koŋiŋeken, ka konümpafiñ téfachi rukan dëŋu. En aquel tiempo la gente no conocía los trabajos separados; en todo se ayudaban, trabajaban en lgas o mingacos. Ya he referido algunos de estos mingacos: la siembra del maíz, la cosecha y trilla de trigo; también he mencionado la construcción de la casa mapuche
3 Mufü küla tripantu mëlekafun Raukenwe raŋiñ pu mapuche. Epe ŋoimatufun ñi kristiano dëŋu, inakekefun mapuche ñi fill ayekan dëŋu ka ñi kakeume kawiñ meu eŋn. Deuma entuyefiñ feichi palíñ ka ñi deumakan uwa pülku eŋu manshana pülku eŋn; kom feichi dëŋu iñche kishu inakefun. Más o menos tres años me quedé entre los indígenas de Rauquenhue. Casi me olvidé de mi carácter de cristiano; tomaba parte en todos los divertimientos y fiestas de los mapuches. Ya describí la chueca, la fabricación de la chicha de maíz y de manzanas; yo mismo concurría a todas esas diversiones.
4 Fei meu wëla iñche kureŋen. Fücha Painemill ñi ruka meu peniefiñ kiñe üllcha domo, fei tëfá ayüfiñ; María Maŋiañ piŋefui. « Eluan tami deya», pifiñ Painemill. Fei elueneu. Femhechi mëten niewiyu. Al fin me casé. En casa del viejo Painemill había visto a una joven que me gustaba; se llamaba María Manguián. «Dame tu prima», le dije a Painemill. Él me la dió. Así no más nos casamos.
5 Tëfachi füchapra üllchalefui, tutelu, aifiñ dompŋefui; ká mëtewe niefui kümeke takun; ñi lonko apolefui deu plata meu keyü ñi rëku. Niefui lamŋen tañi küme domo em. Fei « mafüaen» pieneu. Petu ñi fei pieteu kutranrumei; yepukaeyeu feichi kutran íemŋen l·ai. Fei meu ñami ñi mafüafuyel. La soltera era joven y bonita, una linda mujer; también tenía muy buenos trajes; llevaba la cabeza bien adornada con prendas de plata, lo mismo el pecho. Mi buena mujer tenía un hermano que me exigió el pago de costumbres, pero mientras estaba reclamando, se enfermó de repente, lo venció la enfermedad, murió y la petición de pago cesó.
6 Kimlu P., Constancio ñi kureŋen mapuche ad meu llanküi. « Chumŋelu femimi?» pieneu; aün meu wëla llakopiukerkei. Iñche ká llükafuiñ, pewemelafuiñ. Cuando el P., Constancio se enteró de mi casamiento a la usanza de los mapuches, se entristeció. «¿Por qué haces eso?» me decía; mucho rato pasó hasta que se calmó. Yo también le tenía miedo; no fui más a visitarlo.
7 Welu ká pepaeneu P., Constancio. « Deuma niefimi tëfachi domo, welu kasaraiafimi; femëlmi fëlëmafimi Diós ñi dëŋu meu», pipaeneu. « Feman mai», pifiñ. Pero él vino a verme otra vez y me dijo: «Ya que tienes esta mujer, te casarás con ella; con eso la acercarás a lo prescrito en la ley de Dios». «Lo voy a hacer», le contesté.
8 Fei meu pichin wëla iñche kutrann; fei ñi kutranel mëtrëmelŋen P., Constancio. Akui; fei meu kasaralpaneu. Femŋechi wëla küme moŋeiyu. Poco después me enfermé y me buscaron al P., Constancio, quien vino y me casó y así vivimos al fin legalmente.
9 Deuma yu niewel koni yu trür küdawn. Iñche ketramapukefun, fill ketran tëkukefun, welu pichike mëten. Fei ruka meu mëlekefui, fill deumaniekefui feichi iaqel ka feichi düwen kai. Deumakefui, makuñ, pontro, lama, chañuntëku ( 1), ñi pepikakënofiel tëfachi kom füu; ká kümekechi ŋëpükakefui. Después de casados trabajamos los dos. Yo barbechaba y sembraba de todo un poco. Ella se quedaba en casa, preparaba muy variadas comidas y trabajaba también en tejidos. Hacía mantas, frazadas, debajeros y cubiertas de montura, según los hilos que había preparado; además sabía hacer telas finas con dibujos.
10 Ká choyüiyu, ditulfuiyu nien reqle pu pëñeñ. Fei tremëmfi kupülwe meu rekülkënokefi. Feula fei pian ñi chumŋen mapuche kupülwe. También engendramos hijos; siete alcanzamos a tener. Ella los crió, solía tenerlos recostados en la cuna. Voy a describir ahora la cuna de nuestra raza.
11 Elelŋei pichike trafla, pichi wampolei; feichi epu trafla epuñopële kadil kupülwe mëlelu doi füchakënoŋei ñi wif, maichitripalewei lonko pële ka n·amun· pële kupülwe; « n·amun· ŋei» piŋei. Ká tulŋei kiñe damin küna kawitu reke femkënoŋei; fei chenu piŋei. La cuna se compone de varias tablillas, puestas en forma de canoa; las dos tablillas laterales quedan más largas, de manera que sobresalen en el extremo superior e inferior de la cuna; «tiene patas» se dice. También se pone una estera de paja o un pellejo, que se arregla como colchón y que se llama cheno.
12 Ká deumalŋei kiñe fücha rume trarüwe; üren piŋei; fei ñidëftükulelŋei tëfachi epu wechodŋechi trafla kadil kupülwe meu mëlelu, wallpa ñidëftëkukënoŋei n·amun· pële, elelŋei pilun feichi üren; ká deumalŋei kiñe pichi pollkü ( pürkuwe piŋefui füchá kuifi), ka kiñe chape, ka kiñe chëmfülwe, ka kiñe witrachëmfülwe. Además se hace una cinta ancha, llamada üren la cual se une por costura con las dos tablillas laterales perforadas para este fin; el üren está atado a las tablas laterales de ambos lados hacia el extremo inferior y tiene ojales; además se hace una faja, una trenza, un arco y el tirador del arco.
13 Kom femŋechi trürlu, fei tëkuŋei feichi llushu- pëñeñ pu kupülwe, küme impolŋei ekull meu. Rupan impolel, feichi chenu ká impolpraŋei n·amun· pële feichi pichi ché. Femel fei wente chenu rulŋepai feichi chape ka doi rëkupële rulŋepai pollkü. Cuando todo está listo, se coloca la guagua en la cuna; allí se le hace cama con pañales y trapos. Además se da a la estera (o al pellejo) Una vuelta hacía arriba por encima de los pies del niño. En seguida se hace pasar la trenza de lado a lado sobre esta estera, cerca del pecho del niño pasa la faja pollqui.
14 Feichi chape trapeltëkulŋei kiñe pilun feichi kiñepële üren; fei meu rulŋemei wente chenu shiñumtëkuŋemei ká pilun üren meu kañpële mëlelu; fei meu ká rulŋepatui wente chenu ká femŋechi shiñumrulŋepai fapële mëlechi ká pilun üren meu; femkiaurulŋei feichi chape rëku pëñeñ adpële; aflu chape, feichi pollkü ká femŋekei. Küme trarünakëmŋei chenu feichi chape eŋu pollkü meu, ka küme takulewei feichi pichi ché miñche chenu. Se amarra, pues, las trenza en un ojal del üren de un lado, luego se la pasa por encima de la estera y se la enhebra en un ojal del üren que se encuentra al lado opuesto. De allí se hace vol- ver la trenza sobre la estera y se la entrelaza en otro ojal de la cinta üren del lado donde empezó; así sigue la fajadura de la guagua, primero con la trenza, después con el pollqui, hasta llegar a su pecho. La estera queda bien sujeta por la trenza y la faja y el niño bien tapado bajo la estera.
15 Rupan kom trarükënoel feichi pëñeñ kupülwe meu, fei tükulelŋei chëmfulwe tëfachi epu kadiltrafla meu ina lonko pële. Fei meu witrañpramelŋei feichi witrachëmfulwe, lonko kupülwe meu trapeltëkulei, fei iyuwëdrulŋepai wente chëmfülwe ka trapelnaqŋemei tëfachi pichi pollkü meu trarüntëkumelu feichi chenu rëku pëñeñ adpële. Felelu chëmfülweuflunpramelŋeikiñe takun. Femŋechi küme takunkëlewei tëfachi llushu, welu fël- laeyeu feichi takun uflunpramkëlelu wente chëmfulwe; fei meu trëflai pëñeñ. Concluída va la enfajadura se pone en las dos tablillas laterales, cerca de sus extremos superiores, el arco. Por encima de él se pasa el tirador del arco, que está asegurado en la cabecera de la cuna y que cruza el arco con una vuelta, y termina con un nudo en el pollqui, que faja el pecho de la guagua. Sobre el arco de tal modo afirmado (por su tirador) se cuelga un paño. De esta manera el niño queda bien protegido bajo cortina sin que el patio que recubre el arco tenga contacto con él, dificultándole la respiración.
16 Tëfachi kupülwe pichi chelen kadiltëkuŋekei trafruka. Feichi pëñeñ witralelu pu kupülwe leliniekefi ñi ñuke ka kom pu ruka miauchi ché ñi tüŋkëlen. Küpa umaqlu elŋekei kawitu meu kupülwelen, fei meu küme umaqtunmukei. Nümalu feichi pëñeñ, fei chiŋoŋei, ká wiŋëdkiawëŋei kupülwelen wente pülli, feichi naqpële mëlechi n·amun· meu witraiawëlŋei kupülwe. Fei meu ñaufukei tëfachi llushu; ñaufunolu tukefi ŋen·- pëñeñ kupülwelen ka felen moyolkefi. Femŋechi tremi mapuche pëñeñ. La cuna con la guagua queda arrimada a la pared de la casa. El niño que está parado en su cuna puede ver a su madre y a todas las personas que trajinan por la casa, con eso se sosiega. Si tiene sueño se le pone en su cuna sobre el catre y luego duerme profundamente. En el caso que llore se le mece o se le tira por encima del suelo en su cuna, arrastrando la cuna sobre sus patas inferiores. Con eso suele callarse el niño, si no se tranquiliza, lo torna la madre junto con la cuna y así le da el pecho. De esta manera se crían las guaguas indígenas.
17 Welu tayu yall, nieyelu epu tripantu, küla tripantu kom l·ayekai; femŋen turpu nielalufiuyu yall, l·akonkëleyekaiŋn mëten. Ká fei, tañi kure, kutranlu tëfachi kólera kutran meu ká lakai, kiñe pichi mal·en tranakënorpufi kupülwe meu. Welu deu rupalu feichi malón ka wëñomelu iñche Argentina, fei meu wëla l·ai ñi kure yem. Pero nuestros hijos se nos murieron todos a la de dos a tres años, de modo que nunca tuvimos hijos, uno tras otro murieron. También ella, mi mujer, se enfermo del cólera y murió, dejó en la cuna a una niña chica. Pero esto sucedió después del malón (general) y después de mi vuelta de la Argentina, sólo en aquel tiempo murió mi pobre mujer.
18 Petu moŋelefuiñ kom iñchiñ; iñche, ñi chau ka ñi ñuke, ñi peñi ka ñi lamŋen ka tañi domo tëfachi Raukenwe meu. Fei meu chumël antü akui kiñe füchá wentru, Foyeko mapu tuulu; niepefui doi pataka tripantu; Lefian piŋefui. Fei pepufi Painemilla. « Kintuŋepe ñi chokëm, eimi mi aŋe meu dëŋuafiñ», pifi Painemilla. Fei meu mëtrëmŋei ñi chau, feichi fücha ñí chokëm tëfá. Fei akui Painemilla lóŋko meu, pepufi ñi weku, chalipufi. Fei pi Painemill: « Akui tami füchá weku, « kintufiñ» pieimeu; ayeu mëlei küme mapu, welliprai, ŋelai che, fei meu anüpuaimi pieimeu», piŋei ñi chau. « Feyërke mai», piñi chau. Fei meu dëŋui feichi fücha Lefian: « Kintukeyu mai, chokëm, fau mëleimi wesha mapu meu; ayeu mëlei tutelu mapu; fei meu mëlepuaimi», pifi ñi chokëm. Fei meu feyentui ñi chau. « Amuan mai», pi. Ká elufi dëŋu tañi domo; « Kintuŋepan ta tëfá, amuan mai tëfachi Foyeko mapu meu», piñmaŋen ñi ñuke. Fei meu ká feyentui ñi ñuke. Kom feyentulu eŋu, fei wiñamtuiŋn, n·opaiŋn tëfachi Foyeko mapu meu. Welu iñche mëlekan tañi Raukenwe mapu meu, Aweyeku piŋei cheu mëlefui ñi ruka. Mientras vivíamos todavía todos juntos en nuestra Rauquenhue: Yo, mi padre y mi madre, mi hermano y hermana y mi mujer, vino cierto día un anciano de Foyeco; tendría más de cien años de edad y se llamaba Lefián. Fue a la casa de Painemilla y le dijo: «Manda buscar a mi sobrino; en presencia tengo que hablar con él». Luego fué llamado mi padre, que era sobrino materno de este viejo. Mipadre se fue donde el cacique Painemilla; se encontró con su tío y lo saludó.
1 Mapuche ruka meu ñidolkëlefui wëne tremkëlelu wentru; fei ŋënekefui kom ruka meu mëlechi ché. Feichi ñidolwentru ñi wënen kure, fei ká ñidolkëlefui kom kake domo meu. Kuifike pu lonko niekefui küla ŋeumel meli kure; feichi pu kon·a niekefui epu kure. Küme femniekefuiŋn ñi pu kure yeŋn; welu kiñeke mëtewe kewakefuiŋn ñi pu domo, allfükefuiŋn mamëll meu, petu chüŋarükefuixn kuchillo meu. Painernilla decía a mi padre, «Ha llegado tu anciano tío; «yo lo busco», te dice allá hay terrenos fértiles sin cultivador y sin poblador vete establecerte allá». «Así será», contestó mi padre. Entonces tomó la palabra el mismo viejo Lefián y dijo: «Te busco pues, sobrino; aquí estás viviendo en un suelo malo; allá hay tierra bonita; por eso cámbiate por allá, sobrino» A mi padre le pareció bien. «Me iré, pues», dijo. Después informaba a su mujer «Aquí vienen a buscarme; me voy, pues a la tierra de Foyeco», dijo él a mi madre. Ella también accedió. Aprobado el plan por todos llevaron sus trastes y se trasladaron a este lado (del lago Budi), llamado Foyeco. Pero yo me quedé en mi tierra Rauquenhue en el lugar denominado Ahueyecu en donde estaba mi casucha.
2 Doi kuifi ká mëlefui lonko Kolüpi ka Marileu ka Maŋiñ ka Iŋall ka Nekulpaŋ Zúñiga. Fei niekefui epu mari kure, kiñeke doi pikefui, piam feichi che kimyepalu chi dëŋu. Fei tëfayeŋn l·aiael meu eŋn: « yeyean ñi kiñe domo doi tutelu, rëŋalŋeali eltuwe meu, atal·tëkulelmoan», pikefuiŋn, piam. En la casa mapuche era persona principal el hombre de más edad; él mandaba a toda la gente que se encontraba en la ruca. La primera mujer del dueño de casa dirigía a las de su sexo. Los caciques antiguos tenían tres, a veces cuatro mujeres; los mocetones solían tener dos. Comúnmente las trataban bien; algunos, sin embargo, les pegaban en exceso, las herían con palos, hasta las apuñalaban con cuchillos.
3 Feichi kümeke pu wentru küdaumaketui ñi pu kure ka ñi pu yall eŋn, mamëlltualu, ketraialu rume lelfün meu. Pu domo ruka meu küdaukei, deumaniekei fill iaqel: kiñeke mu korü- poñü ka ilokorü, kaŋen kuram- korü, fei iŋekei saŋku mürke yeŋu; ka deumakefui lua·korü, ka kollof- korü, ka llaqe- korü, ka iltafën·- korü poñüuma, ka afümŋefui feichi mëltrün eŋu kakon kachilla, ká kachilla- mësha eŋu awar- mësha ka kaŋkan ilo, ka fentren kekeume ial ká. Caciques del tiempo más atrás fueron Colipí, Marileu, Manguifi, Ingal y Neculpan Zúñiga. Estos tenían veinte mujeres, algunos aun más, según decían quienes alcanzaron a ver las cosas con sus propios ojos. Al morir estos caciques decían: «Quiero llevar conmigo a una de mis mujeres, a la más bonita; cuando me entierren matádmela y echadla conmigo a la sepultura.»
4 Rupan küdaukei wentru, feichi pu domo pewütui ñi fëta ruka meu, entulŋei ko ñi këllumtuwam, elelŋei trëlke ñi anüam. Fei meu eluŋekei tëfachi ial deulu. Kishuke elufi ial ñi fëta feichi kiñe wentru meu trafkëlechi pu domo. Nielu epu kure eluŋei meli rali iaqel, nielu küla domo eluŋei kayu rali, welu kakeume ial, kiñe ilo- kurünei, ká domo re poñüŋei, kaŋelu deumai kuram- korü saŋku mürke yeŋu. Feichi mürke mëñalŋekelai; rupan korütulu ta ché, feichi mürke iñaŋe mu iŋekei koyeŋu. Ka mëleyüm pülku, feipütokontëkuŋekei. Los hombres buenos trabajaban para sus mujeres y sus hijos; les partían la leña y cultivaban la tierra. Las mujeres trabajaban en la casa, preparaban muy variadas comidas: a veces hacían caldo con papas o caldo con carne, otras veces caldo de huevos que se come acompañado con sanco (o muño); además hacían caldos de lua, de cochayuyo, de yerba mora y de yerba buena, todos acompañados con papas; también cocían catutos y mote, sopas de trigo y arvejas peladas, carne asada y muchos platos más.
5 Epu naq iŋekefui mapuche ruka meu; wëne epe raŋiñ antü, fei « pu liwen in» piŋekei; ká konn antü, fei « umaltrafuya in» pinekei. Las esposas esperan al marido después del trabajo en la casa, le llevan agua para que se lave y le arreglan el asiento. Luego le sirven las comidas preparadas. Cada una de las mujeres de un hombre polígamo da de comer separadamente a su marido. El que tiene dos mujeres recibe cuatro platos de comida; el que tiene tres recibe seis platos, pero alimentos de diferente clase; una p.e. ofrece caldo con carne, la otra papas solas y la tercera caldo de huevos con muño. La harina tostada no debe faltar nunca; después de servidos los diversos caldos la comen como postre, amasada con agua. Si hay chicha, esa se la toman con la comida.
6 Kuifi nielafui chadi. Ñi kotrüñmaŋeam tëfachi ial yeŋemekefui l·afken· meu chadiko, feimeu kotrüñmaŋekefui fill iaqel. Ká tëfachi fücha launa l·eufü meu, Fudi piŋekei, kiñe fücha mesheŋ kontëkuŋekefui raŋi l·eufü; tunieŋekefüi kiñe mau- def lashu meu, tëfachi mau niepei pura nüfku, kiñeke doi. Feichi mesheŋnaqkëlei pu l·eufu; fitupui wëla ponwi, fei femnieŋekei pichi al·ün meu, kimel ñi apon wëla witrañpramŋetui. Fei meu kotrükotrütuŋei ñi niel chaŋellkuq meu. Kotrülu yeŋekei ruka meu; fei meu kotrüñmalŋekei ial. Tëfachi kotrün ko nentuel ponwi l·eufü « fudi» piŋefui, « fuditun» küdauŋeal meu ñi nentuŋeal, « fudiwe» cheu nentuŋekefui tëfachi chadiko. Fei meu mai « Fudi» piŋei tëfachi launa l·eufü. En la casa mapuche se comía dos veces: la primera, poco antes de medio día, se llamaba «comida de la mañana»; la otra al anochecer tenía el nombre «comida para pasar la noche».
7 Feichi kiñe rukawen pu domo kishuke kütralŋekefui ñi deumalpiyüm ial eŋn. Ka feichi wentru epuŋelu, meliŋelu ñi kure, kake tëkulkefi kom kakeume ketran eŋn; kishuke niei kishu ñi mapu ketran. Akulu prammuwn wichuke elkei ñi ketran eŋn. Welu kom kelluukeiŋn pramketrann meu eŋn. Chemken küdau meu kelluukefuiŋn feichi kiñe rukawen domo, kümelkau- këlefuiŋn; koñüayüm kiñe eŋn, ŋënaituukafuiŋn; welu mëritufe ŋeweiŋn ka lladküleweiŋn pu piuke eŋn. Antiguamente no había sal. Para sazonar los manjares se buscaba agua salada del mar y con ella se condimentaban todos los alimentos. También se echaban jarros grandes al fondo de esta extensa laguna formada por el río Budi, amarrados por lazos torcidos de ocho o más brazadas de largo. Los jarros se sumergían en el río; cuando topaban el fondo se les dejaba allí en suspenso por algunos momentos; al notar que estaban llenos se sacaban otra vez a la superficie. Luego se tanteaba con el dedo el grado salífero de su contenido. Si era salado, se lo llevaba a casa y con esta salina se sazonaban las comidas. Esta agua salada, sacada de adentro del río, se llamaba «fudi» (agua salada), el trabajo empleado para sacarla se llamaba «fuditun» (sacar agua salada) y el lugar donde se sacaba se llamaba «fudiwe». Por esta razón, pues, se llama «Budi», esta laguna.
8 Kishuke niei ká ñi achawall eŋn tëfachi kiñe wentru meu trafkëlechi pu domo, ká femniei ñi kulliñ eŋn. Fachi fëta, ayüle ñi femŋechi kiñe kulliñ, ramtufi ñi kulliñ « Fendeaiyu tëfachi waka, pifi ñi kure. Maílu ti domo, fei meu wëlkei ñi kulliñ, welu maílai, wëlkelai. Kiñeke mu wentrukenuukei, fei meu newen meu wëlmakefi ñi kulliñ ñi domo, mainole rume. Las esposas de una misma casa (y marido) tenían aparte sus hogares para la preparación de las comidas. Y el hombre de dos o cuatro mujeres sembraba para ellas separadamente las diversas clases de granos; cada una tenía su chacra propia. Llegada la cosecha, cada una guardaba en un sitio distinto los productos de su campo. Pero siempre se ayudaban mutuamente en las faenas de la cosecha. En cualquier trabajo se acompañaban las mujeres de un hombre polígamo y vivían en paz una con otra; si una daba a luz, las otras la asistían. Pero en lo íntimo de sus corazones guardaban celos y sufrimientos.
9 Nielu epu kure, küla, meli kure rume fei n·omeñmaukei wichuke katrüntëku epuñpële trafruka, mëlealu kawitu ŋëtantulen. Fei meu feichi wentru epu kure nielu, epu trafuya umaqkei ñi kiñe kure meu; fei wëla kañpële rupakei, ká epu trafuyakei ñi inan kure; nielu küla kure, meli rume, re famiaukei epu trafuya meu. Las mujeres, unidas con un solo hombre poseían separadarnente también sus gallinas, lo mismo sus animales. Si el marido quería vender un animal, preguntaba antes a su mujer. «Vamos a vender esta vaca», le decía. Consentía ella, vendía la vaca; si ella no quería, no vendía el animal tampoco. Pero de vez en cuando los hombres se ponían enérgicos y vendían los animales de sus mujeres aún contra la voluntad de ellas.
10 Moŋefule kureŋechi fotëm chau ñi ruka meu, feichi puñmowen dëŋuukelafuiŋu, piam, chaliukelafuiŋu, leliwëluukelafuiŋu rume, fente ñi vewewn meu eŋu, piam. Mëlefule fëtaŋechi ñawe, feichi llallawen ká femuukefuiŋu, piam; welu feula felewelai. El que tenía dos, tres e cuatro mujeres arreglaba a lo largo de las dos paredes laterales de la casa, frente a frente, recortes para los catres y las camas. Entonces el bigamo dormía dos noches con una de sus esposas, después pasaba al otro lado, donde quedaba otras dos noches con su segunda mujer; el que tenía tres o cuatro cambiaba de la misma manera cada dos noches.
11 Fëtaŋealu ñi ñawe, feichi ŋen·- ñawe ŋillatuñmaŋekei. Fei meu « fëtaŋeaimi mai» pifi ñi ñawe. Newemaikelafui feichi kauchu. « Mëlei mi fëtaŋeal mëten» piŋei, « wëlayu mëten; kishu ŋëneukelai domo» piŋei. Fei meu mëlei ñi maiken feichi fütapëra. Akuyüm witran kiñe ruka meu, fei mëtewe küme llouŋekefui. Witrapalu lepün ruka meu « Mari mari» pipakei; fei tripakei kiñe kon·a chalimeafilu. Feichi domo ŋen·- ruka kintukei kiñe trëlke, pontro rume; fei elkei pülli meu, - waŋku nielafui kuifi-, küme adkënokei. Fei « konpaŋe» piŋekei feichi witran; « fapële anüŋe» piŋekei. Akule domo witran, fei ina kütral anümŋekei, wentru witran doi wëlŋiñ pële anümŋekei. Pu domo, puyüm witran ruka meu ŋenoyüm wentru, lloukelafui kiñe witran no rume, « nielai ŋen·- ruka», pikefui mëten. Si vivía antes un hijo casado en la casa paterna, entonces, según se cuenta, suegro y nuera no se hablaban, ni se saludaban, ni siquiera se miraban, tanto respeto se profesaban recíprocamente. Si había una hija casada, suegra y yerno se trataban de la misma manera; pero actualmente ya no se conoce esa costumbre.
2 Rupan anülu konkei ñi chaliŋen. Tuchi rume ché mëlekëflu pu ruka chalifi, mankuqelfi; kishuke nentukei ñi chemyefiel feichi witran. Fei ñawe- ŋillañ ŋelu: « Eimi ŋillañ», pieyeu chedkui, ŋe·n- ruka; « Eimi llalla», chalieyeu ŋen·- ruka domo; « Eimi kenpu», pi ñi fotëm ŋen·- ruka, ka ñi chalifiel ŋen·- ruka nawe fei pi: « Eimi kërun», Pi. Feichi witran moŋeyel ká femŋechi wëñochalitui: « Chedkuiŋillañ! - llalla! - kenpu! - kërun!» pi ñi wëñochalitun. Feula entuafiñ kiñekëfchi tañi chemyefiel ñi mollfüñ, itrokom tañi moŋeyel. Konümpaiafiñ iñche tañi tuwn, tañi füchake pu trem em, tañi elche, tañi küpal eŋu ñi elpaelchi pu yall tañi adwen. Ká peŋelkünuafiñ tañi fëlkonmom ŋillañdëŋun meu iñche ka kiñeke kiñewen, keyü kiñeke adkantu üituafiñ ( 1). Cuando se trataba del casamiento de una hija, se la pedía a su padre. Entonces éste decía a su hija: «Tendrás marido». Si la niña soltera tenía poca gana, el padre le decía: «Tienes que casarte no más; yo te entrego (te vendo); la mujer no tiene derecho propio». Entonces la joven tenía que someterse.
3 Iñche nien chau ka ñuke, tañi yalluyeeteu; fentren ñi poyefiel meu eŋu, papai ka chachai ká mëtrëmfiñ. Deuma nielu mari pura tripantu trokiuwn, fei meu kureyen, mapuche ñi ad meu nuewiyu. Fei meu wëla yalliyu, pëñeñi tañi domo; femŋechi nien choyün. Iñche yallyefiñ kom eŋn; « pu fotëm ka pu ñawe nien», ká piken. Welu ñi kure re pëñeñyefi itrokom ñi fën·- pue; kakekënuayüm ñi koñintu fei pikei: « Nien wentrupëñeñ ka nien domo- pëñeñ», pikeí. Fei tëfachi pichike ché ñuke yeŋn fei tañi elche, kuñil rume, tañi ŋënaitunien piken ká. Cuando llegaba a una casa un forastero, se le recibía con mucha hospitalidad. Él se paraba en el patio y saludaba con «Buenos días»; en seguida un mocetón salía a saludarlo. Mientras tanto la mujer del dueño de la casa buscaba un pellejo o una frazada y la extendía cuidadosamente en el suelo, porque bancos no había antes. Luego se llamaba al forastero: «Entra, siéntate por aquí». Si el visitante era mujer, se le arreglaba el asiento a orillas del fuego, si hombre, se le hacía sentar más hacia la entrada. Antes, las mujeres no hospedaban a ningún forastero que llegara en ausencia del hombre. Decían sencillamente: «El dueño de la casa no está».
4 Kureŋen meu nien chedkui- ŋillañ eŋu llalla, ñi epu trem tañi domo. Fei püñmo ka n·an· ën yeñmaeneu tañí chau ka ñuke; wichulei mai ñi dëŋun domo, al·ün rupa femfali: « Wentru- dëŋun mëlei ka domo- dëŋun ka mëlei», pi ñi adfeleken mapuche. Deuma kasai tañi pu yall kiñelketu. Püñmo yeñmafiñ ñi kure tañi fochëm ka ñi fëta tañi ñawe ñawe- ŋillañ. Ká kalei ñi yefiel eŋu tañi kure; llalla yeñmafi ñi fëta ñi domopëñeñ ka n·an· ëŋ yeñmafi ñi kure ñi wentru- pëñeñ. Femŋechi meli chemyewn ŋei tëfachi ŋillañdëŋuwn meu: Feichi chau, nielu fëtaŋechi ñawe, eŋu ñi fëta ñi ñawe ŋillañwen ŋeiŋu, üiaq ŋillañ piwiŋu, chedkui- ŋillañ ka ñawe- ŋillañ kai. Feichi ñuke, nielu fëtaŋechi domo- pëñeñ, eŋu ñi fëta tëfachi pëñeñ llallawen ŋeiŋu, llalla piwiŋu üiaq. Feichi chau, nielu kureŋechi fotëm, eŋu ñi domo tëfachi fotëm pümowen ŋeiŋu, püñmo piwiŋu üiaq. Feichi ñuke, nielu kureŋechi wentru- pëñeñ, eŋu ñi domo tëfachi pëñeñ n·an· ëŋwen ŋeiŋu; n·an· ëŋ piwiŋu üiaq( 1). Feichi epu füchá wentru, iñche tañi chau eŋu ñi chau tañi kure, eukëllwen ŋeiŋu, yewen- wentru piwiŋu ká. Ká femŋechi feichi epu kushe domo, iñche ñi papai ka ñi ñuke tañi kure, moñmoe ka yewen- domo piwiŋu. Después de sentado empezaba la salutación de estilo. Todas las personas que se hallaban casualmente en casa, le saludaban y le apretaban la derecha; uno por uno nombraban el término de relación que los ligaba con el visitante. Si era el esposo de una hija le dijo el suegro, dueño de la casa: «Tú, yermo (nillañ)»; la esposa del dueño le saludaba con: «Tú, yerno (llalla)»; el hijo de la casa dijo: «Tú, cuñado (kenpu)» y la hija: «Tú, cuñado (kërun)». El pariente forastero devolvió el saludo con las mismas expresiones: «¡Suegro (nillañ)!-¡suegra (llalla)!-¡cuñado (kenpu)!-¡cuñada (kërun)!- contestaba respectivamente. Voy a explicar ahora detalladamente mis relaciones de consanguinidad con toda parentela. Relataré mi origen desde mis antepasados, mi propia familia, mis descendientes y la descendencia de mis parientes cercanos. Además daré a conocer los vínculos de afinidad contraídos por el casamiento mío y el de uno u otro de mis parientes; de paso nombraré algunas personas que se han agregado a nuestra familia (l).
5 Ñi chau tañi chachai l·akuyefiñ, ka cheche ñi yalluyeeteu tañi ñuke; feyeŋu trür femyeeneu, l·akuwen ka chechewen ŋeiyu epuñpële. Naqkintulu kiñentrür felekai taiñ l·akuwen yewel iñche eŋn ñi pu yall tañi fotëm, ka taiñ chechewen yewn iñche eŋn ñi pu pëñeñ tañi ñawe. Ñi ñuke tañi chau kukuyefiñ, ka ñí ñuke tañi papai chuchu; epuñpële kukuwen ka chuchuwen yewiyu. Fei meu pëñeñ pële naqkintulu kiñe fëtaŋechi domo, kuku yeñmafi ñi yall ñi wentrupëñeñ ka chuchu ñi koñi ñi domo- pëñeñ. Feichi pichikeché prakintuyelu trür femyefiŋn ñi kushe- ñuke ( 1). Kureŋechi l·aku ka cheche ñi pu domo yom püñmo, püñmokantu rume, yeñmafiñ, ka ñi pu wentru fëtaŋechi domol·aku, domo- cheche rume, yom ŋillañ; chalekantu ka pütra- chale piken ká. Tañi kure yom n·an· ëŋ yeñmafi ñi pu domo kuku ka ñi chuchu; domo kuku·ñi fëta llalla, ka domo- chuchu ñi fëta ñoño- llalla. Welu newe kimfalkëlelai ñi chemyewn tëfachi amelkantu, feikakelai fillpële. Ñi pichi cheŋen meu kimpafiñ ñi tripamum doi füchá mütrem meu, tañi yom l·aku lle mai; ka petu newenkëlechi wentru ŋelu trenkëleafun, fëreneeli mu Dios, tañi afpun moŋeyel, yomke pu l·aku, ka ñi l·aku tañi l·aku, külalechi l·aku rume. Yo tengo padre y madre, los autores de mis días. Por el mucho cariño que les profeso, los llamo también mamita y taita. Tenía unos diez y ocho años de edad, cuando tomé mujer, nos casamos a la usanza rnapuche. En lo siguiente hicimos vida marital y mi mujer me obsequió con vástagos Yo llamo prole a todos ellos, digo también que tengo hijos, e hijas, mientras que mi esposa llama indistintamente niños a los frutos de sus entrañas. Si quiere expresar el sexo, dice: «Tengo criaturas hombres y criaturas mujeres». Esos pequeñuelos en unión con su madre constituyen mi familia a la que debo mis cuidados y desvelos.
6 Ñi peñi tañi chau malleyefiñ - ina püñmo ŋei ñi kure eŋu - malleyeeneu, mallewen ŋeiyu. Këlünaqkintulu kiñentrür felekai taiñ mallewen yewn ñi pu yall tañi kureŋechi peñi iñchiu; ká malleyefiñ, feyeŋn malleyeeneu. Ñi domo- lamŋen tañi ñuke ina ñukeyefiñ, pëñeñyeeneu; n·an· ëŋ ŋei ñi kure eŋu. Ká femŋechi tuchi rume domo pëñeñ yeñmafi ñi koñintu ñi domo- lamŋen, ñuke reke yeweŋei. Malle yeñmafilu, ina chau reke, ñi peñi tañi chau, fei meu ñuke yeñmafiñ ñi kure; ka ñuke yeñmafilu ñi domolamŋen tañi ñuke, malle- chau yeñmafiñ ñi fëta; ká fei meu peñiwen ka lamŋenwen ŋeiñ ( domo- ché re lamŋenwen pi) ñi pu yall feichi epu kurewen iñchiñ. Ñi fotëm feichi malle meu peñi, ká malleyefiñ. Ñi lamŋen tañi chau pal·uyefiñ, fei pal·yueeneum pal·uwenŋeiyu. Kiñekai naqkintulu ñi pal·uwen· en tuchi rume domo- ché exu ñi pu yall ñi wentru- lamŋen. Kachü- ŋi llañ ( 1) yeñmafiñ ñi fëta ñi pal·u; ñi pu pëñeñ mën·a ( 2) ka ñi kuku eŋu chuchu yom mën·a yeñmafiñ. Debido a mi casamiento miro a los Padres de mi mujer por suegro (chedkuingillañ) y suegra (llalla). Mi esposa está en la misma relación con los padre míos, pero les da denominaciones distintas (püñmo y n'an'üeng). Muchas veces tiene que proceder así porque, según costumbres de nuestra raza, hay palabras que usa el hombre y otras que usa la mujer. De mi prole ya se han casado algunos. Yo doy el trato de nuera (püñmi) a la mujer de mi hijo, y de yerno (ñawengillañ) al esposo de mi hija. Aquí también difiere mi mujer: a su yerno, esposo de su hija, lo llama llalla y a su nuera, esposa de su hijo, la llama n •an •eng. Exista, pues en la afinidad explicada cuatro relaciones mutuas: El suegro (chedkui-ngillañ) está ligado por la relación de «suegro con yerno» (ngillañwen) con el esposo (ñawengillañ) de su hija, y a este lo une la misma relación con su suegro. La suegra (llalla) está en la relación de (suegra con yerno) (llallawen) con el esposo (llalla) de su hija, y viceversa. El suegro (pülmo) está vinculado por la relación «suegro con nuera» (püñmowen) con la esposa (püñmo) de su hijo, y viceversa. La suegra (n •an •ëƞ) está en la relación de «suegra con nuera» (n •an •ëƞwen) con la esposa (n •an •ëƞ) de su hijo, y viceversa (2). Los dos ancianos, mi padre y mi suegro, se llaman mutuamente consuegros y hombres de respeto; igualmente consuegras y señoras de respeto se titulan una a otra mi mamá y la madre de mi esposa
7 Iñche eŋu tañi kure trüri yu chemyefiel malle ka ñukeyel, ka weku ka pal·u; welutañi domo kërunyefilu ñi nieñmaeteu ñi pal·u, ká pëñeñ koñintu rume, trokiñmafi ñi pu pëñeñ ñi pal·u; llalla yeñmafi ñi fëta feichi domo- pëñeñ, ka n·an· ëŋ yeñmafi ñi kure feichi wentru- pëñeñ; feyeŋn ñi pu yall meu kukuwen ka chuchuwen ŋei. Ñi wentru- lamŋen tañi ñuke wekuyefiñ, fei chokëmyeeneu. Trürfelei ñi chokëm yeñmafiel ñi pu pëñeñ tañi lamŋen; feyeŋn ka weku yetueneu ( 4). Eŋn ñi pu fotëm tañi weku mën·awen ŋen, welu ñi pu ñawe ñuke yeñmafiñ, fei pëñeñyeeneu. Fei tëfachi chemyewn doi poyefi pu mapuche. Feichi pëñeñ mëte ayüi ñi ñukentual, « femaimi» pi ñi ad felen iñ küpal. « Nüan ñi ñuke», pi, « weku ñi ñawe ñi wedapiŋenoam, pëñeñyeeneu, fei meu wedapilaianeu», pi. Ñuke yeñmafiel ñi ñawe tañi weku, fei meu chuchu yeñmafiñ ñi kure; ká llalla pifiñ, tañi niefal ñuke yeñmafilu meu ñi pëñeñ. Kureyenofili meu ñi ñuke, peñiwen ka lamŋenwen yeukeiñ fei ñi pu pëñeñ iñchiu. Epe trüryefiyu iñche ka ñi kure ñi pu kompañ malle ka chokëm ka pal·u ka pëñeñ yu chemyefiel meu ñi kompañ l·aku ka cheche ka kuku ka chuchu. Re kalei ñi chale yeñmafiel ñi fëta tañi domochekëm, chumŋechi ñi chale yeñmaetu ñi weku tañi kure. Ka kiñe domo, pëñeñ yeñmafilu ño koñi ñi domo- lamŋen, llalla yeñmakefi ñi fëta feichi domo- pëñeñ ka n·an· ëŋ ñi kure feichi wentrupëñeñ. Ñi pichi cheŋen meu kimpafiñ ñi füchál·aku- malle, kál·aku- malleyeeneu; chumŋechi yu l·aku - malleyewn ñi l·aku tañi peñi iñchiu. Ñi fotëm feichi l·aku- malle yom malle yefiñ; yom malle ñi fotëm epe chemwelafiñ; füchá péntülu re peñiŋerputui, welu peñam reke yewekatufiñ. Al padre de mi papá lo miro por abuelo paterno (l •aku) y al progenitor de mi mamá, por abuelo materno (cheche). Ellos me dan a mí las mismas denominaciones (l •aku y cheche); somos l •akuwm (abuelo patemo con nieto) y chechewen (abuelo materno con nieto) mutuamente. En la línea recta descendiente intermedian las mismas relaciones de abuelo paterno con sus nietos (l •akuwen) y de abuelo materno con sus nietos (chechewen) entre mí (Il •aku, cheche) y los pequeñuelos de mi hijo (l •aku) y los de mi hija (cheche) respectivamente. A la madre de mi papá la trato de abuela paterna (kuku) y a la de mi mamá de abuela materna (chuchu) y ellas a mí; o sea, en la línea descendiente, una madre mira por kuku a la prole de su hijo, y por chuchu a los niños y niñas de su hija. Con los primeros está en la relación mutua de abuela paterna con sus nietos (kukuwen), con los últimos en la de abuela materna con sus nietos (chuchuwen). (1) A las esposas de mis nietos por la línea masculina como la femenina las llamo nueras (yom püñmo), pero solo por amplificación de esta palabra. Así también miro por yernos (yom ƞillañ), a veces por cuñados o «cuñados carnales», (pütra-chale) a los maridos de mis nietas. En forma correspondiente al lenguaje de mujer mi esposa trata de nueras (yom n •an •üng) a las consortes de sus nietos por el hijo y la hija. A los hombres de las nietas los yernos (yom llalla), a veces también yernos hijastros (ñoño llalla). No son muy claras y fijas las denominaciones de esos grados de afinidad ya algo lejanos; cambian en las distintas regiones. En mi primera juventud alcancé a conocer a miembros más lejanos de mi estirpe, como el bisabuelo paterno. Actualmente estoy todavía con todo mi vigor, y así espero, si Dios me favorece, llegar a ver grados remotos de mi descendencia como mis bisnietos y hasta mis tataranietos.
8 Iñche kenpu, kenpu- ŋillañ rume, yeñmafiñ ñi pu fëta tañi lamŋen ka mën·a, ka ñi pu wentru- lamŋen tañi kure; kom feyeŋn ká femyeeneu. Fillkayefiñ ñi kure tañi pu peñi ka mën·a; kërun ñi pu domo- lamŋen tañi kure, kërunwen ka fillkawen yeukeiñ ( 2). Kiñe domo ñadu yeñmafi ñi kure ñi pu wentru- lamŋen ka mën·a, ka ñi pu lamŋen ñi fëta; welukon femyewiŋn. Epu peñiwen niefilu epu lamŋenwen, fei meu feichi peñiwen ñomewen- kempu ŋeiŋu; re kiñeke fillka- kërun yeñmafi ñi domo ñi peñi, ka feichi lamŋenwen - medomo ñomewen- ñaduŋerputuiŋu. Al hermano de mi padre lo llamo tío paterno (malle) - es el casi suegro de mi mujer-y yo soy su sobrino (malle); nuestra relación mutua es «tío paterno con sobrino» (mallewen). En la línea descendiente oblicua me une la misma relación (mallewen) con la prole de mi hermano; los llamo también sobrinos (malle) y ellos a mí tío (malle). A la hermana de mi mamá le doy el trato de casi madre y ella me mira por hijo - para mi señora es suegra. A la inversa cualquier mujer titula de hijos a sus sobrinos por la hermana y recibe de ellos el trato respetuoso de madre. Debido a que veo en mí tío paterno un segundo padre, llamo madre a su esposa, y mirando por casi madre a mi tía materna, llamo padre a su cónyuge. A consecuencia de este estado de cosas somos hermanos (no primos) yo con los hijos de los matrimonios mencionados. El hijo de tal hermano (hijo del tío paterno y del tío político, esposo de la tía materna) es mi sobrino (en castellano sobrino segundo). A la hermana de mi papá la llamo tía paterna (Pal •u) y ella a mí sobrino por el hermano (pal •u), relación que por la inversa (o sea, aplicada a la línea lateral descendiente) entrelaza a la mujer con los hijos de su hermano (pa1uwen). El esposo de la tía paterna es mi cuñado cachü (4), con sus hijos soy primo (mën •a) (2) y con sus nietos sobrinos segundo.
9 Kiñeke mu l·antui wentru. Fei meu ká kasalu küpalelfi ñi we ŋapiñ feichi tranakënuel l·a domo. Fei ñeñe, noño- pëñeñ rume, piñmaeyeu téfachi choyün; ñeñe- nuke, ñukeyel trokilkeeyeu ñi pu yall feichi l·antuuma. Deuma nieuyelu pëñeñ kiñe füchapra petu ñi fëtaŋenon ka fëtaŋele wëla ká wentru meu, fei malle- fotëm, pelkuñawe rume, admaeyeu kañipëletuuchi pu pëñeñ; mallechau piŋei. Feichi traf ñeñe wëdan peñi ka wëdan lamŋen yewiŋn. Wentekonlu ká domo deuma kureŋechi wentru meu, ñi pu pëñeñ feichi müriwen ká wëdan peñi, wëdan lamŋen piukeiŋn, welu kiñe pue pëñeñ reke admaukeiŋn; « kiñe rukawen peñiwen ŋei», ka piukeiŋn. Küdinel- lu kiñe ŋapiñ, ñi pën·eeyüm meu ká wentru, fei meu feichi fëta « trementuafiñ tañi fotëm» pikei. Hombres y mujeres designamos por las mismas denominaciones a nuestros tíos y tías pero mi esposa llama marido de hermana (kërun) al esposo de su tía materna. Por consiguiente, los frutos del nombrado matrimonio son hijos (no primos) respecto a ella (3). Al esposo de tal hija le da el trato de yerno, a la mujer de tal hijo la mira por nuera y a los hijos de estas uniones por nietos y nietas (realmente son sus sobrinos segundos). Al hermano de mi mamá lo llamo tío materno (weku) y él a mí sobrino por la hermana chokëm. En la misma forma llamo yo sobrinos (chokëm) a los hijos de mi hermana y estos niños me llaman tío materno a mí (weku) (7). Somos primos (mën •a) yo y los hijos hombres del tío materno, pero a su hija la llamo madre (ñuke) y ella a mí hijo (püñeñ), pa- rentesco éste el más preferido entre los araucanos. Ese «hijo» pretende por todos medios casarse con su «madre», estimulado y ayudado por la tradición sagrada de su raza. Él se dice: «tomaré por mujer a mi “madre”, hija de mi tío materno, para que no haya desavenencias; ella me mira por hijo a mí, por eso vivirá en paz conmigo». El título madre que debo a la hija del tío materno me obliga a mirar por abuela materna a la esposa del tío; suegra digo también por ella porque su hija es mi mujer predestinada. Aunque no me case con ella, siempre nos trataremos de hermanos, sus hijos y yo (según el pensar castellano son sobrinos segundos). Los nombres que yo y mi esposa damos a los cónyuges de los sobrinos concuerdan casi en todo con los explicados donde se trata de los consortes de los nietos (1). Una diferencia hay respecto al esposo de la sobrina, hija de mi hermana; lo llamo chale, relación en que está viceversa, mi señora con mi tío materno. Además, como una mujer llama hijos a sus sobrinos por la hermana (2), tiene que mirar por yerno (en sentido estricto) al esposo de tal hija-sobrina y por nuera a la esposa de tal hijo-sobrino. En mi niñez conocí a mi anciano tío abuelo (l •aku-malle), me miró por sobrinonieto (l'aku-malle), relación que me liga también a mí con el nieto de mi hermano. Al hijo del tío abuelo lo llamo tío segundo; en el vástago de éste (mi primo segundo) casi ya no reconozco relación definida, está tan apartado que ha vuelto a ser puro hermano de raza, pero siempre lo respeto todavía como pariente lejano.
10 Ká feichi moŋeyewn ŋenolu fill kakeume ad chaliukei« kompañ» piukei ñi chaliwn eŋu kiñewn amulu rëpü meu« misha» piukei ifilu eŋu kiñe rali iaqel; « shaŋiñ piukei llaqulu raŋiñ yiwe pülku kiñe wëne pichin pütui; fei raŋintëkulu ñi yiwe pülku, ká elufi kakelu, fei apëmentukei. « Laku» piukei kiñelu ñi üi eŋu; « koncho» piukei ilotulu kiñe ofisha epuñpële eŋu; tripantu meu wëla eluutukeiŋu feichi cordero. « Eimi chafkün» piukei epuñpële welwëluulu rumenka weshakelu, lashu, kawellu, kake weshakelu ká,« külla» piukei feichi epuñpële ŋillakaulu; ká külla piukei ŋen·- küdau eŋu ñidolkënoel küdau meu; « kachü» piukei welukon eluulu metawe pülku. « Katrü» piukei eluulu welukon chem ŋeai rume weshakelu aretu; femŋechi « fei eluen» pikefi ñi wen·üi kiñe wentru, « iñche kai, fei pieli, elutuayu chem mí ayüñmafiñ». « Maŋkad» piukei epu ché pramniele kiñe kawell meu, « kuden» piukei epu ché kudulu kiñewn ŋëtantu meu. « Ñañ» ka « fotrai» piukei ñi chaliuwn eŋu newe peukenolu; fei tëfa ye- ŋu ká« peñi» chaliukeiŋu. Yo llamo cuñados (kenpu) a los maridos de mis hermanas (1) y primas mën •a (hijas de la tía paterna), además a los hermanos (2) de mi mujer; todos ellos me dan a mí el mismo título. De cuñada fillka trato a las esposas de mis hermanos y primos mën •a (hijos de la tía paterna y del tío materno); de cuñada kërun, a las hermanas (3) de mi mujer, todas ellas están en las mismas relaciones conmigo (4). La mujer mira por cuñadas (ñadu) a las esposas de sus hermanos y primos mën •a (hijos del tío materno) y además a las hermanas (1) de su marido, y viceversa. Si se casan dos hermanos con dos hermanas, entonces los dos hermanos llegan a ser concuñados, ligado cada uno a por la do- ble relación mutua de cuñado con cuñada (filikawen-kërunwen) con la esposa del otro hermano; y las espesas hermanas de los dos hermanos están relacionadas de concuñadas (1).
11 Chaliwal meu wentru eŋu domo moŋeyewe ŋenolu« Mari mari, ñañai, papai, lamŋen» pikei feichi wentru; feichi domo ka « Eimi lamŋen, chachai» lloudëŋukei. Feichi traf domo ñi chaliuwn meu: « Eimi ñañai, lamŋen, papai» piukeiŋn: feichi pu mal·en: « Eimi kuye» ká piukeiŋn. Feichi kushe mëtewe trüyuwëlkaukëlei ñi chaliŋeal meu « papai, ka tëfachi fücha tutewi « chachai» chaliŋen meu. Ká tëfachi pichike ché« papai» mëtrëmkefi ñi ñuke, ka « chachai em» mëtrëmkefi ñi chau. Feichi pu weche, wentru eŋu domo, « lamŋen» pin meu entukei ñi ayüntëkuniewn eŋn. Feichi ñuke fenté ñi ayün ñi wentru- pëñeñ « chau» pikefi ñi wënen pëñeñ, ka kiñeke mu « ñuke» pikefi ñi üllcha domo- pëñeñ; welu ŋen·- fotëm newe « chau» pikelafi ñi fotëm, ka ñi ñawe « ñuke» pikelafi. A veces enviuda un hombre. Si después celebra segundas nupcias, suele llevar a su nueva esposa los hijos que tenía en la mujer muerta. Ella llama hijastro se hijastras a esos entonados y recibe de ellos el trato de .madrastra. Si una mujer ya tiene hijos de soltera y se une después maritalmente con un hombre, éste llama hijastros e hijastras a los niños de su mujer engendrados por otro, siendo él su padrastro. Entonces los entenados del hombre se miran por hermanos separados con los entenados de la mujer. El mismo trato de hermanos y hermanas separadas se dan mutuamente los hijos de la segunda mujer con los de la primera esposa de un hombre bígamo; pero regularmente se portan como hijos uterinos; suelen decir también que son hijos de una misma casa Si la recién casada ya está encinta, embarazada por otro hombre, entonces el marido casi siempre se decide a adoptar al hijo por nacer.
12 Kiñeke mu ká lelikaukei peñiwen, üiaqtuukei ka illkumpeukei karukatu. Ká feichi pu domo kiñeke naqlukatuukeiŋn ka kintuduamuukeiŋn. Kiñe domo dëŋuyefilu ká domo utuŋekei ruka meu, witratumeafilu feichi domo ñi dëŋuyeeteu. Los que no eran parientes se saludaban en expresiones muy variadas: «compañero» se decían los dos que habían hecho juntos un viaje comensal, los que había repartido un plato de comida; «shanguin» los que habían brindado un vaso de licor; el uno bebía un poco hasta que quedaba medio el vaso; después lo daba al otro que vaciaba lo restante. Con «tocayo» se saludaban los que tenían el mismo nombre; «koncho» era el saludo de dos que habían comido juntos un cordero; pasado un año lo devolvían. Con «tú chafkün» se saludaban los que habían cambiado cualquier cosa, como lazo, caballo, etc.; de «quilla» se titulaban dos personas que habían efectuado una compraventa; también se daban el mismo saludo mutuamente el dueño de un trabajo y el cabo que dirigía su ejecución. De (cachü» se trataban los que se habían regalado un cántaro de licor; de «cachü» los que se habían entregado cualquier objeto en forma de fiado; «dame eso» decía un hombre a su amigo, «y yo te devolveré lo que quieras tan pronto cuando me lo pidas». «Mancás» se decían dos hombres, cuando uno llevaba en ancas al otro; «kudén», si se habían acostado en una misma cama. «Ñañ» o «fotrai» reza el saludo recíproco de los que no se veían casi nunca; los mismos se saludaban también con «hermano».
13 Kiñe üiaqtuwn. Narkian: Chumŋelu yeñmameen ñi kawell? Wanküau: Kishu ñi wenüi kam, lel prañmafichi ñi kawell, pin. Narkian: Welu kümelai mi femfiñ, ká cheŋefulmi kulliafen tañi kawell meu. Wanküau: Welu iñche ñi kawell ká, chumël prañmaeneu tami kon·a, chem pilan; eimi mëte üñfiŋeimi, pichi chumfalmalaimi mi weshakelu. N: fei pailaiafun kam? Müŋel femmukakeen, chumël mai ká femmulleen; kiñe naq femŋei ché, chem pilafui, welu meketuyekei ñi femŋen, fei meu mëlei müëten ñi lladküael kiñe wentru. W: Fei pipraimi; Cheu prañmawiñ kawell? Fei meu koil·atuimi. N.: Cheu koil·atuafun! Femŋechi adkawn ŋimn eimn « femlan» pitukeimn. W: Iñche « chumkeeyu?»« adkawn ŋei» pien. N: Chem mu adkawn ŋelaiafuimi, tëfei mi pillenoel kam? W: Felenochi dëŋu, « felei» pikeimi. N: Chem felelaiafui? Felei mëten! W: Felelai, wen; felelai! N: Femërkeli maichi; welu ká femeli, montulaiami! W: Chumaen, « montulaiaimi» pien? Chumalmi chumaiaimi; traf wentru ta iñchilu, traf nieiyu kuq; kewaialiyu kewaiaiyu. N: Pilmi mai ta femkalleayu. W: Pian ká. Iñche llükalaiaiyu. N: Iñche ká fei; fachi antü doi chem pilaian. Fei amutui illkun meu feichi wentru. Para saludar a una mujer, con la cual no tenía parentesco, decía el hombre: «Buenos días, hermana, mamita» (si está casada); la mujer le contesta: «Tú hermano, papacito» (si está viejo ya). Las mujeres entre sí se saludaban con «tú, hermanita, hermana, mamita»; las niñas se dicen también «amiguita». Las mujeres ancianas se sienten bien agasajadas por el saludo «mamita», y a los veteranos les gusta el título «papacito». También los niños llaman a su madre «mamita» y a su padre «papacíto». Los jóvenes y las jóvenes expresan por el nombre «hermana» (resp. hermano) sus relaciones amorosas unos con otras. La madre en su gran afición a su primer hijo suele llamarlo «padre» y algunas veces llama también «madre» a su hija primogénita; pero el padre denomina muy pocas veces «padre» a su hijo y nunca «madre» a su hija.
14 Pu domo ñi lukatuwn. Amuiŋër: Fau kurami ñi achawall, feula niekelai tëfá. Inikam yeñmapapeeneu? Eimi mëten rnëleimi fau; eimi tuñmapeen. Liftuipan: Iñche chem mu tuafun: mëlekëfi tëfachi trewa; feichi iloi feichi kuram; iñche pipëdaen. Amuiŋër: Cheu feleafui ? Tuñmaen mëten; ŋënam puwëluupëdaimi trewa meu; « trewa» pikafiŋe tami piuke. Liftuipan: Eimi kam ta werinŋelaen tami kuram meu, femërkei; topaskeaimi iñche meu. A: Eimi, cheu yeŋeafuimi? Femŋekan mi füchá pikeŋen. L: Chem mu fei pien? Peimi kam kalku tëfá meu; fei meu « fücha piukeŋeimi» pien. A: Fei reke mëleimi; tuteŋellefuimi rume dëŋu meu cheu « felei» piafuimi? L: Mufü naq weñeeyu, fei meu fei pien? Kishuke ta eimi weñekepeeimi, fei meu femŋei kom che pikeimi. AA wedañma! tuteen ta fei pimi. L: Felelai kam? Chumël allküñmaeyu dëŋu : « ká ruka weñemei kuram» piŋeimi. A: Ini pi? Entulaen ini mi fei pieteu? L: Entuleliyu, chumafuimi? Doi yewenŋeafuimi; fei meu fei pilaiayu. Femŋechi kai tami femkeken eimi, iñche pipëdaen. A: Femërkei; ká chem pilleafun kai? Deuma ñami tañi kuram achawall. Küme liftuwi feichi paŋi, ka amulkei ŋërü. A veces se retan también los hermanos, se contradicen y se encolerizan los vecinos. Lo mismo las mujeres se insultan y desafían algunas veces. Si una habla mal de la otra, se la sorprende en su casa; la difamada va a pedir explicaciones a ella.
1 Kuifike wentru em niefui chamall; iyuwëdüukefui chamall meu rëku naqeltupële. Ka kiñe trarüwe meu trarütukefui, chamallwe meu trarütukefui, chamallwe piŋei. Fei meu küme küfükënowi, feichi wechun trarüwe shiñumtëkukënokefui küfülechi chamallwe meu. Lipaŋ meu tritraŋkële- kefuiŋn. Fei wëla tëkumakuñkefuiŋn. Un ejemplo de reto entre hombres. Narquián: ¿Por que ocupaste mi caballo? Huanquiau: Me dije «El es mi amigo; por un rato voy a montar su caballo.» Narquián: Pero no es no tu proceder; si fueras otro, me tendrías que pagar mi caballo. Huanquiáu: ¿Cómo yo dije nada el otro día, cuando tu mocetón montó mi caballo? Tú eres muy áspero, ningún servicio haces con tus cosas. N.: ¿Acaso no tendría razón de decir eso? Continuamente me haces tales cosas, otro día me hiciste lo mismo, si, pasara una sola vez, uno no diría nada; pero si se repite siempre y siempre, uno tiene que enojarse no más. H. Eso dices sin ningún motivo: ¿Dónde te mandamos tu caballo? En eso mientes. N. ¿Cómo voy a mentir? Tan pícaros sois vosotros; negais no más. H.: ¿Yo? ¿Qué te he hecho que me llames pícaro? N. ¿Cómo no serás pícaro? ¿No ves lo que dices? (=no niegas tal vez). H.: Tú sostienes cosas que no son verdad. N.: ¿Cómo no es verdad? ¡Es cierto no más! H. ¡No, hombre! ¡No es así! N.: ¡Bueno, dejémoslo! ¡Pero si me lo haces otra vez, no me escaparás! H.: ¿Qué me quieres hacer, que me dices que no me voy a escapar? Haz lo que quieras hacer; los dos somos hombres, los dos tenernos puños; si quieres pelear, pelearnos no más. N.: Si lo quieres, luego voy a darte la torta (=tollina). H.: Sí, quiero; no te tengo miedo. N.: Yo tampoco, por hoy no digo más. Este hombre se va con rabia.
2 Ñi kewaiel meu eŋn, palial meu rume, shiwalltuukefuiŋn: pramŋei feichi chamall ka trarüwe meu ŋëdeltëkukënoŋei. Af meu chiripatuukefuiŋn. Ñi tëkuŋeam feichi chamall lafnakëmkënoŋei furipële kiñe wechun; ká wechun epuñpële kuq meu tunieŋei caeuñi ñi fentepun epuñpële; fei iwëdrulpanieŋei wente pütra. Küme trapëmkënoel tuniei wele kuq; man kuq yemefi feichi ká wechun chamall, pülli meu inaltukëlelu. Fei tumefi raŋiñ meu ka witrañprampafi raŋi chaŋ, fei ká küme iyuwëdkënofi puñ pütra meu. Fei wëla kiñewn trarütuŋei, pantalón femŋei ñi ad. Kudual meu kom entukefui ñi takun eŋn: kiñeke niefui charawilla eŋn. Un ejemplo de insultos entre mujeres. Amuinguir: Aquí puso mi gallina; ahora no hay nada. ¿Quién me lo robó pues? Tú no más estabas aquí; tú me lo tomaste. Liftuipán. ¿Por qué he de ser yo? ¿No estaba aquí este perro? Él comería el huevo; a mí me culpas de balde. Amuinguir: ¿Cómo va a ser así? Tú me lo tomaste no más; en vano te defiendes con el perro; el perro es tu corazón. Lifluipán: A mí me culpas entonces del robo; bueno; vas a sacar mucho conmigo. A:. ¡Claro! ¿Cuándo se puede convencerte a tí? Tienes un coraz6n tan duro. L.: ¿Por qué me dices eso? ¿Me miras de bruja, quizá? por eso me dices que tengo mal corazón. A.: Sí, igual eres: aunque se te pruebe claramente una falta, ¡qué esperanza que lo confesaras! L.: ¿Cuántas veces te he robado, que me dices eso? ¿No será que tú misma robas? Por eso dices que todos lo hacen. A.: ¡Ah! ¡Malvada, eso faltaba todavía! L.: ¿No es verdad tal vez? El otro día no más oí tal rumor de tí: «Va a otras casas y rapiña huevos», A.: ¿Quién lo ha dicho? ¿Nómbrame, quién te ha contado eso? L.: Si te la nombrara ¿qué sacarías con eso? Más vergüenza pasarías, por eso no te lo digo. Así es pues: tú estás robando y a mí me culpas. A.: Bueno; ¿para qué hablo más? Ya está perdido mi huevo de gallina. Bien se lavó la leona e hizo correr a la zorra.
3 Ká katrülonko kelafuiŋn newe, füchake püntaikëlekefui ñi lonko eŋn. Kiñeke trarülonko kefuiŋn pollkü plata meu, ká mëchampramkefui kiñeke mu ñi lonko eŋn. En tiempo antiguo los hombres vestían el chamal (1), que los envolvía desde el pecho abajo. Se ceñían con una faja, llamada cinturón de chamal; andaban firmemente apretados con esta faja. Las puntas del ceñidor pasaban y aseguraban debajo del mismo cinturón puesto. Los brazos quedaban descubiertos; sólo en tiempo más cercano se acostumbraban a llevar la manta.
4 Kuifike pu domo niefui küpam, wentru ñi chamall femŋelu. Tëkufilu eŋn epu forol küpam tuŋemekei furipële topel·; epuñpële puñpuya rulŋemekei. Puñ meu katrürumei rëku meu wenutu moyo; fei lafnaqpui n·amun· pële. Feichi epu forol furipële mëlelu iyuwëdrulŋepai manpële lipaŋ meu. Fei ká tuŋekei puñ meu mëlechi üpël küpam; femel trapëmŋei feichi epu forol- küpam meu yemeel furipële topel·. Trapëmel eŋn fei tëkulelŋei rëtriñ mamëll, chëlltuwe rume, fei meu nüukëlei küpam. Felelu küme iyuwëdüwi pu domo, welutrauiawi üpël küpam. Feichi minchetulechi epu forol küpam madakalŋei. Af meu trarütulkei küpam trarüwe piŋechi trarütupeyüm meu eŋn. Wele lipaŋ triltraŋkëlewei. Fei wëla ká iküllatukei. Feichi ikülla wentenaqi, rëtriñtuŋei ponzón meu, kiñeke mu tupu meu, re plata tëfa. Kudualu ká fei kom entukefui, welu kiñeke niefui wilpi, kake ekull ká. Para sus combates, o sea el juego de la chueca, se arremangaban: levantaban el chamal ha- cia arriba y lo dejaban sujeto en el cinturón. Últimamente vestían la chiripa. Para ponérsela despliegan en su espalda el paño-chamal de modo que uno de sus (cuatro) bordes cae hacia abajo. El borde superior lo toman en sus dos extremos con una y otra mano; lo hacen pasar alrededor del cuerpo y unen sus dos puntos delante del vientre. Ya bien juntas, las retiene la mano izquierda, la derecha va en busca del borde opuesto que raya con el suelo. Lo coge en su mitad, lo sube por entre las piernas, y lo enrolla delante del vientre (2). Allá ciñen después todo junto; tiene forma de pantalón. Al acostarse se lo sacaban todo; algunos quedaban con calzoncillos.
5 Fücha kuifi mapu domo nielafui fentren deu plata; niepei tupu ka chawaitu plata; fei mëten. Doi niefui llaŋkatu eŋn. Feichi llaŋkatu wipuŋekefui füu meu, fücháŋekefui ñi wilpaŋen. Feichi wilpan- llaŋkatu trarüŋekefui pel·meu ka troi kuq meu ka chümollwe n·amun· meu; fei trarüpel·, trarükuq, trarün·amun· piŋekefui. Ká wilpan llaŋkatu këlkaitëkuŋekefui pel·meu; fei maimaitu llaŋkatu piŋefui. Ká deumakefui ñi trarüŋeam lonko chape, kono- ŋëtrowe ka maina ŋëtrowe piŋefui; femel chape küllwañpramkënoŋekefui wente lonko . Kakeume üiyeŋefui feichi llaŋkatu; kiñe trokiñ kelü llaŋka piŋefui, kaŋelu chod llaŋka, kaŋelu karü llaŋka, kaŋelu wirin llaŋka, kaŋelu kono llaŋka, kaŋelu maikono llaŋka; fentren kake kai kishuke üiŋeumefui, fente kimwelafiñ. Pu wiŋka wëlpakefui feichi llaŋkatu. No se cortaban casi nunca la cabellera; la llevaban colgando en largos mechones sueltos. Algunos (3) ceñían sus cabellos con una venda de plata. A veces doblaban también los cabellos hacia arriba y los arrollaban alrededor de la cabeza.
6 Kaŋen meu newe duamŋewelai tëfachi llaŋkatu; fei wëla mëlerpumei pu rëtrafe, fei deumakefui mapu domo ñi tëkuael plata. Kishu pu mapuche rëtrafe ŋefuiŋn. Iñche kimpafiñ Lorenzo Lonko milla, Raukenwe mélelu; ká rétrafe Venancio Platero piŋefui; mëlefui iñche ñimapu meu Aweyeku; ká kimpafiñ Montero Pueñ, Choŋkoye mëlelu, ka Kuriñ, Wapiche, ka Nawëlwen, Kollileufü mëlelu, kakelu ká. Las mujeres del tiempo atrás vestían el quipam, que se parece al chamal de los hombres. Al ponérselo llevan las dos puntas del paño quipam hacia atrás del cue- llo; allí las retienen; pasa por los dos sobacos. Por adelante el paño atraviesa el pecho por arriba de los senos, y cae extendido hacia los pies. Luego tiran las dos puntas de atrás por encima del hombro derecho, así que el paño lo rodea. En seguida cogen el margen del paño que atraviesa el pecho y lo juntan con las dos puntas tiradas desde atrás del cuello, traspasan con un prendedor de palito o de metal las (tres) partes unidas, lo que da firmeza al quipam. Ahora las mujeres se envuelven bien, cruzan los bordes (verticales) uno sobre otro. Las puntas de la orilla inferior del quipam están adornadas con sendas borlas. La mujer concluye por ceñir el quipam con el ceñidor llamado cinturón de la cintura. El hombro izquierdo queda desnudo. Con el tiempo se acostumbraron a ponerse un pañuelón. Se usaba como paletó y era prendida (delante el cuello) con un punzón o tupu de pura plata. Para dormir se sacaban ellas también todo; pero algunas tenían ropa interior.
7 Feichi rëtrafe deumakefui pichike üku charu, fei afümŋekefui kütral meu. Fei meu trunantëkulelŋekefui peshu plata keyü chaucha plata. Fei anümtëkuŋekefui kuyul meu wente rëtrawe. Fei ká tuŋekefui feichi sonawe, fei meu sonaŋekefui feichi ina charu plata meu mëlechi kuyul. Arekefui charu, kofilufei llukefui plata ponwi charu. En tiempo muy antiguo las indígenas no poseían muchas alhajas de plata; tenían el prendedor tupu y los pendientes, más no. Más numerosos eran los adornos de chaquiras. Las ensartaban en hilos y obtenían así largas hileras de chaquiras. Con esas sartas de chaquiras se envolvían el cuello, las muñecas y los tobillos. Llevaban otra sarta colgante del cuello, se llamaba maimaitu chaquiras (4). Otras hileras hacían para afirmar las trenzas del cabello, se llamaban cintas torcaz (5), por medio de ellas sujetaban en su posición las trenzas arrolladas en la cabeza. Esas chaquiras tenían diversos nombres. Una clase se llamaba chaquiras coloradas, otras amarillas, otras verdes, rayadas, torcaz, tórtola; muchas otras clases tenían su nombre especial; ya no recuerdo todas. Los españoles vendían esos abalorios.
8 Ká deumakefui epu pichike kakón, niefui kuyüm. Feichi kuyüm mol·ekënoŋekefui. Chemchi mai tëkulelŋepefui feichi kuyüm ñi newenkëleam kimlafiñ. Chem rume ñi deumaŋeal molekënoŋekefui tëfachi kuyüm meu. Feichi rëtrafe ayüle ñi deumaŋeal chawaitu, tëkulelŋekefui mol·e chawaitu, adentukënoŋekefui ponwi kakón mëlechi kuyüm epuñpële. Femel entuŋetuimol·e. Ká wën·kënolŋekei, cheu ñi trafkëlen kakón. Fei meu küme trarükënoŋekei feichi epu kakón. Felelu wëtruntëkulelŋei wën·pële feichi llun plata. Fírkulu ñi ŋëneel ñampiŋetui kakón. Fei meu peŋei feichi trüŋküchi plata. Ñi mo·eŋemum wënetu feichi chawaitu, ká femtripai. Deuma tripale mol·e meu küme adkënoŋekefui wente yunki lima meu ka martillo meu. Más tarde casi no se estimaban ya esas chaquiras; aparecieron, entonces los joyeros, que fabricaban las alhajas para las mujeres indígenas. Los mismos, mapuches eran plateros. Yo alcancé a conocer a Lorenzo Loncomilla de Rauquenhue, a otro platero conocido bajo el nombre «Venancio el platero», trabajaba en mi región Ahueyecu. También conocía Montero Puen de Choncoye, al huapiano Curín, a Nahelhuen de Collileufu y a muchos otros.
9 Re femŋechi femkefui pu rëtrafe ñi deumael meu kakeumechi plata tëkuluwn. Femkefui feichi kakeume trarülonko ka feichi pollkü plata; ka feichi llëfllëf- ŋëtrowe trapelŋëtrowe eŋu: kiñe ñom füchalu, fei killkill ( 1) ká piŋei; kaŋelu pichikelu, fei trolol ( 2) plata piŋei. Ká femkefui feichi kelta- lonko ( 3) eŋn, ka keltrantuwe, kaküllfe- chapetu ( 4) ka këlkai- chapetu ( 5) keltrañmau piŋei kai. 10"/> Ka femŋechi deumakefui pu rëtrafe tëfachi tramapel· ( 6) ka llëfllëf- trarüpel· ( 7), ka këlkaiplata, maimaitu plata piŋei kai ( 8), ka feichi ponshon ( 9) eŋu tupu ( 10), ka tëfachi shikill ( 11), ka trapelakucha ( 12), ka kruselid, ka iwëlkuq, ka fill kakeume chawaitu. Fei tëfachi deu plata meu wilëfui añchülefui pu mapu domo, méŋel mëlele kawiñ. Ká kolotukefi ñi aŋe eŋn kelü tue meu. Los plateros hacían pequeños crisoles de piedra ücu, los templaban en el fuego. Adentro de esos vasos se echaban puñados de pesos y chauchas de plata y los asentaran sobre el carbón encendido de la forja. Además aplicaban el fuelle, por medio del cual atizaban las brasas alrededor del crisol lleno de plata. El vaso se acaloraba hasta ponerse candente y la plata del crisol se fundía.
11 Pu wentru newe tëkutukelafui deu plata meu. Tëfachi kuifike pu lonko mëten trarülonko luukefui kiñeke naq pollkü plata. Welu fill mapu wentru mëte malmaukefui chillan kawell meu eŋn. Niekefui plata ispuela eŋn ka re plata istipu trawalltulen; ká niefuiŋn kafishatu plata trawalltulen ka ketrelpiyiña kopastulen ( 2) ka plata witrartëkuwe. Femŋechi aloŋkëlefui ñi kawell eŋn konayüm kakeume kawiñ meu; mapuche rëtrafe ñi dewel kom tëfá. También arreglaban dos cajoncitos (6) que contenían arena. Esa arena era el material para modelar. No sé qué ingrediente le agregarían para dar consistencia a la arena. En ella modelaban cualquier artefacto que querían fabricar. Si los joyeros, p. e. tenían la intención de fabricar un pendiente, ponían en el cajón un pendiente como modelo, dejaban imprimida su forma en la arena de las dos partes dell cajón. Luego volvían a sacar el molde (patrón). También se hizo un orificio donde estaban unidas (las dos partes de) el cajón. En seguida juntaban sólidamente los dos cajones. Vertían después la plata derretida por el orificio. Cuando calculaban que se hubiera enfriado, desmontaban las partes del cajón y aparecía la plata cuajada teniendo la misma forma que el pendiente modelo. Lo quitaban del molde y lo perfeccionaban con lima y martillo sobre el yunque. 9. De esta misma manera procedían los joyeros en la fabricación de cualquier prenda de plata. Así trababan los integrantes de plata para las diversas vendas y cintas de la cabeza: los hemisferos para las cintas de las trenzas; los colgantes de estas cintas: ya largas, llamadas quilquil (1), ya cortas, de nombre trolol. (2), así hacían los aseguradores de las trenzas (3), los broches (las partes de plata) de as fajas (4) que suspenden las trenzas en la nuca y los enlaces (5) del pelo en las espaldas. 10. De la misma forma confeccionaran los plateros los cuellos de plata (6), las cúpulas o realces de los collares (7), los colgantes grandes del pecho (8), los prendedores punzón (9) y tupu (10), el siquill (11), trapelacucha (12) y cruselis, los anillos Y los muy variados zarcillos. Estas alhajas de plata las lucían las mujeres indígenas especialmente cuando había fiestas. También se pintaban la cara con una especie de tierra colorada. ESTE ES UN PIE DE PAGINA *** (9)De forma y aplicación como el conongütrowe. (10) Una especie de cabestrillo que suspende las trenzas en la nuca. (11) Generalmente una hilera de chauchas labradas que tienen un ojal mediante el cual están unidas con un trenzado. (12) Un aro delgado de plata, semejante al cuello moderno tieso (13) Un trenzado cubierto (llown) de hemisferios de plata (véase ngürowe). (14) Una cadena grande unida al collar a ambos lados del cuello, con discos colgantes de cada eslabón. Forma el marco semicircular para 6 y 7. (15) Una bola hueca cincelada, provista de una aguja a un lado y de una cruz colgante al otro. (16) Un disco algo ahuecado y cincelado con aguja y cruz como el anterior. (17) Una especie de corbatín. Consiste de una serie de planchas de plata, entrelazadas por anillos; la final está adornada de un mono (chelke) y colgantes en forma de figuritas de hombre (püñpüfí), de crucce, discos etc. (18) Un pectoral más angosto que el anterior, pendiente del collar, formado por placas de plata, unidas por anillos, o formado por tubitos (rungi) de plata, interrumpidos en la forma más antigua por hileras ¿ chaquiras, termina regularmente en una cruz (krusel) con colgantes, llamándose en este caso también cruselis todo el adorno. Fiestas. También se pintaban la cara con una especie de tierra colorada (19). 11. Los hombres casi nollevaban sobre sí prendas de plata. Solamente los caciques antiguos ceñían a veces su cabeza con un aro de plata. Pero todos los hombres ponían su orgullo en el arreglo de sus cabalgaduras. Tenían espuelas y estribos de pura plata y adornos de plata en las aciones; además cabezadas ataviadas de plata, provistas de colgantes del mismo metal. También tenían incrustaciones de plata en las barbadas y adornados los bocados en ambos lados con unos discos de plata. Las riendas eran targeadas con plata. Así relumbraban sus caballos, cuando se dirigían a sus reuniones festivas; todos estos adornos eran obra de los joyeros indígenas.

CAPÍTULO XII.-ARTES ESPECIALES DE LA MUJER ARAUCANA Alfarería: Los materiales empleados; formación de los diversos vasos; edurecimiento del material formado. Hilandería: Tratamiento de lana; modo de hilarla; teñidos de los hilos, aplicación de ellos. Tejeduría: El telar; utencilios empleados; la urdimbre; ejecución de la textura sin y con figuras decorativas.

1 Pu mapu domo mekekei ruka meu ñi pepikënowal kom moŋewe, ñi këchakaiael takun ka ñi tremëmael ka ŋëünaituael ñi pu pëñeñ. Kuifike domo ká mëtewe adëmkawn ŋefui widüal meu, deumakefui fill metawe, mesheŋ, challa, lupe, yüwe: kom kakeume widün. Ñi deumaŋeal tëfá feichi widüfe tukefui raq- pülli ka feichi üku- kura. Feichi raq aŋkümŋekei antü meu; feichi üku trafotrafotuŋekei ka küme rëŋekënoŋekei. Rupan femel ká chiñëdŋekei chütuwe meu. Fei meu tëfachi raq ürëmŋekei ko meu; küme ürelu shaŋkulshaŋkulŋekei. Küme pel·eulu fei reyülŋekei feichi chiñëdkëlechi üku meu; fei ká küme reyültuyeŋekei üiaq. Las mujeres indígenas se ocupan en la casa, preparan la comida, lavan la ropa y crían y vigilan a sus hijos. Algunas de las mujeres antiguas tenían mucha habilidad en el arte de alfarería; fabricaban diversos cántaros, jarros, ollas, platos, tazas: toda clase de vasos de barro. Al ejercer su arte usaba la alfarera greda y cierta piedra, llamada ücu. La greda se secaba al sol la piedra se trituraba repetidas veces hasta que quedara bien pulverizada; luego se la pasaba por un cedazo. Hecho esto, se mojaba la greda con agua y se la amasaba esmeradamente. En cuanto la masa estaba blanda y plástica, se la mezclaba con el polvo cernido de ücu, procurando que los dos materiales se mezclaran perfectamente.
2 Kom küme shaŋkullu, fei pichike traunanentuŋekei widüael. Wéne chüŋkëdkënolŋei feichi raq pel·e üku eŋu traulu. Feichi chüŋkëd widün wente rali l·apëmkënoŋei. Femkënoel ká kiñe truna tuŋekei feichi deuman raq- üku, fei piul·upiul· utuŋekei traf epuñpële pëlai- kuq meu. Al·ütulu ñi piul·uwn fei reneŋtëkuŋekei chüŋkëdkëlechi wente raq pel·e meu, iyuwëdrulŋepakei feichi piul·u raq, fei meu ŋëtrarüŋekei chaŋëllkuq meu. Cuando el material estaba bien amasado, se sacaba de él puñado por puñado para trabajarlo. Primero se formaba con ese ba- rro de greda y ücu el asiento redondo del vaso por hacer, dejándolo extendido sobre un plato. Luego se tomaba otro puñado de la masa preparada y se la transformaba entre las palmas de ambas manos en tira o "piulo". Cuando ese piulo había alcanzado el largo suficiente se lo depositaba sobre el asiento redondo siguiendo la circunferencia de éste; allí se apretaba con los dedos el piulo sobrepuesto.
3 Rupan demel ká trunaŋemekei feichi deuman raq, ká piul·upiul· utuŋekei; wente wëne tëkuuyel meu ká reneŋtëkuŋekei; káŋëtrarükënoŋekei, l·afkënoŋekei feichi epu piul·u wente ka ponwi. Re femŋechi amulei feichi widün. Chem ñi deumaŋeal kënoŋekei ñi fücha rupaiael ka ñi tuntepraiael ka ñi chumŋeumeael tëfachi widün. Fill adkënoŋekefui, mëtewe adkaufulu kam eŋn. En seguida se sacaba un segundo puñado del material disponible, se lo estiraba en piulo y se lo colocaba encima de la tira anteriormente puesta; contra ésa se lo estrechaba y se allanaba afuera y adentro (la ranura de unión de los dos piulos). Exactamente así seguía adelante el trabajo. Según lo que querían confeccionar, dejaban la anchura, la altura y la forma del vaso en hechura. Corno eran muy baquianas en su arte, se hacían muchas formas diferentes.
4 Af meu ká pilun·elŋekei. Metawe ŋeafel, metawe pilun·tëkulelŋekefui; challa ŋeayürn epu pilun·tëkulelŋei kakeñpële; küntawn ŋefule ká tëkulelŋei epupel·pilun· meu trankëlei; wishwish ŋefule tëkulelŋei epu·aŋka; kütruŋeal, kütru adkënoŋekefui feichi widün, ká elelŋefui moyo rëku meu. Feichi mesheŋ meñkuwe rume nielafui pilun· ; foki meu chillalŋekefui, fei ñi pën·eŋeal meu trapeltëkulelŋekefui korion, chape rume, fei meu meñkulŋekefui yemeal meu ko. Deuma dewel tëfachi widün afümŋekei kütral meu; raŋiñmakënoŋekefui kütral meu, kofikei wëla. Kimel ñi afün, entuŋetukefui pu kütral; deukefui widükan. Al terminar ponían las orejas o asas. Si el artefacto era un jarro, le ajustaban las orejas características de jarro; si era olla, la proveían con el asa especial a cada lado; si era el cántaro llamado quintahuen, le dejaban además dos cuellos unidos por un asa; al cántaro huis-huis le formaban dos barrigas; al cántaro quetro le daban forma de pato quetro y le ponían tetitas en el pecho. El jarro meshen no tenía asas; le armaban un enredado de voqui; para poder manejarlo amarraban en este armazón una correa o un trenzado, con que lo colgaban cuando querían buscar agua(1). El vaso hecho lo templaban en el fuego; lo rodeaban de llamas hasta que se pusiese candente. Cuando notaban que estaba bien templado, losacaban del fuego y quedaba terminada su obra de cerámica.
1 Kiñeke mapu domo mëten adëmfui widüal welu itrokom witrawn ŋei füuwn meu. Feichi dëŋu pian feula. Mapuche niei ñi ofisha. Akulu- küyen nentukal·ŋekei tëfachi ofisha; fël antüŋen kadiŋekei. Kuifi nielafui tikerás, fei meu kuchillo eŋu katrünentuñmaŋekefui ñi kal·feichi ofisha mainakënoel. Weke piŋei feichi kal·kiñe ofisha meu nentuel. Feichi kal·këchaŋekei llaqkufün ko meu; ká yeŋei leufü meu ñi doi küme lifam. Rupan këchael piwëmŋekei antü meu, piwülu rüweŋekei, rüweel kom feichi wekekal·, [ 233]] fei wütoŋekei ñi füuŋeam wëla. Sólo algunas mujeres indígenas eran diestras para la alfarería, mientras que todas tenían práctica en la hilandería. Ese arte voy a explicarlo en lo siguiente. Los mapuches tienen ovejas. Llegado el mes conveniente les sacan la lana, trasquilan a principios de la época caliente (1). Como antes no había tijeras esquilaban con cuchillo sus ovejas maneadas para este fin. La lana que resulta de un animal se llama vellón. Lavaban la lana en agua tibia; también la llevaban al río para su limpieza completa y la secaban después al sol. Una vez seca, la escarmenaban y, hecho eso con todo el vellón, la estiraban en fajas y copos para hilarla más tarde.
2 Kom wütolu kintulŋei kiñe pichi lafran mamëll, ñimkun piŋei. Feichi ñimkun ká tëkulelŋei ñido meu kiñe pishoi, chüŋkëd kura tëfá wechodŋelu raŋiñ meu. Kom pepikawel welw lipaŋ iwëñkënulŋei feichi wütokal·ka pewëmŋekei feichi wechun wütokal·füchá ka dicho chaŋell man- kuq meu. Feichi pëwün füu trapeltëkulelŋei aŋka ñimkun. Müchai chiwëdkiawëlŋekei ñimkun, fei meu amulei ñi pewëmpewëmŋen wütokal·. Kiñeke raŋiñ nüfku tuulu ñi füuŋen tëfachi wütokal·, fei pewëmtëkuŋemekei feichi wallkiaukëlechi ñimkun meu. Para ese fin se proveían de un trocito de madera convenientemente elaborada, el huso; en su extremo inferior lleva la tortera que consiste en una piedra redonda en el centro. Concluídos esos preparativos se rodea el brazo izquierdo con un copo de lana cuya punta se tuerce con los dedos pulgar e índice de la mano derecha. Esa parte del copo reducida a hilo se amarra en el cuerpo del huso, Luego se pone el huso en rotación y con este movimiento giratorio sigue adelante la torcedura de las fibras del copo. Cada vez que el trecho torcido del copo alcanza a media brazada, se lo arrolla sobre el huso que se encuentra en rotación.
3 Femŋechi amulnieŋei mëten ñi füuŋen kom tëfachi wütokal·. Aflu tuŋekei ká wüto; ká femamulei ñi füuŋen ñi kal·- ofisha wütokelu. Apoi wëla ñimkun feichi füuwefe tukei káiñimkun. Femŋechi apolŋekei epu, küla, meli ka yod ñimkun. Aflu tëfachi füuwn, fei konkei ñi trükoŋen feichi füu ñimkun meu mëlelu; kiñeke ñimkun, duamŋeale wiñü füu; epuke, duamayüm trapëm füu. De esta misma manera se sigue hilando el copo entero. Si se acaba, se toma otro copo y se reduce a hilo su lana fajada de igual modo. Una vez lleno el huso, la hiladora coge un segundo; llena en continuación de su trabajo dos, tres, cuatro y más husos. Después de haber hilado toda la lana, empiezan a ovillar las hebras de los husos; si se necesita hilo simple, se toma un solo huso, dos si el hilo ha de ser doble.
4 Fei meu kiñe pichi mal·en tuniei kakeñpële kuq meu kiñeke apon ñimkun füu. Kaŋelu domo trapëmëñmafi ñi wechun feichi epu füuka iyuwëdiyuwëdturulpafi chaŋellkuq meu. Pichi al·ülu ñi trükofüwel, llochonentufi pu chaŋëllkuq, fei amulei ñi trükofiel, welli wëla feichi epu ñimkun fentekënoi. Ká femŋechi trükokënoŋei kom, feichi apon ñimkun; femel elkaŋei pu soron feichi trükofüu. En este último caso una niñita sostiene en cada mano un huso lleno de hilado. Otra mujer junta las puntas, de las dos hebras y las devana juntamente en contorno de los dedos de su mano (izquierda). Cuando ya ha alcanzado algún espesor el ovillejo, lo suelta de los dedos y (usándolo de carretilla) sigue ovillando hasta que quedan vacíos los dos husos. Del mismo modo se ovilla el hilado de todos los husos llenos; llevado a cabo el trabajo se guardan los ovillos en la bolsa zurrón (1).
5 Deumaŋeai wëla takun, fei entuyeŋetui tëfachi trüko ñi adkënoyeŋeal. Wëne trapëmŋekei ñimkun meu feichi epu rume füu. Trapëmfüwel ká pürëmŋekeí. Kelüalu rëlfün meu kelüŋekei; ñi chodŋeal wayun·tuŋekei mëchai- wayun·, meu; ká kurütuŋekei kurü pel·e ka kël·on meu; ka ŋal·katuŋekei, fei meu kumkelü adŋewei; kollof meu ka raral meu kumkashukënoŋei; ñi kallfükënoŋeal añiltuŋekei fël·el eŋu ka lëfo; kakeume adkënoŋekei ká. Cuando ha llegado el tiempo para fabricar una tela, sacan los ovillos de allí para poner su hilado en las condiciones deseadas. Primero tuercen con el huso los hilos que van de a dos (pero sueltos) en el ovillo, después tiñen los hilos dobles. Para darles color rojo usan de la yerba relvún; de amarillo tiñen con el espino michay; de negro con una clara de barro negro y con maqui; trabajados los hilos con la nalca toman un tinte carmesí; el cochayuyo y el radal les da un tono pardo oscuro; con añil agregándole bulley y romaza obtienen el color azul; también saben darles otros colores más (1)
6 Tëfachi weke kolü kal·ŋelu femŋen füuŋekei ka femŋen düweŋekei; feichi karü kal·ká kashü kal·ká femŋekei; fei duamŋekelai ñi elelŋeal aifiñ. Tëfachi trülko- füu kakekënoŋei ñi deumaŋeal kakeume takun: fill makuñŋekei, ka chamallŋekei, ka küpamŋekei, ka iküllaŋekei, ka poiqntroŋekei, ka kutamaŋekei, ka chamallweŋekei, ka trarüweŋekei, ka lamaŋekei, ka chañuntëkuŋekei, ka pollküŋekei, ka kükaŋekei, ka ŋëtroweŋekei, ka pürkuweŋekei, ka chapeŋekei, ka piul·uŋekei ka. Los vellones de lana color café o pardo se hilan y tejen en su color natural lo mismo la lana verducsa y gris; esas no necesitan ninguna tinta de adorno. Los hilos se dejan muy diversos (en color y espesor) para que resulten de ellos tejidos distintos. Se emplean para muchas clases de mantas, chamales, pañuelos (küpam), capas, frazadas, cutamas, cinturones de hombres y mujeres, lamas, choapinos, fajas para la cabeza (pollkü y küka), cintas para las trenzas de la cabellera (ngëtrowe), para la enfajadura de las huahuas (Pürkuwe), trenzados y piulos.
1 Ñi düweŋeam wëne adkënoŋekei feichi witralwe. Tuŋekei epu füchake wifŋechi mamëll, fei witra- witralwe piŋei. Ká tuŋei epu moŋkol mamëll kakülpupaialu witra- witralwe meu; kiñe naqtulei, kaŋelu wenulei, këlou piŋei feichi epu mamëll, trapeltëkukënoŋekei witrawitralwe meu epuñpële. Deuma felelu feichi witrawitralwe këloukëlen fei witralŋekei. Trarüntëkulelŋei wechun trüko- füu naqtukéëlechi këlou welepële; prammei wentelechi këlou meu fei iyuwë drulŋepai; fei meu ká naqmei feichi füu, naqtulechi kélou meu ká iyuwëdrulŋepai. Re femkiawël- rulŋepai tëfachi witral- füu, apoi wëla feichi epu këlou fei katrüŋei trüko- füu ka trapëmtëkukënoŋei kiñepelë këlou meu. Ñi iyuwëdrulŋepan meu téfachi füu epuñpële kélou meu, fei meu weluiawi téfachi füu raŋiñ meu. Fei téfá kom kiñewn deulu witral piŋei. Para la tejedura se armaba previamente el aparato, llamado telar. Se toman dos palos grandes y derechos, que se llaman largueros. Además se empleaan dos maderos redondos que atraviesan los largueros; uno se coloca abajo, el otro arriba (de los largueros); llevan el nombre de quilvos (o enjulios), se los deja amarrados con sus dos extremos en uno y otro larguero. Arreglado así el marco del telar con largueros y quilvos, se hace el urdido: la punta del hilo avillado se amarra en la esquina izquierda del quilvo inferior. De allí sube y se dobla alrededor del quil- vo superior de atrás para adelante; luego baja y da vuelta al enjulio inferior de atrás para adelante también. Así van extendiendose los hilos de la urdimbre hasta que los dos enjulios estén cibiertos. Entonces se corta el hilo y se asegura su extremo en uno de los quilvos. Como los hilos dan vuelta a los dos quilvos de atrás para adelante, tienen que cruzar los (dos planos de) hilos en su mitad (1). En conjunto de estas herbras verticales y paralelas se llama telar (o urdiembre, o cadena).
2 Kë tëkuleiŋei kiñe rëŋi ñi raŋiñ meu puñmalechi ka furilechi witral- füu wentewe ñi weluiawn eŋn, raŋiñelwe piŋei. Feichi raŋiñelwe pëltrünaqi wenukëlechi këlou meu, këltrülei piul·u meu. Kárëŋi meu mainakënoyeŋei (= tononŋekei) re kiñeke rume feichi puñmalechi witral- füu miñchetu ñi weluiawn tononwe piŋei tëfachi rëŋi; weluiawi witral- füu ñi raŋimeu raŋiñelwe ka tononwe. Entre los hilos delanteros y traseros, por encima del cruce de ellos, se coloca un colihue, de nombre rangiñelwe o palo intermediario. Está pendiente el quilvo superior, suspendido en él por medio de piulos. En otro colihue, llamado tononhue, se recoge mediante ojales (lizos) la serie de las hebras delanteras de la urdimbre una por una debajo de su cruce, (1) el que tiene lugar en el término medio entre ranguinelhue y tononhue.
3 Feichi tononwe ká shiñumpramelŋei kiñekepële füchake wifŋechi mamëll, ñi doi küme nëtrüŋkëleam tëfachi tonon- witral ka ñi wëdanieŋeam. Pramtononwe piŋei tëfachi epu mamëll. El tononhue está sostenido y elevado en sus dos puntas por maderos largos y derechos, para que las hebras tononcadas (=cogi- das en los ojales o bucles y atados al tononhue) quedan bien tendidas y separadas (de las traseras). Elevadores del tononhue se llaman esos dos palos.
4 Ká pepikakënoŋekei epu ŋërewe, pichike luma mamëll, raŋiñ meu fücharumei, wechun pële yuŋkonmei, allwe chapëdkëlei ka trëf¨ rltulei. Ká pepikakënoŋekei feichi fëlëmwe, ŋërewe adŋei, welu doi mën·aŋei; ka tëfachi dëpullwe doi pichikelu fëlëmwe meu. Además se tienen listos dos apretadores. Maderos pequeños labrados de luma; están anchos en la mitad y van disminuyendo hacia las puntas; tienen forma algo tableada y arqueada o entorcida. Lo mismo se alista el acercador, de forma parecida al apretador, pero menor, y el recojedor que es más chico todavía.
5 Witralŋeayüm tëfachi kümeke makuñ ( mëlei wirin makuñ ka ñëmün makuñ, ka nikër makuñ, ka trarün makuñ) tëkulelŋekei kakeume tun füu ka kakealu ñi nëpün feichi makuñ, kom adkënoŋekei feichi tun (= pür) füu. Düweayüm pontro, kuifi makuñ rume, ká nentuŋekei feichi naqtulechi këlou. Petu ñi entüŋenon shiñumrulelŋemekei epu trapën füu, fei meu wachiŋekei witral; tripapui cheu ñi fentepun witralfüu, wachiñ piŋei. Trapelkënoyeñmaŋei ñi epuñpële wechun witra- witralwe meu. Fei meu entuŋetukei feichi këlou ka trarüntëkuŋekei inafël üpel witralwe naqtupële. Al hacerse el urdido para mantas adornadas (hay de varias denominaciones, según los dibujos y la técnica de su confección) se disponen hilos de distintos colores, cuya distribución corresponde al plano de dibujos trazado de antemano para la manta. Para tejer una frazada o manta antigua se vuelve a sacar el quilvo inferior. (1) Antes de hacerlo se introducen y pasan (encima y a lo largo de quilvo) dos hilos dobles con los cuales se huachica (=asegura) la urdimbre. Llegan hasta el otro lado de la urdiembre; se llaman huachin (2). Sus puntas se amarran en los largueros de uno y otro lado. Hecho eso, se saca el enjulio y se lo amarra más abajo al pie mismo del telar.
6 Fei meu ká tuŋei ká trapëmfüu, pëkiñwe piŋei, fei meu pëkiñŋekei witralfüu nakëmŋechi këlou meu; küme nëtrüŋkünoŋetui feichi witral- füu. En seguida se toma otro hilo doble, llamado pequinhue, mediante el cual se entrelazan las (pares de) hebras de la urdimbre con el quilvo bajado, dando así de nuevo rígida tensión a las hebras longitudinales.
7 Düweayüm tëfachi kümeke makuñ, fei epuñpële witral meu pichike elŋekei witral- füu ñi düweŋenon. Feichi düwenoel chiñai makuñ ŋeai piŋekei. Fei meu duamŋelai ñi entuŋetuam feichi këlou. Feichi epu rume wachiñ- füu trapeltëkukënolŋei pu witral- füu pichi wentetu këlou meu ñi sechukënoŋeam wëla tëfachi düwewe- füu ka ñi wichukënuñmaŋeam ñi füu feichi kiñeke chiñai; epuke, külake kënolyeŋei feichi witral- füu wente ka furi meu. Welu kuifi ŋelafui chiñai, aŋkantu wëla femi tëfachi düwekafe- domo. Al confeccionar una manta bonita se deja abajo y arriba del telar un pequeño trecho de urdimbre sin tejer. «Serán flecos de la manta», se dice de esta parte no tejida. En tal caso no es preciso que se vuelva a sacar el enjulio; los hilos gruesos, llamados huachin, se afirman en las hebras mismas de la urdimbre con el (doble) fin de que den sostén a la trama y que junten aislados los hilos para cada fleco; en manojos de a dos o tres se unen las hebras delanteras y traseras. (1) Pero antiguamente no se conocían los flecos; sólo más tarde, poco a poco, se acostumbraban a hacerlos las tejedoras.
8 Deuma pepikaulu kom tëfá, fei meu tëfachi düwefe koni ñi düweam manpële witral meu, naqeltu. Fei meu anüñmai ñi witral; wente tononwe prami ñi epu kuq, kiñe kuq meu witramefi tononwe meu trapelkëlechi witral- füu, ká kuq meu shiŋenentufi furi mëlechi füu; femŋechi wëdamfi feichi füu: trürakei witral. Terminados todos estos preparativos, la tejedora empieza a tejer abajo en la esquina derecha del telar. Allí sentada delante de su telar levanta sus manos por encima del tononhue; con una mano tira para adelante las hebras cogidas en los bucles o lizos del tononhue, con la otra mano empuja hacia atrás las hebras sueltas traseras; así disgrega su telar: las hebras se parten en dos series o planos.
9 Wëdalu tëkulelfi ŋërewe ñi raŋiñ meu miñchetu tononwe, këlou pële fëlëmnakëmfi ñi ŋërewe raŋiñ llaq witral- füu meu. Fëlëmel waichëfrulpafi ŋëürewe ñi doi nülaiam witral ( 2). Felelu shiñumrulmei kiñe düwewe- füu naqtu ŋërewe. Kiñeke düwekafe re kuq meu femi, kakelu yiwüllwe meu tëkulelfiŋün feichi düwewe- füu. Femfilu ŋëlarnakëmtufi ŋërewe meu tëfachi düwewe- füu. Luego mete debajo del tononhue entre las dos partes de la urdimbre su apretador y lo baja entre las dos mitades de las hebras hacia el quilvo inferior. Ya cerca, da vuelta al apretador (2) para que abra más (el claro entre los dos planos de) la urdimbre. Ahora hace pasar debajo y a lo largo del apretador un hilo de trama. Unas tejedoras hacen esto sólo con la mano, otras emplean una lanzadera (3) Entrepuesto el hilo de trama, lo corre con el apretador hacia abajo contra los hilos huachin.
10 Fei meu ká prami ñi epu kuq wwente tononwe. Fei meu shiŋenentufi feichi wentelechi tononkëlechi witral- füu. Fei meu wente weluiawn, miñchetu raŋiñelwe, tëkulelfi ñi kuq feichi witral- füu; ká witranakëmmefi wentelechi füu ka ká shiŋenentunakëmfi furilechi füu; fei meu ká weluiawi witral- füu, ká trürakei. Luego vuelve a levantar sus manos sobre el tononhue y empuja hacia atrás las hebras delanteras y cogidas en los lizos. En seguida entromete sus manos arriba del cruce de los hilos y debajo del ranguinelhue en (el ángulo formado allí por los dos planos de) la urdimbre; atrae los hilos delanteros hacia sí y abajo, (1) rechaza hacia atrás y abajo los hilos traseros, (2) con el efecto de que la urdimbre se separa y cruza en sentido contrario al estado anterior (3).
11 Fei meu entutui ŋërewe, kélou adpële mëlelu, naqeltu, wente we trüran witral- füu shiñumtëkufi miñchetu tononwe, ká tëfachi ŋërewe meu nakëmfi ñi welun witral- füu ka lëtreŋlëtreŋtufi kakülkëlechi düwewe- fün meu. Fei meu küme impolŋei düwewe- füu witral- füu meta. Acto seguido saca el apretador, que había quedado cerca del quilvo inferior, lo mete abajo del tononhue adentro de las hebras recién separadas, baja con él el cruce (de los dos planos) y golpea este cruce de la urdimbre sobre el hilo atravesado de trama; con el resultado que la trama queda bien envuelta (enlazada) por la urdimbre.
12 Femel pichi witrañpramfi ŋërewe ka waichëfrulpafi raŋiñ witral meu; naqlu ŋërewe ká shiñumrulmei ká düwewe- füu, pichi ŋëreŋëretufi ñi weluiawn meu witral- füu. Fei meu ká trürakënofi ñi witral- füu, chumŋechi ñi femum wënetu tononwe meu ká femkei; ká femŋechi lëtreŋlëtreŋtufi tëfachi welun witral- füu dü - wewe- füu meu. Re femŋechi amulei ñi düwelen tëfachi ŋërefe. Hecho esto, alza un poco el apretador, lo vuelve a poner de canto dentro de la urdimbre y pasa debajo y a lo largo del apretador un segundo hilo de trama y lo bate algo sobre el cruce de la urdimbre (que enlaza el primer hilo de trama). Luego cambia de nuevo los hilos de la urdimbre; esto se hace con el tononhue como la primera vez; de igual modo golpea el nuevo cruce sobre el hilo de trama entrepuesto. En esta forma continúa la tejedora y así adelanta su obra de textura.
13 Ñi trüratrüran meu feichi witral- füu rupan shiñumtëkuel wichuke düwewe- füu weluweluiawi feichi witral- füu naqeltu ka wenutu kiñeke düwewe- füu meu. Feichi puñmalechi witral- füu iyuwëdrulpai inan düwewe- füu; ka feichi furitulechi witral- füu iwëdrulpalu wënen düwewe- füu, iwëdrulmei inan düwewe- füu, femŋechi küme trapëmuwi feichi epu troñin füu. Ñi ŋëreŋëreŋen meu tëfachi welun witral- füu eŋn kiñeke düwewe- füu küme rüŋei tëfachi düwekan. A causa del cambio de las hebras verticales (urdimbre) después del paso de cada hilo atravesado (trama) se cruzan los primeros abajo y arriba de cada uno de los últimos. Las hebras delanteras de la urdimbre que habían dado vuelta de adelante para atrás alrededor del primer hilo de la trama dan vuelta de atrás para adelante al segundo y las hebras traseras que envolvían desde atrás para adelante el primer hilo atravesado, envuelven el segundo en sentido inverso; así se entrelazan bien las dos clases de hebras (cadena y trama). A consecuencia del batido enérgico del cruce de las hebras verticales sobre cada uno de los hilos atravesados, el tejido resulta apretado y firme.
14 Feichi düwewe- füu melike kechuke shiñumkiawëlŋekei. Rupan dewel kiñe ñom ká amulei ñi femfiel doi al·ükon witral inau meu welepële. En número de cuatro o cinco se hace recorrer los hilos de la trama en un sector; después continúa el entrelazamiento de los mismos hilos, hacia el lado izquierdo del telar. (1)
15 Puulu cheu ñi ŋepüŋeam ñi düwen, mëŋel makuñŋealu, feichi ŋepükafe tukefi kuq meu feichi kakeume tun füu nëtrüŋkëlelu witral meu, küme nëmikefi ñi adtripaiam tëfachi ŋëpüŋeal. Femel ká tëkulelkefi káŋërewe ka shiñumrulkei kakeume trüko- füu. Deulu feichi ŋëpün amulei ñi düwelen wënetu femŋelu. Puwël- lu raŋiñ makuñ ñi düwen, fei ká tukefi feichi kakeume pür füu nëtrüŋkëlelu, ká konkei ñi ñëmifiel. Ká adkënokefi ñi chumŋeal tëfachi raŋi ñëmin; wëne ñi ñëmimum femŋelai. “ Mëlei ñi kakënoafiel feichi ŋëpün, fem- ŋefule ñi ñëminŋen, aifiñlaiafui ñi düwen makuñ”, pikei“ kakeumele, fei meu aifiñŋeai ñi takun”, pikei tëfachi ñëmikafe. Cuando la tejedora alcanza adonde tiene que dibujar su tejido, - especialmente si se trata de una manta - entonces coge con la mano las hebras multicolores de la urdimbre tendida, las elige y dispone, según lo exige la decoración proyectada. En este trabajo introduce un segundo apretador entre las hebras (del adorno) y las entrelaza con hilos especiales de ovillo. Pasado por el adorno, sigue tejiendo en la forma descrita arriba. Luego que la textura llega a la mitad de la manta, la tejedora dis- tribuye de nuevo las hebras verticales de colores distintos, para el dibujo. Varía la forma (el modelo) del adorno del centro respecto a la faja hecha al lado. La mujer entendida en tales labores dice: «Hay que dar aspecto distinto a este ornamento; de otro modo no saldría bonita mi tela para manta; pero si cambio el modelo, entonces sí que va a resultar linda mi prenda de vestir.»
16 Kiñeke domo mëte küme ñëmikafe ŋefuiŋn, fill kakeumechi adkënofui ñi ŋëpün eŋn: kruskënokefui, ka ashukarkënokefui ( 1), ka küla iskinakënokefui, ka rayen- kënokefui, ka üñëmkënokefui, keyü wentru adkënokefui, ka chawaitukënokefui, fentren ka keumekënokefui ñi ŋëpün eŋn. Doi aifiñkënokefui feichi trarüwe, ka makuñ, ka lama, ka chañuntëku; doi kimlu ŋëpükafe mëten femkefui. Algunas mujeres fueron dibujantes de admirable perfección, realizaban en sus labores los más variados motivos como cruces, cuadrados (1), triángulos, diversos animalitos y pájaros, hasta figuras humanas, pendientes y muchos otros modelos más. Sus artefactos más ricamente decorados eran los cinturones de mujeres, las mantas y las alfombrar llamadas lama y choapino; son obras de las tejedoras más hábiles.
17 Femŋechi amulekei ñi düwefiel witral. Welu pontro, ikülla düweŋeai, fei femkëlelai ñi ŋëpüŋen, fei re wirinŋekei kakeume tun witral- füu meu. Tripale ñi düwen tëfachi düwewe- füu kiñe ñom ká yechilŋetukei; cheu ñi tripamum feichi kechu füu, fei wëñokonkatui. Feichi wëne tripachi düwewe- füu, doi naqeltu mëlelu, wëne kontukei kai; feichi inan düwewe- füu wentekontukei wëne füu meu; feichi kake füu ká femŋetukei. Femŋen küme daminŋei tëfachi üpél- düwen. En la forma arriba descrita seguía la textura del telar. Pero, si la tela era para frazadas o capas, entonces no dibujaban de tal modo; la hacían únicamente con listas resultantes de las hebras distintamente teñidas (y dispuestas) de la urdimbre. Pasado el enlazamiento de unos cuantos hilos de trama a tra vés del telar, se empieza de nuevo con estos hilos. Allí mismo (al borde izquierdo del telar) donde habían salido los cinco hilos, vuelven a entrar (1). El hilo de la trama que salió primero el de más abajo por consiguiente, entra en primer lugar, el segundo entra por encima del primero así en este orden los demás hilos. De ese modo la trama se colcha bien en el borde de la tela.
18 Deuma al·üpralu ñi düweŋen feichi witral, fei ñampiŋekei wenupële mëlechi këlou, allwe naqtu trarükënoŋetukei. Fei meu ká feichi naqtu mëlechi këlou ñampiŋekei; ká kiñe këlou tëkulelŋei, epurumeletukei këlou naqtu. Fei meu kiñewn impolpramŋei wenuadpële feichi epu këlou deu düwenkëlen. Femel ká küme trarünakëmŋetui piul·u meu feichi impolkëlechi epu këlou epuñpële witra- witralwe meu; küme pümümkëletui feichi witral- füu. Cuando la textura del telar ya ha progresado y subido considerablemente, se desarma el quilvo superior para dejarlo amarrado algo más abajo. Acto seguido se desamarra también el quílvo de abajo al que se junta otro quilvo más, de modo que quedan doblados allí (2). Luego se les da vuelta hacia arriba a esos quilvos unidos; van arrollando la tela que está ya terminada. Hecho esto, los dos enjulios cubiertos de la tela se amarran sólidamente abajo en los dos largueros de ambos lados del telar y las hebras de la urdimbre se vuelven a poner bien tirantes.
19 Femŋechi amulnakëmkënomekeŋekei feichi wenulechi këlou ka impolprammekeŋekei naqlu mëlechi epu këlou, ñi pepi küme düweam feichi ŋëpükafe- domo anüñmael ñi witral. Deuma epe deumalu ñi takun, fei waichëfrulpaŋekei witral. Feichi këlou wenuleuma naqtukënotukefi ñi apëmtuam witral- füu tëfachi düwefe. Feichi këlou ká entuŋekei, rupan wachiel ka pëkiñel witral- füu; welu deumaŋealu chiñai- makuñ entuŋetukelai. Así se sigue corriendo hacia abajo el quilvo superior y dando vueltas hacia arriba a los dos enjulios inferiores que arrollan la tela hecha, con el efecto de que la dibujante, sentada delante de su telar, pueda tejer cómodamente. Cuando la tela ya está casi terminada, se invierte el telar; el quilvo superior viene a quedar abajo para que la tejedora pueda acabar con la urdimbre restante. El quilvo mismo se saca también después de huachicar y piquincar la urdimbre, salvo que esté en hechura una manta con flecos, porque en ese caso no se quita el quilvo.
20 Fei meu wëla kontukei ñi düwefiel feichi pichilewechi witral, yechilkei wente wachiñ, wënetu ñi femmum ká femkei. Epe trapëmi ñi we düwen wënetu düweel meu, fei feiwekelai ŋërewe; tuŋekei fëlëmwe, fei meu düwemekekei. Ká feiwenolu fëlëmwe tuŋekei dëpüllwe. Af meu entuŋetukei dëpüllwe eŋu tononwe. Fei meu kiñe akucha meu trapëmŋekei feichi epuñpële düwen ñi küme dewam tëfachi takun. Después de la inversión del telar la tejedora empieza a tejer el resto de la urdimbre, parte de los hilos huachin y procede igualmente como en el principio del trabajo Cuando el nuevo tejido (l) casi se junta con la parte confeccionada anteriormente (2) el apretador ya no cabe más. Entonces se hace uso del acercador y se sigue tejiendo con él. Si éste tampoco ya no tiene lugar, se le cambia por el recogedor. Finalmente se saca el recogedor y tononhue y se unen las dos partes de tela por medio de una aguja, de modo, que resulta un solo tejido perfectamente unido.
21 Deulu fei kom ñampiyeŋetui feichi pëkiñ- füu trapelkëleuma nakëmŋechi këlou meu. Afi tëfachi düwekan. Epu, küla küyen kü daumakefui ñi witral feichi düwekafe- domo, kake küdau kai mëlelu kam. Welu feichi chamallwe ka trarüwe ka pollkü ka küka ka pürkuwe, fei ina pülli tranalechi witral meu düweŋekefui. Después de terminar se desatan los hilos que enlazaban la urdimbre con el quilvo inferior y el tejido queda hecho. La tejedora solía gastar dos o tres meses en la confección de una sola tela, pues, tenía que dedicarse a otros quehaceres bien. Pero los cinturones de hombres y mujeres, las vendas para la cabeza y la faja antigua para las huahuas tejían en telares tendidos a lo largo del suelo.

CAPÍTULO XIII.-CASAMIENTO TRADICIONAL ANTIGUO Rapto de la mujer: Preparación del robo; salteo de la casa; modo de llevar a la niña y conducta de ella. Comilona al día siguiente: Los invitados a la fiesta. Intentos para reconciliar a la robada, por una mujer; por un hombre. Comilona. Modo de acostumbrar a la recién casada: Custodia en la casa; recuperación en caso de huída; triste situación de las que no pueden habituarse.

1 Kuifi kakeumekefui ñi niewn pu mapuche: kiñeke mu ŋillanentukefui üllcha, kaŋen meu lefyekefui, kaŋen meu mëntukefui fëtaŋelu domo, kaŋen meu ŋapitukefui ñi fütapëra eŋn. Feichi kureŋeken newen meu doi mëlekefui; feula nütramyeafiñ ŋapiñ dëŋu. Un hombre que anda con la intención de casarse reúne a sus vecinos para pedirles su ayuda. Les dice: «Deseo a una mujer; ayudadme, mañana acompañadme a robar a esa Joven.» Ellos se juntan al otro día. Hacia la tarde se ponen en camino, de a pie, se la casa de la niña se encuentra cerca, de a caballo, si está lejos.
2 Kiñe wentru kureŋealu ŋëlëmkei ñi pu karukatu, iŋkatukefi. “ Kiñe domo ayün, pikei, kellumuan, wüle ŋapitukënomumean feichi üllcha”. Fei meu trautuiŋn wün·man meu. Puulu naqn antü amukeiŋn re n·amun· tu pichi mapulele ñi ruka feichi üllcha welu kawellutu, al·ü mapulele. El aspirante a matrimonio elige dos hombres de los más fuertes. A uno de ellos dice: «Cuando entremos a la casa te sitúas cerca de la cama del padre, te apoderas de él y lo sujetas a mano firme, de modo que no pueda moverse; si no lo hacemos así, nos pegará.» Al otro mocetón manda así: «Y tú te aseguras de la madre de la niña y la tratas lo mismo; de lo contrario nos apaleará como loca, tomará su asador de fierro y nos acribillará a pinchazos el pellejo. Nosotros sacaremos entretanto a la joven.» «Si hay otro hombre en la casa, ese no ayuda a la niña, pero los hermanos de ella la defienden hay que apresarlos también»
3 Feichi kureŋealu dullikefi epu wentru doi newenŋelu; fei pifi eŋn: “ Eimi, pifi kiñe wentru, deuma konpuliiñ ruka meu, witralu ŋëtantu meu mëlechi ŋen·ñawe, tuafimi, küme küfinieafimi ñi pepi neŋëmuunoam; femŋenole kewaiafeiñ meu. “ Ka eimi, pifi ká kon·a, tuafimi feichi domo, ŋen·pëñeñ, ká femnieafimi; femnofiliiñ wedwedkechi kewaiafeiñ meu, tuafui ñi pañilwe- kaŋkawe ka küme chüŋartëkuyeafeiñ meu. Iñchiñ nentumeafiiñ feichi üllcha”. Mëlele ká wentru ruka meu, fei iŋkakelai; welu mëlele ŋen·- lamŋen, fei kellukei; fei ká tuŋekei. Luego entran a la casa, donde todos están en profundo sueño, de improviso entran. Algunos llevan carne para acallar los perros de la casa. Los dos hombres más fuertes se acercan y se paran cerca del catre del matrimonio para empuñarlos tan pronto como se despierten e intenten levantarse. Los otros sacan a la niña de la cama. «¿Quién es?», dice ella; en cuanto habla se la toma. «¡Ay de mí!» chilla la joven; «hay gente aquí; están sacándome! » Ella da gritos.
4 Fei meu konkeiŋn pun·umaqkëlechi ché meu, lloftunkechi konkeiŋn. Kiñeke yekei ilo eŋn ñi llakolŋeam feichi trewa. Feichi epu wentru doi newenŋelu witralepui ina kawitu feichi kurewen ché meu, nepele ka witrale müchai mëten leftuafilu. Feichi kakelu nentumekefi ti üllcha ŋëtantu meu. “ Ini kam?” pi. Dëŋule matuke tuŋei. “ Awem!” pi ti üllcha, “ cherke tëfá, petu mentuŋepan”, pi, wirarüi. Los dos viejos despiertan y se incorporan. «¿Qué malvado anda por allí? ¡Ahora mismo verá!», Los dos hombres se quedan calladitos: «que se vistan no más», piensan ellos. Antes la gente dormía desnuda. Después de ponerse el chamal, el padre pregunta a la hija: «¿Donde estás?» En este momento lo cose un hombre estrechándolo (contra la cama), el otro hace lo mismo con la madre.
5 Nepei epu kurewen, witraiŋu. “ Chem wedañma miawi?” pi, “ müchaikellepe”, pi. Feichi epu wentru dëŋulaiŋu, “ kalli küme chamalltulpe” pikeiŋu piuke meu. Kuifi triltraŋkëlefulu eŋn kam umaqtupelu. Rupan chamalltulu: “ Cheu mëlei?” piŋei ñawe. Fei meu nüfemeyeu kiñe kon·a, küme küfinieŋei; feichi ŋen·- pëñeñ ká femnieŋei. Los dos viejos se ponen rabiosos, la madre insulta todo lo posible le enrostra (al que la sujeta): «¿Quién eres tú, qué te hice yo que me tratas asi? ¡Suéltame, bruto!» Pero los dos mocetones no los sueltan. Mientras que los esposos quedan cautivos, los otros mocetones en unión con el candidato a casamiento sacan a la fuerza a la niña de la cama en que dormía. La visten con el quipam y se la llevan. Bañada en lágrimas se va ella.
6 Fei meu illkukei feichi kurewen, lukatukei ŋen·pëñeñ ka rumenka pikefi: “ Ini kam eimi, chumeyu kam femnieen? L·el· ëmen wedañma!” - L·el· ëmlayeu feichi epu kon·a. Petu ñi nünieel tëfachi kurewen, feichi kakelu pu kon·a kureŋealu eŋn nentumefiŋn newen meu feichi üllcha ŋëtantu meu kudulelu. Küme küpamtufiŋn. Fei meu yeŋei. Re ŋüman meu amui. La madre se enfurece y dice con rabia: «Maldad me hacen, un perro malvado me roba mi hija. ¿Qué clase de necio animal mujeriego me saltea y me arrebata mi niña? ¿No podía venir y pedirla a la buena?» Los dos hombres no contestan nada en absoluto; cuando suponen que la raptada esté ya lejos, matan a los cónyuges y salen corriendo de la casa; a paso de carrera alcanzan a sus compañeros. Luego que los encuentran, gritan todos «Gritad ya» - se invitan unos a otros; vitorean y tocan la flauta.
7 Feichi ŋen·- pëñeñ rume illkulu: “ Awümullan” pi; “ weshake trewa yeñmamupan ñi pëñeñ; kureŋekeleachi chemchi wesha trewa lefentupëñeñpaeneu? chumŋelu kam kümekechi ŋgillatupalai?” pi. Feichi epu wentru pilai chem no rume; kimfilu eŋu ñi al·üpu yeŋen feichi ŋapiñ üllcha, l·el· ëmkënoyefi feichi epu kurewen, leftripakei ruka meu eŋu, re lefn meu peputui ñi pu kompañ eŋu. Akutulu kom wirarüiŋn; “ ya pimn” piwiŋn kefëfaiŋn ka dëŋuli ñi pifëlka eŋn. A la joven la tiran consigo, asida de las manos, si no quiere andar, la arrastran a la fuerza, pero no suelen pegarle. Si los raptores vienen de lejos, no andan de a pie sino a caballo. Después de haber alejado bastante a la niña de su casa, el novio monta a caballo; luego se le sube su novia y se la sienta en la grupa del caballo; el marido futuro la lleva en ancas; por la cintura se la amarra con él, así que los dos están entrelazados. De esta manera se lleva a la niña. Todos siguen en un solo tropel; por el camino levantan su clamor de victoria, y hacen sonar sus flautas; gritan a todo eco.
8 Feichi üllcha witranyeŋei epu kuq meu; ayünolu ñi amuai fei newen meu witranyeŋekei, welu kewaŋekelai. Al·ümapu tuuchi ŋapitualu n·amun· tu amulaiŋn, kawellutu amukeiŋn. Fei meu nentuneel feichi ŋapitupeel al·ütripa ruka meu, wëne pralei kawell meu feichi kureŋealu wentru; fei meu pramelŋei ñi nieachi üllcha, wentelli kawell meu elŋei, maŋkadi ŋen·ŋealu kure; trarüntëkulelŋei llawe meu, küntaleiŋu. Femŋechi yeŋei ti üllcha. Kom amuletui kiñewn eŋn, amukefëfaiŋn ka re pifëlkantun meu amuletuiŋn, wirarükeiŋn. Por esa bulla la raptada se agravia más. «Aún están burlándose de mí eso malvados», se dice en su rabia. Entonces en vez de mirar como su futuro marido al que la lleva en ancas, la joven le muerde y pellizca la espalda. A cada grito responde con un mordizco; saca a pedazos el cuero de la espalda de su novio. Así sigue ella mordiéndolo cuando gritan (2) o vitorean (3). Al fin tiene que decir el que la lleva sobre su caballo: «Dejad las travesuras y no vitoreeis más; esta mujer se enoja y me muerde demasiado; ya me tiene acabada la espalda con sus dentelladas.» A esto caminan callados. De esta manera llegan a casa. El marido dice a los mocetones que lo habían ayudado en el robo: «Ya que me habéis favorecido con vuestra asistencia, volved por acá.» Dicho esto se separan. El novio se lleva a su joven al camino; allá pasan la noche nupcial. La otra mañana vuelven a la casa.
9 Fei meu doi lladküi feichi ŋapiñ. “ Petu ayetueneu tëfachi wedakeñma”, pi ñi illkun. Fei meu üŋartëkufi furi meu ñi maŋkadnieteuchi wentru fëtayeafilu. Ka wirarüiŋn, ká üŋartëkufi furi meu, keltëfentuñmafi furi meu ñi trawa ñi fëtayeaelchi wentru; kake wirarün( 1) meu ka kake kefëfan( 2) meu ká femŋechi üŋartëkumekekei. Fei meu “ fente ayekamn, doi kefëfawekilmn!” pi maŋkadnielu, “ mëtewe ünatueneu, afi ñi furi ñi ünatuñmaeteu”. Fei meu re ñochi amuletuiŋn. Femŋechi pui ñi ruka meu eŋn. Fei pi feichi kureŋealu: “ Deuma fërenemun, wüle ká küpaiamn”, pifi ñi pu kon·a kelluuma ŋapitun meu. Fei wëdaiŋn. Feichi kureŋealu yei ñi üllcha lelfün meu nüntuafilu; fei meu umaqpuiŋu. Ká antü akutuiŋu ruka meu. En este día se reúnen otra vez los coadjutores del robo para la comilona. El recién casado manda: «Búsquense las ovejas a fin de que haya carne para mis mocetones.» Se rodea el ganado que se encierra en el corral. Otra vez ordena el mismo: «Cojedme ese carnero grande.» Lo benefician para que provea de carne la fiesta. «Moled sal; se hará apoll (1): vamos a comer bofe rellenado».
1 Fei tëfachi antü ká trautui feichi ŋapituuma ilotualu. “ Yeŋeniepe ofisha ial ñi pu kon·a, pi wwe kureŋelu. Yeŋemei, malaltëkuŋepai. Fei meu fei pi kai: “ Nülmuchi tiechi fücha karniru”. Fei nüŋei ünëmtuael. Trafoŋepe chadi”, pikei kai, apollŋepe, apolltuaiñ mai”. Mientras se meta el carnero, la recién casada está sentada a la orilla del fuego. Una mujer conversa con ella. Para apaciguarla le habla en los términos siguientes: «No te aflijas demasiado; nosotras las mujeres somos casadas todas de esta manera; si el casamiento sorprende a una desprevenida, se enoja; así te pasó a ti; pero no te agravies excesivamente, serás bien atendida; es una distinción para una que se la tome de mujer, que haya quien trabaje para una y la preserve de la indigencia; un hombre no se elige mujer para que sufra por causa suya. Otro día, cuando se haya pasado tu aflicción, se hablará de tí en esta forma: “No es poco su orgullo; ahora soy algo, dice; a otras ya no mira siquiera. ¡Qué jactancia por haber encontrado marido! ” Así se hablará de tí: verdad, así será. Entonces ¿Qué motivos tienes para disgustarte tanto? » Tales consejos le da la mujer que habla con ella.
2 Petu l·achi ofisha feichi ŋapiñ anümkënoŋei ina kütral. Kiñe domo nütramkanieyeu, pilleltunieŋei; fei piŋei:“ Mëtewe lladkülaiaimi; fill iñ domoŋen femŋechinieŋekeiñ, repentelŋei ché, lladkükerkei, femŋechi femimi ta tëfá, welu mëtewe rume lladkülaiaimi, küme ŋënaituŋeaimi; fëreneŋerken ché, nieŋekei, küdaumaiael, chem no rume afnoalu. “ Kutran yemuŋepe ñi kure”, pinoalu wentru nielëmkei. Ká antü rupale mi lladkün dëŋuyeŋetuaimi “ mën·amalmaŋetulai”, piŋetuaimi; “ che pi, chewetulai, mën·akënoutulai fëtaŋelu”, piŋetuaimi tëfá, mupiñ mu shume”( 1) feipiŋeaimi. Fei meu chumal mëtewe lladküafuimi?” pieyeu ti domo, ŋülamkaeyeu. Además le dice lo siguiente: «A algunas recién casadas se les ha aconsejado de esta manera y no hicieron caso, huyeron. ¡Mal hecho! son desgraciadas que no tienen sentidos sanos; tú no las vas a imitar a ellas; si lo hicieras, serías una desgraciada también; pondrías en mal concepto a tu padre y tu madre. A ellos se les mandará un mensaje para arreglar el asunto; entonces a ellos se les pasará la aflicción también; y al fin, la pena no mata a nadie.»
3 Ká fei pieyeu: “ Kiñeke ŋapiñ ká femŋechi ŋülamŋekefui, konkelai ñi ŋülam, tutripatukei( 2). Fei kümelkalai femlu, wesha ŋapiñ ŋekei, küme pëllü ŋelai, eimi femlaiaimi. Femfulmi, wesha chéŋeafuimi; dëŋuyeutëkuafuimi tami chau ka tami ñuke. Feyeŋu ká peŋele ñi ŋillandëŋuŋeal eŋu; fei rupakaiai ñi lladkün ta tëfei eŋu; ini no rume l·ayelai ñi lladkün. 4. Petu ñi ŋülamel fei pipufi ñi pu kon·a feichi kureŋelu: « Fachi antü mai ünëmtuwaiñ iñ kellumofiyüm, deuma mai kulpaluwn tëfachi domo meu. Kalli pichi rupali, ñi lladkün ŋen·- ñawe eŋu ŋen·- pëñeñ, fei konai ñi kimeldëŋu, müchai pili lloumaŋelai ñi dëŋu", pi we kureŋelu. Feichi ilo- ofisha afüi, malluŋei. Wëne katrüŋei patía meu feichi apoll; wëdalelŋei kom ŋapitukënouma keyü pu domo; feichi ŋapiñ ká eluŋei. " Eimi elumefiŋe", piŋei kiñe wentru, " ká pichi eluafimi ŋülam, tëfachi rali apoll meu mishapuafimi" ( 1), pi ŋen·- kure. Mientras se aconseja a la joven mujer, el recién casado se dirige a sus mocetones y les dice, «Hoy pues voy a obsequiar carne a los que me ayudaron. Ya estoy en deuda por esta mujer Dejemos pasar la pena de los padres de mi mujer, entonces voy a mandarles el mensaje; si lo hiciera ahora mismo, ni me aceptarían mi palabra.» Entre tanto la carne del carnero está cocida, solamente en agua. Primero se trincha en una batea el bofe rellenado. Este se reparte entre todos los que ayudaron en el rapto, también se da a las mujeres y a la raptada. El marido de ella dice a un hombre: Vete a ofrecerle ese tajo y hazme el favor de aconsejarla todavía un poco más. Por medio de este plato de apoll hazte amigo (misha) (1) con ella.
5 Fei meu feichi wentru yei ñi rali apoll, anüpui feichi ina üllcha- domo; fei pipufi afkadipulu: " Femi mai, papai, iaiyu mai tëfachi apoll ofisha; mëte mai lladkülaiaimi mëñal fücha mapu amulaimi, llekü mëlekai tami ñuke, mëlele mn kümelkawn, tillantü reke penieukaiaimn. Fill ché kureŋe kerkei ka fill domo fëtaŋekerkei: ad iñ femküpalŋerken ( 1) kuifi moŋen meu füchake ché yem. Fei meu " Chumŋelu ñi femŋen iñche?" pilaiaimi, lladkülaiaimi; ŋënaitŋen reke yeŋemeimi; ka iñchiñ amuiñ, welu wesha femuulaiñ, kume küpaluwiñ; fei meu kam rume lladküpeafuimi, naqai mi piuke; traf mapuche iñchiñ, rupaiai mi lladkün. Fei meu küme dëŋufichi pieyu tëfei, papai; iyu mai tëfá, llowelen tëfachi katrün apoll, mëñal dëŋu no tëfá", pifi ŋapiñ. Luego el hombre lleva su plato de apoll, se sienta al lado de la joven mujer y le habla de esta manera: «Así es pues, mamacita; comamos juntos este plato de apoll y no te entristezcas mucho, sobre todo que no te has ido lejos; tus padres se encuentran cerca; tan pronto como esté arreglado vuestro asunto, puede ir a verlos casi diariamente. Cada hombre toma mujer y a cada mujer se le da marido: tal es la costumbre de nuestra raza que nos legaron nuestros abuelos desde la antigüedad. Por ese motivo no digas: “¿Por qué me tratan así a mí?”, y no te apenes. Se te hizo un favor en traerte; nosotros también fuimos a buscarte, pero no te hicimos ninguna injusticia con eso, te conducirnos para acá según derecho tradicional. Por eso no te agravies demasiado, ya se tranquilizará tu corazón; de tu misma raza, ya se pasará tu congoja. En la intención de hablarte a la buena te he dicho esto, mamita. Comamos pues ahora; recíbeme este tajo de apoll; no hay nada de extraordinario.»
6 Elufi man kuq meu feichi katrün apoll: " Tëfá mai", pifi. Llowi feichi we kure, iŋu chaq. Fei wëla witrai tëfachi wentru. Ká feichi mallun ilo nentuŋei challa meu, apolŋei kiñe patía; fei eluŋei kiñe wentru, ñidolkënoŋei feichi patía mallun ilo meu. Fei wëdami kom ñi pu kompañ meu ŋapitukënouma, kom ünëmtuiŋn keyü domo. Aflu ñi ilotun eŋn ká pütokoiŋn mushai keyü mürke. Rupan kom pütokolu eŋn " amutuaiñ" piŋn. - " Amuainm mai!" pi feichi kureŋechi wentru; " konale iñ ŋillandëŋun, fei meu ká kimainm", pifi ñi karukatu. " Felei pikeiŋn fei wëdaiŋn. Con la derecha le da un pedazo de bofe relleno: «¡Toma!» le dice. La joven esposa lo recibe y los dos comen. Después se levanta el hombre. Luego se saca la carne cocida de la olla y la amontonan en una batea. La recibe, un hombre que se hace cargo de esta carne. Él la distribuye entre los compañeros del rapto; cada uno recibe su parte, también las mujeres. Habiéndola consumido beben chicha de maíz mezclada con harina tostada. Después que están bien satisfechos, se despiden diciendo: «volvamos.» «¡Idos, pues!» contesta el recién casado a sus vecinos; «cuando se efectúe nuestro pedido y pago, recibiréis otro aviso». «Bueno», dicen ellos y se van.
1 Feichi ŋapiñ mëlekai ŋen·- kure ñi ruka meu, petu lladkülewei. Feichi kake domo ŋëneltueyeu ñi pepi amutunoam; ká kümelkanieyeu ñi wimam. Femŋechi llakoduamuwi. Rupale kiñe küla antü koni kimeldëŋu ñi kimam, ŋen·- ñawe eŋu ŋen·- pëñeñ cheu ñi mëlepun ñi pëñeñ. La mujer robada queda en casa de su marido; tiene pena todavía. Las otras mujeres la vigilan, a fin de que no pueda huir; y la tratan bien para que se acostumbre. Así se resigna por fin. Después que han trascurrido unos tres días, va el aviso para que sepan los padres de la raptada, adonde se encuentra su hija.
2 Welu kom ŋapiñ konkelai ñi ŋülamŋgen. Feichi üñamŋelu mëŋel konkelai; niekakei ñi ká duam. Re ŋënen meu wimuufaluukei. Rupai epu, küla antü, " deuma wimpai iñ ŋapiñ”, pikei ŋen·- ruka ñi pu domo. Fei meu newe ŋëneltuniewekelai. Feichi domo kimfilu ñi fëltuŋewenon, müchai mëten ñamrumei. Deuma al·üpu amui, fei meu fei pikei ŋen·- ruka domo: " Cheu rumepeiŋapiñ k ama, chumŋen amupetulaiafui? Wekun ŋneltupe, miaukafuichi". Fei meu nŋëneltuŋekei, peŋewelai. " Amutukei" piŋei. Pero no todas las robadas siguen el consejo de que las hacen objeto, sobre todo las que tenían ya sus relaciones amorosas. Ellas quedan firmes en sus aficiones propias. Sólo por engaño se fingen haberse acostumbrado. Pasan dos, tres días y las mujeres de la casa dicen: «Ya se acostumbró nuestra recién casada.» Ya no la observan tan estrictamente. Apenas nota ésta que disminuye la vigilancia, es cuando desaparece sin demora. Ya anda lejos cuando la mujer del dueño de la casa (la suegra) dice: «¿Adónde se fué a nuera? ¿quién sabe, se habrá ido? Fíjense una afuera de la casa si anda por allí.» Se la busca pero no se la ve más. «Habrá huído» se dice de ella.
3 " Chumafun?" pi ñi fëta, ká chumael ŋapitupeafuiñ, kiñe ina ŋillanentukaiafiñ, kümekechi, trürëman kulliñ, deuma kom pepikauli, mafümean; mafülli elutuaeneu ñi domo ŋen·- ñawe; pilaiai rume, mëlei ñi inapatuaeteu". Femŋechi femi, ká nütui ñi kure. Feichi ŋen·- ñawe wëltui ñi ñawe ñi mafüŋen meu; wëltunofule maloŋeafui, ká feichi dëŋu ñi llükafiel meu wëltui. «¿Qué voy a hacer?» dice el marido. «por qué la voy a robar otra vez? mejor la pido a la buena, juntaré animales, y hecho esto, iré a pagar por ella; si he pagado me la devolverá el padre de ella, y tiene que seguirme aunque no tenga gana». Así lo hace en realidad y recupera a su mujer. El padre la entrega por el pago recibido. Si no la entregara, se le haría un malón; por el temor del malón, también la devuelve.
4 Wimnolu ká lefkatukei kiñeke mu. Welu puwekelai ñi chau meu, llükafilu; puutufule, newen meu yetukeeyeu ñi fëta meu. Fei meu llumkei mawida meu, cheu fëlkëlele ñi kiñe moŋeyeel. Fei meu lelfün meu miaulu kiñe domo, peufaluukefi, " fau mëlen" pikefi, " fërenemoan pichin ial", pifi feichi domo. Yelŋekei llumkechi, welu llumkechi ká amulelŋekei dëŋu ŋen·- kure. " Fau mëlepai mi domo", piŋekei werken meu. Fei kimi ŋen·- kure, kintupatukei ñi kure, yepatukei. Nieputufilu ruka meu, elelkefi kiñe domo kuidaialu, wimi wëla, fentekuidaŋekei. La raptada que no se acostumbra, aveces vuelve a huir. Pero no llega más donde su padre; le tiene miedo. Si llegara allá, él la entregaría por fuerza a su marido. Por eso se oculta en la selva, cerca de uno de sus parientes. Si pasa una mujer por la pampa, se le aparece y le dice: «Aquí estoy; traeme un poco de comida; ten la bondad.» Ella se la trae a escondidas; pero a escondidas va también el aviso al marido. «Por acá ha llegado tu esposa.» Luego que lo sabe el hombre, viene a buscar a su mujer y se la lleva. Llegado con ella a su casa, destina a una mujer para que la cuide hasta que se hubiera acostumbrodo.
5 Kiñeke mu, wimnolu feichi ŋapiñ, yekeeyeu ñi fëta al·ümapu, n·ome leufü, ñi pepi lefnoan. Nieŋemekei epu küyen, küla küyen, wimi wëla küpalŋetukei ruka meu. Feichi apiñ pepi chumwelai, mëlei ñi inaiael mëten ñi fëta. Kañpële amufule llouŋelaiafui. « Chumŋelu akuimi fau? Eimi fëtaŋeimi ka mafüñmaŋeimi, fei meu lloufal- laiami; iñche fau lloweliyu werinŋeafun ka maloŋeafun, femafeneu mi fëta", pi feichi wentru cheu ñi pumufum. Algunas veces si la robada no puede habituarse, el marido la lle- va a otra parte, p.e. al otro lado del río, para imposibilitarle la huída. Tres meses queda con ella afuera; después de acostumbrarla la restituyen a su casa. Para la robada no hay escapatoria, tiene que seguir no más a su marido. Si se fuera a otro lugar, no se la aceptaría. El hombre adonde hubiera llegado le diría: «¿Cómo vienes tú por acá? Estás casada y se ha pagado por ti; por eso es imposible recibirte. Si yo te permitiera estar aquí, me haría culpable; tu marido armaría un malón contra mí».
6 Üñamŋellefule rume petu ñi ŋapituŋenon, mëlei ñi eltual ñi üñam, ñi fëta mëten mëlei ñi inaiafiel. Kiñeke domo rume maikelai ñi nieateu feichi wentru ñi ŋapituiawëleteu. Kiñe ina reyeeyeu ñi chau ñi wëlateu feichi wesha wentru meu, doi kümepei ñi l·aŋümuwal, piuwi. Fei meu kiñeke mu pëltrükenoukëi lladkülu, welu kiñeke mu mëten. Aunque hubiera tenido un amante antes de ser raptada, no hay remedio; tiene que abandonar sus amores y seguir a su marido. Una u otra mujer no quiere en absoluto vivir con el hombre que la ha robado. Como su padre insiste en entregarla a este hombre malvado, dice dentro de él: «Sería mejor que me matase yo misma». Así se ahorcan unas veces por pena; pero muy a lo lejos ocurre eso.

CAPÍTULO XIV.-CASAMIENTO FORMAL ENTRE INDÍGENAS MÁS CIVILIZADOS Petición oficial: Designación de un mediador; despacho de un mensaje para el padre de la escogida. Actuación del mensajero. Contestación negativa de la joven. El mensajero refiere el fracaso de su misión. Petición secreta: Busca de una hábil mediadora; encargo que recibe; conversación con la niña a solas. Contestación afirmativa. Traslación de la novia a casa del novio: Invitación a la joven de abandonar su casa; aceptación de lo propuesto; huída; recepción en la casa del novio Aviso a los padres de la joven huída: lnstrucción a los mensajeros; desempeño del cargo delante del padre de la joven; contestación del padre. Pago por la novia: Especies del pago; marcha hacia la casa de la novia; entrega del pago; pláticas de los dos viejos; la comilona. Casamiento ritual: Entrega solemne de sus hijos por los padres de los novios; consejos que reciben los recién casados; ajuar de la novia.

1 Femŋei fli kureŋen epu füchá wentru. Kiñeke niei fotëm, kaŋelu niei ñawe. Fei meu « kureŋeai ñi fotëm», pi feichi fücha fotëmŋelu. « Chumlei, ayüimi mi kureŋeal? ». « Ayün ká», pi feichi weche. « Ayüimi ñi füchá wen·üi ñi nawe? Ayüfilmi ŋillatufiyu, ayünofilmi kintuaiyu kañpële». « Ayüfiñ mëten», pi ñi fotëm. « Kümei; kimaiyu mi ayüpeaeteu; ayüelmeu, nieafimi; ayünolmeu, nielaiafimi; fei meu kañpële kintuaiyu. Kimafiyu mai». Había dos hombres ancianos casados. Los dos tenían prole; un matrimonio tenia un hijo; el otro una hija. «Voy a casar a mi hijo», decía el padre del varón. «¿Qué hay? ¿Quieres casarte? ». «Sí, quiero», dijo el joven. «¿Quieres a la hija de mi viejo amigo? Si te gusta, la pedimos; si no, buscamos en otra parte». «Sí, me gusta»; dice el joven. «Bueno veremos si te quiere. Si te quiere la tendrás de mujer; si no la consigues entonces buscamos a otra; ya lo sabremos».
2 Fei meu « amuaimi» piŋgei ñi kiñe kon·a, piŋen·- fotëm. « Pelelpuan ñi ŋillañ, « wer küeneu ñi trem» pilelpuan, « kelluaneu, ŋillandëŋun meu» pi ñi trem, pilelpuan. Fei tëkulaeimeu ñi füchá wen·üi meu. Ayüfiñ ñi ŋillañyeafiel, kureŋean ñi fotëm; ayüukei mai ta chëŋillañyeafiel, « femŋechi dëŋu meu kelluaneu», pi ñi trem pilelpuan», piŋei feichi kon·a. Amui feichi werken, elufi dëŋu feichi ŋillañ. « Feyërke mai! Amuaiyu mai!» pi. Amuiŋu ka puwiŋu feichi füchá wen·üi ñi ruka meu. Puulu eŋu anümŋeiŋu. Fei meu chaliŋeiŋu, kom rukañma man- kuqpaeyeu eŋu. « Eimi malle» pi kiñelu, kaŋelu « eimi weku», kaŋelu, « eimi koncho» pi. Pu domo ká« eimi chachai», « eimi lamŋen» pi ñi chaliuwn. Luego el padre del joven ordena a uno de su mocetones: «Anda donde mi cuñado y dile que tu patrón te manda con el encargo que me ayude en un asunto de casamiento y que te presente a mi viejo amigo. Quiero emparentarme por medio de un casamiento porque le gusta a uno ligarse en parentela. Le dirás, pues, en mi nombre que me ayude en este asunto». El mensajero se pone en camino y lleva el recado al cuñado nombrado. «¡Bueno, pues! Vamos entonces» dice éste. Los dos se van y llegan a la casa del antiguo amigo (del patrón). Allí se le preparan asientos. En seguida se les saluda; todos los que están en casa les dan la mano: «Tú tío paterno» dice uno otro «tú tío materno», otro tú concho (amigo). También las mujeres saludan una con «tú, papacito», otra con «tú, hermano), etc.
3 Fei nentui ñi nutram feichi pepuel: « Femi ñi nün kiñe dëŋu», pipufi feichi füchá wentru. « Fei! mëlepei mai dëŋu», pi feichi füchá. Fei meu fei pi feichi ŋillañ werkümel: « Akui mai werken, werküñmarkeneu tañi ŋillañ, « pelelpuan ñi ŋillañ, kellueneu mai kureŋen dëŋu meu», pin akulŋen feichi werken meu. « Femi mai», pin, « fei meu kam chofüafun» pilewen mai». Fei meu mai küpalfiñ tëfachi werken. Fei kam entuleleimeu ñi dëŋu, kimëñmallelaiafimi kam». Acto seguido el comisionado cuñado toma la palabra y dice al anciano: «he recibido un encargo». «¡Ah! hay un asunto»,dice el viejo. Entonces dice el cuñado encargado: «Llegó, pues un mensajero de parte de uno de mis cuñados con el mensaje siguiente. “Vas a ver a mi cuñado y le pides que me ayude en un asunto de casamiento”. Ya está, pues, dije yo; ¿Por qué no habría de presentarme? Lue- go te traje al mensajero. Él mismo te explicará el asunto, así que te vas a enterar de todo».
4 Fei « nütramkaŋe mai», pifi tëfachi werken. Fei nütramkai: « Femi mai ñi werküŋen: « pelelpuan mai ñi wen·üi», pieneu ñi trem, « kimelelpuan ñi nienonchi dëŋu»- müchai mai mëlei weshake dëŋu -« kom ñi kümelenchi ñi moŋeyeel, mëlelmi mi witrapun», tëfa ñi piel ñi trem, piken mai tëfá, ñañ.» « Femi mai, fei pieneu mai ñi wen·üi. Femi mai ñi kümelen, chem dëŋu no rume nielan. Kom kümelei ñi karukatu, felen ñi pu moŋeyeel komtripa meu. Chem no rume mai nielaiñ; mëlele dëŋu, « falei» piafun, welu mai felelafun ñi felen meu, piken mai chi», pi tëfachi füchá wentru. « Femi mai, fentepun ñi piel ñi trem», pi werken. « Feyërke mai, feyërke!» «Ya, conversa ahora», invita al mensajero. Este habla: «Es efectivo que estoy mandado; mi patrón me manda a ver a su amigo; me dijo: «Cuando este en su presencia, te informarás en mi nombre sobre si no hay desgracias de improviso vienen ellas sobre si están buenos sus parientes»; éstas son las, palabras de mi patrón, señor». Contesta el viejo: «Eso es, pues, lo que me dice mi amigo. Sí, estoy bien sin ninguna novedad. Mis vecinos se encuentran todos perfectamente bien, lo mismo todos mis parientes. No hay, pues, ninguna desgracia; si tuviera algo diría «eso hay»; pero no tengo nada. Estoy lo más biela arreglado; eso, pues, tengo que decir». «¡Así es, pues!, eso no más te dice mi patrón», dice el mensajero. «¡Bueno, eso es, pues!»
5 Fei meu fei pi ti werken: « Femi mai ñi werküeneu ñi trem, « pelelpuan ñi wen·üi « pieneu», duamtukerkeiñ mai iñcheŋen; niei tremënka choyün iñcheŋen, duamtuñmaŋekei». Fei meu mai « pelelen ñi wen·üi, pieneu ni chau. Niei choyün, iñche ma kai nien fotëm tremlu. Kureyean pikerkei mai fotëm tremlu. Fei meu mai duamtufiñ ñi wen·üi. Niei mai ñawe, elueneu mai piken. Femŋechi mai ñi felen ñi küpal; fill che mai kurengerkei, domo mai tremi kake che ngerkealu. Fei meu mai, eluaneu ñi ñawe piken, nieal ñi fotëm, pikei, mi trem pilelpuan ñi wen·üi», piken mai tëfá, ñañ». Después (del pentéku) dice el mensajero (su kimedëƞu):«Me manda, pues, mi patrón que venga a verte y que te diga: «Ya, tenemos que deliberar; están ya crecidos nuestros vástagos hombre, y un hijo adulto quiere tener mujer. Por eso recordé yo a mi amigo. Él tiene una hija; que me dé la hija, digo yo. Así le exige el aseguramiento de nuestra descendencia; cada hombre se casa, y la mujer crece para pertenecer a gente extraña. Por eso que me dé su hija para que sea la mujer de mi hijo». Eso dirás en mi nombre a mi amigo, mandó mi patrón. «Cumplo con el encargo, señor».
6 « Feyërke mai! Kimniefiñ ñi piel ñi wen·üi. Welu fantewe mu kalewei dëŋu; newen meu kureŋewelai ché; maí domo, nieŋei; mailai, nieŋgelai. Fei meu chem piafun? Pifule ñi ñawe, felepeafui; pinofule, chumafiñ kam? Mëlewechi wiŋka dëŋu». « Femi mai! « fei mai kimmeaimi, chem mi piŋeal», pieneu mai ñi trem; « dëŋuai mai ñi ñawe, ñi norkimeal ñi dëŋu, wëñolmi» pieneu ñi trem», pi tëfachi werken. «¡Así es pues! Tengo ahora conocimiento de lo que dice mi amigo. Pero hoy día están cambiadas las cosas; ya no se casa a la fuerza; si quiere la mujer, hay casamiento; si no quiere, no lo hay. Por eso ¿qué voy a decir? Si mi hija quisiese, podría hacerse este matrimonio; si no quiere ¿qué podría hacerle?, puesto que rige la ley de los huincas». «¡Asi es pues!» replica el mensajero. Mi patrón me dijo: «Vas allá a ver qué te contestan; el padre hablará con su hija y a tu vuelta tendré información definitiva sobre mi asunto».
7 Fei meu dëŋufi ñi ñawe feichi wentru: « Felerken dëŋu allküleimi; « nieafin» piŋerkeimi, pirkeimeu ñi wen·üi ñi fotëm. Chem pimi, ayüaimi? Kalli ñi nordëŋu yetuam tëfachi werken». Fei meu fei pi feichi üllcha domo: « Chen mu kam müchai « mai» piafun? Iñche kimadnofilu feichi wentru ñi chumŋechi wentruŋen, ñi küme wentruŋen, kam ñi ŋollifeŋen, kam ñi kewatufeŋen. Iñche fei meu müchai chem piafun? Ayülan fei tëfá ñi « felei» piael». Fei meu fei pi feichi ŋen·- ñawe: « Tëfei ñi piel ñi ñawe. Iñche chumafuiñ?, nielai mu chumael». « Feyërke mai», pi feichi werken, « ká chem pilleafuiñ? deu mainolu». Fei chalitui, amutui. Luego el hombre se pone al habla con su hija: «Estás oyendo de qué se trata; el hijo de mi amigo te quiere por mujer. ¿Qué dices, quieres? Decídete para que el mensajero pueda llevar algo seguro». A lo que contesta la joven: «¿Cómo podré yo al momento decir que sí? Ni conozco de cerca a ese hombre; no sé qué clase de hombre es, si es buen hombre o si es un borracho o si es un hombre peleador. Por eso, ¿qué podré decir al momento? No quiero decir por ahora “acepto”». El padre de la niña dice: «He aquí las palabras de hija. ¿Qué voy a hacer con ella? No podréis hacer nada.» «Así es!» dice el mensajero «¿para qué voy a perder o palabra con ella? ya que no quiere» - Luego se despide y se va.
8 Puulu eluputufi dëŋu ñi trem: « Femi ñi pekefuyel ta mi wen·üi. Kom elufiñ dëŋu tami werkümufiyüm. Ká dëŋukefui ñi ñawe. « Petu ŋillatuñaweŋepan tëfá, allküleimi; chem piami, miaimi, mailaiaimi? nor dëŋu pien», pifi ñi ñawe. « Iñche chem piafun, ŋelai ñi nordëŋuel; ayülan ñi fëtaŋeal», pi feichi üllcha domo. « Tëfei ñí piel ñi ñawe», pi mi wen·üi. « Iñche chumafun? Ŋelai doi ñi chem pial, amutuaimu mëten, deu ŋelai taiñ dëŋu», pi tami wen·üi. Fei chalitun, küpatun; pilai wëlalu ñi ñawe. Ká tëfachi domo pilai, dëŋufeyeu ñi chau; « pilan» pi. Femŋechi wëñomen; feula mëlepei mi piael eimi, deuma pilai tëfei eŋn». « Feyërke mai! Ká chumllefuiñ kai, deu pinolu», pifeichi ŋen·- fotëm. Llegado a casa refiere lo sucedido a su patrón: «Fui a ver a tu amigo, le conté lo que me habías encargado. El habló también con su hija, le dijo a ella: «En este momento se viene a pedirme mi hija; tú misma lo oíste. ¿Qué dices, quieres o no? ¡Contéstame sin ambages ni efugios! « Ella: «¿qué habría de contestar? No hay nada de fijo que hubiera de decir; no quiero que se me case». «He aquí las palabras de mi hija», dijo tu amigo «yo, ¿qué voy a hacer? tengo nada que añadir; volved no más; ya está deshecho el asunto». Yo me despedí y vine; él no quiere dar su hija, y ella misma no quiere tampoco: su padre habló con ella: dijo que no. Así me volví yo. Ahora tú dirás cómo quedará el asunto, ya que ellos no quieren». El padre del joven contesta: «Así es pues! ¿qué más voy a hacer? puesto que no quiere».
1 Fei meu wëla « ká kiñe dëŋu pikeaiñ» pifi ñi domo feichi füchá wentru. « Eimi ká pichi küdautuaimi, kishu llumkechi dëŋuŋeai feichi üllcha. Pefiŋe kiñe domo « fërenen» piafimi,« ŋillatukefuiñ tëfachi üllcha, maierkelai; müchai kam mailleafui? Ñochi meu wëla dëŋuŋele, ñi chem piafel. Fei meu mai fërenean, dëŋulelan feichi üllcha, piafimi». « Feyërke mai!» pi ñi domo ŋen·- fotëm, dëŋuafiñ kiñe domo, werküael ñi chem piael ti üllcha». Después de esta negativa dice el anciano a su es «Arreglemos el asunto de o manera. Tú también tienes que intervenir un poco; se tiene que hablar con la niña a solas y en secreto. Búscate a una mujer y le dices: “Hazme el favor"; hemos pedido la joven fulana, y ella rehusó. ¿Cómo podía acceder también tan de improvisto? Si se le hablara insinuativamente, a ver qué diría. Por eso hazme el favor de hablar en mi nombre con la joven». «¡Bueno pues!» contesta la esposa, «voy a hablar con una mujer y enviarla para ver lo que contesta la niña».
2 Fei meu pepufi ñi kiñe wen·üi domo: « Fërenean mai, dëŋulelan fei tëfachi üllcha», pipufi. « Femi mai, dëŋuafiñ. Chem piafiñ kai?» pi feichi domo. « Fei piafimi: « Chumŋelu mailai? Wesha wentru piñmaneu kam ñi pëñeñ? Wesha wentru ŋelai, ŋollife ŋelai, kewatufe ŋelai, pofre ŋelaiñ niei kulliñ. Chem afan? pi Kom moŋewe nieiñ, mëlei ketran, fill ketran, werá poñü, fentren kachilla; chem mu no rume kuñifalŋelaiñ. Küme lladküyeafiñ, chem mu rume aflaiai». Feichi dëŋu pilelan ti üllcha», piŋei tëfachi domo dëŋulalu. Luego visita a una de sus amigas y le dice: «Hazme el favor de hablar con la joven fulana». «Ya está; voy a hablar con ella ¿Qué cosa tendré que decirle?» pregunta la mujer. «Eso le dirás a ella: “¿Por qué no ha aceptado? toma a mi hijo por un hombre malo? No es malo, no es borracho ni peleador; tampoco somos pobres, él tiene animales. O dice «¡Qué escasez sufriré! tenemos víveres en abundancia, productos del campo de toda clase, un montón de papas, tanto trigo; en nada somos desgraciados; vamos a atenderla bien, nada en absoluto le faltará.” Eso dirás a la niña, cuando converses con ella».
3 « Chumël kam amuan?» pi tëfachi dakelalu. « Wüle amuaimi», piwiŋu. Fei meu ka antü amui. Fei meu pepufi ko meu feichi üllcha. « Mari mari, ñañai», pipufi. « Eimi ñañai», pi ñi lloudëŋun ti üllcha. « Eh» pitui ti dakelfe. « Kotukeimi?» « Mai kotuken», pi üllcha. « Kiñe dëŋu miawn, pi raŋiñelwe domo. « Mai, mëlepei mai dëŋu!; wesha dëŋu chi, kam küme dëŋu chi?» pi feichi üllcha. « Chem wesha dëŋu ŋeafui?. Küme dëŋu mai», pi ti werken domo. « Feyërke! Entufilmi kam ta, kimllelaiafiñ», pi ti üllcha. « Femi mai! Femŋei ñi peŋepan wiya. «¿Cuándo quieres que vaya?», pregunta la comisario. Acuerdan que mañana. Al día siguiente se va, pues. La mujer llega allá y encuentra a la joven junto al pozo de agua. «Buenos días, hermana» le dice. «Tú hermana» contesta la niña. «Eh» replica la casamentera, ¿«estás buscando agua?» «Sí, busco agua». «Vengo con una diligencia», cuenta la mediadora. «¡Así, hay algo! ¿Es cosa mala o buena?» pregunta la joven. «¿Como ha de ser mala? Es cosa buena, pues», contesta la mensajera. «Bueno, manifiéstamela, pues; así sabré» dice la niña. «¡Así es! Ayer vinieron a verme».
4 « Ini kam pepaeimeu?» ramtui feichi fütapëra. « Ñillatuiawëlŋelafuimi kam chumël ŋa? Feichi wentru ñi kure, fei pepaeneu, « fërenean» pipaeneu, « dëŋulelan feichi üllcha»; ŋillatuŋekefui mai, maierkelai. Fei meu mai « eimi fërenean, dëŋulealan» pipaeneu». « Fei meu maifiñ. « Dëŋulafiñ mai» pifiñ. Fei meu mai küpatueyu, « chem piael», pieyu. Müchai kam maikenolu ta iñcheŋen, ñochi meu wëla kam mëlekelu dëŋu pikeiñ mai. Fei mau dëŋufichi» pieyu». «¿Quién vino a verte? » Pregunta la soltera. «¿No fuiste pedida en estos días? La esposa de este hombre vino a verme y me dijo que por favor hablara contigo, que se te ha pedido y que no quisiste. Por eso me rogó que yo hablara contigo». «Yo acepté. Voy a hablar con ella», le prometí. Por eso, pues, he llegado donde ti a saber lo que me contestas». Yo dije: «Nosotras somos así que no nos decidimos en un momento; pero después despacito madura nuestra resolución». Por esto «voy a hablarte, dije respecto de ti».
5 « Fei pikei feichi ŋen·- pëñeñ: « Chumŋelu kam mailai? Wesha ché eiñ meu kam? Chem kam afalu? pi. Ñi kutranŋeiawal? pi kam. Wesha che ŋelaiñ; fill mëlei, apoleiñ weshakelu meu; pofre ŋelaiñ, pilelan tëfachi üllcha», pipaneu ta ti feichi weche ñi ñuke». Fei meu mai, « ñi chem pial» pieyu». « Feyërke mai! Mëlewei ñi duam. Chumŋelu chi ŋa « mailan pilewen? Welu feula eimi elŋerkeimi. « Kümei mai, maifiñ mai»; illamkënochen, piam, küimelai. Fei meu kam, chem mu maipelaiafun? « Maian mëten» piken, pituafimi feichi weche ñi ñuke». Feille mnai chi, « fei mai nordëŋu pianeu» pillen», pi raŋiñelwe domo. La madre del joven dice: «¿Por qué se negó? ¿Tal vez porque dice que somos gente mala, o que tendría que sufrir muchas privaciones, o se metería en una situación dificultosa? Dile a la niña en mi nombre: “No somos gente mala; tenemos de todo en abundancia, no somos nada pobres”. Para encargarme esa cosa me visitó la madre del joven. Por eso te pregunto: ¿Qué es lo que contestas?» «Así es, yo me quede pensativa. “¿Por Qué no quise?,” me estuve preguntando. Pero ahora han encargado a tí: «Está bien: lo acepto; se dice que es malo rechazar a un hombre. ¿Por qué al fin no habría de querer? Acepto no más. Dícelo así a la madre del joven.» «Eso es, pues; no de balde dije yo que me dará contestación favorable»; replica la casamentera.
6 « Felellei mai ñi duam, deuma kimpaimi, felei», pi feichi üllcha. « Welu peqkaŋepe mai ñi dëŋu, mëlekei koil·a; fei meu ŋewetukelai dëŋu», pi tëfachi üllcha. « Femi mai, fei piafiñ», pi raŋiñelwe domo. Fei chaliutuiŋu man- kuwiŋu. « Amuchi mai, ká antü puekaleal». Pi ti weken. « Feille», pi ti üllcha. Wëdaiŋu. Amutui raŋiñelwe. «Así es, pues, mi intención; ya la conoces; estoy decidida», dice la joven. «Pero que se apresure el asunto; suele haber habladurías mentirosas que echan a perderlo todo.» «Bueno pues; voy a decir eso». contesta la mediadora. Después las dos se despiden, estrechandose la derecha. «Me voy», dice la mensajera. «Hasta el otro día! ». «Está bien», dice la niña. Se separan y la mediadora se aleja.
7 « Wëñomen ŋa», pipufi feichi weche ñi ñuke tëfachi werken domo. « Pefiñ ŋa ti üllcha, om elufiñ ŋa ñi pifiñ. Feyentui, « nieaneu maí» pi. Welu « peqka mai» pi. Doi pilai». Fei meu amutui feichi raŋiñelwe domo. «Estoy de vuelta», cuenta llegando la mensajera a la madre del joven. «He visto a la niña y le he referido todo lo que me habías encargado. Accedió, “seré su mujer”, dijo. Pero que sea pronto. Mas no ha dicho», En seguida la comisaria vuelve a su casa.
1 Tëfachi ŋen·- pëñeñ elufi dëŋu ñi fëta; « felerkei dëŋu» pifi. « Feula chumkënoaiñ, káŋillatupeafiñ? ». « Më felelaiai» pi ŋen·- fotëm. « Ká peŋeai mai ti üllcha» piŋu feichi kurewen. « Ká fëreneaiñ meu tëfachi papai raŋiñelweuma, ká papelaiñ meu ti üllcha, deuma kümelkaulu eŋu kam». La madre del joven núbil avisa a su marido; «en este estado se encuentra el asunto» le dice, «¿Cómo seguiremos ahora; tendremos que pedir otra vez a la niña?» «No, así no va a ser», dice el marido, «Más bien mandaremos otra vez donde la joven.» La buena mujer que sirvió antes de mediadora nos hará otra vez el favor de dirigirse a la niña, tanto más que ya están en buenas relaciones una con otra».
2 Fei meu ká dëŋufi ñi werken domo tëfachi ŋen·- pëñeñ: « Ká kiñe naq fërenean mai -, trafkin piwiŋu, ká pelelan mai tëfachi üllcha, fei pilelan: Animaulaiñ mai iñ ká tëkual werken ŋen·- ñawe meu, deuma kam wesha tripamelu iñ werken; fei meu kam lloumapeafeiñ meu dëŋu pileweiñ. Fei meu mai fëreneaiñ meu, llum yeŋemeai»; feichi dëŋu pilelmumeaiñ feichi üllcha ñi chem pial kai». « Femi ñi ká küpan», pipuafimi mai, « yafüluwelaiñ ká werküñmaiafiel tami chau, wënetu kam wesha tripamelu iñ werken», pikei tëfei eŋn. « Kiñe ina llum yeŋemeai mai pikeiñ», fei meu mai ká werküŋen, pipuafimi». Entonces la madre del joven se pone al habla con la mensajera y le dice «Otra vez nos hará el servicio, amiga trafquín (l); anda donde la niña y dile por encargo mío: “No nos atrevemos a dirigirnos por medio de un mensaje a su padre porque, habiendo salido tan mal la primera vez, quién sabe si aceptará nuestra misiva. Por este motivo lo tenga a bien que se la busque en secreto. ” Diga eso a la niña; a ver qué contesta». «Por consiguiente anda otra vez adonde la joven y le dices que te han mandado con este segundo encargo: «No nos animamos a enviar otro mensaje a tú papá, a causa del mal éxito del primero. Según nuestro parecer sería mejor que se te traiga a escondidas.»
3 Fei meu ti werken domo ká pepufi ko meu feichi üllcha, kom elufi dëŋu, ŋen·- pëñeñ ñi piel. « Feyërke mai», pi ti üllcha, « llumyemeafiñ» piŋen. Feyëerke mai, deuma kam adlu ñi nieŋeal iñche, ká ayün ñi llumyeŋepaial; wënetu kam ñi ŋillatuŋepafel, « mailan» pilu kam iñche, fei meu feula llükawefiñ ñi chau, káŋillatuŋepali ñi « mai» piael». La mensajera se pone otra vez en camino, encuentra a la niña buscando agua y le refiere todo lo que la madre del joven le había encargado. «Así es», dice la niña, «me quieren llevar en secreto. Bueno, pues, como ya está concertado que me tendrá de mujer, consiento también en que me lleven en secreto; además como dije «no» cuando me pidieron la primera vez, tengo miedo ante mi padre al decir «sí», en una segunda petición».
4 « Femi mai ŋa», pi werken; « ká elelnieafimi antü ñi yeŋemeam», piŋen ká», pifi feichi üllcha. Fei pi ñi lloudëŋun ti üllcha: « Deuma adlu mai ñi nieŋeal, kishu piai mai chumël ñi kintupaiaeteu feichi weche». Fei meu fei pi raŋiñelwe domo: « Epu antü elelmeafimi» piŋen». « Feyërke mai, deuma pirkelu kam, felekaiai», pi ti üllcha. «Así es pues», dice la mensajera; «Además me encargaron que dejase fijado el día en que pudieran buscarte». La niña contesta: «Después que he declarado que seré su mujer, está en el joven fijar el día en que quiera buscarme». La casamentera replica: «Me han encargado que fijase un plazo de dos días». La niña contesta: «Bueno entonces; como ya está acordado el plazo, sea según dice».
5 « Cheu yu pewal, fei ká kimënmameafimi piŋen», pi werken. Feichi üllcha fei pi: « Femërkei, epuwe, furi ruka akuai tañi wentruyeael fël trafuya, fei meu mëlepale, pekënopaiafiñ». « Fei mëten, doi pilaian», pi raŋiñelwe domo. Fei wëdaiŋu; amutui ti domo. «Tengo que informarme también sobre dónde os veréis los dos», dice la mensajera. La joven replica: «Que venga mi futuro en dos días más, al entrar la noche, detrás de nuestra casa; luego que llegue me encontrará». «Con eso me basta; no tengo que decir más», contesta la mediadora. Entonces se separan; la mujer vuelve.
6 Puutulu kurewen ché meu eluputufi dëŋu eŋu. « Femi ŋa ñi pemefiel ŋa ti üllcha, kom elufiñ dëŋu mu pimufiñ. Feyentui üllcha, « yeŋepaian mai» pi, « epuwerke lle mai» pi, « furi ruka meu akuai» pi. Feula mëlei ñi amual feichi weche; « epuwe, fël trafuya», femŋechi dëŋu eliyu». Puulu el antü feichi weche chillawi, amui; yeniei kiñeke katrün ilo, « tuten waŋküleli meu trewa, ütrëfkënolelafiñ tëfachi fen·ilo». Akulu furi ruka meu waŋkürkefeyeu kiñe trewa, fei meu müchai mëten ütrëfkënolelfi ñi fën·- ilo; fei meu waŋküwelai. Llega la mensajera donde los viejos y los informa sobre el resultado: «Me fui, pues, a ver a la joven y le hice presente todo lo que me habéis dicho. Consintió la niña; «vengan, pues, a buscarme», dice; «en dos días estaré detrás de la casa». Ahora le toca ir al joven; en dos días, pues, al entrar la noche; este plazo acordamos». Llegado el día determinado el joven ensilla y se va; lleva consigo algunos pedazos de carne, por el caso que le ladrara un perro, se la tiraría. Realmente ladra uno al llegar detrás de la casa. Sin demora le tira la carne, y aquél deja de ladrar.
7 Feichi üllcha fei pi kishu ñi piuke meu: « Akurkei mai; waŋküfui tëfachi wesha trewa». Pichin mu tripai wekun, amui furi ruka, pepufi tëfachi weche. « Ini kam?» pi. « Iñche», pi feichi weche. Fei meu pichi dëŋufi: « Mia- uki ŋa dëŋu, werküñmaukeiñ ŋa, deu kimfiiñ iñ chumkë- nowal; fei meu mai küpan, yepapeeyu», pi ñi kafkün feichi weche. « Fei felei» pi ti üllka; « kalli umaqkelepe ñi epu trem; fei wëla ká pepaiayu». La niña piensa entre sí: «Habrá llegado; ya que ladra ese perro odioso». Poco rato después sale afuera, se dirige hacia atrás de la casa y encuentra allá al joven. «¿Quién es?» pregunta. «Yo», contesta el joven. Luego habla un poco con ella: «Bien sabes de qué se trata por nuestros mensajes; ya conocernos el destino de nosotros; por eso vengo a buscarte», dice en voz baja el joven. «Así es», dice la niña; espera que mis padres se adormezcan; entonces volveré a verte».
8 Wëñopalu ruka meu kuduputui, umaqfaluuputui, traltralüi ñi « ümaqi» ñi piŋeam, pilu. Fei al·üpuulu, umaqlu kom kakelu, fei witrai, llum tripapai ruka meu, yeniei ñi niepe mëten, doí nielai. Ká pepafi ñi fëtayeyael. « Akuimi?» pi tëfá. « Mai, akun», pi üllcha. « Ya, amuyu», pi ti weche; « fau malal meu prapaiaimi», pifi ñi domoyeyael. Ella entra otra vez en la casa y se acuesta; se finge durmiendo, hasta ronca, a fin de que se la crea profundamente dormida. Bastante rato queda allí; cuando ya duermen todos los otros, se levanta y sale con toda precaución afuera de la casa; lleva sólo su ropa, nada más. Llega adonde está su futuro marido. «¿Viniste?», dice éste. «Sí, vine» contesta la niña, «Vamos ya», dice el joven «aquí desde el cerco puede subir», le dice a su futura.
9 Feichi wentru wëne prakawellui. Ti üllcha përai malal meu, rumei wentelli kawell meu; fei meu maŋkadwiŋu; femŋechi amuiŋu. Puwëlfi ñi ruka meu, al·ü pun·i. Naqkawelluutui feichi weche ka metanakëmfi ñi üllcha. « Komŋe ruka meu», pifi. « Pilan», pi ti üllcha. « Fei meu tunieŋe ñi kawell, iñche npelmean ñi ñuke», pi feichi weche. Konputui ruka meu. « Papai!» pipufi ñi ñuke. « Chém?» pieyeu.- « Witraŋe, wekun mëlepai ñi nieael domo, ñi yemeel; yewei küpaiael, yelmean», pifi ñi ñuke. El hombre monta a caballo primero; la niña sube al cerco y pasa de allí a la grupa del caballo; va en ancas con su joven. Así se alejan. Esta muy de noche ya, cuando llega el joven con su prometida a su casa. Se desmonta y en sus brazos baja a la niña. «Entra a la casa» le dice. «No quiero» contesta ella. «Entonces ten mi caballo; voy a despertar a mi madre», dice el joven. El entra a la casa y llama a su madre: «¡Mamita!» «¿Qué?» pregun ta ella. El joven ruega: «Levántate; afuera está mi futura mujer que traje; tiene vergüenza de entrar; búscamela».
10 Fei witrai yemealu ñi n·an· ëŋ. « Mari mari!» pipufi maŋkuqelfi. « Akuimi Mai». - « Akun». - « Konpaŋe mai», pifi. Fei wëla koni tëfachi üllcha, ina kütral anümŋei. Feichi weche entuchillaumeketui. « Ñëñüpeimi mai?» pi ŋen·- pëñeñ. -« ŋëñülan» pi. Fei meu ŋëtantulŋeiŋu kawitu meu. « Fau kuduaimu», pi, tëkupui ñi n·an· ŋ¨ ŋëtantu meu. Fei meu kuduiŋn kom; kudufi ñi we kure feichi wentru. Esta se levanta para buscar a su nuera. «Mari mari», le dice y le da la mano. «Llegaste, pues». «Sí, llegué». «Ven adentro». Entonces entra la niña y se la hace sentar a orilla del fuego. El joven desensilla entretanto su caballo. «¿Tendrás hambre?» pregunta la madre del joven. «No», dice. Después la madre arregla la cama para los dos. «Aquí vais a dormir», dice y lleva a su nuera a la cama. Se acuestan todos; el joven duerme con su novia.
11 Wün·man meu ká antü witralu feichi we kure ká chalieyeu ñi n·an· ŋ: « Kümelei mai mi akun tüëfá, mañumuwiyu: küme che ŋeñmoam pirkelu kam üllcha tremlu. Deuma mai akuimi, küme ŋënaituwaiñ, pichiñma moŋeliin». « Felei», pintëkui ŋen·- püñmo, « ŋënaituwafiiñ; « küme adniean ñi domo» pirkelu kam kureŋelu. Femŋechi trafŋënaituniewaiñ» pifi ñi püñmo. En la mañana del otro día, después que se ha levantado la recién casada, la saluda otra vez la suegra, diciendo; «Está bueno que hayas venido por acá, te lo agradezco; al fin cada joven adulta desea llegar a una posición respetable. Ahora que has llegado, vamos a atendernos bien unos a otros, ya que es tan corto el tiempo de nuestra vida». «Así es», añade el suegro, «te vamos a dispensar toda clase de atenciones; el marido especialmente tiene la firme voluntad de tratar con respeto a su mujer. Todos juntos tendremos, pues consideraciones recíprocamente.»
1 « Feula amuai kimeldëŋu», pi ŋen·- fotëm. « Chumiawichi mi ñawe?» piafui ŋen·- pëñeñ». - « Nükawellŋe fochëm», piŋei ti kon·a werküael. Fei amui, nüi kawellu, chillawi; fei wëla eluŋei dëŋu ( pentëku eŋu kimeldëŋu). «Ahora es preciso mandar el aviso», dice el padre del joven. Sin duda la madre de la joven habrá dicho a su marido: «¿Dónde, pues, está tu hija?» «Toma el caballo, hijo», dice al mocetón que ha de servir de mensajero. Este se va, toma el caballo, lo ensilla y recibe en seguida el recado (que consiste en frases de urbanidad y la noticia).
2 « Pelelpuan ñi ŋillan, pentëkulelpuan wëne: « Femŋei ñi werküeteu ñi trem», pipuafimi, « ŋënonchi dëŋu, ñi kümelenchi kom ñi pu moŋeyeel», pi kai ñi trem pipuafimi. Rupan pentëkufilmi» femi mai ñi werküeteu» piafimi rupalei kiñe llaq küyen, fërenean, kelluan kureŋen dëŋu meu, pifalkënufuiñ werken meu. Fei meu mai fërenekefeneu, tëkulelkefeneu ñi werken ŋen·- ñawe meu ñi ŋillatuñmakefuyel, nieal ñi fotëm, pikefun. Feichi dëŋu mai kimërkefui ŋen·- ñawe, dëŋukefui ñi ñawe, norërkelai mai ñi piel ñi ñawe. Fei meu mai re wëñomei ñi werken», pipuafimi ñi ŋillañ. « Fei meu, mai ka kelluechi meu ñi ŋillañ, yentëkuaeimeu ŋen·- ñawe meu», piŋen mai, pipuafimi». El recado es: «Vas a ver a mi pariente e, informándote sobre su estado, dices: “Me manda mi patrón a saber si no hay novedad; si están buenos todos los miembros de tu familia”. Después de este acto de amistad le comunicas el mensaje siguiente: “Hace ya medio mes que he pedido tu benévola ayuda en un casamiento. Te mostraste complaciente en aquel entonces y presentaste mi mensajero al padre de la niña, que solicitamos para mi hijo. El padre había tomado nota del asunto y hablado con su hija; pero ella contestó en forma desfavorable. Sin haber conseguido nada volvió mi mensajero. Ahora ayúdame una vez más; acompaña y presenta a mi mensajero ante el padre de la joven. Eso es lo que tengo que manifestar”; vas a decir allá.»
3 Feichi kon·a amui, elufi dëŋu feichi ŋillañ raŋiñelwe. Fei kimlu feichi ŋillañ « femi» pi, « amuaiyu mai» pifi ti werken. Fei amuiŋu, puwiŋu feichi ŋen·- ñawe ñi ruka meu. « Akui witran, elŋepe ŋetan», pifi ñi kure feichi ŋen·- ñawe. - « Naqkawellmu», pifi ñi epu witran, « konpamu ruka meu, fapële anüpamu». Anülu eŋu chalieyu kom mëlekëflu rukawen. El mocetón se pone en camino y desempeña ante el cuñado mediador el encargo. El pariente se entera del asunto y dice al mensajero: «Bueno, vamos entonces». Se van y llegan a la casa del padre de la niña. «Vinieron forasteros; arréglense asientos», manda éste a su esposa. Después invita a los dos forasteros: «Apeaos, entrad a la casa; por acá sentaos». Se sientan y reciben el saludo de toda la gente que se encuentra en la casa.
4 Rupan chaliel entui ñi dëŋu feichi ŋillañ pepuel: « Femi ñi ká akuel ñi werken ñi ŋillañ. « Fërenechi meu ñi ŋillañ, ká mai, tëkulaeimeu ñi wen·üi meu», pifalpaturkeeneu tëfachi werken; nütramkael meu, fei meu kimeñmaiafimi ñi dëŋu». « Feyërke mai, felei» pi ŋen·- ruka, « mëlepei dëŋu mai; nentule kam ta kimeñmalaiafiñ». « Kümei mai, felei», pi ŋillañwerken. « Ya, nentuŋe mi dëŋu mai», pifi ñi kompañwerken. Luego el cuñado ayudante cumple con su encargo y dice: «Es el caso que mi cuñado me pide por medio de un segundo mensaje que le haga el favor de presentar ante ti, su amigo, a este mensajero; hablando con él sabrás el asunto que trae». «Ah, habría un asunto, pues», dice el dueño de la casa; «si quisieses comunicarlo, sabré lo que hay». «(Bueno pues, así es», contesta el cuñado enviado. Enseguida intima al mensajero acompañante que refiera el encargo.
5 Fei meu nütramkai tëfachi werken: « Werküeneu mai ñi trem: « Mëlele mi witrapun kimelpuan ñi kümelen ñi wen·üi, ñi ŋenon weshake dëŋu kom ñi kümelen ñi pu moŋeyeel ka ñi karukatu - müchai wëlei dëŋu - felenofelchi pikei ñi trem», piafimi». « Femi mai, fei pieneu ñi wen·üi, pi ŋen·- ruka. « Kake mapu mëlei ché, chum kimuulai ñi chumlen? Femŋechi mu mai, chem dëŋu nielafun, piken, taiñ trürtripa kümelei ñi pu karukatu». « Femi mai, fentepun ñi piel ñi trem; pin mai ta tëfa, ñañ». « Feyërke mai». Entonces conversa el mensajero; dice que lo ha mandado su patrón para que estando presente se cerciorase del estado bueno de su amigo, de que no haya novedades, de que los parientes y vecinos se encuentren perfectamente bien - tan inesperadamente hay desgracias - de que tal cosa no haya acaecido. «Eso, pues, me dice mi amigo», contesta el dueño de casa. «Pues- to que vivimos distante uno de otro, cómo sabríamos recíprocamente nuestro estado; sin embargo no había nada lamentable, mis vecinos están buenos en su totalidad.) «Así es, pues; he dicho lo que mi patrón me ha encargado, señor». «Así será, pues».
6 Fei meu kimeldëŋukei werken: « Femi ñi werküeteu ñi trem. « Deuma mai rupalei kiñe llaq küyen, pelelŋekefun ñi wen·üi, ŋillañyeafiñ, pifun. Tëkulelfuiñ mai dëŋu werken meu, adërkelai mai ñi dëŋu, re wëñomei ñi werken. Fei meu mai iñche tüŋkëlewetun. Welu mai ñi fotëm küdautuniekarki ñi dëŋu iñche ñi domo eŋu, raŋiñelwetëkurkiŋu. Fei meu mai dëŋuñmaŋerkei ñi ñawe ñi wen·üi, rulŋeparki mai. Feula mai mëlepai tëfá, yemerki mai ñi fotëm, akuleleneu mai ñi ruka meu, deu mai nieŋei. Fei meu mai chumafun? pilewen, mëlei mai ñi konael kimeldë Pilewen, mülei mai ñi konael kimeldüngu, piken mai ta tüfa, felekelu kam kurengen meu tüfachi düngu. u, piken mai ta tëfá, felekelu kam kureŋen meu tëfachi dëŋu. Fei meu mai kimpe mai ñi nieñmaŋen ñi ñawe ñi wen·üi, niekai mai ñi fotëm tëfá. Chumiauli kam ñi ñawe? piafui ñi wen·üi. Fei mai norkimpe pimeŋe mai» piŋen. « Fei meu kishu iñ rakiduam niellelaiaiñ, pimeaimi, piken mai ta tëfá, ñañ». Después el mensajero da el aviso «Me ha enviado mi patrón para que te dijese en su nombre: “Medio mes atrás mandé que se visitara a mi amigo, quise entrar en relaciones de familia con él. Por medio de un mensaje lo enteré de que se trataba; mas el asunto de desbarató; mi mensajero volvió fracasado. Yo me conformé, pero no mi hijo; él siguió adelante en su asunto en unión con mi esposa; también se sirvieron de una mediadora. Esta última se puso al habla con la hija de mi amigo; hizo cambiarla de intención. Actualmente la niña está aquí. Mi hijo la buscó y me la trajo a mi casa; ya está con él. «¿Qué hacer ahora?» Me pregunté yo. Hay que mandar el aviso porque así lo exige la costumbre en asuntos de casamiento. Sepa, pues, mi amigo, que le tenemos a su hija; mi hijo la tiene aquí. ¿Dónde pues, andará mi hija? Se habrá preguntado mi amigo. Anda a decírselo para que lo sepa en toda forma. Por supuesto que nosotros mismos nos damos plen- amente cuenta de la situación (1), dirás allá en mi nombre”. Cumplo ahora con el recado, señor».
7 « Feyërke mai» pi ŋen·- ñawe, « deuma kimfiñ ñi nieñmaŋen ñi ñawe. Deuma kam ayürkelu ñi ñawe ñi nieaeteu tëfachi weche. Feula kiñe dëŋu pian: « Küme fëreneafiñ ñi pillenoeteu kam reyeñmaneu ñi nieñmaeteu ñi ñawe eŋn. Welu peqka petuchi ñi ñawe kulliñ eŋu lle mai», piputuafimi mi trem». Fei meu chalituiŋu, wëñomeiŋu feichi epu werken. «Así será, pues», dice el padre de la joven, «sé ahora que mi hija está en poder de ellos; ella habrá querido que ese joven la tenga de mujer. Yo digo ahora una sola cosa: Si ellos insistían en tener a mi hija sin conocimiento mío, será porque habrá dicho respecto de mí: Le favoreceremos (pagaremos) regiamente. Pero pronto quiero ver a mi hija, junto con el pago, se entiende. Di eso a tu patrón cuando vuelvas». En seguida los dos mensajeros se despiden y vuelven.
8 Rëpü meu feichi ŋillañ raŋiñelwe fei pifi tëfachi werken: « Fei ñi piel ŋen·- ñawe: « Peqka petuchi ñi ñawe», pi ŋa tëfi. Feichi dëŋu wëlputuafimi ñi ŋillañ meu. Yewenŋen tëkukeeki meu, deuma iñche raŋiñelwe ŋen tëfachi kureŋen dëŋu meu». Fei puutulu tëfachi werken ñi trem meu, eluputufi kom dëŋu ñi piel ŋen·- ñawe, ka ñi piel feichi ŋillañraŋiñelwe. « Kümei mai, deu kimfiñ tëfachi dëŋu», pi ŋen·- fotem. Ya en el camino, el cuñado que sirvió de mediador dice al mensajero: «He aquí las palabras del padre de la joven: “Quiero ver pronto a mi hija”». «Las repites a mi cuñado. ¡Que no me ponga en vergüenza! Ya que serví de mediador en este asunto de casamiento». Llegado a casa de su patrón el mensajero da cuenta de todo lo que había dicho el padre de la joven y también refiere las palabras del casamiento. «Bueno, pues; ya estoy enterado», dice el padre del joven.
1 Fei meu fei pi ŋen·- fotëm: « Trürai mai kulliñ: trürpe kawell ñi tual ŋen·- ñawe, ká trürpe kiñe yewa ñi tual ŋen·- pëñeñ, ká kiñe waka korüŋealu, ká epu ofisha, tuten: « iloŋekape tëfachi ofisha, kalli montupe tëfachi waka» pile ŋen·- ñawe; ikülla eŋu küpam ekull ká trürpe, ká mari pesu ñi dëŋuŋeam ŋen·- ñawe. Fente trürai. Amuaiñ wüle», pi. Fei meu koni ñi iŋkatuchen feichi weche kureŋelu. « Kellumoan mai, pu wen, wüle konalu ñi ŋillanudëŋun iñche, kom trürëmuwn. Tëfachi pun·amuaiñ, umaqkonkëleaiñ; yeyeaimn pu domo, kellualu chemken küdau meu». Entonces manda el padre del joven: «Tened listos los animales; tómese un caballo para el padre de la joven, una yegua para la joven, una yegua para la madre, una vaca para comerla en la fiesta, dos ovejas por el caso que diga el padre de la niña; “dejad vivir la vaca, beneficiad estas ovejas”; una capa y género para un quipam, además diez pesos para poder hablar al padre. Todo esto se aliste; mañana vamos». Hecho esto el recién casado busca la comitiva diciendo: «Ayudadme, hombres, mañana voy a pedir mi mujer; ya tengo listo todo. Esta noche nos vamos, acamparemos; traed a las mujeres para que ayuden en los trabajos que se afrezcan».
2 « Felen dëŋu, pu domo, amuaiñ kellumeaiñ», pifi ñi kure eŋn. « Amuaiñ mëten, chem mu kam chofüŋeafui ikaiael mëten», piyei pu domo. Akuchi fël trafuya meu traulu eŋn ŋen·- fotëm ñi ruka meu: « Kom akuimn tëfá?» pi ŋen·. fotëm, pifi ñi karukatu. - « Kom akuiñ», piŋn.- « Chillawaiñ mai», pikei. Fei nüyei ñi kawell eŋn, chillaukeiŋn kom, maŋkadyei ñi domo yeŋn. « Ká kiñe trarün manshun karetalen arnupe», pi ŋen·- fotëm, « yemeam weshakelu». Ellos avisan a sus mujeres del asunto: «Vamos y ayudemos», les dicen. «Vamos no más; cómo andaría una con remilgos, sobre todo tratándose de comer carne», dicen las mujeres. Al acercarse la noche se reúnen en la casa del anciano «¿Habéis llegado todos?» pregunta éste a sus vecinos. «Sí, llegamos todos», contestan. «Ensillemos, pues», dice. En seguida toman sus caballos y ponen las monturas; cada uno lleva asu mujer en ancas. «Que vaya también una yunta de bueyes con una carreta para traer las cosas de la niña», manda el padre del joven.
3 Kom trürlu, fei amuiŋn. Feichi weche yei ñi we ŋapiñ, umaqpuiŋn lelfün meu. « Ká peŋemepe ñi ŋillañraŋiñelwe», pi ŋen·- fotëm; « kimpe dëŋu: « Deuma mai trürëmuwn kom weshakelu meu; wüle mai liwen konai iñ ŋillandëŋun; fei meu mai pëkünomefiŋe, piŋen» pipuafimi« Deuma mai tëkufilu iñche tëfachi ŋillañ dëŋu meu, fei meu mai kam furikënopeluafuiñ? piken mai», pilelmeen», piŋei tëfachi werken kon·. Kimlu feichi dëŋu, « Feyërke mai», pi ŋillañ,« deuma felerkei iñ pewal». « Fentepun dëŋu», pi werken. « Feyërke, deu kimfiñ», pi ŋillañ. Después que todo está listo, parten. El joven lleva a su mujer recién casada; se alojan en la pampa. Desde allí el padre del joven manda a uno de sus mocetones al cuñado que había servido de mediador para avisarle. «Dile en mi nombre: “He alistado todo; mañana por la mañana se realizará el acto de emparentamos”. Como ya le he metido en este asunto de casamiento, no quiero dejarle ahora a un lado». Ese es el encargo que recibe el mocetón mandado. Luego que el cuñado tiene conocimiento de este aviso, dice: «Está bien, ya nos veremos». «Eso, no más» dice el enviado. «Bueno; ya lo sé», contesta el cuñado.
4 Wëñomei lelfün meu, cheu umalei ñi werküeteuchi trem: « Elumefiñ dëŋu», pi, « wüle pewaiñ, pi mi ŋillañ». Wün·man meu ká antü witraiŋn, chillawiŋn, prakawelluiŋn. Trarüŋei manshun, witraŋei kawell ka yewa, sintalkëŋuŋei feichi waka, yeŋei kareta feichi epu ofisha meu. Fei amuiŋn. Fei meu fei pi ŋen·- fotëm: « Yeŋerpupe ñi ŋillañ». Fei meu yeŋerpui, trawi ñi ŋillañ eŋu epu puulu ŋen·- ñawe ñi ruka meu. El mensajero vuelve a la pampa, donde se había acampado el patrón que lo envió. «Fui a avisar», cuenta. «“Mañana nos veremos”, dice tu cuñado». En la mañana del día siguiente se levantan, ensillan y montan a caballo. Se enyugan los bueyes, se tiran el caballo y la yegua, la vaca se lleva amarrada en la cincha, en la carreta se llevan las dos ovejas. Así se van. Entonces dice el padre del novio: «Váyase a buscar a mi cuñado». Se le busca y poco antes de llegar a la casa del padre de la novia, éste se junta con su cuñado.
5 « Küpaimi tëfá, ŋillañ?» chalifi. « Femi, mai, wiyachi antü werküñmakeeyu mai, « mafüan mai», piken. Fei meu mai « afentu kelluaeñ meu ñi ŋillañ, pin mai nüpe» pifalpakeeyu ŋa werken meu. Fei kom nüpellelaimi?», pifi ñi ŋillañ. « Femi mai, nün mai feichi dëŋu, fei meu mai küpan tëfá», pi ŋillañ. « Kümei mai, deuma konaiñ tëfá», pi ŋen·- fotëm. « Eimi mai ká tëkumuaiñ ŋen·- ñawe meu, chalintëkulelmuaiñ iñ trürëmelchi ku- lliñ». « Femi mai, fei meu mai chem piafun; feleai mëten», pi ŋillañ. «¿Llegaste por acá?» dice éste saludándolo. «Ayer te avisé por medio de un mensaje que estoy listo para pagar por la joven. Al mismo tiempo te manifesté por un mensajero mi deseo que me ayudaras hasta terminar este asunto. ¿Habrás recibido mi palabra?» «Así es; he recibido tu comunicación; a causa de ella vine acá», contesta el cuñado. El padre del novio replica: «Bueno, pues, ya estamos llegando. Preséntanos ante el padre de la joven y entrega en nombre de nosotros los animales de la compensación». «Ya está; ¿qué podría oponer '? ¡Sea como dices!» contesta el cuñado.
6 Fei pilu eŋu akuiŋn ŋen·- ñawe ñi ruka meu. « Mari mari!» pipui feichi ŋillañ- raiŋiñelwe. Fei meu tripai wekun ŋen·- ñawe adkintuafilu ñi iniŋen feichi « mari mari» pieteu. « Witranërke akui», pi, « elŋepe anüam, al·üŋerkeiŋn», pifi ñi domo. Deu elel fei wëla chalifi ñi witran, welu feichi raŋiñelwe mëten. -« Eimi kompañ», pi. « Eh, pi ñi lloudëŋun feichi ŋgillañ. - « Naqkawellŋe mai», pi ŋen·- ruka, « konpamn ruka meu». Fei meu naqkawelluiŋn llaq; ká llaq mëlekai wekun kuidaialu feichi kulliñ mafüael. Mientras que los dos conversan así, llegan todos a la casa del padre de la novia. «¡Buenos días!» grita el cuñado mediador. Entonces el padre de la novia sale afuera para ver quién había saludado. «Ah, llegaron forasteros; arreglad asientos; son muchos», dice a su mujer. Luego saluda a sus forasteros; pero únicamente al mediador. «Tú, compañero», le dice. «Eh», contesta el cuñado. «Apéate», dice el dueño de la casa, «entrad a la casa». En seguida se desmonta la mi tad; la otra mitad queda afuera para vigilar los animales del pago.
7 Feichi konyelu ruka meu anüpuiŋn, chaliŋeiŋün re mankuq meu. Rupan chaliulu eŋn fei pi raŋiñelwe: « Mëleimi tëfá, kompañ? ». « Mëlen», pi ŋen·- ruka. « Feyërke mai; ŋelafui kam dëŋu felen meu, deuma rupalei kiñe epu antü mëlefui ŋa iñ peukëlen; fei mu ŋa kimuufuiñ iñ kümelen; müchai mai mëlei dëŋu, pikeeyu mai tëfa fachi antü meu». Los que entraron a la casa se sientan; se los saluda con un apretón de manos. Después del saludo empieza el mediador: «¿Estás aquí, compañero?» «Sí, estoy», dice el dueño de casa. «Bueno, pues; espero que no haya habido cambio en tu bienestar; hace dos días que os visité y pude convencerme de vuestro buen estado, pero de repente vienen desgracias. Ojalá no tuvieras ninguna novedad mala; es lo que te deseo hoy aquí».
8 « Femi mai», pi ŋen·- ñawe, « fei pien mai; femŋei ñi chem dëŋu ñi nienofel, komtripa kimeleiñ, piken mai ta tëfá, kompañ». Fentekënoi. Fei meu fei pi raŋiñelwe: « Femi mai ñi ká küpapen tëfá, yerpaneu ñi ŋillañ « kellukeen ŋa ŋillañ- dëŋu meu», pin nielpaneu. « Fente mai puwi ñi dëŋu ñi konturukakaial ( 1); feula mai kom pepikawn» pikeeneu, « ká mai yentëkutuan ñi yewen- wentru ( 2) meu», pipaneu ñi ŋillañ. « Eimi mai chalintëkulelaen ñi kulliñ ñi trürëmyeel; deuma kam eimi raŋiñelweŋelu; fei meu kam furiletuafuimi», pikeeneu mai. -« Felei mai»-, pin. - Fei meu mai, « elulaian mai ñi trürëmel», pieneu ñi ŋillañ». «Así es, pues», dice el padre de la novia, «realmente no tenía ninguna desgracia; todos juntos estamos perfectamente bien, compañero». Con eso pone fin (a las palabras de urbanidad). Entonces dice el mediador: «Vengo, pues, una vez más por acá; mi cuñado me trajo, solicitó mi ayuda en el acto de contraer vínculos de parentesco; me dice que sus preparativos están en punto, que puede presentarse; “tengo todo listo”, me dice; “ahora preséntame ante mi hombre de respeto (2); entre- ga en mi nombre los animales de la compensación, ya que te prestaste de mediador, ¿cómo te dejaría ahora a un lado?” “Sea como dices”, le contesté yo. “Pues, bien; entrega mi compensación”, me exige mi cuñado».
9 Fei meu fei pifi ñi ŋillañ ( ŋgen·- fotëm): « Ya küpape ti mari pesu». Fei eluŋei raŋiñelwe, eluafilu ŋen·- ñawe. « Tëfá mari pesu mi nütramkaŋeam», pi raŋiñelwe. « Ká kawell kai», pi raŋiñelwe. Fei eluŋei wechun lashu cheu trapeltëkuŋei wekun meu feichi ñom kawellu. Fei ká elufi ŋen·- ñawe. « Tëfá mi trürëmelŋen, ñom kawell lashu eŋu», pi raŋiñelwe. Fei ká eluŋei wechun lashu cheu ñi nülemum feichi waka. « Ká epu ofisha mëlei tëfá wekun», piŋei ŋen·- ñawe. Fei kom llouwi, welu: « Pechi ñi kulliñ», pi. Fei tripai wekun, ŋëneltupui ñi kulliñ, ñi kawell ka ñi waka ka ñi epu ofisha. Ñi domo ñi nieal kai, tuchi kam?», pi. « Tëfei, ñom yewa», piŋei. « Ká mëlei ŋënüftu tañi nüael», piŋei ŋen·- ñawe. Luego dice el mismo (mediador) a su cuñado: «Vengan ahora los diez pesos». Los recibe a fin de darlos al padre de la novia. «Toma diez pesos para soltar la lengua (1)», dice el mediador. «Ahora el caballo», pide el mediador. Luego recibe el extremo del lazo en que está amarrado afuera de la casa el caballo manso. Lo da al padre de la joven y dice: «Toma tu compensación, un caballo amansado con un lazo». En seguida se le entrega el extremo del lazo de la vaca «Además hay afuera dos ovejas», dice el mediador al padre de la novia. Este lo recibe todo pero «voy a ver mis animales», dice. Luego sale afuera y revisa sus animales: el caballo, la vaca y las dos ovejas. «Y la parte de mi esposa, ¿cuál es?» pregunta. «Aquí, esta yegua mansa». se te contesta. «Además hay un abrigo para ella», se dice al padre de la joven.
10 Fei meu fei pi: « Waka l·alaiai, feichi epu ofisha fei ke korüŋepe». Fei allkülu wekun mëleyechi pu kon·a müchai mëten mainakei feichi epu ofisha; koni ñi l·aŋëmofishan eŋn. Fei wëla kontui ñi ruka meu ŋen·- ñawe, fei pipufi ñi kure. « Feichi antü petu ŋillandëŋuŋeiyu. Iñche deuma feyentun ñi trürëmelŋen; eimi ká trürëmelŋerkeimi kiñe ñom yewa ka ekullküpam kapa yeŋu. Fei mai nüaimi. Chem mu kam fillpipiŋepëdafuiyu? Mëlei yu llowael mëten yu eluŋen». « Feyërke mai», pi ŋen·- pëñeñ. « Eluŋeli kam lloullelaian? ». Luego dice el viejo: «La vaca no se mata; de esas dos ovejas hágase el caldo». Apenas perciben los mocetones que quedaron afuera esas palabras, cuando ya manean las dos ovejas y empiezan a matarlas. Después el padre de la novia entra a la casa y dice a su mujer: «Actualmente se efectúa el pago acostumbrado para emparentarse con nosotros. Yo me he declarado Ya de acuerdo con la indemnización otorgada a mí; a ti te traen en compensación una yegua, paño para un quipam y una capa que tendrás que aceptar. ¿Para qué perderemos muchas palabras? Hay que recibir lo que se nos ofrece». «Así es, pues», dice la madre de la joven. «Si me lo dan, ¿cómo no lo habría de recibir?»
11 Fei meu anüñmayeu puñma meu kiñe domo, fei ñi nütramkaiaeteu rupan eluelu meu feichi ikülla ka feichi küpam ekull. Fei meu wëla feichi raŋiñelwe fei pifi ñi ŋillañ: « Ya nütramkaiaimi mai, deuma chalintëkuleleyu ta tëfá, deuma nüi mi kulliñ ñi eluŋen». « Deuma nütramkaiafiñ», pi ñi ŋillañ tëfá», pifi ŋen·- ñawe feichi raŋiñelwe. « Feyërke», pi ŋen·- ñawe; « nütramkaianeu, ka lloumaiafiñ ñi dëŋu». Fei meu koni ñi dëŋun ŋen·- fotëm: « Fei mi felen mai tëfá», pifi ñi yewen- wentru. « Felen mai», pi. « Feyërke!» pi ŋen·- fotëm, « kümelkalefuimi mi pu mën·a yemu, nienofelchi dëŋu, piken mai tëfá». « Femŋei, kümelen, chem dëŋu rume nielan; mëlele dëŋu « famŋen em» piafun; welu femŋechi chem dëŋu nielafun; komtripa kümelen», pi ŋen·- ñawe. « Feyërke mai, feyërke», pitui ŋen·- fotëm. - Fei meu fentekënoiŋu. - Una mujer (de las, forasteras) se sienta frente a ella para entregarle la capa y el paño para quipam y para conversar con ella. Terminado todo esto, dice el mediador a su cuñado: «Ahora habla tú; ya he entregado en tu nombre todo; él (padre de la novia) ha aceptado el pago que le diste». «Ya voy a hablarle, dice mi cuñado» avisa el mediador al padre de la niña. «Bueno», contesta éste; «que converse; ahora le voy a dar audiencia». Entonces empieza a platicar el padre del joven: «Estás presente' pues», dice a su hombre de respeto. Estoy aquí, pues». «¡Bueno! habrás seguido en estado bueno con tu familia sin tener novedades malas». «Así es; estoy bien; no tengo ninguna desgracia; si hubiera algo “eso me pasó” diría, pero no tengo que lamentarme de nada; estamos todos perfectamente bien». «Eso, pues, es. ¡Bueno!» Con eso se acaban (los preámbulos).
12 Fei meu nütramkai ŋen·- fotëm, fei pifi ŋen·- ñawe-: « Fachi antü mai konpan tami wëlŋiñ meu, yerpan tañi ŋillañ, « fëreneaneu tëfachi kureŋen dëŋu meu» pikefiñ. Fei meu mai deuma mëlepaiyu tëfá, feula fei piken: « Deuma mai rupalei kiñe llaq küyen ŋetuichi, werküñmakefeyu ká ñi ŋillañ, raŋiñelweyefuiñ. Fei meu mai konpakefui ñi werken ñi ŋillañ eŋu eimi mi piuke meu. Ñawe mai niei ñi wen·üi, aluaneu, pifalpakefun werken meu. Iñche mai nien fotëm, tremi mai tëfa, pui ñi kureŋen meu, pikefun. Fei meu mai wesha wëñoparkei ñi werken, kom mai eluputueneu dëŋu. Fei meu mai fei pin: Chumperkeafun, deu pirkenolu feichi üllcha? pin mai niewn. Welu mai küdautuniekarkei dëŋu ñi fotëm. Fei meu mai kintulerkeeyeu ñi ñuke kiñe domo raŋiñelwe ŋealu. Feu meu fëreneŋerkei. Dëŋuñmaŋerkeimi mai mi ñawe nütram meu, maierkei. Kom adkënuwiŋu che uñi yeŋepaiael. Fei meu kimlu ñi fotëm yemerkefi, akuleleneu pun·ñi ruka meu. Después el padre del joven se dirige el padre de la niña y, (entrando en el asunto mismo), habla así: «Hoy he atravesado tu umbral acompañado de mi cuñado y que me ayudaba en este asunto de casamiento. Estamos, pues, aquí y yo digo lo siguiente: «Ya pasó alrededor de medio mes que te había mandado mi cuñado, que me servía de mediador. Entonces se presentó mi mensajero junto con mi cuñado a tu presencia. Mi amigo tiene una hija; me la dará, te mandé decir por medio del mensajero. Yo tengo un hijo adulto, casadero, decía mi mensaje. El mensajero volvió con respuesta desfavorable; me enteró bien cómo había ocurrido eso. Yo me dije entonces: ¿Qué podría hacer, si esta niña no quiere? y me con- formé. Pero mi hijo se empeñó en llevar adelante el asunto. Su madre le buscó una mujer que sirviera de mediadora. Con ella tuvo éxito. Ella trató secretamente con tu hija y la hizo cambiar de resolución; consintió en el casamiento. Lo dos se pusieron de acuerdo en todos los detalles respecto a la huída de ella. Avisado mi hijo, fue a buscarla; de noche la trajo a mi casa.
13 Deu kimlu iñche ñi kureŋen ñi fotëm, kimpe mai kimeldëŋu pin mai amulu werken eimi mi lonko meu. Rupan kimlu eimi ñi mëlepun mi ñawe iñche ñi ruka meu, weñopai werkwn, fei eluputueneu kom dëŋu. Peqka pechi ñi ñawe kulliñ eŋu, pi tëfachi ŋen·- ñawe pipatueneu ñi werken. Fei ñi kimel feichi dëŋu pepikawn kulliñ meu, kom aduwn. Deu trürel yeltufichi ñi ñawe wen·üi kulliñ eŋu, ŋillandëŋumechi, pin. Fei meu mai küpan tëfá. Luego que yo tuve conocimiento de que mi hijo se había casado, dije: Hay que dar aviso. Envié a un mensajero a tu presencia. Él te notificó que tu hija había llegado a mi casa y volvió; me informé de tu contestación. Pronto quiero ver a mi hija junto con el pago, dice el padre de la niña, me refirió el mensajero. Enterado yo de tus palabras, dispuse lo tocante al pago y me alisté con todo. Cuando lo había conseguido, dije voy a devolver la hija a mi amigo y pagarle para entrar en relaciones de familia con él. Con ese fin vine por acá.
14 « Fachi antü mai küme noruwaiyu tayu küme ŋillañyewal. Ká mai man- kuq meu küme eluaneu ñi ñawe, piken; iñche káküme man- kuq meu eluafiñ ñi fotëm, piken mai. Küme ŋillañpuwaiñ, yewewaiñ, dëŋuyeulaiaiñ, epuñpële rukayeñmawaiñ ruka, küme anümuwaiñ; mëlele pülku küme llaquwaiñ, mëlele ilo, küme ilo dullituwaiñ. Tëfachi dëŋu kureŋekei iñ küpalme füchake laku em ñi femkefel, fei mai inaniekeiñ fantewe mu», piken mai tëfá, wen·üi». Hoy, pues, nos arreglaremos convenientemente para iniciar vínculos duraderos de parentesco. Quiero queme des gustosamente tú mismo a tu hija, así como yo te entregaré de buena gana mi hijo con mi derecha. De este modo nos emparentaremos legítimamente; no hablaremos mal unos contra otros, nos ofreceremos mutuamente nuestras casas y viviremos en pacífica amistad; si uno tiene chicha, invitará al otro; si tiene carne, participará al otro un pedazo escogido. En esta forma se casaron los antepasados de nuestra raza; la misma guardaremos nosotros hoy; he dicho, amigo».
15 « Femi mai», pi ŋen·- ñawe; « mëlei ta dëŋu ká füchake ché yem ñi femkefel; fei kam adentukallelaiaiñ, fei meu mai kom ché kureŋekei. Chem welu- dëŋu ŋelai mai tëfá iñchiñ iñ piuke meu; kom ché kureŋekei adlu ñi duam. Femŋechi mai femërkeimi ta tëfá, tremëmlu kam fotëm eimi; fei meu ayüpiukemurkeiñ iñ ŋillayeñmuafiel ( o: ŋillayeñmuwal). Deu felei mai. Fei meu kam ká chem piafun? deu pui tañi dëŋu». «Así es», dice el padre de la joven «hay tradiciones de parte de nuestros antepasados, que tenemos que seguir nosotros. Según ellas cada hombre se casa. Nosotros no guardamos ningún rencor en nuestro corazón a causa de lo sucedido, porque cada hombre busca a la mujer que le gusta. Así lo hiciste tú en este caso. Tenías un hijo adulto y por eso os gustaba emparentaros po