Pismahuile, Un cuento araucano

Félix José de Augusta

1922

Santiago de Chile, Imprenta Cervantes

PUBLICACIONES DEL MUSEO DE ETNOLOGIA Y ANTROPOLOGIA DE CHILE Tomo II (p. 385-400)

Ethnographic texts DIALECT: Picunche INFORMANT: Domingo Segundo Huenuñamco TRANSCRIBER: Sigifredo de Frauenhäusl LOCATION: Panguipulli (place of residence of informant)

Corpus of Historical Mapudungun TEXT OCR: Google Cloud Vision (using DH Dashboard, developed by Bryan Tarpley at the Center for Digital Humanities Research here at Texas A&M University.) https://benmolineaux.github.io/bookshelf/ OCR CORRECTIONS: Benjamin Molineaux

I. PREAMBULO

El cuento que presentamos a continuación fué comunicado por nuestro amigo Domingo 2.º Huenuñamco (de la Misión de Panguipulli) al R. P. Sigifredo de Frauenhäusl, Misionero Apóstolico Capuchino en la dicha Misión. El, pues, lo apuntó, y, ocupadísimo que lo tiene su labor evangélica, lo mandó en rústico a poder del infrascrito, el cual, harto contento con tan rica presa literaria, pulió el original, lo tradujo y comentó, no sin consultarse con el mismo relator sobre las expresiones desconocidas. Se acompañará el cuento con unas reflexiones explicativas y con un diseño hecho por el R. P. Sigifredo, el cual hace ver los nombres que, en el lenguaje de Panguipulli, corresponden a los ugadores de chueca conforme al cargo que éstos ocupan y la colocación de los mismos en la cancha. Al fin seguirán, puestos en orden alfabético, los términos nuevos que hemos ganado en el trabajo y que no están contenidos o exigen rectificación en nuestro Diccionario.

II. EL CUENTO

Atapay fücha engu Konatraru kudekefuingu pillmatun - kuden meu; fei meu weuniengekai Atapay fücha. 1) Atapay el viejo y Conatraro apostaban siempre en el juego de la pelota; en él siempre le ganaban a Atapay el viejo.
Fei meu " Paliaiyu" pi Atapay fücha. “ Konatuan Pishmaiwile engu Konküimawile, ka Füchá-ñamku engu Pichi-ñamku, Meñcholongko feyengn kümeke palife”, pi Atapay fücha. Entonces Atapay el viejo propuso que jugaran a la chueca. "Tomaré por ayudantes a Pismaihuile d y a Concuimahuile, a Ñamco Grande y a Ñamco chico y a (los) Meñcholonco(s): ellos son buenos chuequeros''. dijo Atapay el viejo.
Konatraru kongatui Kaimeñ-traru engu Chiukü. “ Feyengn alüngeingn”, pi Konatraru. Conatraru tomó por jugadores a Caimeñtraro y a (los) Tiuque(s). "Ellos son muchos", dijo (el mismo) Conatraro.
Fei meu élantüingn, komque Domingo antü ñi paliael. En Seguida fijaron el dia (acordando) jugar todos los dias Domingos.
Atapay fücha doy kümeke kon·a kintui: Pishmaiwile engu Konküimawile, küme palife”,. Pishmaiwile yepkal ngei, Konküimawile, inátrən, molpenulu pali. Atapay el viejo había buscado los mejores ayudantes: Pismaihuile y Concuimahuile (eran) buenos jugadores. Aquel era puntero, el otro rectificador: ambos muy certeros.
Feiwəla Atapay fücha weukəlerpui, alünke plata ka kulliñ nürpui. En adelante Atapay el viejo ganaba (y) llegó a tener mucha plata y muchos animales.

2

Fei meu kiñe antü, rupan palíuma, Pishmaiwile " élmadəngungei ñi lloftungeael, nüngele, ñi yengeael afn-mapu. 2) Entonces, un dia, después de haber jugado Pismaihuile a la chueca, alguien concibió la mala idea de acecharle para llevarlo, en caso de (poder) lo tornar, al fin del mundo (2).
¡ Fei meu pichi pun· mandai ñi ngətantulngeael. En aquella noche, era temprano (todavia), mandó que le extendieran la cama.
“ məté ürkülen ñi palímon, umautuan”, pí Pishmaiwile; witrai, amui wekun willüwillütualu. "Estoy muy cansado por haber jugado a la Chueca, quiero dormir'', dijo Pismaihuile; se levantó y salió afuera para orinar.
Konatraru lloftuniefeyeu wəlngiñ meu. Fei nüruleyeu Konatraru, trarüñmangei ñi kup, meñkueyeu Konatraru, yengei afn-mapu. Conatraro le aguardaba escondidamente en la puerta. Luego le apehendió, le ató (3) las manos' lo cargó al hombro y lo llevó al fin del mundo-
(1) En lugar de signos diacríticos empleamos en este trabajo las mismas letras que hemos usado en nuestra: Gramática Araucana (págs. 1-2) y en nuestras: Lecturas Araucanas (págs. IX-X). (2) En el araucano la construcción es pasiva y Pismaihuile sujeto gramatical

3

Fentren meu trawəfeyeu Meñcholongko; məntungefui, yengerpulai">yengerpulai Traru. 3) Pasó mucho tiempo, le había encontrado Meñcholonco (4): trató de arrebatárselo, (pero) no pudo Vencer a Traro.
Yerpunulu afeluwí Meñcholongko. Amolei Konatraro, yeniei ñi Pishmaiwile. Como no pudo veneerlo, Meñcholonco se aburrió. Conatraro continuó su camino. Se llevó a su Pismaihuile.

4

Wəlá ká traweyeu kake Meñcholongko. 4) Después le encontraron otros Meñcholoncos.
Feyengn trürəm- ngənen- elfingn."¿ Chumngechi dəngu kam pepikalafiiñ iñ məntuafiüm təfachi Traru?”, pingn. Estos tramaron una astucia contra él. "¿Qué astucia emplearemos (contra él) para saltear a este Traro?", dijeron entre sí.
Fei meu kiñechi fei Meñcholongko pí: “ Wallma kənuafiiñ, fei künchol-kawel-elafiiñ. Fei wallke adkintule, fei kiñe furi meu amoleai feluke yengu; fei ñi wallke adkintun katrüñmangeai ñi trarün kup Pishmaiwile. Fei witrákənulngeai feluke, Pishmaiwile kishu katrü-pel-afi chi Traru; femngechi montuai”, pingei Pishmaiwile. Entonces uno de los Meñcholoncos propuso esto: Nos pondremos alrededor de él y haremos bailar nuestros caballos para llamar su atención. Cuando mira alrededor, uno andará por las espaldas con la cuchilla, y en el momento en que (Traro) mira allrededor, se le cortan (a Pismaihuile) las amarras de sus manos. Luego se le mete en mano la cuchilla y Pismaihuile mismo cortará la cabeza a Traro. De esta manera escapará: a saber Pismaihuile (5)."
Femngechi künchol-kawell-elngei. Traru. Fei meu wallke kintui Traru. Petu ñi wallke kintun, fei meu Pishmaiwile ñi trarün kup katrüñmangeai. Elungei feluke Pishmaiwile; femngechi katrüñmangeai ñi pel Traru, Fei meu montui” Pishmaiwile. Hicieron, (pues) bailar así sus caballos en derredor de Traro. Este. entonces' mirō por todos los lados. En el momento de hacerlo le cortaron las ataduras a Pismaihuile. Le pasaron la cuchilla (y) así sel e cortó la cabeza a Traro. Entonces Pismaihuile logró su libertad.
(1) Hasta ahora Conatraro obra como gente, en seguida se muestra ave "traro" en cuerpo e instintos. (2) Verbo compuesto de nüm y de ruln (="wəln" en el norte). (3) Literalm: le fuenon atadas las manos. (4) Meñcholonco también es pájaro-gente, individuo de la familia de los chincolitos. (5) Literalm: díjose respecto de Pismaihuile.

5

Fei meu Pishmaiwile fei pi:“ Təfachi Traru küpalfeneu ñi langəmmeaeteu afn-mapu. Féula montun” iñche. Nentuñmaiafiñ ñi ngé ká ñi məpü”, pí Pishmaiwile. 5) Después dijo Pismaihuile: "Este Traro me habia traido para matarme en el fin del mundo Ahora me he escapado. Le voy a sacar sus ojos y sus alas". dijp Pismaihuile.
Femngechi mai Nentuñmangei ñi ngé yem ká ñi məpü yem Konatraru. Como dicho, pues, le sacaron.¡ay!, los ojos y ¡ay! las alas a Conatraro
Pishmaiwile feichi ngé paliyefí, chi məpü wəñófi. Pismaihuile tomó los ojos por bola chuequera y las alas las hizo palos de Chueca.
Wəlá Pishmaiwile: " Gracias mai, pu wen. Eimn mn yeumewn meu, ngənen meu, montun ñi lápuael afn-mapu", pingei pu Meñcholongko. Femngechi chaliwingu. Entonces Pisrnaihuile: "Gracias, pues, amigos. Por vuestra habilidad y astucia me libré de morir en el fin del mundo". Esto se dijo a los Meñcholoncos. Así se saludaron y se despidieron.

6

Féula küpatui Pishmaiwile kiñe füchá trongli kawellu meu, ká werai ñi furi chi kawellu, Fentren komke antü ka Fentren tripantu kam küpatulu Pishmaiwile. 6) En seguida Pismaihuile regresó en un caballo viejo y flaco, también estaba lastimado el lomo de la bestia, pues que volvio después de tantas y tan largus jornadas y después de tantos años.
Wəla ngellu akutui ñi mapu; fei putui ñi ruká meu, welu pepulai ñi kure. Fei umaputui ñi ruká meu. Con mucha dificultad llegó a su tierra; luego va a su casa, pero no encuentra a su mujer. Pasó la noche en su misma casa.
Uman meu amui Atapay füchá meu ñallitualu. En la mañana siguiente fué a pasear a casa de Atapay el viejo.

7

Amulelu rəpü meu rumei Shañi ñi ináruka. 7) Caminando por su camino pasó junto a la casa de Sañi.
Fei kushe Shañi peeyeu ñi rumen. Putulu füchá Shañi nütramelngei ñi rumen. kiñe füchá wentru ináruka. La vieja (de) Sañi le vió pasar. Vuelto a casa el viejo Sañi se le refirió que habia pasado un hombre de edad junto a la casa.
“ Chem meu kam iñche ñi ináruka rupai feichi chi wedá füchá wentru?”, pí Shañi. ¿"Por qué pasó junto a mi casa este hombre malvado?", contestó Sañi.

8

Fei meu puí Atapay füchá meu. “¡ Marimari!, pipui Pishmaiwile. 8) Entonces (Pismaihuile) llegó a donde Atapay el viejo. "¡Marimari!", dijo al llegar.
Petu ifui kuen poñü. Fei müchai chalimefí Pishmaiwile. El estaba comiendo papa asada. Inmediatamente fué a saludar a Pismaihuile.
" Naqkawellunge mai, ñañ”, pingei Pishmaiwile. "Apéate, pues, forastero". Se dijo a Pismaihuile.
"¡ Feyərke mai!”, pí; Naqkawellí, konpui ruká meu. "¡Ah, muy bien!". dijo (éste). apeóse y entró en la casa.
(1) El término "peñi"—hermano no ha de entenderse en el sentido más estricto de la palabra, sino en el de: primo o amigo (2) El juego de la chueca.

9

Atapay fücha kimlafí ñi wen·üi em, Fentren füchalu kam Pishmaiwile. 9) Atapay el viejo no conoció al que habia sido su amigo, tan viejo que se había hecho éste.
Welu ñi kure, kinturulfilu feichi füchá wentru, kimufí, kimfí, ñi fətáyem ngefel. Pero Su mujer, al mirar a este hombre de edad, lo habia conocido y sabía que era su marido de antes. Después se le dió de comer.
Fei meu elungei iael. Mientras comía, Atapay el viejo preguntó al hombre de edad de dónde venía.
Fei meu, petu ilu. Atapay fücha ramtufí chi füchá wentru cheu kam ñi tuwn. "Vengo de lejos", contestó Pismaihuile.
“ ká mapu mai küpan”, pí Pishmaiwile. Pero la mujer asentó sus miradas en el forastero.
Welu chi domo anümelfi ñi kintun chi witran. Entonces dijo Pismaihuile: "Tu mujer me mira siempre, me ha de dar vergũenza", dijo a Atapay el viejo.
Fei meu Pishmaiwile fei pí: məté lelieneu tami kure, yeweafun”, pífi Atapay fücha. Atapay el viejo enojó a su mujer: "¿Para quñe miras siempre al hombre, malvada? ¿Lo has visto tal vez antes, porque lo miras?", se dijo a la mujer.
Fei Atapay fücha illkuñpefí ñi kure: "¿ Chumam leliniefimi chi wentru, wedañma? ¿ Pekefimi chi wentru, ta lelifimi?”, pingei chi domo. Wəlá Atapay fücha: " femi mai, ñañ”, pí, " ñi kiñe peñi mai yeñmangen afn-mapu. ¿ kinturulelpeafen kam?", pingei Pishmaiwile.

10

Wəlá Atapay fücha: " femi mai, ñañ”, pí, " ñi kiñe peñi mai yeñmangen afn-mapu. ¿ kinturulelpeafen kam?", pingei Pishmaiwile. 10) En seguida el mismo Atapay el viejo: "Así es, pues, forastero, dijo, a uno de mis hermanos me lo llevaron al fin del mundo. ¿Me lo habrías visto tal vez?". se dijo a Pismaihuile.
“ Kimlan mai”, pí Pishmaiwile." məté küme palife”, yem mai ñi peñi em”, pí Atapay fücha."¿ Eimi kam konkepeafuimi palin meu, ñañ?”, pingei Pishmaiwile. "No Sé, pues", contestó él. "Muy buen chuequero habia sido mi pobre hermano", dijo Atapay el viejo. ¿"Solías tu talvez entrar como jugador en el palin?" (2) se dijo a Pismaihuile
“ Mai, pichike konkontukekafun", pí Pishmaiwile. "Sí, un poco entraba siempre", contestó Pismaihuile.
" Ya mai fəreneaen, kelluaen palin meu”, pingei Pishmaiwile. "Pues bien. hazme el favor ayúdame en el palin'' se dijo a Pismaihuile.
" Feyərke”, pí. "Así sea, pues", contestó (el otro).
" Epúe rul-weu-alu iñche, mətewe apəmngen kulliñ meu, plata meu. Fei təfá rul-li ñi weungen, fei ñi fenté-kuden, kuñifallu kam iñche”, pí Atapay fücha. "En dos dias debo entregar lo que me ganaron, me he perjudicado mucho en animales y en plata. Cuando entregue lo que me han ganado. entonces ya no juego, porque ya estoy pobre", dijo Atapay el viejo.

11

Fei ngəfkeñmalu amutui Pishmaiwile ñi ruká meu. rumetui Shañi ñi ináruka. ll) Casi al oscurecer Pismaihuile volvió a su casa. Pasó otra vez junto a la de Sañi.
Fei meu kushe, Shañi peeyeu. Fei kimelngei fücha Shañi. Entonces le vió la vieja (de) Sañi. Luego Se dió noticia al Viejo Sañi. Este Se enojó, va a tomar su boleador y abolea el caballo del hombre de edad: la bestia coja se maneó con el boleador y cayó.
Fei meu illkui Shañi, nümei ñi ləkai, fei ləkaitufí füchá wentru ñi kawellu: mainawi ləkai meu chi küntro kawellu impolnaqi. "Me haces maldad haciéndome esto. has hecho caer mi pobre caballo", se le dijo a Sañi.
¡ Fei meu: “ Awüngellaqen n·ai femen, ütrəfnakəmmaqen ñi weshá kawellu”, pingei Shañi. Este contestó: "¿Para qué pasas por el terreno mío, pisoteas mi pasto, tú malvado". replicóse a Pismaihuile.
Shañi fei pí: "¿ Chumam rupaimi iñché ñi mapu meu, pənoñmaqen ñi kachu, mi wedañmangen?,” pingei Pishmaiwile. "Muy mal hombre eres, pues, Sañi. Si hubiese sabido que te enojas. no habría pasado por tu terreno", díjose a Sañi."
¡" Məná wedá wentru ngerkeimi n·ai, Shañi. Kimpeelmi mi üllkuken, rupapelaian mi mapu meu”, pingei Shañi. (Con eso) Pismaihuile desmantó su caballo, tiró de sí el boleador, montó otra vez su bestia y volvió a su casa.
Nentumainantui ñi kawellu ka ütrəfkənofí chi ləkai Pishmaiwile, prakawelltui, amutui ñi ruká meu. Fei meu epu antü meu nentui ñi rəngal plata Pishmaiwile, liftui ñi plata, ka chillai ñi doy küme kawellu, təkulelfí witrañpramwe kafishatuñmaiau ketrel-piriña, füchake tolto-istipu trawallmaiau , itro lüngari ñi chillan kawellu füchá Pishmaiwile; amui palikünomealu.
(1) Que andaba con kafishatu o provisto con frentera. (2) Que andaba con tramail o provisto con trahual.

12

Fei meu epu antü meu nentui ñi rəngal plata Pishmaiwile, liftui ñi plata, ka chillai ñi doy küme kawellu, təkulelfí witrañpramwe kafishatuñmaiau ketrel-piriña, füchake tolto-istipu trawallmaiau , itro lüngari ñi chillan kawellu füchá Pishmaiwile; amui palikünomealu. 12) Dos días después Pismaihuile sacó su plata (donde la tenía) enterrada, la limpió, ensilló su mejor caballo, le puso la cabezada con frentera, el freno con copas laterales y colgadura, los estribos tolto con tubos de plata para las aciones, (de manera que) todo de plata brillaba el caballo del (ya) viejo Pismaihuile; (asi) fué a ayudar a jugar a la chueca.

13

ká rumetui Shañi ñi ináruka meu. 13) Otra vez pasó junto a la casa de Sañi.
Fei meu kushe Shañi ká petueyeu. Entonces otra Vez le vió la vieja (de) Sañi. "¿Qué caballero viene allí?" dijo ella.
"¿ Chiem ülmen chei tié küpai?”, pí. Luego vino afuera el viejo Sañi. "Lo voy a saludar", dijo. "¿De dónde será el hombre?", dijo (también y) se puso parado en el camino.
Fei meu tripai füchá Shañi. " Chaliafiñ", pí. " Cheu chi tuupei chi wentru?", pí; witrákənoupui rüpü meu. "¡De dónde eres. forastero?" preguntó Sañi.
"¿ Cheu kam tuwimi ñañ?”, pí Shañi. "¡Ah!, ahora, pues, me saluda este bonito hombre; hace dos días me aboleé el caballo. Malvado, éntrate en tu casa", se le dijo a Sañi en contestación.
" Féula chalirkeeneu nga təfachi küme wentru; epué meu nga ləkaitukawelleneu. Wedañma, kontunge mi ruká meu”, pingei Shañi. (Luego) Se le trilló a Sañi con el caballo, entre las patas del mismo caballo se le movia adelante al pobrecito, (de manera que) andaba debajo del vientre de la bestia. Así no más llegó y entró en su casa, todo molido y majado tenía su cuerpo que era una lástima.
Pənolkawelltuyengei Shañi, rangiñtu n·amun-kawellu impolkantuiawəlngei Shañi em”, miñche púekawellu ñi miawn. Femngen konpui ñi ruká meu, kom ngallolüi ni to, kalül em. Wəlá Pishmaiwile amui palin meu. Puí paliwe meu.

14

Wəlá Pishmaiwile amui palin meu. Puí paliwe meu. 14) Después Pismaihuile continuó su camino al "palin". Llegó a la cancha.
"¿ Küpaimi nga ñañ?” pingei. "Vienes, pues, forastero?", le dijeron.
" küpan mai" pí. "Sí, vengo", contestó él.
"¡ Ya mai! frəneen, kelluen; kiñe kon·a meu áfkonkəlen”, pí Atapay fücha. "¡Pues bien!, hazme el favor, ayúdarne: con un ayudante estoy completo'', dijo Atapay el viejo.
Fei meu naqkawellí Pishmaiwile entuchillai ñi kawellu, tranán-təkui ñi kafishatu ketrel-piriña, engu, ka ñi kake weshakelu chadfi, trawall, tolto-istipu ka ñi plata- witrantə kuwe el-lai chem no rume, En seguida Pismaihuile se apeó, desensilló su caballo, tiró por el suelo la cabezada, su freno con la colgadura. y Sus demás cosas las apostó, las trahualles, los estribos tolto y las riendas de plata, no dejó nada (aparte).
Fei meu yeqkal ngetui. Entonces se hizo puntero como antes
Pichi-ñamku " füchá trafkiñ trokillafiñ” pifui. Fei meu “ Kalli felepe”, pí Füchá-ñamku. Ñanco chico había dicho: "Me parece que es mi gran chauque". Pero Ñanco Grande dijo: "Déjalo (no mas)".

15

Atapay fücha məlei ñi utrul--- plata meu. 15) Atapay el viejo está con el montón de plata.
Fei meu kom antü palingn. Pepueyeu pali, wepəmnentuniei Pishmaiwile. Entonces jugaron todo el día. Llegaba a él la bola, Pismaihuile la tiene fuera de la raya.
“ Longkótupe ta wedañma ká, pu wen”, pí Chiukü. " Iñche longkotupuafiñ”, pí chi nüwa Chiukü; kontupufí Pishmaiwile, welu ka trəpulkaeyeu Pishmaiwile. "Hay que tomarlo de las mechas no más al malvado, amigos". dijo Tiuque. "Yo lo voy a tomar de sus mechas", dijo el valiente Tiuque; acercóse a Pismaihuile, pero éste, a pesar de él, otra vez asestó el golpe.
Fei meu Chiukü nüupui longko meu, pəltrüwi ñi longkotun. Pishmaiwile duamkəlelai, fei ka trəpukai pali. Entonces Tiuque se agarró del pelo de él, se colgó de él agarrando sus cabellos. El otro no le hizo caso, luego dió otra vez a la bola.
ká nüutui longko meu Chiukü. Pishmaiwile nüeyeu ka ütrəfpuwəleyeu Atapay fücha ñi rangiñtu chang meu. Fei meu: “¡ Ananai ká!, Chiukü, epe treifuñmafen ñi weshakelu”, pí Atapay fücha. Tiuque volvió a agarrarse de sus cabellos. (A esto) Pismaihuile lo tomó y lo tiró a Atapay el viejo en el medio de sus piernas. Entonces: Atapay el viejo gritó: "¡Qué dolor! Tiuque casi (me) revientas mi cosa".
Fei wəla, kiñewelu meu, ká!, wepəmi Pishmaiwile: ülmewi. Después, en cla última jugada, Pismaihuile hizo la bola otra vez pasar la raya: (y) dió vítores.
Fei pí: “ Kuifi nga yefeneu Konatraru afn-mapu ñi langəmmeaeteu; welu mongen. Pali yeñmafiñ ñi ngé, wəño yeñmafiñ ñi məpü nga Konatraru. mongei Pishmaiwile, ¡ ah, pu wen!", pí. Luego dijo: "Hacía largo tiempo Conatraro me había llevado al fín del mundo para matarme allí; pero vivo. Hice bola chuequera de su ojo y palo chuequero de su ala. Pismaihuile vive, (aquí me tenéis) amigos".

16

Fei weuí ñi palin, fei meu, ngənelkəleumangei Atapay fücha. Mientras (Pismaihuile) ganaba su partida, Atapay el viejo había estado de espectador.
Wəlá rüngkükənowi, lef amui leufü meu, felen ütrəftuupui leufü meu. Femngechi lai Atapay fücha. Después dió un salto, fué corriendo hacia el río (y) se echó al agua así como estaba. De esta manera terminó su existencia Atapay el viejo.
Pishmaiwile ngen· ngei kom weshakelu” meu ka rangiñ wədami wewel plata Konküimawile, Fücháñamko, Pichiñamku engun, ká!, kureyetui ñi kure. Hasta fachantü felei. Pismaihuile se hizo dueño de todos los objetos (apostados), repartió la mitad de la plata ganada con Concuimahuile. con Ñanco Grande y Ñanco Chico, y tomó de nuevo a su mujer como esposa. Hasta ahora es así.

III. REFLEXIONES

Este cuento, cuyo origen argentino nos asegura su relator, es, a nuestro parecer, uno de los más bonitos que se han publicado. Con divertida naturalidad retrata unos tipos especiales del carácter del mapuche, y la manera como se dan en las diferentes situaciones de su vida social.

Allí actúan unos individuos que llevan nombres de pájaros conocidos, sin que se pueda asegurar, si estos individuos son ideados como gente o como verdaderos pájaros. Esta ambigüedad es especialmente graciosa.

El matrimonio Shañi se merece su nombre por su rústica impertinencia. Shañi es sinónimo de "chingue", el cuadrúpedo que, a poco reto, lanza sus humores glandulares de diabólica hediondez a cualquier ser que se le acerca. Este hombre Shañi es el mapuche guapo, explosivo, receloso de sus intereses, aunque, por otra parte, no le importa perjudicarse a sí mismo con sus borracheras y torpezas. Su vieja es muy congenial con él y le comunica fielmente toda observación que ella hace. Tampoco le falta al hombre astucia para hacerse amigo con los nobles de su raza, porque eso lisonjea a su orgullo y le conviene para que le conviden un trago o un plato de comida cuando tiene hambre.

Tal noble es Pishmaihuile, el héroe del cuento, sin duda hermano con Concüimahuile. Con mudo fatalismo Pishmaihuile se rinde en su mala suerte, cuando su adversario Conatraro se lo lleva amarrado a los confines del mundo para matarlo: piensa y piensa en su desgracia sin fuerza para hacer nada. Pero tiene amigos, los Meñcholoncos; esos no son sino los pajaritos «chincoles». Primero le encuentra uno solo de estos pigmeos, trata de librarle, no alcanza nada. Más tarde le ve una bandada de estos sus amiguitos. Aunque Conatraro que no es otro que el mismísimo «traro» (ave), es muy temible para los pájaros chicos, ellos conocen los modos de su enemigo y no carecen de instintos que los habiliten para defenderse unidos del más poderoso y para molestarle.

Cuando el traro descubre un nido, p. e. de «tregles» (o jardineros) y se pone a saborear de sus huevos, los dueños del nido y sus semejantes se juntan rápidamente en gran número y lo molestan con su gritería, y los más valientes hacen ataques repentinos contra él.

Los Méñcholoncos o «chincolitos» conocían muy bien la curiosidad del «traro» y la desenvoltura de su nuca, que le hacen mirar continuamente por todos lados y le permiten doblar su cabeza hacia atrás. A estos propiedades de su enemigo les ajustaron su estratagema, que era: Iban a rodearlo y girar alrededor de él, haciendo bailar sus caballos. Este movimiento gracioso había de distraer la atención del «traro» para olvidar un momento la presa que llevaba, o continuado por un buen rato, había de emborracharlo por la monotonía del movimiento. Y así sucedió: alcanzaron a cortar las amarras de Pishmaihuile y empuñarle la cuchilla, y éste a cortar la cabeza a su terrible rival. Pishmaihuile queda libre y no deja de expresar su gratitud a los Meñcholoncos, sus libertadores, los cuales, en seguida, se despiden de la escena sin volver a aparecer.

Muy característica es la conducta de Pishmaihuile en el incidente con Shañi. En el primer encuentro sabe humillarse; en el segundo se le derrama la bilis y, en su justa indignación, deja bien chico a este sinvergüenza tomándole entre las cuatro patas de su brioso caballo que monta entonces. Atapay, el viejo, es otro tipo, ya conocido en los cuentos de los indígenas. Es el viejo mal humoreado, cicatero y avaro, que hace trabajar a otros para la utilidad de él, y en cuanto tiene en su mano la dicha de sus prójimos, aunque sean sus propios hijos, la destruye por pura malevolencia. Aquí, en el presente cuento, su papel, en parte, no es bien claro; especialmente no se explica el motivo que lo hizo echarse al agua, cuando Pishmaihuile, después de su victoria, se dió a reconocer a la estupefacta concurrencia: si la alegría por la victoria le trastornó la cabeza o si le desconcertó por completo el asombro al reconocer repentinamente a su amigo y pariente Pishmaihuile, o si temió la venganza de éste, a causa de haberle quitado su mujer, o si la pena de perderla lo hizo desgraciado: ¿Quién puede asegurar eso? Admitamos el último caso para que, también en este cuento mapuche, se confirme la experiencia general: “Voilà la femme”.